¡Libros que Llegan! Enríquez, “Desaparición en la Roca del Diablo”, Pym y más

Tal y como decía la semana pasada, ha sido acabarse la Feria de Madrid y que a las editoriales les entrara el gusanillo de publicar. Es curioso cómo hemos pasado de una situación hace no tanto tiempo en el que era durante la Feria cuando las editoriales presentaban sus novedades para el verano a la situación actual de intentar que en la Feria funcione lo publicado la para Feria y luego ya seguir avanzando cosas. Pero, bueno, lo importante es que han salido novedades más que interesantes y que nos pondremos a ellas en cuanto diga…

¡Que salga la pila!

La hermana menor de Mariana Enríquez, ed. Anagrama

Que estupenda esta biografía. Un repaso a la figura de Silvina Ocampo, la menor de las Ocampo, una figura central en las letras argentinas que, sin embargo, ha parecido encontrarse siempre en relación a otras, empezando, claro, por su propia hermana. Por suerte la gran Mariana Enríquez ha escrito esta obra, no muy extensa pero sí muy susanciosa, para recorrer su historia, entrar en las luces y sombras e intentar reivindicar su figura literaria más allá de su figura física. Comprar.

Un poco menos que ángeles de Barbara Pym, ed. Gatopardo

¡Otra novedad de Barbara Pym! Doblete de amor y comedia en la que la segunda está mezclada con la primera y ambas con una descripción de la vida universitaria que demuestra las muchas maneras que hay de abordar las novelas de campus y, sobre todo, a sus pobladores. Comprar.

Desaparición en la Roca del Diablo de Paul Tremblay, ed. Nocturna

 

Que Tremblay es un gran autor de terror ya lo demostró en Una cabeza llena de fantasmas, ahora lo que viene es a rematar con este libro, demostrando que su mezcla de misterio y terror, su capacidad para crear personajes cotidianos y para que sea precisamente lo más terrible no lo que tiene más apriencia sobrenatural sino las pequeñas tragedias asociadas, sea lo que acabe reinando. Y, con ello, un nuevo autor de terror al que poder disfrutar en español. Comprar.

Más trabajo para el enterrador de Margery Allingham, ed. Impedimenta

Parece que el buen tiempo ha hecho aflorar el policiaco del pasado, de ahí que tengamos ya una nueva entrega de las tribulaciones de Albert Campion, de nuevo con todo el humor y saber hacer de esa Reina del Crimen que fue Margery Allingham. Quede con esto más que recomendado para todos los que quieran pasar un estupendo rato con uno de esos clasiquísimos Mysteries tan británicos. Comprar.

La rapsodia de la Gata Holmes de Jiro Akagawa, ed. Quaterni

Hablando de continuaciones, ¡ya ha llegado la tercera de la Gata Holmes! Esta vez la peluda detective, su incompetete amo y la siempre perspicaz hermana de este se las ven con una amenaza en una concentración de músicos. Con el tono ligero que caracteriza a la serie y esa brillante manera de enlazar hechos cotidianos, procedimental y misterio a la japonesa, siempre es una buena noticia. Comprar.

Y de Yesterday de Sue Grafton, ed. Tusquets

¡Una letra más del alfabeto! Se supone, sí, que la última. No seré yo el que de por hecho que la famosa Z is for Zero no acabe biendo la luz aún con enmiendas de algún otro escritor, pero de momento esto es lo que hay y, por eso mismo, debemos aprovechar el momento para disfrutar todo lo que Grafton y su Milhone nos han dado durante todos estos años. Comprar.

Azul de Prusia de Philip Kerr, ed. RBA

Seguimos con género negro y con creadores desaparecidos que dejan testimonios póstumos. Aquí ya sabemos que kla próxima (y última) novela de Bernie Gunther aparecerá. Pero eso no quita para que esta obra, a caballo entre el inicio de la Segunda Guerra Mundial y  ese mediado de los ’50 que en tantas cosas parecían comunicarse, es un elemento importante en la historia de este investigador alemán que intenta hacer lo correcto en los momentos más oscuros de su país. Comprar.

Normal de Warren Ellis, ed. Alianza

Sí, es ESE Warren Ellis. Otra de sus novelas. Una en la que nos habla del futuro, de sus posibilidades para verlo venir, de cómo tratarlos y, sobre todo, de lo que ocurre cuando querer desvelas un misterio va dando lugar a otros. De todo eso sale este breve thriller que combina elementos de misterio con un muy particular acercamiento a las distopías que podrían llegar. Comprar.

Philip Trent y el caso Trent de E.C. Bentley, ed. Siruela

Tras el éxito de la primera parecía inevitable que acabara saliendo esta segunda obra. Bien es cierto que en comparación con el proceso original (que vió aparecer la novela tras más de dos décadas de la primera y gracias a que el escritor experto en vinos H. Warner Allen.colaboró con Bentley en la que sería -esta vez sí- la última novela del detective) tampoco nos ha llevado tantoy al final parece que lo importante es lograr recuperar cierto de ese encanto de la original. Comprar.

Los eduardianos de Vita Sackville-West, ed. Tusquets

¡Otra recuperación que nos alegra! Aunque la autora es más conocida por Toda pasión apagada y por su propia vida, no podemos despreciar esta historia de privilegio e hipocresía en la que la perspectiva de romper con la sociedad se presenta no sólo como algo deseable sino,a demás, como algo complicado. Una de esas obras que reflejan tanto una época como una situación perfectamente extrapolable a otros momentos de la existencia. Comprar.

Misericordia Auxiliar de Ann Leckie, ed. Ediciones B

¡Concluye la trilogía! En este año de ver rematadas trilogías de SciFi toca esta vez la exitosa de Leckie que promete tanto seguir mostrándonos la problemática de los pronombres como la demsotración de lo colectivo dentro de la ficción científica. Comprar.

