¡Libros que Llegan! Gerhardie, “Azul Marino”, Petry y más

Se empieza a proyectar la luz de un par de cosas een el futuro cercano. Sobre todo la de la llegada de Octubre y, con ella, el inicio del ciclo: Nobel, Halloween, Navidades. Si hemos tenido ya El Regreso ahora empieza a ponerse seria la cosa. Bueno, empezará, que esta semana y la que viene aún están relativamente tranquilas. Ideales si quieres ir pensando a quién votar para #LaPorraNobel o esperar al monstruo de Potterstein que nos espera la semana próxima para un siempre bienvenido aumento de ventas -al menos mientras la gente decide si leer un guión les apetece más o menos- pero, como decía, lo uno no quita lo otro. O, mejor, os lo demuestro:

¡Que entre la pila!

Hecatombe de William Gerhardie, ed. Impedimenta

fit-230x360

Quizá recordéis Los políglotas en esta misma editorial, o tuvierais la fortuna de comprar en Siruela Inutilidad, pero lo importante aquí es que en realidad eso da un poco lo mismo. Es útil para que sepáis quién es el autor y animaros a echarle un ojo a esta locura. Sí, es una completa locura. Incluye familias rusas, magnates de la prensa, escritores, científicos locos y, quizá, el apocalipsis. Biológico y social, quién sabe cuál puede ser más importante. Todo ello escrito con la mejor versión del humor inglés que este nacido en San Petersburgo es capaz de crear.

Azul marino de Rosa Ribas y Sabine Hoffman, ed. Siruela

9788416854165_l38_04_l

Tercera de las historias de Ana Martí, la periodista con la que Ribas y Hofmann nos han estado mostrando la España de los años cincuenta en sus diferentes facetas. Si la primera – Don de Lenguas – establecía el paisaje y usaba un tema filológico de fondo, la segunda – El gran frío – era casi una historia de terror religioso y tradición oral, esta tercera se centra en el aperturismo teórico de la llegada de los marineros estadounidenses y en los problemas de la traducción. Una mayor recreación en el ambiente de la época y de los problemas de la cooperación con los estadounidenses tanto como de la forma en la que la prensa seguía siendo controlada que permite cerrar cuanto menos la década.

Los huesos de Louella Brown de Ann Petry, ed. Palabrero

9789491953064

La primera mujer de color que logró vender un millón de ejemplares de uno de sus libros puede ser una buena frase para un artículo de prensa pero no ayuda tanto a saber lo que realmente importan sus obras. O sólo desde un punto de vista crematístico. En realidad las historias de esta mujer, que estudió farmacia siguiendo los pasos de su padre y que tuvo que soportar toda su vida el racismo de la sociedad estadounidenses desde su nacimiento en 1908.A partir de ahí tuvo suficiente material para sus novelas y para lo que nos ocupa en esta ocasión, un conjunto de relatos que tienen la condición humana como sujeto y el uso de un cierto tipo de suspense para darle interés a las dudas que les surgen a lectores y protagonistas. La sensación de que nunca se puede estar tranquilo y una visión que podríamos llamar a la vez pesimista y expectativa del comportamiento humano hace que la obra de esta autora -que tiende a transitar por el borde entre la denuncia racial y el gótico americano- merezca no solo reconocimiento, también nuestra alegría por que por fin alguien se haya animado a traerla a España.

Quien pierde paga de Stephen King, ed. Plaza & Janés

el018039

Se ha hecho esperar pero ya ha llegado un nuevo King. En este caso el segundo de los tres libros que se supone que compartirán los protagonistas de Mr. Mercedes, así que una aproximación antes al policíaco en su versión más dura que al horror. Pero es un nuevo King.

Antología Poética de Philip Larkin, ed. Cátedra

ca00309801Si esta antología poética tiene algo que ofrecer como contraposición a aquella Poesía reunida que Lumen sacó hace año, es sin duda toda la parafernalia alrededor de los poemas. Un extenso estudio previo que ocupa casi la mitad del total del volumen así como algunos comentarios añadidos. Así que eso es lo que puede añadirse a un resumen portatil de la obra de Larkin.

¡Japón ganó la guerra! de Jesús Hernández, ed. Melusina

japon

Hay una suerte de coincidencia cósmica brasileña esta semana que comienza con este más que curioso libro en el que se habla de un fenómeno realmente peculiar. Durante la Segunda Guerra Mundial hubo una extensa cantidad de movimiento de personas, varios de ellos personas que huían de los territorios de combate en busca de otros más pacíficos, de ahí la creación de comunidades de exiliados en los que podía acabar surgiendo asuntos como este: Una extensa cantidad de de esos japoneses que se fueron a Brasil estaban convencidos que Japón ganó la guerra. A todas las preguntas que -sin duda- hace salir esta difícil imposibilidad se busca dar respuesta en el libro.

Memorias de un sargento de milicias de Manuel Antônio de Almeida, Marmara

portada-memorias-196x300

A mediados del Siglo XIX Manuel Antônio de Almeida presentó esta obra, mezcla de retrato de realismo costumbrista con humor picaresco que retrata las peculiaridades de los habitantes de Río de Janeiro. Así que seguimos con este mini-ciclo de Brasil con la recuperación de este importante clásico muy clásico.

El oro perdido de los Arienim de Frei Betto, ed. Hoja de lata
Cubierta_OroArienim

Terminamos el recorrido brasileño con esta historia del país desde sus primeras ciudades en el Siglo XVI hasta el Siglo XX centrándose en una familia -los Arienim del título- y su ansia de dinero y poder que les hace enfangarse en todas las expediciones de conquista, golpes de Estado y guerras que se le ponen por delante si les surgiera oportunidad. Un muy interesante libro alocado para comprender la igualmente alocada historia de un país.

La furia de las imágenes de Joan Fontcuberta, ed. Galaxia Gutenberg

9788416495474

Una reflexión sobre el poder y la utilidad de la imagen desde un punto actual, dado que se establece el momento actual de creación, distribución y consumo de imágenes, moviéndolas por Internete y ofreciéndolas de manera más o menos agresiva, permitiendo tanto creaciones con un propósito artístico a variaciones periodísticas, un cambio agresivo de su cantidad -al margen del uso- tanto como de la sociedad tecnificada y consumista que ha propiciado este cambio hacia lo que el autor llama la postfotografía.

Mortal y fúnebre de Aida Miguez Barciela, ed. Dioptrías

mortal

Una historia de amor al origen clásico de nuestra cultura tanto como una mirada desde las visiones actuales filosóficas que se extienden del lenguaje a los motivos y precios de la fama. Una obra que lleva a la lectura del clásico de Homero o que aumenta el haberlo hecho.

Kathleen de Christopher Morley, ed. Periférica

70050020160910115913kath

Comedia razonablemente romántica en la que los diálogos se afilan y las aventuras absolutamente inesperadas llevan a pensar que estamos ante algo influido por las farsas clásicas. Por las que los -algo ridículos- esfuerzo en los qu eun grupo de estudiantes universitarios aburridos se van metiendo va construyéndose hacia un gran final que permite jugar con las posibilidades de lo ficticio y lo real cuando se decide crear un relato.

La mierda arde de Petr Šabach, ed. Huso

mierda

Puede que el checo Petr Šabach no sea muy conocido en nuestro país, pero este libro de relatos que pretendía (en 1994) capturar no solo un momento de cambios -como demuestra el último relato- sino, además, ofrecerlo con suficiente humor como para hacer interesante esta toma de pulso.

El amor del revés de Luisgé Martin, ed. Anagrama

thumb_15186_portadas_big

Luisgé Martín lleva años escribiendo ficción, libros de viajes y otros asuntos similares como ediciones de clásicos. Aquí ha decidido, sin embargo, irse al flanco autobiográfico por un motivo muy concreto: Explicar la parte de su vida en la que pasó de esconder su sexualidad en la españa de los años setenta a poder casarse con otro hombre hace una década. Esta historia será, por tanto, también la de la manera en la que parte del colecctivo LGBTIA+ -por lo menos la más afortunada de ellos- ha ido avanzando en España.

Un hombre ocioso de Yusuf Atilgan, ed. Gallo Nero

portada_atilgan-226x300

Estamos en un momento en que una novela turca como esta puede entenderse como una manera de comparar lo que se escribió a finales de los cincuenta con la actual situación del país pese a que entre entonces y ahora hayan pasado tantísimos años. Sin embargo el personaje central, ese C. tan poco convencional como no muy por la labor de callarse ante aquello que no le gusta, acabría siendo un símbolo del malestar y el deseo de cambio de la época que, sin embargo, poco desentonaría ahora.

El molino de momias de Petr Stančík, ed. Tropo

momias

¡Otro checo! En esta ocasión uno que sitúa su obra en 1866 y que contrapone las muertes en la guerra franco-prusiana con las actividades de un asesino en serie de carteros, permitiéndose una ambientación en ocasiones con sensaciones fantásticas pero siempre ajena al policiaco clásico, no digamos ya al de época.

