¡Libros que Llegan! Lardín, “La Vegetariana”, Whitman y más…

Semana más tranquila pero no menos interesante, algunos títulos que quizá por lo inesperado destacan entre la monotonía de lanzamientos y, sobre todo, demuestran que hay espacio para mucha variedad entre los habituales volquetes de libros que se publican semanalmente. Pero no os doy más la murga, vamos ya con lo de…

¡Que entre la pila!

La vegetariana de Han Kang, ed. :Rata_

Esta obra, ganadora del Premio Man Booker International y quizá por ello reivindicada o recuperada, sobre una mujer que decide resolver un asunto privado cambiando de actitud con respecto al consume de carne y cómo eso pasa a verse como un acto de extrañeza e incluso rebelión causándole una serie de resonancias en su vida privada, especialmente en su familia, y de forma metafórica intentando explicar como puede percibirse como agresiva la pasividad en su país y sociedad.

La hora atómica de Rubén Lardín, ed. Fulgencio Pimentel

Pese a que la portada parece diseñada para que la gente no pudiera saberlo estamos ante una obra de Rubén Lardín, concretamente ante La hora atómica, recopilación de las columnas aparecidas en las columnas del mismo nombre que escribía en El butano popular. Y que se publique a Lardín siempre es noticiable.

Vida y aventuras de Jack Engle de Walt Whitman, ed. Ediciones del Viento

Inédito de Whitman de una época en al que estaba con sus Hojas de Hierba pero que está más cerca de otro tipo de narradores con su historia de pobre huerfanita y malvado abogado. Cuanto menos una rareza.

Magia cruda de Paul Alexander, ed. Barlin Libros

Llega una nueva editorial y lo hace con una biografía de Sylvia Plath. No es mala forma de abrir una línea, la verdad.

La Sed de Jo Nesbø, ed. Reservoir Books

¡Nuevo Harry Hole! Cierto es que la paulatina americanización de sus últimas novelas es algo a temer pero… ¡Nuevo Harry Hole!

Riesgo de VV.AA., ed. :Rata_

Aprovechando el movimiento editorial en :Rata_ han decidido sacar una antología de relatos. Todos esos nombres que veis arriba.  La intención temática unitaria es el ‘riesgo’, el ‘ir más allá de lo prudente’ y cómo elige cada uno lo que eso significa o cómo reflejarlo.

Derecho natural de Ignacio Martínez de Pisón, ed. Seix Barral

Toca otra ronda de apuestas. Como esta nueva novela de Martínez de Pisón sobre crecer en los setenta y primeros ochenta.

Utopía para realistas de Rutger Bregman, ed. Salamandra

O este ensayo tan fuera de su línea habitual en Salamandra que trata de explicar por qué determinadas políticas que parecen utópicas podrían ser las que mejoraran la existencia humana. Otra apuesta, vaya.

Aventuras ibéricas de Ian Gibson, ed. Ediciones B

En Ediciones B han decidido apostar por las memorias y opiniones sobre España de Ian Gibson, que tampoco parece mala estrategia.

Restos mortales de Donna Leon, ed. Seix Barral
Ah, y en Seix Barral siguen publicando los Brunettis de Donna Leon, claro.

La mujer de al lado de Yoshiharu Tsuge, ed. GalloNero

Tras el -más que merecido- éxito de El hombre sin talento Gallo Nero sigue con Tsuge ofreciendo en esta ocasión seis historias en las que habla de experiencias pseudobiográficas, del manga o de Japón.

Cosas aparentemente intrascendentes de Pere Calders con ilustraciones de Agustín Comotto, ed. Nórdica

Recopilación estupendamente ilustrada de cuentos de uno de los grandes de las letras catalanas, Treinta relatos, nada menos, más que de sobra para hacernos una idea de su talento como escritor.

Babar. Todas las historias de Jean de Brunhoff, ed. Blackie Books

Nueva edición de Babar en Blackie Books, esta vez en gran formato, recopilando los cuentos de su autor original, extensamente ilustrado y con la rotulación similar a la primigenia. Posiblemente más un regalo (para otros o para uno mismo) que otra cosa. Pero vaya regalo.

Gran BOT, pequeño BOT de Marc Roshental, ed. Libros del Zorro Rojo

Un libro sobre contrarios usando robots y pestañas, no veo ningún argumento en contra que pudiera realizarle. Menos aún con le humor que demuestran las ilustraciones.

Mariona y sus monstruos de Oriol Malet, ed. La Galera

Magnífico álbum mudo sobre una chica que descubre a algunos autores abstractos: Rothko, Miró, Pollock. Y como tiene una pared en blanco en su casa… bueno, os podéis imaginar el resto. Lo que no podéis imaginar son las magníficas ilustraciones de Malet. ¡Que gran álbum este!

¡Hasta aquí! Esta semana no ha sido muy largo pero ya habéis visto que había variedad. Y que la seguirá habiendo que la semana que viene sale un nuevo ¡RAMPOOO EDOGAAAWAAA! además de Yasmina Reza o Álvaro Cepeda y, por supuesto, la presentación de una nueva colección de novela negra clásica en Defausta que comenzará con Hugh Walpole y Ernest William Hornung nada menos. Pero será, ya sabéis, la próxima semana. De momento tenemos los libros de esta y podemos aprovechar para ir dándoles un tiento así que hasta entonces… ¡Nos leemos!


¡Pilotos Deathmatch! Anne, Nobodies y Shots Fired

Semana corta en novedades -que tras la semana pasada casi mejor- que aún así ha logrado sorprenderme porque, por ejemplo, ¿quién iba a pensar que los canadienses iban a seguir haciendo versiones de sus clásicos? Pero aquí estamos, con una nueva Anne (CA). De as tejas verdes, por supuesto. Y… bueno… eso. Poca novedad en casi cualquier aspecto, en cuanto a la aproximación clásica… supongo que si te gusta está bien. Pero es que a mí esto poco.