Las cárceles que elegimos de Doris Lessing, ed. Lumen

Hasta ahora para leer este libro de ensayos publicado a finales de los ’80, Prisons We Choose to Live Inside, teníamos que recurrir a la edición mexicana de Fondo de Cultura Económica Las cárceles elegidas.Así que ahora llega, por fin, en edición con traducción española, dispuesta para que los lectores de ahora podamos adentrarnos en los pensamientos que entonces la autora tenía. Parecía complicado, pero poco a poco se van rellenando las obras de la Premio Nobel. Comprar.

Stop-Time de Frank Conroy, ed. Libros del Asteroide

Con poco más de treinta años Conroy publicaría esta suerte de memorias noveladas que incluían una importante manera literaria de tratar esa historia propia, desde las zambullidas en la mente hasta las distintas maneras de expresar y expresartse, toda una obra capaz de aunar interés en lo que contaba con alegría pro lo que estaba experimentando y que llevó a su autor a… no escribir durante una buena época. Pasó a trabajar en sectores… digamos menos notorios de la literatura,  como el Iowa Writers’ Workshop, animando a escritores más jóvenes y buscando la manera de realizar creaciones menos tradicionales. Al final esta obra sería su mayor legado y, además, un ejemplo de todo lo que iría enseñando a tantas generaciones de creadores después. Comprar.

Sevilla y la casita de las pirañas de Nazario, ed. Anagrama

Otro que sigue contando su historia es Nazario, estamos ya aquí en el segundo volumen de sus memorias por si alguien quiere seguir conociendo su versión de lo sucedido. Comprar.

Soft Power: Heroínas y muñecas en la cultura mediática de Asunción Bernárdez Rodal, ed. Fundamentos

La publicación de estudios que en otros casos irían más hacia el ámbito acedémico es algo de lo que debemos alegrarnos. O, al menos, algo de lo que yo me alegro. Si hace tres años se presentaba de esta misma autora Mujeres en Medio(s) ahora nos toca el análisis de esas figuras que nos venden una historia de las mujeres y su comportamiento, esa mezcla de subtexto y propaganda que algunos parecen no haber notado aún que existe. Así que al menos con esta obra tendremos la perspectiva académica del asunto. Comprar.

Historia crítica de la Literatura Infantil y Juvenil en la España actual (1939-2015) de Jaime García Padrino, ed. Marcial Pons

Hasta el momento las publicaciones de Jaime García Padrino sobre la literatura infantil y juvenil en España solían estar dentro del espectro académico asociado a la Universidad de Castilla – La Mancha con títulso como Así pasaron muchos años… (En torno a la literatura infantil española), o su colaboración en diferentes publicaciones sobre el tema. Posiblemente su obra más generalista sobre el tema sería la publicada por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez Libros y literatura para niños en la España contemporánea a principios de los ’90.  Así que podemos considerar este enorme volumen -en todos los sentidos, como se suele decir- una mejora y expansión. Por hacerlo dentro del catálogo de Marcial Pons y por lo que tiene de creación indispensable para hablar del tema, incluso cuando haya lugar para la disensión. Tanto el repaso, extenso, como su contenido, intenso, hace de este uno de esos volúmenes que parece mentira que hasta ahora no hayamos tenido. Comprar.

Muhammad Ali de Sybille Titeux de la Croix y Amazing Améziane, ed. Flow Press Media

De nuevo uno de esos cómics en gran formato contando una historia a la altura del mismo, en este caso la biografía de Ali. Para que luego se hable de hacer ediciones a juego con su contenido. Comprar.

El monstruo de las profundidades de Pedro Mañas y Luján Fernández, ed. SM

Sexto número de la colección, que se note que esto está funcionando a todo trapo. Comprar.

Lise Meitner de Mónica Rodríguez y África Fanlo, ed. Vegueta

¡Otro de los libros de Vegueta sobre figuras clave de la ciencia! Una de esas colecciones pensadas para ir enseñando a los más pequeños las historias de grandes genios y que, en esta ocasión, se centre en la física Lise Meitner. Puede parecer una inicitiva menos centrada en los niños que en los educadores, pero no creo que esto sea algo necesariamente malo. Comprar.

Y hasta aquí hemos llegado, una semana más. No diré que la última por una temporada porque, a ojo, creo que tendremos algo de movimiento hasta por lo menos principios de julio, pero mucho me temo que a partir de aquí va a ser todo la pedrea de lo que no ha llegado a tiempo. En cualquier caso, llega el nuevo Dicker, la recuperación del Juncal de Jaime de Armiñán, y alguna sorpresa esperable más… Pero eso será, de nuevo, la semana que viene. Mientras tanto, una vez más, centrémonos en lo que ya tenemos por aquí y, hasta la próxima ocasión, como siempre… ¡Nos leemos!