El piso mil de Katharine McGee, ed. Molino

el-piso-mil_katharine-mcgee_libro-monl360

Partiendo de la idea de un edificio de gran altura y de una muerte segura se cuentan las historias de los habitantes -de algunos de ellos- mientras se establecen paralelismos con la actualidad. Pero seguro que ya esperabais el devenir de esta apuesta editorial.

Jane, el zorro y yo de Isabelle Arsenault, ed. Salamandra Graphic

125-9_jane_el_zorro_y_yo_website_copia_0

Un cómic con fondo literario pues la historio de soledad de una muchacha se va intercalando con la lectura de su libro favorito, Jane Eyre, y con las reflexiones que le van provocando, especialmente cuando encuentre un zorro, y vea la posibilidad de que su gris mundo comparta el color no solo de los libros sino también de esa otra vida posible. Una forma de explicar la manera en la que en ocasiones se externalizan los porblemas o se busca una vía alternativa como solución.

Desayuno en Tiffany’s de Truman Capote con ilustraciones de Karen Klassen, ed. Libros del Zorro Rojo

cover-desayuno-con-diamantes-ok

No creo que haga mucha falta hablar del texto en sí, hagámoslo mejor de esta nueva edición que incluye las ilustraciones de Karen Klassen, tan propias de una moderna revista de tendencias (en color) y cómo sirven para ofrecer una versión perfectamente regalable de tan conocida narración.

Un hoyo es para escarbar de Ruth Krauss con ilustraciones de Maurice Sendak, ed. Kalandraka

portada.indd

Absolutamente particular -aunque no sé hasta qué punto juvenil, infantil o adulto- libro de definiciones que se beneficia, además, de llevar las ilustraciones de Sendak.

Me gustan los globos de Pablo Caracol, ed. Narval

portada_globos_baja

Quizá la mejor manera de acercar a los pequeños los problemas del Alzheimer sea hacerlo de manera elíptica mediante rodeos como el que nos propone esta obra que no acaba de decir claramente lo que, sin embargo, es obvio para sus lectores.

La aventura atómica del profesor Astro Cat del Dr. Dominic Walliman, ed. Barbara Fiore

978841520884

Tras el éxito de su versión espacial este nuevo acercamiento científico es otro triunfo de la creación de libros infantiles didácticos. El muy reconocible estilo de Walliman y su facilidad para resumir cuestiones científicas lo convierten en una obra de indudable valor para cualquier biblioteca infantil.

Una semana más: ¡Variedad! Una semana más, cosas para unos y otros y algunos buenos libros ya. También algunas novedades para la semana próxima incluyendo lo que todos sabemos, claro. Y, mientras tanto… ¡Nos leemos!


Bull (USA) Shit. Empezamos la semana del regreso y estreno de nuevas series con una pieza especialmente dolorosa. El Tres Veces Doctor… No, espera, ese era otro… Bueno, da igual, el Dr. Phil hizo un Lie to me con jurados y el resultado marca cualquier casilla de prejuicios hacia una serie de la CBS que se te pueda ocurrir que exista. Parece hecho por un comité e igual de plástico.

Sigue el reinado de los True Crimen con The Case of: JonBenet Ramsey (USA) que en principio debería ser The Case Of a secas, pero vaya. La muerte de la niña reina de belleza que ha influido en autores como Joyce Carol Oates ha tenido suficiente influencia cultural y este programa en concreto suficiente controversia -por señalar al culpable que los realizadores creían responsable. En fin, las modas tienen estas cosas y estos riesgos.

Lo llamemos Designated Survivor (USA) o bien Presidente Bauer, la verdad es que esta historia, que parece surgir de una lectura parcial de Clancy y que va mezclando conceptos visto no hace tanto en diversas series políticas o no (y sí, eso incluye Battlestar Gallactica) tiene como principal punto fuerte a un Kiefer Sutherland muy alejado de sus personajes de acción. El resultado es agradable sin más y -francamente- dudo que logren estrenar demasiado la premisa, pero, en fin, quizá logren darle algo de gracia y ritmo a la cosa. Habrá que esperar.

Que ya es más de lo que me veo capaz con Easy (USA), serie sobre relaciones y parejas y cosas que logra ser casi tan aburrida como el resto de intentos románticos del canal. En fin, quizá algún día hagan algo de este palo que me interese.

Por el lado bueno, The Exorcist (USA) no reúne a un exorcista y una bella policía para resolver crímenes. Por el malo, pensar en lo que puede salir de aquí significa equivocarse bien poco. Con la sobresaturación de exorcismos de los últimos años y las ideas realmente interesantes que hemos visto recientemente (Midwinter of the spirit, South to hell) casi podemos hablar de que la sorpresa es que logre ser incluso menos inspirada aún que Outcast. Y mira que el listón está progresivamente más bajo cada vez.

Creo que para hablar de algo como Falling Water (USA) podemos ir creando una etiqueta tipo “Falsa Complejidad”, en parte porque trata de imitar las ideas de Nolan y en otra porque logra ser incluso más inepta en el uso de las mismas, en este caso de los sueños compartidos y los misterios misteriosos. Parece mentira que hace nada habláramos de Crunch Time, que usa también ea idea de entrar en la cabeza de las personas pero que logra no solo reconocer que han tomado prestado el concepto sino, además, establecer una narrativa clara. Aquí, sin embargo, tenemos un juego de tramas no reveladas y de oscuridades ominosas que quizá hubieran servido para lanzar la serie durante una única temporada. Y en eso están ahora.

Con Fix-Her-Up (AU) nos encontramos una pequeña comedia australiana -muy pequeña, de hecho- sobre cuatro compañeras de trabajo y casi-amigas. No es que la situación vaya mucho más allá de esa propuesta inicial ni que el examen de la amistad surgida por el roce diario y esas cosas que a mí particularmente no me han interesado pero que lo mismo hay espectadores que sí. Yo qué sé.

Es curioso esto de The Good Place (USA) porque los problemas que tiene -que los tiene- son conceptuales antes que otra cosa. Porque los actores hacen un trabajo magnífico –Kristen Bell consigue llevar el peso de la serie haciendo que funcione- y los guiones son adecuados, con algunos buenos chistes entre ellos… pero el concepto… Uf. Hace aguas por todas partes. Bien sea porque han decidido no pensarlo mucho o porque mejor verlo desde lejos, la cantidad de sucesos arbitrarios, ilógicos o que -directamente- invitan a pensar que tendremos un giro de los acontecimientos a no mucho tardar hacen de menos a lo que podría haber sido una serie incluso mejor. Pero el problema con las series basadas en High Concept es el tipo de High de los que hablamos y, con un poco de suerte, en cuanto esté asentado el entorno de la acción podremos olvidarnos de todo lo demás y centrarnos en las cualidades buenas. Que también las tiene, y muchas.

Otro de esos programas políticos que van saliendo este año, Graves (USA) sigue a un ex-presidente estadounidense que se da cuenta de las cosas que hizo mal durante su mandato hace veinte años y que trata de solucionarlo ahora a la vez que su mujer se presenta a las elecciones presidenciales. No, yo tampoco sé si está inspirado por alguna persona real. El asunto es que lo interpreta Nick Nolte intentando salir de la apatía vital y que varios de los otros actores están bastante bien, como Sela Ward. Eso y un montón de cameos de políticos que hacen más entretenida que interesante esta idea de comedia y drama con la política y sus errores. Pues bueno.

Si Falling Water era un desastre con Halcyon (USA) nos encontramos, además, con una sección de Realidad Virtual. Sí, en serio. Un asesinato, una mezcla de episodios y un desastre que no sé si el juego en VR ayudará a arreglar pero que, sinceramente, dudo mucho. Entiendo que intentan hacer algo original, novedosos y transmedia pero si queda como algo este piloto es como ejemplo de todo lo que hay aún por recorrer.

Gran piloto el de Insecure (USA) con otro de los temas recurrentes en este último mes: Gente de color joven intentando encontrar su sitio en la vida. La serie de Issa Rae es más sencilla que la de Donald Glover y menos desenfadada que la de Nicole Byer. Quizá porque se nota la mano de alguien más conservador detrás intentando servirle de ancla. En cualquier caso, Rae derrocha carisma y verosimilitud, logra establecer simpatía desde el principio y explicar con facilidad el mundo en el que se mueve. Queda por ver en los próximos capítulos si una vez establecido el entorno es capaz de hablar de más cosas, pero visto lo visto supongo que lo podrá hacer sin problemas.

Si pensabas que Kevin Can Wait (USA) iba a ser otra comedia rutinaria de Kevin James que podría haber sido continuación directa de King of Queens o cualquier otro proyecto fácilmente intercambiable suyo sólo voy a decirte una cosa: Tienes razón.

En cuanto a Lethal Weapon (USA), si estás buscando el sentido del ritmo, la acción y el humor de la original… ahm…. Ahora bien, si es otra intercambiable serie policíaca que se llama Arma Letal como se podría haber llamado Los ricos también lloran… ¡Estás de enhorabuena! Damon Wayans pudo haber hecho El último boyscout y ser bastante más mayor que Danny Glover cuando rodó la primera Arma Letal ( 56 frente a los 41 de este ) que no parece ni con ganas de intentarlo ni, desde luego, de edad avanzada. Claro que en frente tiene a la mezcla de una patata esculpida en helado de vainilla que suficiente tiene con responder a códigos básicos. Y ese es el problema en su segunda parte: Una premisa tan básica necesitaba a unos actores como poco notable y un guión competente de lo contrario tienes una nueva iteración de Polis Compañeros.