En cuanto a Nobodies (USA)… supongo que intentarlo es algo. Y que lograr que aparezcan un rato cómico conocidos… más o menos… y mencionar mucho a McCarthy. Pero poco más hacen, no ya por diferencias sus personajes sino por lograr que consideremos que merecen la pena. El resultado es una serie en la que nadie parece estar muy interesado, dentro y fuera de la pantalla.


Por si esto no fuera suficientemente deprimente resulta que la FOX ha estrenado una serie nueva, que se llama Shots fired (USA) y que va sobre un caso de policía asesinando a un civil desarmado. Por supuesto ellos son así de modo que el policía es negro, la víctima es blanca y los cojones colganderos. Al margen de este más que ridículo punto de partida hay mucho baile alrededor de conceptos más que sobados y más interés por parte de la serie en hablar de la vida del policía que por intentar simpatizar en nada. Creería que es una parodia si fueran capaces de tener humor.


 


¡Libros que Llegan! Drabble, “Bienvenidos al Bizarro”, Herbert y más

Que semana. También en esto. Ha habido una auténtica avalancha inesperada de novedades que incluye mucho movimiento en géneros un tanto dejados de la mano de los editores habituales, sumadas a la clásica mezcla de recuperaciones y publicaciones de autores que nos extraña que no hayan aparecido antes. Y, de propina, una buena cantidad de libros infantiles apareciendo de la nada. ¡Vaya semana! Pero no nos estresemos, mejor vamos dándole paso con un…

¡Que entre la pila!

Bienvenidos al Bizarro de VV.AA., ed. Orciny Press

Una buena forma de comenzar es con esta antología de relatos que tiene la intención de presentar si no el género Bizarro propiamente dicho al menos sí los autores que uno puede esperar de la editorial, una gran manera de hacer una buena cata inicial.

Un día en la vida de una mujer sonriente de Margaret Drabble, ed. Impedimenta

No creo que haga mucha falta decir que Margaret Drabble es una gran autora así que una edición con sus cuentos completos no puede ser más interesante.

Las ratas de James Herbert, ed. La biblioteca de Carfax

¡Recibimos a una nueva editorial! La biblioteca de Carfax parece que se va a centrar, o eso dicen sus editoras, en la literatura de terror. Varia y variada. Y no está mal para empezar hacerlo con este clásico de Herbert. Así que alegría, que da la sensación de que estamos en una buena temporada para el terror.

Kaiki (Cuentos de terror y locura) de VV.AA., ed. Quaterni

Seguimos con el terror, otra ronda de relatos. Esta vez de autores clásicos japoneses, de Rampo EdogawaRyūnosuke Akutagawa en un repaso que comprende a Murayama, Okamoto, Izumi, Tanaka, Akutagawa, Ōgai, Tanizaki, Nakajima, Edogawa, Hisao. Rohan y Kyūsaku. Una vez más, ¿cómo no mostrarse encantado con esto?

La dama desaparece de Ethel Lina White, ed. Alba

Un clásico. Gracias, quizá, a sus versiones audiovisuales. Pero igualmente interesante incluso aunque quizá se haya quedado un tanto… pasado.

Un hombre del norte de Arnold Bennett, ed. Belvedere

Un nuevo libro de Arnold Bennett siempre es bienvenido, incluso aunque en este caso e vara más por el lado de la narrativa tradicional que por el de, por ejemplo, el fantástico. Aunque mantenga algo del humor tampoco esto es lo más presente sino el subtexto autobiográfico.

Textos huérfanos de Enrique Jardiel Poncela, ed. Berenice

Reunión o recopilación de esos textos tempranos que Poncela había dejado fuera de su obra por considerarlos demasiado inmaduros. Para que aprendan esos autores que pretenden ser los que deciden qué está dentro o fuera de su obra.

Éxtasis y yo de Hedy Lamarr, ed. Notorious

Una autobiografía de Lamarr parece un libro interesante, y de hecho lo es con tantos intereses e historias diferentes. Así que puede parecer un poco aparecida desde la nada pero podemos estar contentos.

Lingo de Gaston Dorren, ed. Turner

Un recorrido por los idiomas y sus curiosidades centrado en Europa y lo -mucho- que tiene que ofrecer, así que tiene un rango de lectores quizá no muy amplio pero sí bastante entusiasta.

El banquete celestial de Donald Ray Pollock, ed. Literatura Random House

Con una historia detrás de ser comparado con nombres conocidos de la literatura estadounidense llega un nuevo libro de DRP que, por supuesto, tiene esa parte del western y de la creación instrospectiva que cabría esperar.

Alfa, Bravo, Charlie, Delta de Stephanie Vaughn, ed. Sajalin

Relatos. Relatos de una autora interesante que en este su único libro añade un punto de vista diferente con sus relatos sobre mujeres intentando sobrevivir a su propia vida, no digamos ya a las expectativas.

Regreso a Berlín de Verna B. Carleton, ed. Errata Naturae & Periférica

Tras el enorme éxito de su anterior trabajo colaborativo aquí tenemos un nuevo intento de repetir el éxito.

El amor está en el monstruo de VV.AA., ed. Pulpture

¡Más terror! ¡Más relatos! Esta vez todo con autores españoles, que no se diga que este éxito nuevo no ofrece algo para cada uno.

Escuela de sangre de Max Rhode, ed. Ediciones B

Sí, más terror. Aunque sea con un nombre falso y desde el paso de una idea alemana a un intento de ofrecer esa creación que quizá es no tan original como podríamos desear pero que sin duda es interesante.