Y tras el chaparrón de la semana pasada este sólo tenemos una serie. De verdad, quien les entienda… En fin, no sólo es una serie solo sino que, además, es Strange Angel (USA). Una cosa que James Cameron ha perpetrado para la CBS (All Access, concretamente) y que tiene ese toque de algo cuidado en su producción pero cuya historia no podría ser más tostón. Probablemente porque el protagonista está cerca de lo insufrible. Hay como cinco posibilidades en este primer capítulo, la primera es la historia de este insatisfecho macho que lo que quiere es cosas de referencias vagamente fálicas y pulp, entre cohetes ¿espaciales? y exotismo de baratillo que refuerza su idea de ‘el hombre’. que nos lleva a la segunda, su insatisfecha esposa que siempre le está justificando. Si no fuera una obra de Cameron hubiera pensado que nos están preparando para la revelación de que el protagonista es no-heterosexual o impotente o ambas. Pero me temo que no, que el problema es que su vida cotidiana le blablabla. Y ahí entran sus dos amistades masculinas. Eh, ya os he dicho que parecían estar preparando algo. Por un lado, su compañero de sueños espaciales, que es el que sabe de esto. Sí, el protagonista tiene ‘visiones’ de grandeza pero ninguna formación para llevarlas a cabo, ni ganas. Así que, ahora que lo pienso, quizá estemos ante una precuela no de Rocketeer sino de Elon Musk. En cualquier caso, el otro compañero es un recién llegado escritor arisco y reclusivo de obras pulp. Como no hay personajes que no sean blancos en el reparto -probablemente porque su ambientación histórica a principios del S. XX hace que aún no se hubieran descubierto otras razas- no sabemos si la idea es que sea más Lovecraft o más Howard. Me inclinaría por lo segundo pero en realidad tampoco se le ve tratar bien a ninguna mujer, así que a saber. Todo lo cuál nos lleva a la última de las tramas. Tenemos al protagonista, su mujer y sus dos amigos, el último de los cuales parece estar abriéndole a nuevas posibilidades. No, no, en serio, no va por ahí. O no lo parece. Lo que hace es llevárselo a vivir aventuras y a que se cuelen en piscinas cerradas y se den baños… ¡En serio que no tiene pinta de que vayan a tirar por ahí! La cosa es que este tipo de situaciones hace que el insufrible protagonista decida que tiene más valor y puede hacer cosas y, en una de estas, interrumpa en una especie de ritual de una secta, con sus túnicas y sus cuchillos y todo eso… Vale, quizá sí que sea un poco más del primero. En cualquier caso parece que no le da mucha más importancia al hecho, posiblemente porque le vemos alucinando la realidad en otras ocasiones. Y, oye, si llega ese nivel en el que no sabes si tienes o no un puma delante de tus narices has superado en incapacidad a Kim Bauer, así que quizá deberías preguntarte si realmente quieres vivir aventuras. Pero bueno, eso, que parece que nos van a meter algo de exotismo con la cosa rara esta. Y menos mal. Luego todo será que se pongan Sax Rohmer en su tratamiento de la diversidad, pero, de momento, es el único punto de agarre que se me ocurre puede tener este despropósito. Quiero decir, sin que lleguemos a considerarlo Serie de Culto, claro.


¡Libros que Llegan! Telgemeier, “Joe Shuster”, Taylor y más…

Seguimos con la actual tendencia de no sacar libros durante la Feria del Libro de Madrid. En fin, supongo que la inversión de tendencias tiene estas cosas, de ser unas semanas con mucho movimiento a la situación actual. Aunque parece que la próxima semana intentarán recuperar el tiempo perdido. Eso sí, mientras tanto siguen saliendo algunas novedades, y de ellas alguna la publican amigos:

En este caso se trata de Francisco Serrano, joven autor que nos presenta una obra corta con el tema de la Cli-Fi, es decir, Ciencia Ficción Climática, en parte aventura, en parte alerta. ¡Toda una narración! Comprar.

Pero no solo ellos, también hemos tenido nuestra habitual ración de novedades interesantes. Esas que permiten que, una semana más, diga yo aquello de…

¡Que entre la pila!

Pocas cosas merecen más la pena que recomendar cómics para jóvenes, aquí recomiendan que sea a aprtir de los 10 años pero ya sabemos que son más recomendaciones que otra cosa. Aquí con un fondo de musicales, teatro -y, sobre todo, lo que es el equipo técnico- además por supuesto del amor en los tiempos modernos. ¡Así que más de esto! ¡Mucho más! Comprar.

Un alma cándida de Elizabeth Taylor, Ed Gatopardo

Diré lo que digo siempre, ¡que bueno que alguien se esté molestando en recuperar los libros de Elizabeth Taylor para el lector actual! Aquí, por ejemplo, sobre alguien que se nos presenta como cándida, como bondadosa, dentro de un mundo que vamos viendo que parece haberse construido a su alrededor. Hasta que llega una persona con una visión -y opinión- diferente que no está dispuesta a seguir el juego. Así, mediante personajes bien cosntruidos y una mezcla de humor e incomodidad, es como Taylor crea sus historias agridulces. Comprar.

 

Joe Shuster de Thomas Campi y Julian Voloj, ed. Dibbuks

La -triste, por supuesto- historia de uno de los creadores de Superman, de toda su vida de trabajo (o trabajos, según) y sus problemáticas no sólo con la creación -que algo hay- sino, sobre todo, con el sistema que se ocupó de apartarle del dinero que reportó a muchísima gente. En fin, otra de esas historias sobre gente que cambian el medio a cambio de visibilidad. Comprar.

El consumo de patata en Irlanda de Flann O’Brien, ed. Nórdica

¡Recopilatorio! Como los tres libros que incluyen – La boca pobre, La vida dura y La saga del sagú de Slattery – me aprecen estupendos y muy variados, permitiendo ver todos los estilos de O’Brien (costumbrismo humorístico, ensayo y creación esxperimental) para comprender por qué es uno de los más célebres y celebrados, no digamos ya influyentes, autores irlandeses, resulta muy sencillo recomendarlo con entusiasmo. Comprar.

Publicado anteriormente en España con el título de Naomi, en lugar de con este más fiel al original,  estamos ante la versión de lo que el autor considera de la occidentalización como moda y de las relaciones entre hombres y mujeres, por transformativas que resulten. Cosas. Comprar.

Luz perfecta de Marcello Fois, ed. Hoja de Lata

Concluye la trilogía de los Chironi con este remate de la narración tanto como de la misma familia. Comprar.

Las gafas negras de Amparito Conejo de Guillermo Roz y Oscar Grillo, ed. La Huerta Grande

Muy peculiar creación, a medio camino entre la novela negra, el cómic y el libro ilustrado. Todo ello con un humor negro muy afilado, entre los modelos antiguos de hacer los policiacos y la experimentación. Comprar.

Perversiones decimonónicas edición a cargo de Jorge Avilés Diz, ed. Albatros

La ruptura de la norma en el Siglo XIX, tanto en sus aspectos más espirituales como en otros, digamos, más… carnales ( la pornografía, el fetichismo, la homosexualidad, la pedofilia, el sadomasoquismo, etc…) que permiten hacer un repaso a todo lo que significó de quiebra y fundación de la modernidad. Comprar.

Inolvidables de Luise Berg-Ehlers, ed. Maeva

Un -tan ilustrado como ilustrativo- repaso a todas esas autoras que crearon los personajes y mundos que configuraron las lecturas de jóvenes durante años, antecediendo en muchas ocasiones a la creación de la etiqueta de literatura infantil y juvenil. Una oportunidad para el descubrimiento, la visibilización y el recuerdo. Comprar.