Hablando de lo cual: MacGyver (USA). Que por lo menos lo intenta. Los actores hacen lo que pueden con lo que tienen y también con lo que les dan, pero la trama es demasiado en línea de lo que la cadena de los NCIS tiene como fórmula y de ahí que igual que hicieron NCIScorpio ahora hayan decidido ir a por MacIS. Grupos de asesores y técnicos en lo que en tiempos eran las historias de un protagonista claro (sí, con personajes recurrentes como Jack Dalton o Murdoc pero con solo MacGyver y Pete Thornton como regulares) y si bien el resultado es agradable y sin mucho recorrido el uso del nombre parece simplemente propagandístico.

Es curioso esto de la ficción. En National Treasure (UK) se nos narra de manera magnífica la historia de un hombre, un antiguo cómico de éxito que aún es querido y recordado por el público gracias a su parte en un dúo cómico -junto a nada menos que Tim Mclnnerny como su compañero- que se encuentra una mañana siendo interrogado por la policía por un cargo de violación. A partir de ahí los paralelismos con figuras estadounidenses y británicas siguen creciendo a la vez que lo importante, el drama familia, brilla gracia a los actores envueltos – Robbie Coltrane, Julie Walters, Andrea Riseboroug -, a la cercanía de los temas y, por supuesto, al buen hacer como guionista de Jack Thorne. Y, sin embargo… ¿Realmente es la comprensión del cómico acusado de los delitos lo que merece la pena de esta historia? A partir de lo cuál a uno no deja de parecerle lógico que hayan optado por un cómico de ficción. ¿Sería alguien capaz de buscar esa multiplicidad de facetas y casi justificaciones si estuviéramos hablando de Jimmy Savile o Bill Cosby?  ¿Por qué entonces no centrarnos en su mujer -que es un papelón interpretado por Walters, como decía antes, pero que sigue siendo secundaria- o una de las víctimas? ¿Para qué demostrar que El Monstruo No Es Tan Monstruo? En fin, supongo que es el problema recurrente de humanizar a los villanos. Así que, una vez hecha la reflexión nos queda lo que decía antes, unas magníficas interpretaciones y un buen guión para una tragedia publicitada que es más interesante como drama doméstico.

Dentro del mundo de la telenovelización de los dramas que la ABC ha abrazado con agrado intentando encontrar la próxima narrativa shondesca este Notorious (USA) es mejor como ejemplo de esos intentos que por la serie en sí. Más que nada porque no queda claro qué es lo que intenta contar, qué tipo de historia busca -o género, si lo preferimos para separar el género del tono que está muy claro- y si han decidido contar una historia o simplemente acumular giros de guión por ridículos que puedan parecer. En resumen, una obra más centrada en picar el interés de la siguiente locura. Que no digo que me parezca mal de por sí, sobre todo si va escalando como es previsible, pero que parece haberse quedado simplemente con la montaña rusa.

Lo bueno de los ingleses es que sus series policíacas pueden ofrecer diferentes tonos y, a la vez, ir a sitios distintos sin perder ese sentimiento común. De ahí que Paranoid (UK)tenga un inicio prometedor pero tenga aún mucho que ganarse. Una muerte -otra- para abrir el capítulo y una investigación dentro de lo esperable -mujeres profesionales pero sintiendo que se pierden algo, diversidad racial, humor desabrido- que pega un salto dentro del thriller de conspiración. Con un poco de suerte ira manteniendo las promesas iniciales y, si no… siempre podrá rellenar alguna tarde de domingo.

Creo que el piloto de Pitch (USA) es uno de los más notables que he visto últimamente por motivos que me cuesta incluso entender. El punto de partida es tirando a idiota -la primera mujer que juega en la liga de baseball masculina- y muchos de los conflictos son como para darse cabezazos contra la pared, incluso sin empezar a hablar de que están hablando extensamente de baseball… las interpretaciones, además, son correctas pero no brillantes. Y quizá ese es su éxito. Que logra resultar creíble de puro increíble y  hacerse interesante por no darse aires de fundamental y cambiante. No sé si tendrá éxito, si logrará que en FOX le hagan algo de caso o qué será de su futuro. Pero al menos un par de episodios más me veré, por si acaba de convertirse en esa gran serie de la que muestra potencial en algunas ocasiones.

Terminamos -que ya iba siendo hora- con This is Us (USA), uno de esos dramas familiares con personas llenas de sentimientos que le gustaba a la gente cuando Parenthood o Treintaitantos y que a mí particularmente me han parecido siempre estomagantes. Imagino que si te van los dramones sensibleros a la máxima potencia pero dentro de un orden no vaya a ser que se moleste alguien entonces esto puede funcionar. A mí no se me ocurre ningún motivo razonable para exponerme de nuevo a este banquete de azúcar y sufrimiento.


¡Libros que Llegan! Vollmann, “Una detective inesperada”, Lahiri y más

Libros interesantes, mientras vayan saliendo semana tras semana algo estaremos pudiendo sacar en claro de todo esto. Y con la aparición esta semana de “La familia real” creo que podríamos tener hasta un par de semanas tranquilas que ya habría merecido la pena el año. Por supuesto eso no significa que no haya salido nada más, simplemente que es un libro realmente inesperado. Pero hay más cosas. Variedad, como siempre. Así que no os entretengo más, pasad a ver todo lo que hay y…
¡Que entre la pila!
No sabría ni por donde empezar. Vollmann ha sido un autor que muchas editoriales han intentado y pocas han conseguido mantener. Sus obras no son novelas, son novelazas, por lo que tratan, cómo lo tratan y -por supuesto- la extensión. Así que no esperaba ver este libro, sobre la prostitución, la familia y los diferentes estilos de violencia y pobreza interrelacionados. En serio, podría ser un ensayo sobre la prostitución pero en su lugar habla de las distintas maneras de llevar la Marca de Caín en una sociedad en el que La Biblia se interpreta al gusto del que está arriba. Incluso cuando es alguien tan impresionante como la Queen of Whores. No es un tema del gusto de todos ni creo que sea sencillo de vender… pero aquellos que entren en el libro. ¡OH!
Si además de lo de los libros leéis lo de las series me habréis leído alguna vez escribir sobre Miss Fisher’s Murder Mysteries, un mystery australiano que lleva dando vueltas unos cuantos años. Con un buen estilo general y la capacidad de mantener el equilibrio, es fácil ver por qué Siruela ha decidido aprovechar y   darle una oportunidad a los libros de los que partían. Así que.
El intérprete del dolor de Jhumpa Lahiri, ed. Salamandra
Interprete del dolor_135X220Siempre es buena noticia que se vayan recuperando obras antiguas de grandes escritores, así que la recuperación del primer libro de relatos de Lahiri -aquel que tantos premios le consiguiera- es motivo más que de sobra para aplaudir. Y recomendar.
ec926742
Bueno, creo que a estas alturas todos conocemos a Alexiévich. En esta ocasión es sobre los niños que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial. Huérfanos. Imaginad el resto. O mejor no, mejor leeros el libro.
virginavita207x300
A partir de la reconstrucción posible de la relación entre Virgina WoolfVita Sackville-West la autora crea un esqueleto argumental que va rellenando con carne hasta dar lugar a una novela de lo que pudo ser, o lo que pudo pasar, que busca intentar mostrarnos toda la complejidad de aquella relación.
Recopilación de las conferencias romanas de la autora sobre el arte entendido como El Arte y su papel en la filosofía platónica relacionada, sobre todo, con los artistas – Los Artistas- y cómo trataba con adoración La belleza mientras cargaba contra sus instrumentos humanos. Así que podéis imaginar que es cuanto menos interesante.
 9788433928115
Piglia sigue con su pseudo-biografía. Y lo que le queda.
Repaso a la historia de este término de filosofía política acuñado por G. W. Harris y popularizado por Foucalt como el poder que la política -y la sociedad- tienen sobre la vid. Humana, fundamentalmente.  A partir de ahí la evolución en la obra de distintos pensadores e intentando siempre iluminar esos conceptos a ratos tan abstrusos que no es mala cosa tener a mano este libro.
Tras tanto tiempo llega a España este libro que comenzó como un artículo en los ’80 sobre la guerra sucia en El Salvador por un periodista americano de The New Yorker que denunciaba la manera en que su gobierno interfería y apoyaba según sus intereses a las fuerzas de países extranjeros. En los 35 años que han pasado desde entonces… Bueno, de momento se ha publicado en España este libro.
bruceperrymaiaszalavitz_elchicoaquiencriaroncomoperro-450x702
Recopilación de historias de psiquiatría infantil que se centran sobre todo en niños traumatizados generalmente por la pérdida. Estoy seguro de que por alegre que suene hay gente que lo encontrará extraordinariamente interesante.
9788492560707
Otra recuperación, en este caso de la primera novela (basada en hechos reales *cof*) de Aleister Crowley. Nunca imaginaréis lo que cuenta.
Sí. Pero a la autora es la portada que le gusta. Por lo demás este tocho -con cierta calidad en lo que cuenta e incluso cómo lo cuenta- está siendo movido como apuesta importante de la editorial. Así que lo iréis viendo aparecer en todas partes. Esa portada. Sí.
A primera vista podríamos imaginar que están haciendo una nueva versión (o acercamiento) de Moby Dick. No diré que no hay algo de eso, pero sí que incluir un asesino desconocido dentro de la tripulación del barco logra darle algo que vidilla al asunto.
Bernie Gunther sigue vivo y trabajando. Podría parecer que no, pero mientras quede algo de vida quedará algo de esperanza.
 Pues sí, pues sí. Y aquí seguimos.
Llega… ¿15 años? después de lo que uno esperaba. Pero si no tienes problemas en lo que falta -y no te lo compraste en inglés- sigue siendo un buen repaso.
Cartas ilustradas. Los nombres implicados creo que hablan por sí mismo.
Me ha encantado. Una historia sobre la belleza propia, lo que opinan los demás, el adaptarse a esas expectativas y un giro final. Un título que no se puede dejar de recomendar.
Un gran cómic, reflexivo e ingenuo a un tiempo. Con línea sencilla y dibujos encantadores. ¿Qué puedo decir? Creo que merece la pena echarle al menos un vistazo.
_2U4B7_159834.pdf
Una nueva entrada de Los forasteros del tiempo, que también hay que aprovechar para hablar de los productos nacionales de éxito.
todos-hacemos-caca_3d_baja
El regreso de un clásico que es ADEMÁS un libro sobre caca. ¡Celebremos la mierda de Blackie Books!
Puesto a terminar, ¿qué mejor que con la tercera parte de uno de los libros que mejor funciona como droga para niños?
Supongo que un día no señalaré la variedad y todo eso. Pero no hoy. Variado, sí, variado como casi siempre. Una semana más. Y la que viene tenemos Hecatombe. No, el libro. También sale Azul marino. O el nuevo de Stephen King. Y más cosas. Pero, como siempre también… eso será la semana próxima. Mientras tanto… ¡Nos leemos!