El maestro del juicio final de Leo Perutz, ed. Libros del Asteroide

Recuperación de una de las grandes obras de Perutz en una mezcla de género negro y literatura con algunos toques experimentales. Una gran noticia.

– Cuentos para mi hijo Manolillo de Miguel Hernández, ed. Nórdica

Recuperación de algunos cuentos que Hernández escribió para su hijo estando en la cárcel y que se nos presentan en dos versiones, por un lado una recuperación con nuevas ilustraciones. Por el otro copias facsímiles de lo que fue aquello. Quizá un poco justo para el Día del Padre. Pero si no es este año ya habrá más.

Uncle Bill de BEF, ed. Bang

Un más que curioso acercamiento a la vida de Burroghs desde una línea clara y hasta cierto punto alegre, mezclando cómic más tradicional con algunas viñetas recreando el humorismo gráfico norteamericano. Una forma realmente particular de acercarse a un autor que tampoco era tan normal.

Alack Sinner de José Muñoz y Carlos Sampayo, ed. Salamandra

Un gran clásico en una edición me temo que mejorable. El cómic original es sin duda muy bueno, pero la edición en tapa blanda, el nuevo rotulado, el tamaño menor que el original y la decisión de meter todos los cómics en un solo tomo sin pararse a considerar en lo inmanejable del mamotreto -no digamos ya el precio- nos pone de nuevo en esa disyuntiva entre las bondades de la obra y los problemas de la edición.

Te quiero de Juan Berrio, ed. Impedimenta

Pequeño, breve y divertido. Esta muy expresiva obra casi-muda de Berrio es un pequeño juego con un final sorpresa que parece diseñado para explorar las posibilidades del cómic Bien.

¿Quieres tocar a a un monstruo? de Stuart Lynch, ed. Bruño

Divertido juego con texturas en las que se mejora la creación de los monstruos gracias al juego que las texturas proporcionan. Así que para ser para menores de tres años no deja de ser una obra interesante.

¡No quiero el cabello rizado! de Laura Ellen Anderson, ed. Picarona

Ha sido una buena semana para los álbumes ilustrados como esta muy expresiva -gracias a los dibujos- historia sobre una niña que odia su cabello rizado y trata de alisárselo de cualquier manera. Por supuesto luego hay una enseñanza pero, de verdad, palidece comparada con las ilustraciones

Una historia de dos bestias de Fiona Roberton, ed. Jaguar

Por contra aquí la historia, contada en tres partes, es muy superior a unas ilustraciones que sin ser malas son sobre todo funcionaes. Por supuesto también tiene una enseñanza, que toda historia tiene dos caras y que no siempre podemos entenderla si intentar conocer las partes complementarias.

Un tigre con tutú de Fabi Santiago, ed. Siruela

Muy imaginativa pieza sobre un tigre que quiere bailar danza clásica y lo que pasó a continuación que, por supuesto, aprovecha la expresividad de su ilustración.

No lavar este oso de Sam Hay y Nick East, ed. Jaguar

Una historia humorística sencilla, acumulación de tratadas tras romper una regla que permite recrearse al ilustrador en todo aquello que pueda hacer reír a los jóvenes lectores. Está siendo una gran semana en infantil, como veis.

Cómo envolver un regalo en 10 pasos de Pepe Serrano y Guridi, ed. Apila

Una gran selección de ilustraciones de Guridi con los pasos para envolver un paquete en algo que podría ser mejor incluso pero que está bien como ha quedado.

Debajo de la tierra/ Debajo del mar de Aleksandra Mizielinska y Daniel Mizielinski, ed. Maeva

Gran trabajo el de Maeva Young, con un libro que se lee de forma distinta y que por su formato de flip book permite profundizar tanto en la tierra como en el agua. Un gran libro tanto en las ilustraciones como en la historia que van mostrando. Una obra perfecta para regalo.

¡Será por libros! Así que ya sabéis: Diversidad en temas, autores y editoriales. Recomendaciones para todos y, como siempre, un ojo puesto ya en que la semana próxima tendremos novedades de Rubén Lardín o Jo Nesbø, pero eso será la próxima semana. De momento, como siempre… ¡Nos leemos!


Que semana, de verdad, que semana. Se han juntado una serie de lanzamientos de Netflix con otra ronda de pilotos de pruebas de Amazon y el resultado es una lista de 13 pilotos (4 de los primeros, 5 de los segundos) en la que hay poco para salvar. Lo que no significa que no haya cosas de las que hablar, claro. Por ejemplo en Budding Prospects (USA), basado en la novela de T. C. Boyle, tenemos a Terry Zwigoff intentando sacar una comedia de fumados, o algo así, tanto de una obra que no iba por ahí como de unos actores que hacen lo que puede y entre los que destaca un Brett Gelman bastante más comedido de lo habitual. El problema es que no parece saber cómo lograr que funcione. Quizá con más episodios, o si el director se centra menos en establecer la historia y más en desarrollarla, acabe saliendo una serie interesante. De momento tenemos un piloto fallido.

Por suerte tantas novedades también permiten algunas ideas originales -aunque sea dentro de un orden- como es el caso de Buddy Thunderstruck (USA), una serie de stop-motion con una premisa muy muy sencilla y, a partir de ahí, una amplia cantidad de locura y fieltro. No es una creación especialmente intelectual pero… ka-boom!