 

Otra de esas vueltas a historias clásicas, en este caso a la de Caperucita. Contada desde una perspectiva distinta de las infinitas posibilidades de la lectura y sus remezclas. Demostrando que siempre hay una manera nueva de aprovechar un clásico. Comprar.

Como véis, no son muchos pero son intersantes. Y,a demás, preparan el campo a la llegada del desembarco pre-vacacional que, ahora sí, llegará con un nuevo Margery Allingham y su Albert Campion, con Misericordia Auxilia -el final de la trilogía de Ann Leckie-, con el tercero de La gata Holmes, con la biografía que Mariana Enriquez dedicó a Silvina Ocampo, con novedades de Paul Tremblay, Barbara Pym o Doris Lessing, con la segunda parte de la autobiografía de Nazario o con un nuevo caso Trent de E. C. Bentley.Y alguna sorpresa más. Como veis las novedades de la semana que viene están muy a tope. Pero, una vez más, eso será la semana próxima. Mientras tanto disfrutemos de los libros que ya tenemos y, hasta entonces, también como siempre… ¡Nos leemos!


Que semana más loca, tras la sequía de las dos últimas llegan nueve series nuevas y todas estadounidenses. La primera de las cuales es esta American Woman (USA) que parte de algo tan improbable como el pasado de una de las estrellas de una de las Real Housewives. Con un trasfondo de feminismo y liberación femenina y un reparto comandado por Alicia Silverstone y que incluye a Mena SuvariCheyenne Jackson.Y el resultado, que podía haber sido una Mad Men de vía estrecha, resulta una agradable sorpresa. No es que sea una revolución, pero sí parece tener ideas claras y algo que contar, que ya es. Además de un reparto para que ilustrar lo que le interesa y hacernos pasar por alto agujeros y obviedades. Podría haber sido mejor, sí, pero es mejor de lo que apuntaba.

Por extraño que parezca hay remakes de todo tipo de obras, por ejemplo en Condor (USA) le toca turno a la película de Sydney Pollack con guion de Lorenzo Semple, Jr. y David Rayfiel Los tres días del cóndor. El resultado es tirando a rutinario, no es mediocre pero sí que suena a algo mil veces visto, y no me refiero a la propia película original. Pero supongo que para la gente que tenga mono de series de espías de corte clásico, tratadas con cierta seriedad y hechas de manera que disimule lo más posible un presupuesto limitado, será un descubrimiento.

En Marvel/ Disney aún no han perdido la esperanza con las series para TV,por extraño que parezca, aunque lo realmente sorprendente es que el público aún no haya perdido la esperanza. Para poner de nuevo a prueba la paciencia está Cloak and Dagger (USA) que es un compendio de las peores decisiones que se pueden tomar en una serie. Es cierto que elegir Capa y Puñal ya era una elección complicada, son unos personajes a los que es más fácil convertir en Bajona Aburrida Anti-Drogas que en héroes con problemas, pero lo cierto es que da la sensación de que los productores se vieron Runaways y tomarón notas de todo lo que funcionaba, para hacer al revés. Ni el flashback, ni la excusa para los poderes, ni los personajes nos importan lo más mímimo, la acción se presupone, los clichés eran ya aburridos en los ’70 y la incapacidad para meterse en materia hace que uno sospeche que, además, también han decidido cagarla en todo lo que Black Lightning hace bien. Todo eso y la incapacidad para reproducir las pintas de los personajes originales. Cierto es que eso es casi una mejora en el caso de Puñal, que siempre ha parecido que llevaba una capa de tipex por encima, así que el desplazar la objetivización sexual hacia Capa es casi un cambio bienvenido -aunque, la verdad, si vas a hacer eso te puedes ahorrar una escena de intento de violación, opino-  pero lo que no tiene sentido es que un personaje que se llama Capa y cuyo ‘uniforme’ es una capa que normalmente poco más que la cabecita deja ver… no lleve capa. En serio, si The Cape fue capaz de ofrecer un personaje central CON CAPA aquí no debería haber sido TAN difícil. Pero parece que ese es el destino de las series de televisión de Marvel, ser peores que The Cape.

Adaptar uno de mis libros favoritos del año tiene el peligro de las comparaciones. En el caso de Dietland (USA) logra salvarlas por el método tradicional de ofrecer algo que logra ser complementario y, a al vez, divergente. Mucho uso del humor y de las posibilidades visuales -animaciones incluidas- para dejar claro el contexto satírico -no nos vayamos a encontrar con otro caso como el de El Club de la Lucha– a la vez que nos ofrece toda la mala leche y reflexión de la obra original. Apoyado, además, por un reparto impresionante, especialmente en su vertiente femenina. Especialmente su protagonista, Joy Nash, y, por supuesto, Julianna Margulies haciendo una construcción de personaje que casi como su imagen pública -o como la versión malvada de la añorada Cat Grant de Flockhart–  pero también, y cada una en su estilo, desde la brillante Tamara Rinue a Erin Darke o Robin Weigert, Un gozo. Y uno necesario, teniendo en ceunta que el tema centrla es el peso y toda la construcción social entorno al culto al cuerpo. Es una alegría que salgan obras como esta.

Hay que reconocerle a Facebook el seguir intentando hacer… lo que quiera que sea que están haciendo. Al menos esta vez con Five Points (USA) no están haciendo un remake sino algo… ¿original? Por supuesto están intentando darle al público adolescente, que si algo ha demostrado lo de Netflix es que lo más interesante para la viraliad y esas cosas son las obras adolescentes -no hay más que ver la diferencia de sus inicios a sus actualidades- de modo que Facebook se salta esa primera época y ha tirado directamente por hacer un espantajo ya mismo. En teoría es una misma historia contada a través de los puntos de vista de distintos protagonistas que aportarán información diferente. En realidad resulta poco probable que puedan hacerlo porque contar las cosas en tercera persona tiene esto, puede ser más o menos difícil empatizar con ellos pero la narración es la misma. Claro que teniendo en cuenta que el nivel general es más de producción primeriza que de una serie creada por un gigante muchimillonario. Pero, en fin, supongo que esto es a lo que vamos ahora.