¡Pilotos Deathmatch! Crunch Time, Hooten & The Lady, Son of Zorn y más

Es curioso como esto de Crunch Time (USA) -una nueva webseries de la gente de Rooster Teeth– logra ser por un lado interesante en cuanto a historia y, por el otro, estar llena de personajes detestables. Bueno… llena… veamos… El teórico protagonista es un Nice Guy de manual que no duda en chantajear a un amigo después de haberle borrado la memoria a su ex-novia para que no recuerde que le acaba de dejar. A este personaje se junta otro definido por el odio de todos los demás y caracterizado como PUA bastante repugnante. El personaje de la novia (la ex-novia en realidad) está más apuntado que otra cosa. Bien es cierto que los otros dos personajes, el científico y su ayudante, son más extraños que insoportables. Pero bueno, esa es la parte mala. La buena es que es una trama fantástica con tropezones de humor con sueños dentro de sueños, humor absurdo y ciencia loca. Quizá sea mejorable pero vaya lo uno por lo otro.

Bastante peor es Doctor Doctor (AU), drama (un decir) australiano que sigue eso tan típico del doctor genial pero con un mal comportamiento (aquí es más ser fiestero que otra cosa, pero fíate) que por sus pecados es desterrado a un pueblecito para aprender a… en fin, tan rutinaria como podéis imaginar.

Hablando de lo cuál, en la HBO han estrenado la versión de High Maintenance (USA) para TV. Es decir, aquello que antes era una webserie y que pasa ahora a la televisión. Una serie peculiar en cualquier caso en tanto que cada capítulo es una suerte de pieza única dentro de una antología conducida sola por la aparición de un tipo, The Guy, que es el camello de todos ellos. Imagino que entre los espectadores fans del canal caerá con gracia. A mí no me ha hecho demasiada gracia con sus historias de esos problemas pequeñoburgueses. Sí, en serio, es la palabra que creo que mejor capta el espíritu del asunto. En fin, yo prefería The Hitchhiker.

Es curioso que Sky proponga en Hooten & The Lady (UK) el tipo de historia de acción con pareja amorosa de amor-odio que era popular en los años ochenta y noventa. Quizá esperaba que se pareciera a Tras el Corazón verde pero la verdad es que acaba pareciendo una versión de Cazatesoros que hubiera sido encargada a Dick Wolf. Como forraje tiene su pase pero no sé exactamente cuál es el público buscado.

En cuanto a Mighty Magiswords (USA), supongo que Cartoon Network tiene un buen motivo para realizar las elecciones de estas series pero debo estar muy fuera de toque para entender algo más que una idea para algún tipo de juguete coleccionable llevado con no demasiado interés.

Es curioso cómo va esto. Resulta que Son of Zorn (USA) reúne una idea aceptable con un desarrollo que va EXACTAMENTE por donde te podías esperar con unos actores estupendos (especialmente Cheryl Hines y Tim Meadows) que hacen lo que pueden con lo que tienen y tiran para delante frente a la sensación de que no hay mucho más chiste que estirar. En general parece el tipo de cosas que uno esperaría más en [Adult Swim] y que resuelve menos preguntas de las que plantea. Así que ya veremos, aunque no espero yo mucho a partir de aquí, la verdad.

Lo de Crackle es realmente notable. ¿Esperan que alguien vea sus series? Porque parecen hechas con la idea de que no hay público, o algo. La verdad es que en la última, StartUp (USA), por lo menos se molestan en lograr un gran actor (Martin Freeman) y suficiente diversidad en su reparto. Lamentablemente la trama es un poco de lo de siempre y bastante olvidable pero es que sigo sospechando que en Crackle crean nuevo material para ver si estamos atentos a ellos.

Esta serie sueca es… Peculiar. Swedish Dicks (O) (S)  sigue a dos detectives suecos en LA tratando de abrirse camino y resolver casos. Aunque en realidad es más notable por la participación de Traci Lords y apariciones esporádicas de intérpretes que van de Jane Levy a Keanu Reeves. Así que… peculiar.

Sátira política, siempre es bueno que haya programas de ello. Aunque suceda como con Unspun with Matt Forde (UK) con el poder político desde entro o sus alrededores y la intención de ser tan en el tópico que se graba el día antes. (Ya, sí, podría ser en directo) Así que… bueno… el nivel es el que es pero se agradece la intención.


¡Libros que Llegan! Rampo Edogawa, “El libro de las brujas”, Teju Cole y más

La máquina sigue en marcha y notamos cómo el gran número de novedades publicadas cada año en España aún da para alegrías, no solo para aluvión. Que también hay apuestas y un montón de títulos más que no se puede casi gestionar, pero si esto sirve para que nos salga el Sturgeon a favor pues bienvenido sea. Pero también para esto hacemos la lista. Así que ya sabéis lo que toca ahora…

¡Que entre la pila! 

Rampo, la mirada perversa de Rampo Edogawa, ed. Satori

cqdvs9gwyaanf0m

¡RAAAAAAAAAAAAAAAMPO! ¡EDOGAAAAAAAAAAAAWAAAAAAA! Ya, bueno, media hora de gritar eso y tal. La rutina de costumbre. Con este título llegamos al tercero en un mismo año. Eso significa no solo que volveremos a discutir si se escribe Rampo o Ranpo sino que ha igualado el total de libros suyos publicados en España hasta la fecha. Toca en esta ocasión libro de relatos y eso significa alguna repetición. Cuando se publicó su anterior libro de relatos – titulado Relatos japoneses de misterio e imaginación o Cuentos japoneses de misterio e imaginación, según la edición y    portada que toque- entraron nueve relatos, en este caso han tocado seis. Y, como parece inevitable, algunos se han repetido. Uno de ellos parece inevitable por ser una cumbre del grotesco suspense en el que era maestro: La Oruga. A ese se añe El infierno de los espejos y el aquí conocido como El hombre que viajaba con un cuadro en relieve que antes fue llamado El viajero con el cuadro de las figuras de tela. Teniendo en cuenta que hablamos de las desaparecidas ediciones de Jaguar y que pasamos de la traducción de Juan José Pulido a la de Diego Aguilar no creo que haya tampoco mucho más problema. Sobre todo porque los que nunca se hayan encontrado con él y quieran conocer los famosos relatos de este maestro del suspense y lo macabro más vale que salgan deprisa a por él. Y ahora volveré a gritar su nombre.

,- Cada día es del ladrón de Teju Cole, ed. Acantilado

naca275web

El éxito de la anterior obra de Cole, Ciudad abierta, creaba muchas expectativas sobre lo que seguiría. Más aún al ver que teníamos una obra breve (de menos de 150 páginas, la mitad de su obra anterior) y que, de nuevo, había un poso autobiográfico con una persona a medio camino entre Nigeria y Estados Unidos. Aunque si la anterior obra hablaba de lo que significa ser nigeriano en América aquí se invierte, nos centramos en la mirada -a ratos horrorizada, otros divertida- de alguien que ha pasado años en Estados Unidos y que ahora vuelve a Nigeria y la observa con una curiosidad del que la recuerda pero se siente extraño. Bien es cierto que Cole, criado en Nigeria, nació en suelo estadounidense, quizá por ello resulta tan interesante su puno de vista; pero lo importante, la forma de expresarlo, el humor, la historia cercana y diferente… todo lo que hacía interesante su anterior novela… todo eso vuelve a estar presente aquí.