Sugerencia para creadores de series: No tituléis vuestra nueva serie con algo que pueda confundirse con otra palabra como, digamos, Cliché. ¿Me habéis oído, creadores de Clique (UK)? Es decir, Jess Brittain, autora que fuera de algo menos de media docena de guiones para Skins y que ahora tiene una serie para ella sola sobre.un grupo de mujeres universitarias que están en una organización con un oscuro secreto. O algo. La verdad es que a acumulación de escenas que suenan a ya vistas y la falta total de claridad en objetivos o resultados no hacen mucho por ayudar a un misterio tan vago que en realidad tampoco da mucho igual, incluso aunque la mayor parte de personajes parezcan movidos por secretos que nos la refanfinflan o que haya una empanada ideológica o mental, e incluso en el uso de los cuerpos como golosina para unos y otros ojos con unos resultados que podrían ser de un anuncio de perfume. No sé si realmente queda un hueco para esto mejore, que espero que sí porque Louise Brealey está muy bien en su papel de despreciable libfem con una vida de privilegio que ahora mangonea a sus estudiantes. En fin, si esto mejora ya os lo haré saber.

Mientras tanto en Nickelodeon han debido ver que las scape room se van convirtiendo en un entretenimiento más o menos popular por su mezcla de gymkana y puzzles y se han sacado de la manga Hunter Street (USA), que además hace un trabajo a favor de la integración y la diversidad. El resultado es poco menos que un concurso guionizado, no tiene mucho sentido pero si logras que te interesen las pruebas por lo menos pasas un buen rato. O algo.

Ah, sí, Netflix ha estrenado Iron Fist (USA) que es tan Sigue los puntos, tan falta de cualquier cosa que la haga memorable o especial, tan floja pero sin llegar siquiera a ser un desastre que logre redimirla, que el único debate que me produce es si llamarla Iron Fiasco o Pufo de Hierro.

Unir para Julie’s Greenroom (USA) a Julie Andrews y la Jim Henson en un programa para acercar las artes interpretativas a los niños debería ser una buena idea. Y no es que el resultado sea terrible, pero sí bastante caótico: Una enorme cantidad de invitados especiales famosos (algunos famosos en sus propios campos, otros a nivel mundial, incluyendo a Carol Burnett, Alec Baldwin, David Hyde Pierce, Ellie Kemper, Josh Groban o Idina Menzel entre otros…), una colección e muñecos que parecen la decisión consciente de crear una diversidad ficticia y, sobre todo, un formato que no parece tener claro si quiere ser más Barrio Sésamo, Los Teleñecos o talk’n’talent-show.  La parte buena es que las actuaciones de los profesionales suelen ser suficientemente interesantes como para salvar el revoltijo, la lástima es que al final esa falta de definición juegue menos a favor de la flexibilidad del formato y más como especiales de la PBS que aún no han decidido para donde tirarán. Una lástima porque precisamente cuando más claro parece que serán una versión infantil de Los Teleñecos mejor es. O, al menos, más me gusta.

Bueno, pues ahora tenemos seguidos por azares de la organización alfabética los otros cuatro pilotos de Amazon. A ver si sobrevivimos. Comenzamos con Legend of Master Legend (USA), obra de dos guionistas de Transparent y que se supone es un acercamiento a los supes desde el lado de mundo real, señor que decide ser un super y que, claro, los super reales funcionan como funcionan. Así que es una especie de comedia de patetismo en la que lo más patético es que está tan empeñaa en ser patética que su patetismo se queda en intentos patéticos. Que al menos no es Iron Fist, cierto, pero que hace buena a The Tick. No dudo que Amazon quiera tener su propia serie de superhéroes, pero más les vale que se lo piensen un poco antes de dar luz verde a cosas al azar a ver si alguna se pega a la pared.

Por suerte -para nosotros y para Amazon– hay un piloto pasable, lo último de Amy Sherman-PalladinoThe Marvelous Mrs. Maisel (USA) que está -sí- muy centrado en ser un éxito para su protagonista, en elevar al once todos los tics de su autora y en todas esas cosas que uno esperaría que a estas altura tanto de un lado como del otro tuvieran superado. Por suerte a quien esto escribe Sherman-Palladino le cae estupendamente y es capaz de soportar según que tics si como aquí se mete en harina de los cómicos de los años cincuenta en USA (qué le vamos a hacer, es el tipo de ambientación que me encanta, me pones historia de la comedia y allí estoy yo aunque sea para quejarme, si ambientas tu serie en la comedia de algún momento histórico de USA o UK es más que probable que haya leído al menos un libro al respecto) y, sobre todo, el uso de los secundarios, claro. Tony Shalhoub está estupendo, pero casi sería raro lo contrario, y hay una breve aparición de Gilbert Gottfried y sale Lenny Bruce interpretado por Luke Kirby, pero para mí la roba-escenas es Alex Borstein en un magnífico papel secundario. Luego ya la exposición propia del piloto no ayuda mucho… pero si hay suerte en dos años tendremos una serie sobre mujeres en la comedia en la década de los cincuenta. ¡Y eso es algo que me apetece mucho! (Sobre todo si van a seguir echando mierda al imbécil presuntuoso de Mort Sahl) (A ver si, de paso, mejoran esas cosillas de la serie) (Por ejemplo, ¿eran necesarios los desnudos para algo más que mostrar que esta no es una serie controlada por la FCC? ¡Que ya somos mallorcitos!) (Y a ver también si sacan a mujeres cómicas, claro: Elaine May, Imogene Coca, Phyllis Diller o la que sospecho que es su inspiración: Carol Burnett)

Hola, a estas alturas sigo sin encontrarla le gracia a Steve Dildarian, encontrarme con The New V.I.P.’s (USA) me hace dudar de la necesidad de sacar una serie animada para adultos con chistes de penes, un estilo pésimo en ilustración y animación (ya, ya sé, marca de la casa, gustos y eso) y una especie de lamentable intento de unir las series de oficina con Este muerto está muy vivo. Seguro que tendrá seguidores. Seguro que yo no lo seré.