Hablando de Netflix y sus cosas para adolescentes, en la novedad animada The Hollow (USA) logran algo tan difícil como ofrecer la que puede ser la peor serie de su catálogo y probablemente incluso la peor serie animada que he visto en una buena temporada. Plana en todo; desde un guión que es más estúpido de lo que podría parecer posible teniendo en cuenta lo inteliente que quiere ser, a esa mezcla de idea de mezclar Lost y una escape room  (¡ni siquiera Dragones y Mazmorras!) a unos personajes centrales que de puro esquemáticos parecen hechos con palotes a un animación que parece incluso incapaz de animar esos palotes. El nivel es tan bajo y todos los aspectos son tan insufribles que he llegado a considerar que fuera algún tpo de adaptación de las animaciones flash de un juego de puzzles. Porque no soy capaz de entender que nadie haya puesto dinero para esto. O, que habíendo lo puesto considere que es mejor estrenarlo que enterrarlo en el desierto.

Terminamos la trinidad de ‘a ver si le sacamos pasta a los chavales’ con YouTube Red y su Impulse (USA), entendiendo como tal “a ver quién saca la peor”. Lo bueno es que esta de YouTube no es tan mala como las de Facebook y, sobre todo, Netflix. Lo malo es que no es por falta de ganas sino porque la competición viene a tope. Pero, eh, es mejor también que la de Marvel. Por ejemplo, aquí los poderes los tiene todo el rato, de manera consistente y tienen una función extendida a lo largo del piloto que es, sí, expositivo de situación y personajes pero no el desastre aburrido de la otra. ¿Qué es lo que sí que tenemos entonces? Pues a una adolescente a la que una situación traumática -sí, otro intento de violación, yo qué sé, conento me tienen- desencadena unos extraños poderes de teleportación -sí, también aquí hay teleportación- pero con un trasfondo para los mismos que se va insinuando acercándola más a Jumper que a una obra tradicional superheróica. El piloto deja la sensación de que podría haber potencial aquí, pero que se han decidido por usar todos los tópicos y clichés antes que ofrecer algo realmente interesante. Pero, por suerte para ella, en el contexto de esta semana el tuerto es el rey.

La joya de esta semana es Pose (USA). Un gran programa doble con Dietland en el que, sorprendentemente, esta es la de Ryan Murphy. Posiblemente la versión más contenida que haya visto de él. Mucho más cerca de sus America Crime Story pero con un tratamiento -no exento ni de cierto humor- que si fuera posible en él diríamos que es más serio. Parece tomada más como una oportunidad para expresar la idea de todo un movimiento, educar en lo que sucedió en los ochenta y hablar tanto de grandes temas como de al gente que estuvo en aquel momento, cediendo su espacio precisamente aquellos que no suelen tenerlo (hay como media docena de intérpretes trans, la mayoría de ellos racializados y, por supuesto, queer)  y es algo que se nota también que sucede detrás de las cámaras.con Janet Mock como asesora y escritora, y la presencia de gente como Our Lady J en la escritura. Pero es que, además, el casting está estupendo. MJ Rodriguez en el papel protagonista, Dominique Jackson como su antagonista, Indya Moore en el papel perfecto para robar escenas y aquello que se suele llamar un amplio elenco que incluye también papeles -no muy agradables pero sí agradecidos- para actores blancos que atraigan a ese otro público y cuenten esa otra historia: Evan Peters, porque claro que tenía que salir en esto el actor fetiche de Murphy,Kate Mara como su mujer y James Van Der Beek como su jefe en un ejercicio de TRUMP!smo total -que nos recuerda no solo a su mentor Roy Cohn (lo que hace inevitable recordar también Angels in America, claro, sino también aquello de los polvos y los lodos)  – ofreciendo así una visión global de una época en la que los balls, lo queer, el inicio de la crisis del VIH, y mil cosas más se iban interconectando y retroalimentando. Y así, al final, Ryan Murphy ha logrado hacer una serie que aprece de las de toda la vida pese a estar hecha como nunca.

Terminamos la semana con Succession (USA), que es una cosa así, sencilla, una pequeña mini que vale para rellenar un domingo por la tarde o algo así, pero poco más. Te la pones mientras plancha, no hay que prestarle mucha atención, te cuenta una historia familiar de lujos, empresas y maniobras por el poder, sale algún actor conocido, notas el parecido con los Murdoch… Yo qué sé. No es como para prestarle atención, pero tampoco ofender tenerla de fondo.


¡Libros que Llegan! Michael Frayn, “Payasa”, Louisa May Alcott y más.

¡Segunda semana de Feria! Cómo cambian las cosas. Esta, que solía ser una de las semanas de novedades más importantes para libros pasa a convertirse en un inicio de despoblación para el verano. Parece que ya los grandes grupos pasan y los pequeños están a sus cosas. ¡Eso no significa que lo que haya salido sea malo! Sólo que ha salido menos. Y la verdad es que casi me alegro. Pero no os doy más la chapa, vamos ya con el…

¡Que entre la pila!

Al final de la mañana de Michael Frayn, ed. Impedimenta

Volvemos a tener con nosotros a Frayn, un gran escritor cómico británico posiblemente más conocido para el público general por haber escrito la obra Noises Off  que sería interpretada con éxito en múltiples ocasiones y daría lugar a la película ¡Qué ruina de función!, al que de cuando en cuando tenemos la oportunidad de ver publicada alguna cosa por aquí. En este caso tenemos una gran sátira periodistica, de esas que comienzan mostrando la mediocre vida del protagonista para empezar a disparatar a partir de ahí, en este caso con la forma de funcionar de los tertulianos. Porque, claro, hay cosas que tampoco vamos a esperar que cambien. Comprar.

Tras la máscara de Louisa May Alcott, ed. dÉpoca

Recuperación años después de uno de los libro de intriga escritos por Alcott, una obra de intriga doméstica con todo el sabor de la época que sirve tanto para recordarnos que no fue una autora de una sola obra como a veces parece que se piensa, como para que no olvidemos que esas intrigas en ambientes de familia son uno de los elementos fundacionales del género negro. Y ahí estamos. Comprar.