El libro de las brujas editado por Katherine Howe, ed. Alba

9788490652244_1

El subtítulo de este monumental trabajo de Katherine HoweCasos de brujería en Inglaterra y en las colonias norteamericanas (1582-1813), deja bastante claro lo que ofrece el volumen. Un repaso de casos y personas reales, una serie de métodos de investigación e interrogación -por llamarlos de alguna manera- y, en resumen, un repaso de aquellas persecuciones tan extensas que mediante una labor de edición para mostrar una panorámica de todo lo que fue aquello, se nos muestra de manera tan clara que aún siendo un ensayo histórico se podría leer como un conjunto de cuentos.

El tango de Jorge Luis Borges, ed. Lumen

h402592

La siempre entretenida búsqueda de inéditos da pie en esta ocasión a toda una serie de conferencias de Borges reunidas aquí junto con un código QR -porque este es el Futuro- para aprovechar que aún se puede sacar algo más de dinero al asunto. Y, de paso, leer -y escuchar- algunas de esas charlas. Sólo les ha faltado ilustrar más el libro.

El hombre que cayó en la Tierra de Walter Tevis, ed. Contra

bowie_3d_low-802x1024

Aprovechando la coyuntura Contra recupera la historia de Walter Tevis que fue adaptada al cine y que podría entrar en la sección de fantástico frente a sus obras más… mundanas: El color del dinero, El buscavidas, Gambito de reina, etc… El resultado es sobre todo curioso, se nota que le interesa menos el hecho en sí que las reflexiones que sobre él pueden realizarse. Y ese es el asunto.

El chal de Cynthia Ozick, ed. Lumen

h402059

Aquí, sin embargo, sí han sabido reunir la idea de texto ilustrado para aprovechar el que quizá sea el relato más conocido de Ozick y expandirlo en una obra de regalo con el que poder hacer la autora a otra persona.

Tardía fama de Arthur Schnitzler, ed. Acantilado

tardiafam

Schnitzler,  siempre interesante, usa esta obra para reflexionar sobre el paso del tiempo en el mundillo literario. La fama relativa que se va convirtiendo en otras cosas y que es solo uno de los ingredientes de un mundillo lleno de egos y broncas, algo que unir a las reflexiones nostálgicas para decidir si realmente merece la pena esa nostaliga o ese mundillo.

Autorretrato de Édouard Levé, ed. Eterna Cadencia

TAPA-Levé- AUTORRETRATO

El artista Levé fue pintor, fotógrafo y también escritor. En unas de sus obras escritas se acercaba a la ficción, otras -como esta- exploraban su personalidad y vida. Y con lo complicado que parece todo ello su forma de abordarlo, de manera breve, casi como si estuviera haciendo un breve repaso par aun vecino de asiento, logra ir mostrando no solo esa vida, también su propia posición ante muchos de los asuntos artísticos que le interesan.

Cuentos de Roald Dahl, ed. Anagrama

xthumb_15190_portadas_big

Por un lado, Alfaguara publicó hace unos años unos Cuentos Completos de Dahl. Por el otro… Anagrama reúne aquí sus libros de cuentos, por aprovechar la posibilidad y la efeméride. Luego ya que cada cuál elija.

Patria de Fernando Aramburu, ed. Tusquets

portada_patria_fernando-aramburu_201606301025

Empecemos con el repaso a las apuestas editoriales. Por ejemplo, Tusquets está a tope intentando convencernos de que esto de Aramburu no solo no ha pasado antes sino que, además, no es como otros libros del mismo autor. Por eso es su apuesta para el regreso.

Botas de lluvias suecas de Henning Mankell, ed. Tusquets

portada_botas-de-lluvia-suecas_henning-mankell_201608291733

¿O su apuesta es esta última novela de Mankell? Posiblemente esta vez sí la última.

,- Tocar el agua, tocar el viento de Amos Oz, ed. Siruela

9788416854059_l38_04_l

La apuesta de Siruela es no esperar a octubre para sacar la última novela de Amos Oz.

La carne de Rosa Montero, ed. Alfaguara
eal26211

En Alfaguara se han ido a los amores maduros de pago y Rosa Montero para tratar de lanzar lo suyo.

La jugada de mi vida de Andrés Iniesta (con Ramón Besa y Marcos López), ed. MalPaso

iniesta2

Mientras que MalPaso ha decidido apostar por que Iniesta haga un Open -aunque aquí hay que buscar más a los autores- y tire del carro.

,- Paesa de Manuel Cerdán, ed. Plaza & Janés

l018794

En P&J están aprovechando películas, aunque aquí el libro y la película parezcan ser complementos antes que derivados.

Volar en círculos de John le Carré, ed. Planeta

portada_volar-en-circulos_john-le-carre_201605311100

Finalmente Planeta apuesta por el interés de la biografía de John le Carré. Que teniendo en cuenta todo lo que ha escrito y se le presupone vivido no me parece una idea tan descabellada.

#madresarrepentidas de Orna Donath, ed. Reservoir Books

erk09120

Uno de los ensayos más interesantes del regreso es esta discusión/debate sobre los problemas que la maternidad real conlleva al ser contrapuesta con las convenciones -¡y presiones!- sociales.

,- El universo en tu mano de Christophe Galfard, ed. Blackie Books
el-universo-en-tu-mano_3d_web

Divulgador científico de la parte astronómica, Galfard nos trae el último volumen pensado para que comprendamos mejor el resto de planetas, estrellas y cuerpos mientras explica de manera sencilla -todo lo que es posible- lo que juzga situaciones y efectos más importantes.

,- Sobornos de Ángel Viñas, ed. Crítica

portada_sobornos_angel-vinas_201606131548

Mientras tanto Viñas sigue buscando las vueltas de la Guerra, esta vez la Segunda Guerra Mundial, documentando la campaña de los Aliados para evitar que Franco se metiera en la Segunda Guerra Mundial por el sencillo método de pagar a gente para convencerle de que no lo hiciera. Y eso.

De la ligereza de Gilles Lipovetsky, ed. Anagrama

thumb_15188_portadas_big

Lipovetsky habla esta vez de su idea de La Ligereza como espíritu de nuestro tiempo tanto en contraposición con la severidad y los absolutos morales anteriores como parte de los problemas y tensiones entre la necesidad de libertad propugnada y la de establecer lazos. Esa es su argumentación, al menos.

Fuera de la ley de VV.AA. ed. La Felguera

fueraleyFábulas y leyendas de China de Norman Hinsdale Pitman, ed. Quaterni

9788494464935g-300x450

Continúa en Quaterni su colección de relatos orales clásicos que ya ha pasado por Japón y La India. De nuevo una selección que permite conocer aunque sea como primer acercamiento algunas de sus historias más populares. Que de eso se trata.

Una partida más y me acuesto de Guillermo Tato Reig, ed. Timun Mas

portada_una-partida-mas-y-me-acuesto_guillermo-tato-reig_201605251725

En principio podríamos pensar que es un repaso a aquella primera época de los videojuegos en casa. Que se mencione la nocilla nos pone en guardia, sin embargo, haciéndonos temer que lo que podía haber sido una obra -aún ilustrada- con pretensiones históricas tenga en realidad intencionalidad nostálgica. Qué le vamos a hacer.

Un juego teatral de Juanca Alegre y Mercé Galí, ed. Parramón

9788434210189

Por extraño que parezca este libro, cuento o como queramos llamarlo, estamos ante un libro para enseñar Teatro. No las obras, sino la idea en sí de una representación teatral. Tratada en todo momento como parte de un juego y como una forma de expresión. Además, por supuesto, de estar acompañada por esas ilustraciones.

,- ¡Quiero dormir! de Michäel Escoffier y Kris Di Giacomo, ed. Kókinos

quiero-dormir

Una historia para dormir que es menos para lograr que se duerma que para explicar por qué a veces es difícil dormirse. Estando ya todo preparado surgen los ruidos, las dudas y las necesidades que impiden conciliar el sueño y esa a ello a lo que se enfrenta -o lo que trata de explicar- este libro ilustrado para los más pequeños.

Una semana más, un poco de todo. El tercer Rampo en un mismo año esta semana y la que viene un nuevo Vollman. Así que nos quejaremos de la avalancha pero será en bajito, que para algo sirve también para que salgan esos libros que nos gustan. Y mientras llega lo que anticipamos, y más apuestas, y más… cosas… Mientras todo eso llega os digo como siempre… ¡Nos leemos!