Tienes una novela de Michel Faber, y el precedente de Pétalo carmesí, flor blanca, así que decides adaptarlo a una serie. Total, que te coges El libro de las cosas nunca vistas, que tiene bastante de inadaptable de por sí, y encima lo conviertes en Oasis (USA) que es una forma de gastar dinero a lo tonto porque para estos viajes interestelares te podías haber ahorrado todos los cambios que le meten al libro. Y, ya puestos, lo mismo logras que el piloto produzca algo más que pereza. Pero al menos es el último de los pilotos de Amazon. Loado sea el cielo.

Es curioso este Samurai Gourmet (O) (JP) por ser la tercera creación original de Netflix para japón (y eso sin contar las coproducciones, claro) así como el paso de un artículo a manga a serie de imagen real. La obra original de Masayuki Kusumi presentaba a un hombre retirado que ahora que cuenta con tiempo libre y dinero decide dar rienda suelta a su gusto por la comida y la bebida y se inventa un samurai interior al que contentar. En realidad es casi como buscar una serie de exaltación del placer gastronómico con una excusa mejor que “Vamos a viajar por un país para enseñaros su gastronomía“, así que supongo que bien.

Ay Crackle, que cosas haces. Este Snatch (USA) es una cosa difícil de creer, y si no estuviéramos en la semana en la que estamos probablemente se llevaría un extenso análisis-reprimenda de todo lo que está mal. Pero con todo lo que llevamos y mis pocas ganas de dedicarle mucho más tiempo habrá que resumir: Imitar el original no es replicarlo, traer actores jóvenes no es revigorizarlo y lo que sea que estás creyendo que haces con las nuevas tecnologías no funciona. El diseño de decorados, peluquería y vestuario o las canciones no es lo que caracterizaba la película original, eran los actores y -sobre todo- el RITMO. Y esta serie puede intentar muchas cosas pero sin ese ritmo todo lo demás da igual.


Terminamos -menos mal- con otra serie a medio cocinar. Claro que como la NBC ha decidido emitir Trial & Error (USA) a razón de dos capítulos semanales -se ve que no emitirla era más caro o algo- no es que no crea que no hay espacio para la mejora tanto como que no hay interés en la misma. Y es una lástima porque dentro del desastre hay buenas ideas, un punto de partida interesante -el enésimo mockumentary pero esta vez de True Crime– algunos actores que deberían saber lo que están haciendo y, en fin, un sentimiento de que podría haber funcionado, de que a veces funciona, de que no tiene sentido que mucho de lo que se cae caiga tan abruptamente, como si hubieran tenido que correr para estrenarla aunque luego la cadena parezca querer quemarla. En fin, que es una lástima porque estamos ante una serie que no parece necesitar tanto rodaje o espacio de desarrollo tanto como que alguien le hubiera hecho caso en algún momento de la creación. Fundamentalmente la cadena, claro. Pero supongo que entonces no tendríamos divertidas aventuras.


El año sin cancelaciones (oficiales)

La evolución de las series USA es cada vez más entretenida. Vale, quizá no su interior, que tampoco está mal, sino su exterior. El influjo de la internacionalización y las webs de streaming con contenido propio están favoreciendo un viraje hacia formas más cortas de temporada del mismo modo que la sobreabundancia de opciones facilita que las repeticiones no sean igual de bien recibidas que antes. Uniendo ambas situaciones: A las cadenas USA les sale más a cuenta esperar unas semanas -que rara vez llegan a cuatro meses- para acabar la temporada en curso antes que cancelar una serie.

A partir de ahí una rareza: Estamos a mitad de marzo y aún no hay ninguna cancelación oficial en las networks. Oh, sí, extraoficialmente creo que todos tenemos MUY claro el futuro de Notorious, Conviction, Pure Genius y, sobre todo, Doubt. Ya puestos, No Future tampoco tiene la mejor de las pintas. Pero pese a que sean DSW, que algunas hayan sido cambiadas de día y en el caso de Doubt se retirara del todo de emisión y haya actores haciendo pruebas para otras series… No hay nada oficial.

Ya, ya sé. Lo improbable sería una renovación. Pero creo que después de 2016 tampoco podemos tomarnos la improbabilidad a la ligera, la verdad. Así que lo importante es que estamos con el ‘curso’ tan avanzado; con los upfronts a cosa de dos meses y sin que las cadenas hayan querido salir a reconocer lo que para el resto parece claro. Y ese es un miedo a reconocer las cancelaciones, por fulminantes que sean, que llevamos unos pocos años viendo desarrollarse. Y, teniendo en cuenta que ya no les queda más que una temporada de sweeps de finales de abril parece poco probable que les de ahora. Lo que, así vez, facilitaría convertir los upfronts en una suerte de carnicería/celebración que sería en muchos casos celebración de lo obvio. Pero bueno, es hacia donde avanzamos. Aunque sea poco a poco. Al menos si no encuentran otras formas de replicar el modelo inglés.

(Algo que tener a Kaitlin Olson en dos series renovadas podría apuntar y apuntalar como certeza cercana, pero eso será en otra reflexión)


¡Libros que Llegan! Daly, “Jurge o la comedia de la justicia”, Foster Wallace y más

Una semana relativamente tranquila esta que termina. Por un lado no hemos tenido la clásica avalancha de novedades de la primera semana del mes, probablemente porque gran parte de esos títulos cayeron ya en la anterior, probablemente también porque las editoriales saben que es mejor tras esa primera semana anticipada apuntar a las últimas, más cercanas a la locura de abril. Pero, como de costumbre, que haya salido menos no significa que no haya novedades entre las que escoger. Más de una docena traemos aquí, y -como ocurre en este tipo de semanas- más curiosas que lanzamientos por bombazo de autor. Pero no os entretengo más, mejor echadle un ojo y…

¡Que entre la pila!