Payasa de Monica Drake, ed. Carmot Press

No es este un libro fácil en su clasificación, o quizá sí. ¿Aceptamos la existencia de un Clown Noir? Porque esa es la mezcla que nos proponen aquí, la que reúne el humor del cine clásico americano -sobre todo el mudo, peor no solo- con el género policíaco a la americana, quizá no exactamente hardboiled pero sí muy reconocible, de modo que lo que aquí nos llega, con una protagonista que intenta triunfar en el mundo de los payasos mientras se va metiendo en líos, y navega por entre los peculiares secundarios que van apareciendo. Comprar.

Notas desde un manicomio de Christine Lavant, ed. Errata Naturae

Duro pero necesario parece la forma más sencilla de hablar de este libro, recuerdo de un internamiento breve en una institución psiquiátrica que supuso muchas cosas para su autora, la poeta Christine Lavant, pero, sobre todo, una manera mejor de comprender si no a sí misma al menos sí al mundo que la rodeaba. Una obra, como decía, muy dura por el examen interno de la salud mental, de sus instituciones asociadas y de la necesidad de encontrar una manera de seguir luchando. Comprar.

Arte Duty Free de Hito Steyerl, ed. Caja Negra

¡Vuelve Hito Steyerl! ¡Bravo! Más reflexiones sobre la imagen, sobre el mundo digital, sobre el arte en general, especialmente en sus nuevas manifestaciones, pero, sobre todo, de cómo todo eso se relaciona entre sí y con la realidad capitalista mundial. La historia del arte como fuente de creación a través de la manipulación y de su uso capitalista ocupa espacio igualmente en estas reflexiones. Como decía, ¡bravo por SteyerlComprar.

El tutor de Anna María Bunn, ed. Tres Hermanas

La primera novela publicada en Australia fue escrita por una mujer y tuvo un resultado curioso cuanto menos. Entre la novela gótica y la comedia de costumbres, con ideas románticas en medio que van virando al melodrama de época. En resumen, una creación de lo más original teniendo en cuenta, además, que su forma es al de novela epistolar. Bienvenidas sean estas oportunidades editoriales. Comprar.

La desaparición de Edith Hind de Susie Steiner, ed. Siruela

Gran ejemplo de ese British Noir que tenemos ahora, con su protagonista de vida privada caótica y un caso que le sirve tanto de presión como de alivio. Con la diferencia de que en este caso no estamos ante un asesinato sino ante una desaparición. Una desaparición muy peculiar, sin duda, pero desaparición al fin y al cabo. Y, a partir de ahí, una bien construida trama que aprovecha aquello de que las primeras 72  horas tras una desaparición son cruciales para meterle sensación de urgencia al texto. Comprar.

Historia de la ciencia ficción en la cultural española con edición a cargo de Teresa López-Pellisa, ed. Iberoamericana Vervuert

Tremendísimo texto este, y también extenso. Se trata de un estudio de la Ciencia Ficción en España. Dentro de sus aspectos culturales, como indica su título, y dividido en catorce capítulos redactados por diversos especialistas en los temas tratados reunidos aquí para componer esta monumental obra. Una de esas a partir de las cuales todo lo que queda es crecer. Comprar.

Catorce conferencias en la Universidad Sverdlov de Alexandra Kollontay, ed. Cienflores

Seguimos con esta semana especial en lo ensayístico con la recopilación de conferencias dadas por Kollontay que podríamos agrupas bajo el tema Mujer, Economía y Sociedad y que resultan tan interesantes – e inesperadas- como alguien podría esperar de tema semejante. Que no se diga que a España no llegan libros particulares. Comprar.

Soy Ozzy de Ozzy Osbourne y Chris Ayres, ed. Es Pop

Los amigos de Es Pop acaban de recuperar la biografía/ autobiografía/ memorias de Ozzy Osbourne tras años de que estuvieran descatalogadas, así que aquí las tenemos en edición renovada y mejorada, y listas para su disfrute. Comprar.

Después del Rock de Simon Reynolds, ed. Caja Negra

Normalmente no avisaría de reediciones, pero en una semana tan tranquila, y tratándose de un libro de Reynolds… ¿Por que no? Comprar.

Curiosidades de Benjamin Lacombe, ed. Edelvives

Terminamos con un librote a medio camino entre los catálogos de arte y las miradas al proceso de creación artística en el que vemos ilustraciones diversas de los trabajos de Lacombe y, además, el proceso de composición o de pulido de muchos de ellos. Quizá sea un libro para fanes, pero estos quedarán indudablemente encantados. Comprar.

Como veis, breve pero intenso. Y si esta semana os parece los diarios de Cheever, o novedades de Flann O’Brien y Elizabeth Taylor, en una muy tranquila última semana de Feria. Pero eso será, como siempre, la próxima semana. Hasta entonces, ya sabéis, a leer lo conseguido esta y, mientras tanto… ¡Nos leemos!


A estas alturas voy haciéndome a la idea de que cierto tipo de animación cómica adulta nunca me gustará. Incluso cuando entre medias pueda haber gente que me cae bien como Kat Dennings, cierto es que en Dallas & Robo (USA) su peso es compartido con John Cena y la WWE está por detrás produciendo pero, yo qué sé, no es la peor de las animaciones, hay actores de doblaje que son interesantes entre todo el batiburrillo… Pero no, una vez más me parece un humor básico, tirando de clichés y considerando que el trazo más grueso logra las carcajadas mayores. Yo qué sé.

La NBC saca su primera serie del verano -casi diría que la primera de las generalistas, pero fíate de ellas- pero se podía haber quedado en casa porque Reverie (USA) es ese ejemplo de total para qué. Mundos creados de recuerdos y una especialista en negociación de rehenes que es animada a volver al trabajo pese a su traumático pasado para descubrir qué está sucediendo y… en fin, estoy seguro de que la cantidad de clichés y préstamos de películas y series varias ya os ha quedado clara en tan pocas líneas.