Dentro de la poco explicable idea de la BBC de resucitar series han salido ya las últimas, comenzando por la entretenida Are You Being Served? (UK) que intenta recuperar el espíritu de la original con la sutileza de un elefante. Siguiendo aproximadamente donde lo dejaron (en los noventa, tras cerca de veinte años de emisión) y con el problema obvio de sustituir el Mr. Humphries de John Inman -Que sigue libre- por la aproximación de un Jason Watkins que hace lo que puede, igual que la Mrs. Slocombe -y su pussy– de Mollie Sugden por la de Sherrie Hewson. Y eso sin contar con que hemos pasado de los dobles entendidos y las implicaciones sexuales y las rupturas de cuarta pared a un nivel en el que lo más anticuado no es el estilo de los almacenes.

Por suerte esta semana también hemos tenido buenos pilotos, aunque quizá no fáciles. El primero es el de Atlanta (USA), que no parece querer mostrar por dónde van los tiros durante gran parte de su piloto precisamente porque es eso lo que parece que va a ser su centro. No una claridad en un tema o estilo tanto como una forma de enfrentar el costumbrismo y el humor de manera que se vaya entrelazando. Asuntos de raza, clase, edad y acercamientos a la música así como juegos de narración. Hay un poco de cada y no ofrece una entrada fácil pero me parece de lo más interesante que se ha estrenado este año. Veremos cómo sigue tras estos dos primeros episodios.

Las series de espías siguen apareciendo, aunque este Berlin Station (USA) parece más cercana a una suerte de serie de acción con menos espionaje como motivo y más como excusa. Es una forma de rellenar tiempo aunque tras los últimos años este acercamiento que parece sacado de los viejos tiempos del spionistico parecen menos habituales de lo que probablemente sigan siendo.

Con Better Things (USA) me he encontrado con uno de los pocos disgustos de la semana. Tenía interés por ver lo que Pamela Adlon hacía en su serie respaldada por Louis C.K. El resultado es… cosas de madres. Todo el piloto se nos habla del personaje central en relación única y exclusivamente de sus hijas, incluso cuando está en el trabajo -que apenas son unos momentos- hasta el punto de que parece que es lo único que es. Y eso hablando de alguien que se nos ha mostrado como una actriz con una carrera si no brillante al menos estable. Al final queda la esperanza de que en próximos episodios veamos otras facetas -o una mayor variedad al menos- del personaje, que no se convierta esto en una oportunidad perdida.

Siguiendo con las ridículas recuperaciones de la BBC, al menos en Goodnight Sweetheart (UK) -ese inesperado cruce de viajes en el tiempo, comedia y algo de suspense- han podido recuperar a los actores originales (al menos los que siguieron a partir de su cuarta temporada) especialmente Nicholas Lyndhurst y aunque se han quedado en la parte cómica y el juego temporal -que ahora está entre los sesenta y la actualidad- y algunos de los chistes han caído tan fuera del tiempo como era de esperar al menos hay una pequeña posibilidad real de recuperar la serie sin destrozarla más que un poco. Así que supongo que tenemos un ganador de toda esta locura.

En teoría Harley and the Davidsons (USA)es una serie histórica sobre la creación de cierta famosa marca de motocicletas (nunca descubriréis cuál), en la práctica es casi tan creíble e interesante como aquel telefilme de Ross Perot. Y con la misma sutileza.

La sitcom de familias Home from Home (UK) es tan clásica que a uno casi le sorprende que se venda dentro de la sección de nuevas comedias. Dos familias y sus problemas y sus reflejos entre ellos… Quizá todo lo que ha evolucionado la televisión sirve para acabar en el mismo punto.

Nicole Byer debería ser considerada una estrella en ascenso si alguien le prestara atención: Desde la Upright Citizens Brigade, el espanto de Girl Code o Ladilike y, por supuesto, la webserie Pursuit of Sexiness Party Over Here hasta este Loosely Exactly Nicole (USA) ha ido convirtiéndose en una presencia más o menos habitual en la comedia estadounidense. Así que no era inesperado que acabe teniendo su propia serie con una versión ficcionalizada de su vida. Llena de energía y con un humor peculiar, esperemos que sea el siguiente peldaño de su carrera porque ofrece una energía menos habitual de lo que uno esperaría, incluso aunque esta serie no deje de ser la adaptación de un formato clásico a las necesidad de la MTv.

Hablando de adaptar cosas a la MTv, no creo que haya una sola reseña de Mary + Jane (USA) -la nueva comedia sobre traficantes/cultivadoras/vendedoras de nunca-sabrás-qué – que sea capaz de dejar de lado el parecido con Broad City. Es una versión más propia del canal pero… bueno, supongo que al menos lo están intentando.

Aquí ya sí que estamos centrados en las madres, y resulta que, además, funciona. Quizá porque  Motherland (UK) tenga a dos creadores tan ilustres como Sharon HorganGraham Linehan o por el gran trabajo que en ella realizan las cuatro madres: Anna Maxwell Martin, quizá la más protagonista, estupenda como siempre, Diane Martin -que brilla siempre- como una madre algo pasota, Paul Ready en un papel diferente al habitual actuando de amo de casa que busca ser admitido en el círculo de madres y, finalmente, Lucy Punch como madre perfecta. Los juegos y roces no se hacen esperar, a veces con unos hijos que parecen más parte del castigo de Sísifo y otra con los problemas asociados a ellos. Si logran reunir a este reparto de nuevo espero que den rápidamente luz verde para una serie.

Por contra Our Ex Wife (UK) es una vieja serie de hombre entre dos mujeres -su actual esposa, su ex- en la que parece que encuentran todos mucho solaz en que uy, la ex qué loca. Y en la falta de redaños del protagonista para básicamente cualquier cosa. A veces me sorprenden los procesos selectivos de los canales.

Con Quarry (USA) se nos ofrece una experiencia similar a la de Vietnam. Tanto por estar localizada a principios de los años setenta y seguir a dos veteranos que no encuentran su hueco en la sociedad norteamericana del momento como por lo que toca soportar. Adaptación de una novela de Max Allan Collins, un autor apropiado para ofrecer forraje, tenemos un poco de todo lo que puedes imaginar que hay en una serie de veteranos, fuerzas del órden corruptas, muertos y blablablalba. Poca imaginación, poca ruptura.

Me resulta complicado hablar del piloto de Queen Sugar (USA) porque lo que tengo que decir de ella es, muy sinceramente, poco ortodoxo: Saltaos el piloto. Vale, sí, el piloto establece quienes son los personajes, sus conflictos y blablabla. Pero lo hace TAN lento, especialmente al inicio de un capítulo con unos primeros 25 minutos que parecen pensados para que te vayas a cualquier otra serie. Y no solo eso, resulta que todo lo que van es poniéndote las fichas para lo que ocurrirá al final de ese capítulo que es, en realidad, el principio de la historia. Vale, está basado en un libro y esta es parte de la manera de establecer series que son menos -digamos- episódicas y más parte de una historia en arco. Pero ese primer capítulo es de los que hacen pensarse la necesidad de ver la serie. Y, sin embargo, una vez comienza la parte interesante de la historia, aquella que le da su título y que parece más capaz de crear y llenar nuestras expectativas… es decir, cuando pasamos al segundo capítulo, pese a que sigamos encontrando aquí y allí escenas estiradas y sobre utilización de los momentos en silencio y e las melodías como texto/subtexto/exposición al menos tenemos ya una trama a la que agarrarnos. Espero que el resto de capítulos sigan por la senda del segundo. Pero ya sabéis, si no os importa empezar con la premisa ya establecida estamos ante una serie en la que es casi mejor empezar por el segundo y luego rellenar con el primero. Todo ello sin apartar mucho el dedo del botón de avance rápido. Si me aceptáis la sugerencia.

¡Otra agradable sorpresa! No salgo de mi asombro. Pero resulta que Speechless (USA), aún cuando la mayoría de sus personajes puedan reducirse a estereotipos más o menos conocidos y estén más ocupados creando un entorno a partir del cuál continuar la serie, funciona y funciona bien. Quizá sea por los actores. Quizá sea por la manera en la que se estructura la historia buscando no empatizar o antagonizar con ellos sino, simplemente, comprenderlos. La serie rehuye el sentimentalismo al que podía haber apelado con facilidad y, en su lugar, está más ocupada en destacar de manera ligera las hipocresías que en lanzarse a la autocomplacencia. Tengo muchas ganas de ver cómo sigue.

Quizá el más desastroso de todos los programas de esta semana, Tracks (USA) demuestra la dependencia de Spike de Lip Sync Battle pero, sobre todo, la incapacidad del canal para realizar un buen concurso de una premisa interesante: Las canciones están compuestas de diferentes pistas y la forma de entenderlas y separarlas pueden servir para un buen entretenimiento. Lamentablemente ni la mecánica ni la construcción de las rondas -no digamos ya la forma en la que los concursantes se enfrentan a ellas- logra destrozar la buena idea original haciendo que unos y otros parezcan meros juguetes del destino en un momento en que cualquiera puede ganar y esas ganancias sirven de bien poco. Quizá si el canal le da una vuelta a sus reglas aún puedan sacar un buen concurso de ahí, pero la verdad es que dudo que sean capaces.

Terminamos con otra de las nuevas series, una no tan brillante como Motherland pero al menos agradable: We the jury (UK) depende más de sus actores que de su guión y los altos no siempre tapan los varios bajos -por cliché o por fallar el tiro- de su humor, pero al menos presenta un buen puñado de actores y una trama que podría llegar a tener cierto interés. Sobre todo es un entretenimiento agradable, pero no sé si eso será suficiente para que la BBC le dé una oportunidad. Yo no me opondría, pero tampoco es mi primera candidata del grupo.