Una dirección equivocada de Elizabeth Daly, ed. SiruelaDaly es menos conocida que otras contemporáneas pero no por ello peor. Quizá es el tiempo que ha pasado o que su Henry Gamadge -escritor y bibliófilo además de detective- protagonizó menos novelas que sus equivalentes. Lo importante aquí es que ¡POR FIN! se han animado a traerla para el público español actual. Una gran noticia y una de esas novelas con todo el estilo del Mystery inglés aunque fuera escrita y localizada en USA.

Jurgen o la comedia de la justicia de James Branch Cabell, ed. Defausta

Mezcla de humor y fantasía, a un hombre le hacen que desaparezca mágicamente su mujer y él decide recuperarla. A partir de ahí un periplo por reinos fantásticos y criaturas míticas, con todo tipo de sucesos y -por encima de todo- con una búsqueda no solo de la satisfacción personal y el cumplimiento de sus deseos, también de la justicia. Más de treinta años hace de al última edición de este libro en España y aún parece increíble que todo eso se haya tardado en volver a poder disfrutar de Cabell.

Aunque por supuesto terminas siendo tú mismo de David Lipsky con David Foster Wallace, ed. Pálido Fuego

Ilustres raperos de David Foster Wallace y Mark Castello, ed. MalPaso

Por extraño que parezca han llegado dos novedades con David Foster Wallace a la vez. Con más que de porque en el primero de los casos es una larga entrevista con David Lipsky, la que acabaría dando lugar a la película, de modo que es más cosa del autor primero que de DFW incluso teniendo en cuenta que como buena conversación hacen falta ambos para poder entenderla y que el de Ithaca lleva la voz cantante en la conversación. En cuanto al otro, se trata de una colaboración temprana -¡de finales de los ochenta nada menos!- en la que explora junto a su entonces compañero de piso la historia, antecedentes y figuras más importantes del rap. Dos rarezas que han ido a coincidir, quién sabe si por azar o por movimientos de mercado, en la misma semana.

El crimen del ómnibus de Fortuné du Boisgobey ed, dÉpoca
Otro clásico de la literatura negra, en este caso en el sector francés, con uno de los escritores de mayor éxito allí durante el siglo XIX. Pionero, además, en una vuelta de tuerca poniendo la clásica habitación cerrada en movimiento. Todo ello con un pintor como detective y una fecha límite acosándole… para entregar un cuadro. Un placer de descubrimiento y recuperación, una vez más.
Me crece la barba de Gloria Fuertes, ed. Reservoir Dogs

Si el otro día hablamos de lo espectacular que era como libro el de Blackie hoy tenemos que decir que esta es, sin embargo, la Antología. Carente de nota alguna ni de más contextualización que un prólogo que a penas pasa de una página, estamos sin embargo ante unas doscientas treinta páginas que hacen un repaso por toda la obra poética de Fuertes y que casi se podría decir que sirve de complemento al que era precisamente el punto más flojo del otro volumen. Como si hubieran decido poner por un lado la obra y por el otro el contexto. Y si lo único que te interesa es la obra entonces no hay duda.

Enviada especial de Jean Echenoz, ed. Anagrama

Echenoz siempre es una autor cuya carrera seguir. Más aún cuando regresa a los juegos de género, mezclando y amplificando los estilos y consiguiendo que la maquinaria pop, pulp y noir se convierta en pura efervescencia.

Amor libre de Ali Smith, ed. Gatopardo

Relatos esta vez, relatos en los que Ali Smith habla del amor y del deseo, del sexo y de la liberación. Relatos no muy extensos -una docena en menos de 170 páginas- pero quizá por eso bastante afilados, como suele suceder con la escocesa.

Tiene que ser aquí de Maggie O’Farrell, ed. Libros del Asteroide

N o sé si a estas alturas los juegos de O’Farrell pillarán por sorpresa a los lectores de la autora pero aquí vamos de nuevo, con cambios de narrador, con la inclusión de elementos aparentemente ajenos a una novela, con todo tipo de recursos que no al convierten en una obra más fácil pero que, quizá, la hacen un punto más interesante.

Canción dulce de Leila Slimani, ed. Cabaret Voltaire

El Goncourt del año pasado llega en forma de thriller, una de esas historias que bien podrían emitirse en las tardes de un fin de semana pero que en manos de Slimani se convierte en un gran relato sobre la interdependencia, el capitalismo y la confianza.

La cajita de rapé de Javier Alonso García-Pozuelo, ed. Maeva

No esperaba yo que un policíaco en el Madrid de mediados del S XIX fuera a ser un procedimental, pero resulta que sí, que seguimos a los policías de La Latina y junto con el contexto histórico de las intrigas cortesanas, los líos de los periódicos  y las broncas culturales de la época, vamos viendo el desarrollo de una investigación y otras tareas realizadas por este cuerpo. Una historia sencilla pero no por ello menos interesante.

Farishta de Marc Pastor, ed. Catedral

Una historia que con la intriga y la ambigüedad del fantástico habla del negocio turístico y su parte más oscura. Una obra en la que el aislamiento de una isla va dejándose notar en un muy baqueteado ya personaje principal. De modo que de la ambigüedad de la confianza aumenta la sensación de asfixia.

El misterio de la vida de Jan Paul Schutten y Flor Rieder, ed. Maeva

Repaso de preguntas con respuestas de diferentes secciones -fundamentalmente científicas- para jóvenes inquietos. Y que sepan leer, que esto, incluso con ilustraciones, tiene bastante texto.

Un nuevo caso para la agencia (Agencia de detectives núm. 2) de Jørn Lier Horst, ed. La Galera

Para un poco más jóvenes todavía y aún con más ilustraciones llega esta nueva serie de detectives prepúberes con un perro que se van enfrentando a casos a su medida como desapariciones inesperadas y malhechores malencarados. Todo lo cual me parece bien, faltaría.