Por suerte tenemos la clásica acumulación de talento de la BBC para compensar esta semana. Porque esta A Very English Scandal (UK), una miniserie sobre escándalos políticos y homosexualidad en UK, Podemos resumirlo en que protagonizan Hugh Grant y Ben Whishaw, dirige Stephen Frears y guioniza Rusell T. Davies Así que la acumulación de gente para contar esta historia de amenazas, política y homosexualidad acaba casi en un grandes relatos. Pero, sobre todo, en una historia muy recomendable, incluso aunque no fuera -además- real.

 


¡Libros que Llegan! Lois Duncan, “Distópicas” / “Poshumanas”, NoViolet Bulawayo y más

Bueno, pues ya estamos en ese territorio de la Feria del Libro de Madrid que con tanta lógica justifica justifica un aluvión. De libros, quiero decir. Y entre ellos, unas cuantas novedades de las que hacen seguir estando interesado en leer. Así que vamos a ello tras el clásico:

¡Que entre la pila!

Blackwood de Lois Duncan, ed. Nocturna

¡Por fin! El regreso de Lois Duncan es una de esas cosas que parecía que nunca iba a volver. Así que supongo que habrá que agradecer a la adaptación a película, que ha logrado con más éxito que cuando Sé lo que hicisteis el último verano o Secuestrando a la Señorita Tingle.  En este caso las amenazas son menos directas, pero la Reina del thriller adolescente nos presenta otro de sus obras de suspense. Y si esto significa el inicio de una recuperación del resto de su obra, pues bienvenida sea. Comprar.

Distópicas / Poshumanas de VV.AA., ed. Libros de la Ballena

Uno de los grandes proyectos de la actualidad es recuperar esa visibilidad que nunca deberían haber perdido las escritoras. Y uno de sus grandes logros es esta antología en dos volúmenes que hace un repaso por algunas de las más destacadas autoras españolas que lo han transitado desde el S XIX hasta la actualidad. Separación temática que, sin embargo, permite ofrecer una mirada complementaria, un todo, que reivindica y pica nuestra curiosidad, además de presentarnos nombres, nuevos y antiguos. Si queréis saber más sobre la iniciativa podéis hacerlo echando un ojo por aquí, pero lo más importante es que sepáis que esto existe. Comprar. Comprar.

Necesitamos nombres nuevos de NoViolet Bulawayo, ed. Salamandra

Siempre parece que hay libros en los que lo que importa es lo duro de lo que cuenta, y colocan ahí el verismo. Es cierto que en este caso también la historia es dura, pero no parece más importante eso que el relato que hace, de una infancia en un Zimbabue que tenía problemas pero que aún permitía que las cosas avanzaran, aún en condiciones adversas, a un cambio en el país que políticos y militares parecen indistinguibles y que acaba llevando a familias enteras a huir a otros países, como en este caso que llevó a la protagonista a Detroit para descubrir allí que ni siquiera en países más ricos la situación es fabulosa. Y eso es precisamente lo que da valor a este libro, no las constantes desgracias, sufrimientos y penalidades aligeradas por algún momento feliz, sino la necesidad de replantearnos las condiciones en las que, allí pero también aquí, tiene que sobrevivir la gente. Comprar.

Hecho en Saturno de Rita Indiana, ed. Periférica

Historia de personajes -es decir, centrados en ellos y su evolución, pero también en su entorno como modificador y espoleante del mismo-  a caballo entre islas y revoluciones ideal para comprobara como sigue la evolución de Rita Indiana. Comprar.

El rostros en el espejo de Mary Elizabeth Braddon, ed. La Biblioteca de Carfax

Una de las grandes escritoras victorianas, conocida sobre todo por su contribución a la novela sensacional y los inicios del género de suspense es recuperada ahora aquí para servirse y servirnos cuentos góticos de tinte sobrenatural. El tipo de iniciativa por el que tenemos que dar gracias una vez más a la editorial. Y apoyar con la compra, claro. Comprar.

Hoy todo será distinto de Maria Semple, ed. Alianza

María Semple es una grande, su ¿Dónde estás, Bernadette? fue una novela diferente que lograba reunir el humor con una estructura moderna para contar una historia de familia. Y ahora, con este Hoy todo será distinto, nos vuelve a poner en el centro de una familia de estructura en apariencia clásica pero llena de contradicciones internas que intenta, de nuevo, avanzar para mejor por muy complicado que pueda llegar a ser. Que lo es. Así que lo que podría haber sido simplemente una historia sobre una mujer desastrosa acaba desarrollándose en algo distinto. Comprar.

El párroco de Vejlby de Steen Steensen Blicher, ed. Ardicia

Recuperación, tantos años después, de esta historia breve que el danés -probablemente más conocido por Leonora– creó a principios del S XIX en lo que podría ser uno de los antecedentes del género de misterio. Al fin y al cabo tenemos una acusación de asesinato y un juicio sobre lo sucedido que va añadiendo personajes, para luego ser visto de otra manera en una narración posterior, complementaria pero también modificadora de aquel suceso inicial. Así que lo que nos acaba quedando en esta obra breve es un ejemplo de esos giros y ballets de trama que acabarían cristalizando en la moderna novela de crimen… tantos años antes. Comprar.

El futuro es historia de Masha Gessen, ed. Turner

De la Rusia de los ochenta hasta la actualidad, la historia de la deriva post-soviética del país hacia el autoritarismo, la confusión y destrozo de algunos de los preceptos más interesantes que había dejado la época anterior y, en general, la traición a esa excusa con la que se liquidó el anterior régimen, llevándole a una cara hacia fuera que no se corresponde con el auténtico paso de aperturismo y comunicación con Occidente a un nuevo puesto antagónico y represivo. Todo ello a través de las voces de aquellas personas jóvenes aún cuando esto comenzó a suceder y que se han encontrado ahora atrapados por la contradiccion. Muy interesante y lógicamente galardonado. Comprar.

El terror y otros relatos de lo extraño de Arthur Machen, ed. Valdemar
El ritual (Cuentos tardíos) de Arthur Machen, ed. Reino de Redonda

Siempre a favor de las recopilaciones y recuperaciones de Machen. No tengo muy claro cómo es posible que hayan acabado llegando dos en la misma semana, o por qué, pero sí de que me parece una gran noticia y me alegro de que se haya creado esta oportunidad. Comprar. Comprar.