¡Libros que Llegan! Dick, “Los hombres me explican cosas”, Strout y más

¡Ya hemos vuelto! Bueno… No. Ya han vuelto. Nosotros seguimos aquí, pero el descanso de los libros se ha acabado y, como de costumbre, ha arrancado con un par de apuestas para eso que llaman retrée y que las editoriales intentarán extender hasta Navidades. Sí, aún no terminaron los calores y ya estamos pensando en los turrones, como votantes cualquiera. Tenemos además algunas editoriales decididas a asaltar las estanterías a base de bien. Y no me refiero solo a La familia real. Pero también. Tranquilos, no me enrollo más que seguro que habéis vuelto con mono. Así que…

¡Que entre la pila!

Los hombres me explican cosas de Rebecca Solnit, ed. Capitán Swing

RebeccaSolnit_LosHombresMeExplicanCosas-450x702

El interés en los nuevos modos y modelos del feminismo manifestado -sobre todo en una serie de situaciones denunciadas que parecen modernas aunque lleven años produciéndose- ha facilitado también la aparición de libros divulgativos sobre el tema que, como en este caso, ofrecen visiones interesantes incluso aun cuando el que parece tema principal, el aún conocido en inglés como mansplaining,  ocupe en realidad solo una porción de las ideas e historias que abarca esta recopilación de artículos.

Gestarescala de Philip K. Dick, ed. Cátedra

CA00298401

Los inéditos de Dick no abundan y si bien aquí podríamos discutir si la edición setentera de la argentina Intersea Saic modifica más o menos esa ineditud lo que está claro es que durante décadas ha sido una obra difícilmente encontrable y que es a eso a lo que pone remedio Cátedra en una edición con una introducción a la obra y el autor que ocupa las cien primeras páginas de este volumen, acompañada por unas pocas notas colocadas en cinco páginas al final del mismo. Quizá esta distopía alegórica sea una obra menos conocida pero está claro que la editorial ha decidido aprovechar la ocasión.

Me llamo Lucy Barton de Elizabeth Strout, ed. Duomo.

imgManager

Nuevo libro de Elizabeth Strout. Todos los que recordamos su Olive Kitteridge estamos expectantes ante esta obra de dos mujeres, madre e hija, reencontrándose y recordando su relación en unas circunstancias más que especiales. Una forma distinta de trabajo que no tiene por qué ser malo.

Autobiografía de un sinvergüenza de A. G. Macdonell, ed. Belvedere

portada_sinverguenza

Para los que leyeron en esta misma editorial Inglaterra, su Inglaterra no resultará sorprendente el sentido del humor de Macdonell, su mala baba al hablar -casi diríamos que juzgar- a sus compatriotas. Y si aquella tenía a Lo Inglés como dardo de sus burlas aquí lo son los políticos. Algo en lo que podemos reconocernos más allá de los pueblos. El que protagoniza esto es un trepa de la peor especie, peor aún que el Leslie Titmuss de John Mortimer, casi comparable solo al Alan B’Stard de Rik Mayall, si bien menos deliberado en sus acciones. Y es que este Edward Fox-Ingleby es tan mezquino y rastrero y a la vez tan político en sus movimientos que casi dan ganas de compararle con los que se mueven ahora. ¡Tal es su catadura! ¡Tan tremenda la sátira!

Tres días y una vida de Pierre Lemaitre, ed. Salamandra
Tres dias y una vida_135X220

Empezamos con la sección de vientos de la rentrée, esas obras que -como decía antes- tienen a las editoriales sin parar de promocionar. Y aunque en el caso de Salamandra el trimestre se presente apretado y lleno de sucesos, con un Harry Potter en breve, no hay duda de que traer este Lemaitre que habla de la culpa y que examina tres momentos de un individuo ante ese hecho violento, es sin duda un buen principio.

Las chicas de Emma Cline, ed. Anagrama
Cq7_jrFWcAA2Bs5

Quizá no hayáis oído hablar de esta. Puede que hubiera hecho falta un poco más de publicidad para que no pase desapercibida. En cualquier caso, Anagrama confía en esta historia sobre unas chicas y una secta para arrancar el movimiento. Habrá que ver si el movimiento se parece al provocado en Estados Unidos.

Brújula de Mathias Enard, ed. Literatura Random House

ERH32068

Publicar un Goncourt siempre da su parte de caché así que esta suerte de libro de viajes más o menos sentimental e imaginario a oriente -próximo- posiblemente aproveche para reclamar la fama.

El río sin descanso de Gabrielle Roy, ed. Hoja de Lata
Cubierta_riodescanso

La escritora quebequesa se presenta con este enorme drama sobre una madre soltera inuit y los problemas para criar a su hijo en territorio casi virgen. Curiosamente se precede por tres relatos llamadas Novelas esquimales que presentan un contexto previo para entender la historia. Así que… bienvenida sea.

Horizonte móvil de Daniele de Giudice, ed. Ático de los Libros

196-large_default

Podríamos considerar esto como un libro de viajes extremo, la narración de un viaje a la Antártida que incluye, además, la recreación de anteriores viajeros en famosas aventuras del Siglo XIX y XX

Portal o la ciencia del videojuego de Eva Martín Cid, ed. Héroes de Papel

Portal-MockUpRetail-800x655

Un completo estudio sobre los dos videojuegos que procura analizarlo antes como un ensayo que como una guía buscando resaltar no solo todos aquellos aspectos que podríamos considerar ocultos sino, sobre todo, reflexionar sobre su propósito e importancia.

Loco de Paco Loco, ed. Hurtado & Ortega

faja-loco-e1471768570235

La vida del productor musical Paco Loco contada por él mismo y llena de anécdotas e historias de las bambalinas de la industria musical española, en todo lo que vale y pesa.

Beatlebone de Kevin Barry, ed. Rayo Verde

BEATLEBONE_CAST_BAIXA-201x300

 

En esta curiosa novela Barry -al que quizá recordéis de Ciudad de Bohane– narra una relación casi psicológica entre John Lennon y su isla en Irlanda. Sí, no una sino su. Todo ello con un fondo sobre la creatividad y el bloqueo, y los fantasmas del pasado en sus diversas posibilidades. Porque parece que siempre hay algo más que se puede sacar de los integrantes de los Beatles.

Trump: Ensayo sobre al imbecilidad de Aaron James, ed. Malpaso

Trump_Novedad

Podríamos comenzar con la discusión de si este sonoro imbécil es lo suficiéntemente cercano al asshole del título original, pero lo realmente importante aquí es el análisis del comportamiento bufo e intolerante y cómo sirve incluso como atracción para parte del público que entiende esa falta de medida, conocimientos y su defensa de una anti-intelectualidad aprovechando sus privilegios para mostrarlo como contrapartido a ello.

Perro (Vida de Rainer María Rilke) de Albert Roig, ed. Galaxia Gutenberg

9788481097399

He aquí una biografía de Rilke que aprovecha la figura al fondo de su perro para intentar mostrar una narración distinta de su vida. Puestos a realizar el acercamiento al menos hay que reconocer la originalidad.

De noche, bajo el puente de piedra de Leo Perutz, ed. Libros del Asteroide

arton1777

Recuperación, tantos años más tarde, de este clásico centroeuropeo, contraposición de las historias de las personas frente a la de los historiadores que mediante varios relatos unidos intenta que conozcamos mejor a sus protagonistas históricos. Una obra estupenda por lejana que parezca de nuestra idea actual de novela histórica.

Cuando llega la luz de Clara Sánchez, ed. Destino

portada_cuando-llega-la-luz_clara-sanchez_201605261624

El gran lanzamiento de Planeta, la continuación de aquel thriller que tanto éxito tuvo como premio Nadal de Lo que esconde tu nombre.
Los herederos de la tierra de Ildefonso Falcones, ed. Grijalbo

EGR54625

El gran lanzamiento de PRH, la continuación de aquella novela histórica que tuvo tanto éxito de La catedral del mar.

Seis de cuervos de Leigh Bardugo, ed. Hidra

978841638758

El gran lanzamiento de Hidra, nueva saga -estilo Doce del pátibulo en universo fantástico, nada menos- de la autora de aquella novela fantástica juvenil que tuvo tanto éxito de Sombra y hueso.

El rey escualo de R. Kikuo Johnson, ed. Fulgencio Pimentel

portada1

Fulgencio Pimentel decide intentar acercar los cómics a los pequeños y comienza con esta obra de colores llamativos y línea clara. A ver si tienen suerte.

El paseo de Antón de Juan Berrio, ed. Bang

m3es-170

Tras su paseo por el zoo ahora Antón va por la ciudad intentando evitar los problemas de su gorro. Un cómic mudo del gran Juan Berrio que recupera a sus personajes en un nuevo álbum para la colección Mamut de Bang.