Podrías de Joana Raspall e Ignasi Blanch,  ed. Takatuka

Concluimos la semana con una obra sobre diversidad y empatía, Un cuento que explica que hay mucha variedad de razas, procedencias y situaciones pero que en el fondo todos somos iguales y como tal tenemos que tenernos. Sobre todo cuando los que no son como nosotros lo están pasando mal. No es mal mensaje, diría yo.

¡Hasta aquí por esta semana! Otra vez variedad, otra vez sugerencias y autores. Si es que no será por falta de libros que echarse a la faltriquera. Y la semana que viene más, claro, que entre Margaret Drabble, Leo Perutz, Donald Ray Pollock, la publicación de La dama desaparece, el nuevo cómic de Riad Sattouf o la presentación de la editorial La Biblioteca de Carfax parece que tampoco vamos a aburrirnos. Pero eso será, como siempre, la semana que viene, mientras tanto… ¡Nos leemos!


Semana entre lo flojo y lo espantoso. Con un excepción, claro. Que no es esta Cloudy With a Chance of Meatballs (USA). Más bien lo contrario. No sé a quién se le ocurrió la idea de convertir la primera película en el resto o hacer esta precuela, pero mucho menos por qué decidieron coger el listado de ideas rancias y cercanas a lo ofensivo que distribuye la serie. Me pregunto qué grupo de señores pensaron que esto era buena idea, pero espero que no duren mucho en su puesto.

La serie buena de esta semana, y quién sabe si la mejor serie nueva del año -sin duda una de las contendientes fijas-, es Feud (USA). La última locura de Ryan Murphy y sus asociados -en este caso Jaffe Cohen y Michael Zam aunque Murphy esté, como de costumbre, muy encima de la serie- Murphy se divierte y parece haber encontrado su formato. Mezcla de más grande que la vida como a él le gustan las cosas con basado en hechos reales para ponerle un punto de control. Sí luego puede rellenarlo todo de sus actrices preferidas mejor que mejor. El resultado es, por supuesto, brillante. Le saca partido a todas las historias y rumores -incluidos mis favoritos sobre las Pepsis– y el único ‘pero’ que se me ocurre ponerle es que hay actrices que pueden intentar replicar a Crawford… Pero no hay nadie que le pueda hacer justicia a Bette Davies. Ya puestos, Noel Ceballos ha decidido ir anotando las referencias e historias de fondo.

En el desastre que están siendo los estrenos de series de viajes en el tiempo -y mira que llevamos- en el que parece que solo se salvara la segunda temporada de Legends of Tomorrow, la nueva serie de Miller y Lord llamada Making History (USA) brilla más por lo que no es que por lo que sí. Esto es, no es gran cosa como comedia ni busca ningún tipo de humor elaborado, pero como tampoco tiene mucha más pretensión y es plenamente consciente de sus fallos logra compensar con lo uno lo otro.

Cuando los ingleses hacen realities toman decisiones no siempre sensatas. Mutiny (UK), por ejemplo, es soltar en un bote a nueve personas para que recorran más de seis mil kilómetros en el mar. Por supuesto la presencia de gente grabándoles hace que no sea una idea tan loca. Solo tremendamente, pero no CRIMINAL. Al menos hasta que comiencen las eliminaciones por el método del canibalismo, claro.

Por contra, Time After Time (USA) es un desastre que funciona solo como choque de trenes. La crítica que se le pueda hacer a la versión en serie de la película es que elevar el nivel de ingenuidad/estupidez por un lado y el de maldad/adaptabilidad por el otro hasta niveles absolutamente ridículos no ayuda precisamente a verla en serio. Y tampoco es tan entretenida como para verla desde la incredulidad. La parte buena es que ya quedan menos series de viajes en el tiempo que estrenar. Menos mal.


¡Libros que Llegan! Ngozi Adichie, “El libro de Gloria Fuertes”, Kaschnitz y más…

Comienza marzo con la mirada puesta en el mes próximo y la forma en la que se va a intentar arreglar el problema de mezclar la Semana Santa y el Día del Libro. Pero como aún queda un poco y, sobre todo, aquí venimos a hablar de lo de esta semana vamos a aprovechar que empiezan a sacar nombres conocidos y a alegrarnos de las novedades que salen. Así que ya sabéis…

¡Que entre la pila!

El libro de Gloria Fuertes, ed. Blackie Books

En un año como este en el que tantas editoriales parecen haber recordado a Gloria Fuertes no está de más alegrarse de que eso nos pueda llevar a libros como este, mitad antología, mitad biografía. Mucho archivo gráfico, un cómic… Un poco de todo, vaya. De modo que pese a una portada que parece de otra época el relleno -incluso teniendo en cuenta que siempre podremos discutir la selección de la antología- el contenido bien merece la pena. Menos mal.

Querida Ijeawele de Chimamanda Ngozi Adichie, ed. Literatura Random House

 

Otro pequeño libro de Chimamanda Ngozi Adichie sobre feminismo. Cualquier libro nuevo suyo sería bien recibido, estas pequeñas obras lo son especialmente pese a lo ligero del tono. Así que, bueno, no es una de sus obras de ficción pero desde luego no vamos a quejarnos por ello.

La sonámbula de Marie Luise Kaschnitz, ed. Hoja de Lata

Nueva colección de relatos de Kaschnitz con su habitual tono malrollero a medio camina entre el fantástico y una realidad extraña en la que todo es posible. Así que queda tan recomendada como su anterior recopilatorio.

Cosas (y) materiales de Mark Modowik, ed. Turner

En esto de hacer memoria histórica de lo que nos puede parecer cotidiano llegamos a lo que no es ya un objeto como tal sino un material. O varios, vaya, en esta ocasión no estamos solo con la historia de uno de ellos, como la porcelana. Pero también habla de técnicas, de inventos, de productos acabados… En resumen, una gran obra de divulgación.