Mujer entra por la izquierda de Jessica Brockmole, ed. Alba

Dos líneas temporales, el inicio de Hollywood, la amistad femenina y los viajes son algunos de los temas de esta novela en la que la autora ha querido mostrar un mundo que parece lejano pero que demuestra que la unión entre mujeres siempre ha sido su mejor baza para la supervivencia. Comprar.

Denuncia inmediata de Jeffrey Eugenides, ed. Anagrama

Ah, sí, nuevo libro de relatos que hace doblete como apuesta editorial. Supongo que interesante para aquellos a los que guste la obra anterior de su autor. Comprar.

Poética para acosadores de Stanley Elkin. ed. Contra

Parece que Elkin salta de La Fuga a Contra con la recuperación de este conjunto de cuentos de mitad del S XX en el que podemos ir conociendo esas historias duras pero con humor negro que han caracterizado a Elkin, siempre interesado en esas obras que llevan más allá del borde a algunos personajes que no encajan pero que pueden mostrar una perspectiva moral más allá de su desencanto. Comprar.

El favor de la sirena de Denis Johnson, ed. Literatura Random House

Es una forma curiosa de celebrar un aniversario, pero aquí tenemos, en el de su muerte, un recopilatorio de esas últimas piezas póstumas que Johnson compusiera. Así que supongo que es un regalo para sus seguidores. Comprar.

Mary Wollstonecraft/ Mary Shelley de Charlotte Gordon, ed. Circe

Grandísima biografía sobre dos mujeres, madre e hija, que marcarían tantos y tan distintos campos culturales y sociales. Una historia no siempre bien conocida pero, sin duda, interesantísima. Comprar.

Guerra y trementina de Stefan Hertmans, ed. Anagrama

Del diario a la narración, una mirada interna convertida en obra que mezcla lo real con la perspectiva delas generaciones posteriores permitiendo así que unas memorias sirvan también como explicación y trasfondo de las vivencias de un siglo. Comprar.

Cómo acabar con la contracultura de Jordi Costa, ed. Taurus

Jordi Costa y sus cosas de la cultura ¿independiente? ¿underground? ¿alternativa? española. Y es importante toda la frase porque lo segundo es casi el tema en sí mientras que lo primero es lo que nos está diciendo lo que vamos a encontrar. Comprar.

 

Lejos del corazón de Lorenzo Silva, ed. Destino

Otro habitual, una nueva historia de Bevilacqua y Chamorro. Comprar.

Relatos de gatos de VV.AA., ed. Quaterni

Siguiendo con la idea de reunir antologías temáticas aquí tenemos a alguno de los más importantes e interesantes autores japoneses –Akutagawa, Dazai, Miyazawa, Terada y Kosakai– escribiendo sobre gatos. Aunque echemos en falta a Soseki, claro. Comprar.

Aru Shah y el fin del tiempo de Roshani Chokshi, ed. Hidra

Cuando Rick Riordan dijo que no se sentiría cómo realizando libros con el trasfondo de panteones mitológicos que tenían sus series con aquellos cuyas tradiciones no le resultaban familiares le ofrecieron la oportunidad de supervisar un sello propio en el que añadir a autores de distintos entornos que sí estuvieran familiarizados con ellos y pudieran aportar algo por su parte. De ahí que hayamos tenido esta novela juvenil sobre el panteón hindú que, además, sirve para conocer -y animar a que se traigan aquí otras de sus obras- a la autora Roshani Chokshi. Así que no parece mal acuerdo en absoluto. Comprar.

Pequeños grandes gestos por la ciencia de Francisco Llorca e Iker Ayestaran, ed. Alba

Siguiendo con lo habitual de la colección toca ahora un pequeño repaso a los momentos y movimientos importantes que ayudaron a definir, mejorar y hacer avanzar la historia de la ciencia. Que siempre es un gran tema, claro. Comprar.

El lobo con botas de El Hematocrítico y Alberto Vázquez, ed. Anaya

Nueva entrega de los cuentos de Hematocrítico y Vázquez, tan recomendable como de costumbre y esta vez con una lectura doble, por un lado sobre el merchandising y el capitalismo, por el otro sobre la parte divertida de jugar. De modo que la historia -y sus brillantes ilustraciones- acaben teniendo no sólo una sino varias enseñanzas. Comprar.

¡Hasta aquí! Como véis, otra semana de Interesante y Variado. La que viene estará más tranquila, uno de los cambios recientes de tendencia, que antes aprovechaba la primera semana de junio para estar a tope y ahora ha decidido que con tenerlo antes mejor. Aún así tendremos algunas novedades interesantes como Tras la máscara de Louisa May Alcott, el regreso a nuestras estantería de Michael Frayn, nuevos libros como Notas desde un manicomio, Mercaderes de la duda o la recuperación de las memorias de Ozzy Osbourne, entre otros. Pero eso será ya la semana próxima. Como siempre, aprovechemos para leer lo que nos ha dejado ya esta y para despedirme con el clásico y habitual: ¡Nos leemos!


Es curioso cómo funciona esto de la globalización. Y no me refiero a que esta semana sólo tengamos un estreno y sea australiano. Es más que el trailer de Foxtel -el canal australiano- está bloqueado para fuera de este país, de modo que me he puesto a buscar y he acabado encontrando que este Picnic at Hanging Rock (AU) acabará siendo emitido para gran parte del resto del mundo por Amazon. Bueno, al menos nos llegan las novedades. Supongo. Por lo demás, esta puesta al día del magnífico libro de Joan Lindsay tiene el problema de siempre, competir con una versión audiovisual anterior. Si, además, se trata de una versión tan sugestiva como la de Peter Weir, más complicado todo. Probablemente por ello el resultado sea… bueno…. aceptable. No llega ni de lejos a los dos referentes y aunque los actores parezcan estar a tope queda la sensación de que en realidad no tenían un plan claro de lo que iban a hacer, o lo que querían. En fin.