Como veis, un poco de todo. Y estas son solo las primeras salvas. Con deciros que para la semana próxima tendremos un nuevo Rampo Edogawa. Pero no os pongáis nerviosos, que hay muchas más cosas en las próximas semanas y no es cosa de ponerse anticipativos a tope. Mejor disfrutar de lo que tenemos ahora. Así que ya sabéis, hasta la semana que viene… ¡Nos leemos!


Yo estaba esperando la tercera temporada pero me he encontrado con un Vimeo Original. Perdón, no he empezado por donde debería… The Midnight Beast ha sacado un piloto: All killer (UK). Aquí iría esa primera frase mía, y ahora sigo: Es una ficción que reúne a un grupo de estudiantes, un club de canto y una muerte más que sospechosa. Teniendo en cuenta que, en teoría, estaban preparando esa tercera temporada y que esto de aquí no parece tener más continuación que comprobar cuanta gente estaría dispuesta a pagar por verles no tengo muy claro lo que nos están proponiendo. Pero mira, a mí tampoco me desagrada. Cierto es que alguna de las nuevas canciones parecen compartir estilo con alguna de las antiguas -es decir, Spotlight es básicamente Life is a musical con nuevas letras- y que esto de comenzar un misterio a ver si lo explican o qué es una cosa muy de… bueno… de la televisión de toda la vida, la verdad. Así que echadle un ojo por lo menos al trailer y si os gustó su serie lo mismo poner 3€ no es tan descabellado. Luego ya veremos. Pero con el año de asesinatos que llevamos casi mejor esto.

All Killer from The Midnight Beast on Vimeo.

Dentro de las cosas que uno nunca puede estar seguro de cuándo se estrenan están muchas series de animación que parecen no importar lo suficiente a las cadenas como para darle una parte de su espacio. Como ha pasado con Atomic Puppet (USA), que se supone que se estrenó en julio pero que yo no he encontrado hasta hoy, y casi de cualquier manera. Parece que esta producción externa a Disney hubiera sido contratada más por rellenar que por auténtico interés. Y la verdad, el nivel medio de la producción no es gran cosa -probablemente porque la misma premisa tiene las patas cortas tanto en sus posibilidades como en su originalidad- pero tampoco acabo de entender yo estos ninguneos. Por hablar un poco de la serie en sí: Un superhéroe acaba reducido a muñeco-calcetín que solo recupera sus superpoderes -compartidos- cuando se lo pone su más mejor fan. Luego ya enemigos del antiguo superhéroe y un antiguo sidekick que parece estar siempre ahí para molestar.

Para mi sorpresa The Collection (UK) ha aparecido como de ningún lado y me ha llamado la atención. Veamos… Se trata de una coproducción de la BBC y la France Télévisions que ha acabado en Amazon Prime aún no tengo muy claro cómo. Producida por ambas -la BBC en su versión BBC WorldWide– junto con Amazon Studios además de Federation EntertainmentLookout Point (los de su Guerra y Paz). El resultado de toda esta locura es, para mi sorpresa, más bien positivo. Estamos ante un culebrón de época en el mundo de la alta costura -y aquí se nota que uno de los showrunners es Oliver Goldstick, uno de los responsables de Ugly Betty, Lipstick Jungle o Pretty Little Liars– en el París de postguerra. Siendo la guerra la Segunda Guerra Mundial, claro. Solo que la serie no empieza con modelos y pruebas o grandes desfiles sino con un cadáver. El showrunner, como decía.  De modo que mezclando cosas de unos y otros saca a dos hermanos con su empresa y sus problemas, uno artístico y el otro empresarial, monta muchos líos que eso siempre está bien, saca a un par de actores que ponen empeño – especialmente Mamie Gummer, aunque el que esté Michelle Gomez por ahí seguro que tampoco sobra- todo ello mientras contrapone la época gris con las intenciones estilísticas del mundo de la moda ,y al final acaba siendo un poco como aquello a lo que parece tantas veces que aspiran las series nacionales. Queda por ver por dónde tirará, pero al menos deja con ganas de más.

La BBC está en medio de un caos propio. La lucha con/tra los tories por el control o destrucción de las televisiones está en unos niveles que desde Margaret Thatcher no se veían. Y mientras en la cadena intenta recuperar el prestigio tocando el arpa o, en este caso, reclamar su posición en las telecomedias. El plan, que ya iré explicando en los varios pilotos suyos de esta semana, incluye la presentación de nuevas comedias. De momento llega la primera The Coopers vs the Rest (UK), sitcom familiar de adopciones y diversidad que es agradable y no mucho más pero que al menos cumple con la parte de la diversidad casi tanto como con lo agradable de lo mismo, lo que no sé es si intentan batir un récord en dejar claro que los niños son adoptados. Pero al menos permite lucirse a Erin Kellyman, una de esas actrices juveniles que solo saben criar en UK.

Cómo estaremos que hasta los canadienses sacan sitcom. Bueno, sitcom o algo, la verdad es que me he visto un par de veces el piloto de Four in the Morning (CA) y presupongo que es una comedia porque se supone. Hay algunos momentos visualmente bonitos -sí, así de triste es la mejor clasificación posible que se me ocurre- y creo que intentan que parezca que tiene un toque de magia. No magia en plan fantástico, claro, sino en plan realismo mágico. Yo qué sé, imagino que para alguien será una serie de culto pero yo no le he visto la gracia.

Y hablando de cosas sin gracia, la nueva serie de animación de Comedy CentralLegends of Chamberlain Heights (USA), es de lo más lamentable que me he encontrado últimamente. No sé por qué se supone que este grupo de perdedores deberían hacerme empatizar con ellos en una obra con una animación lamentable y unos guiones extraordinariamente flojos incluso para el estándar de la bro-comedy. Ahora, si os hacen gracia enormes cantidades de clichés manidos enterrados en sexismo, racismo y otras perlas… yo que sé, lo mismo que salga baloncesto os hace gracia.

Siguiente apartado de la locura de la BBC y las sitcoms. Con la excusa de que Hancock’s Half Hour pasó de la radio a la TV en 1956 y que fue el primer gran éxito de la sitcom británica han decidido que van a celebrar este año los sesenta con varios fastos. El ya ciutado de estrenar series nuevas, que ya ves tú, la aparición de documentales y programas especiales que aquí los estamos esperando, y dos iniciativas más. La primera es Lost sitcoms (UK), que pretende recuperar capítulos nunca antes emitidos -unos por haberse perdido, otros por decisiones ejecutivas- de algunas de las series más representativas de la casa. A saber, el propio Hancock, Till Death Us Do Part -que es por la que han empezado- y Steptoe and Son. Al menos de momento. De esta manera nos recuerdan su magnífico pasado con influencia por terceros -al fin y al cabo las dos últimas darían lugar a los éxitos estadounidenses  All in the Family y Sanford and Son– y, de paso, se permite el juego de colocar a actores actuales en las partes del pasado. El resultado es… bueno… como una obrita de teatro en agradecimiento de alguien. Tiene su encanto pero no llega ni a demostrar la importancia de la misma. En fin, al menos es un intento de algo diferente…

…porque el otro método que les quedaba es mucho más suyo de ellos pero no sé yo si mucho mejor. ¡Hacer una continuación! Así que un puñado de series de éxito de toda la vida en lugar de ver repetido un capítulo han visto cómo encargaban un piloto en forma de continuación, me malicio que por aquello de que si les funciona seguirán. Entre los elegidos está Porridge (UK), que lo hace pasando el relevo a un sobrino de Fletcher encerrado ahora por delitos informáticos y… bueno… no mucho más. Cuanto menos se compare con la original mejor, sobre todo porque por un lado habría que contextualizarla y por el otro es difícil de superar.  Pero, en fin, las ideas de la BBC.

Mientras tanto en Irlanda han estrenado Smalltown (O) (IR), que es el drama humano-familiar de pueblecito pequeñito del que un par de chavales marcharon cuando tuvieron oportunidad pero ahora han vuelto y uy, los que se quedaron y uy, los que se fueron y muchos sentimientos a flor de piel y mucho dramón. Supongo que a su público le gustará.

En la ITV han decidido ponerse que mientras la BBC está con la comedia ellos se pueden poner con la cosa histórico-biográfica y se han sacado de la manga Victoria (UK), obra a mayor gloria de Jenna Coleman que de momento se supone se quedará en sus primeros años, ascensión al trono y boda con el Príncipe Alberto. Luego ya veremos. En cuanto a mi opinión sobre la misma: Es sorprendente lo que pueden parecerse y diferenciarse a la vez en estas cosas las televisiones de allá y de acá.

Terminamos con otro de esos extraños spin-off de la BBC, Young Hyacinth (UK), precuela de la tan inglesa como mordaz Keeping Up Appearances que intenta explicarnos de donde saldría Hyacinth, sus ideas y manierismos y su manía de aparentar. Bueno… supongo que como serie podría ser peor, pero se queda lejos de la mala baba original. Y estamos hablando de una serie con tanto tiempo que aquí sí que podrían haber tirado por la actualidad e intentar ofrecernos de nuevo una comedia sobre las apariencias antes que intentar recuperar esa idea de un personaje más grande que la vida, sobre todo si lo vas a mostrar en formación aún. Como si Patricia Routledge fuera replicable.