Desahuciadas de Matthew Diamond, ed. Capitán Swing

Uno de los éxitos del ensayo estadounidense del año pasado -aunque con una portada mucho menos espantosa- fue esta historia sobre los desahucios, sobre pobreza, sobre refugiados, sobre tantísimos temas interconectados…

Chaman de Kim Stanley Morrison, ed. Timun Mas

Otro libro de KSR publicado en español, ya van faltando menos. Y, como siempre, sorpresas. Porque esta vez podríamos meterlo un poco menos en la sección de fantástico, muy lejos de ciencia ficción, y mucho más cerca de la novela histórica con la Edad de Hielo como fondo y un viaje de descubrimiento chamánico como trama principal.

La Voz el Amo de Stanislaw Lem, ed. Impedimenta

Mientras tanto, en Impedimenta siguen retraduciendo del polaco la obra de Lem. Esta vez toca una fábula sobre el primer contacto con una raza extraterrestre, que como seguro podéis imaginar es mucho más que eso.

La hija de Jezabel de Wilkie Collins, ed. Alba

Un Wilkie Collins más -aunque no sea inédito en España tampoco había sido muy difundido- que reúne las partes con mayor misterio (como una enfermedad misteriosa que parece muy conveniente) con otras digamos más de relaciones interpersonales entre varios hogares relacionados. Así que la historia, con farmacopea de por medio, es otra de esas obras de gusto clásico para los seguidores del autor.

Volver a casa de Waa Gyase, ed. Salamandra

Hermanas de madre, distintos padres de diferentes etnias, la vida de estas dos mujeres y su relación tanto con su Ghana natal como con otros países por los que cruzan, especialmente Estados Unidos, explicando -o intentando explicar- lo que para ellos significó mediante una larga historia familiar.

La venganza de Katsuno de Asataro Miyamori, ed. Obelisco

Recopilatorio de historias de base más o menos tradicional centrados especialmente en la vida de samurais y en algunas de sus hazañas. Bueno es que vayan llegando a España estas cosas, claro.

En busca de los discos perdidos de Eric Spitznagel, ed. Contra

Un periodista decide recuperar los discos que ha ido vendiendo. Esos mismos. Intentando que la parte de periodismo musical se mezcle con la narración autobiográfica de los lazos que les unían. Los periodistas musicales, que parece que viven para estas cosas.

Los días de Jesús en la escuela de J.M. Coetzee, ed. Literatura Random House

¡Empezamos con los grandes nombres recuperados! Aquí tenemos un nuevo Coetzee siguiendo la cosa aquella de Jesús que hizo la última vez.

No me toques de Andrea Camilleri, ed. Destino

Aquí tenemos un nuevo Camilleri SIN Montalbano y con una desaparición -eso sí- porque no es tanto otra de sus novelas históricas como un acercamiento distinto al policíaco.

– Recursos inhumanos de Pierre Lemaitre, ed. Alfaguara

Aquí tenemos a más Lemaitre en su vertiente de género negro que siempre viene bien.

Offshore de Petros Márkaris, ed. Tusquets

Jaritos también ha regresado, de nuevo con la corrupción de fondo.

Cuando me veas de Laura Gallego, ed. CrossBooks

Y un último regreso, Laura Gallego con una historia juvenil con poderes especiales de por medio.

Acostarse con la Reina y otras delicia de Roland Topor con ilustraciones de Pat Andrea, ed. Libros del Zorro Rojo

Recuperar a Topor (su punto de vista extraño pero no incoherente) siempre parece buena idea, hacerlo ilustrado tampoco viene mal, por supuesto.

– El martillo de Thor de Rick Riordan, ed. Montena

Héroes nórdicos de Rick Riordan, ed. Montena

Otro regreso, y este por partida doble porque no solo vuelve Riordan con su serie dedicada a los dioses nórdicos, también venden un libro para aquellos a los que la lejanía hace que estos les suenen más lejanos. Al menos fuera de Thor y su martillo.

Un mal principio de Lemony Snicket, ed. Montena

La habitación de los reptiles de Lemony Snicket, ed. Montena

Otro intento más de que Una serie de catastróficas desdichas se publique completa en España. Esta vez empezando desde el principio. A ver si logramos superar el octavo tomo esta vez.

100 años de TBO de Antoni Guiral, ed. Ediciones B

Tomarraco similar al de 13 Rúe en lo de fuera y al resto de libros de Guiral en lo de dentro. Selección de historias y narraciones pero, precisamente por eso, quizá la mezcla no acabe siendo lo más inteligente.

El pueblo durmiente de Rebecca Dautremer, ed. Edelvives

La última de las obras de Dautremer es un álbum que sigue el resto de ideas y, sobre todo, su trabajo de ilustración que acaba siendo el centro de la narración.

La princesa de negro de Shannon y Dean Hale, ed. Beascoa

Concluimos por esta semana con una nueva colección de libros que busca algo más que una historia de princesas convirtiéndola en una suerte de justiciera, al más puro estilo El Zorro, que demuestra que otro tipo de historias de o con princesas es posible.

Así que, una semana más, variedad y diversidad en novedades interesantes. Como decía al principio, parece que empieza a haber un poco más de movimiento, con deciros que la semana que viene habrá DOS novedades de / con David Foster Wallace (Sí, DOS, si sólo os suena una es que os toca informaros mejor, o esperar al próximo LqLl) además de clásicos de lo policíaco de mano de Elizabeth Daly y Fortuné du Boisgobey o novedades de Jean Echenoz, Maggie O’Farrell o Ali Smith. Pero, como siempre, eso será la semana próxima. Que de momento tenemos bastante en la pila, así que hasta entonces… ¡Nos leemos!