¡Libros que Llegan! Okamoto, “Días sin final”, Formica y más…

¡Pues aquí estamos! En una semana con muy pocas novedades y entre el follón de La Noche de los Libros y el de El Día del Libro. Así que permitidme que no me extienda mucho más, que hay mucho jaleo por en medio, pasemos ya al:

¡Que entre la lista!

La grulla doliente de Kanoko Okamoto, ed. Quaterni

Obra breve pero sustanciosa, versión quién sabe hasta qué punto real del encuentro de Okamoto con Ryunosuke Akutagawa en la que, con el conocido esquema del breve encuentro, va deslizando ideas sobre la opresiva sociedad que empuja al suicidio y los cambios de la occidentalización progresiva de la sociedad japonesa, incluyendo a sus mujeres. Comprar.

Días sin final de Sebastian Barry, ed. Alianza

Mucho más una novela con la historia de fondo que otra cosa, y es que desde las Guerras Indias a la de Secesión, las idas y venidas de dos amigos y los diferentes horrores bélicos, o las valoraciones amorosas, irán configurando una obra que aunque localizada en el Estados Unidos de la segunda mitad del S XIX logra tratar multitud de temas diferentes. Comprar

A instancia de parte de Mercedes Formica, ed. Renacimiento

Tercera obra que recupera la editorial de un personaje tan interesante como Formica, falangista desde sus inicios y, sin embargo, gran impulsora de cambios en las leyes para su modernización buscando arreglar algo la desigualdad de las mujeres. Como artífice de lo que sería conocido como La Reformica y también como novelista, conocerla -incluso desde una visión crítica- parece importante. Comprar

Un bosquejo de familia de Mark Twain, ed. Sloper

Por difícil que pueda parecer, aún quedaban obras de Mark Twain por ser traducidas al español. Como este recopilatorio de recuerdos centrados en su familia. una variante diferente, más memorialista, que nos presenta a un Twain más íntimo, aunque igual de divertido. Comprar

La epifanía de las 3 a:m de Brian Kiteley, ed. Pálido Fuego

Por extraño que parezca este libro es una suerte de guía de ejercicios para la creatividad de los escritores. Una suerte de cuaderno de vacaciones pensada para la gimnasia mental. Dirigida, por tanto, no a los que quieran algo para leer, sino para escribir. Comprar

– Un domingo en el campo de Pierre Bost, ed. Errata Naturae

Tranquilos, que esta semana no toca otra novedad más del campo. O no exactamente. Porque aquí tenemos una pequeña obra, profunda y sutil, sobre una reunión familiar -sí, campestre, vale- en la que los diferentes personajes, sus reacciones y sentimientos, son realmente los que más importan. Una obra emotiva hasta niveles increíbles, más allá del arte y la conversación. Comprar

El Grotlin de Benji Davies, ed. Andana

Nueva obra de Benji Davies, llena de su humor -aunque esta vez menos pensada para explorar los sentimientos- y con un misterio en su centro. Uno más sencillo del que podría parecer. Porque, ¿quién es El Grotlin?. Comprar

Los valientes caballeros de Fran Pintadera y Luciano Lozano, ed. Tres Tigres Tristes

Obra -¡rimada!- sobre unos valientes caballeros que intentan rescatar a una princesa. Con mucho humor y grandes dibujos a cuenta de Lozano. Una pequeña creación encantadora que ir descubriendo con los jóvenes. Comprar

Hasta aquí. Como os decía, una semana tan tranquila en los lanzamientos como loca en todo lo demás. La semana que viene no creo que vayamos a recuperar el ritmo – aunque sí que habrá novedades como La sirena y la señora Hancock de Imogen Hermes Gowar, un nuevo manga de Yoshihiro Tatsumi, otro Penelope Mortimer, algo de Esther Singer Kreitman, de Gilbert Sorrentino, los Pensamientos desde mi cabaña de No Chomei y Soseki, más Celia… – pero sí empezará a moverse un poco otra vez todo, en dirección a la siguiente parada, la Feria del Libro de Madrid. Pero para todo eso aún falta. Mientras tanto, y como siempre, os digo… ¡Nos leemos!


Semana muy breve pero… no, sólo muy breve. Eso sí, unas cosas. Todo intentos de sacar rédito en infantil de viejas creaciones. Y mira que parecería que precisamente los pequeños estarían más abiertos a cosas nuevas, pero vaya. En cualquier caso, aquí llega la nueva encarnación de Muppet Babies (USA). Menos personajes -aunque, por fortuna, un personaje femenino nuevo- y ese aspecto de CGI que pocas cosas se me ocurren que tengan peor pinta. Es decir, el intento de recuperar la magia de aquella queda demasiado calculado en las cosas que ofrecen en esta y que por ratos da la sensación de ser un juego educativo en Laser Disc. Pero, bueno, diferentes épocas. Quién sabe, lo mismo acaba estando bien.

El otro piloto de la semana es el nuevo intento de Netflix de lograr una serie infantil que funcione. Imagino que acabará pasando pero, mientras tanto, tenemos Spy Kids: Mission Critical (USA). Una creación clásica, con media docena de niños y un mínimo de diversidad, mucho rol-cliché y poco más, la verdad. Quizá la semana que viene llegue algo mejor.


¡Libros que Llegan! Jackson, “Las especias”, Wharton y más…

¡Semana de transición! Mucho más sobrellevable que la pasada -menos mal- y muchísimo más animada que la próxima. Ya sólo por el primer libro de la pila ha merecido la pena llegar hasta aquí, pero es que hay más. Historias interesantes y todo eso que digo siempre, así que puestos a repetirme comenzaré por el siempre útil:

¡Que entre la pila!

Deja que te cuente de Shirley Jackson, ed. Minúscula

¡LIBRO NUEVO DE SHIRLEY JACKSON! ¡¡¡UEEEE!!! ¡Dansa, dansa, dansa, dansa! Que alegría es siempre que llegue cualquier cosa de esta gran autora. Cierto es que esta colección de relatos, artículos y otros inéditos puede parece una elección extraña teniendo aún pendientes de recuperar -e incluso de publicar en español- obras como The Bird’s Nest, The Sundial e, incluso, Hangsaman. Pero entender el mercado nunca ha sido fácil y, mira, que sigan publicando libros de Shirley Jackson, que no sobra ninguno. Comprar.

Cuentos completos de Edith Wharton, ed. Páginas de Espuma

Hablando de grandes recuperaciones, este primer volumen de los cuentos completos de Wharton es otro ejemplo de lo importante que es darle el valor que se merece a grandes autoras. Y en cuanto lo consigamos en precios populares la popularización será exponencial. Comprar.

Las especias de Jack Turner, ed. Acantilado

Ya sabéis todos lo mucho que me gustan los ensayos sobre tema grastronómico, así que puedo recomendar este interesante estudio sobre el origen y distribución de las especias y también sobre su importancia económica, atendiendo tanto a su uso prácticamene como moneda y su utilización para demostrar poderío económico. Las especias se usaban para casi todo y su posesión justificaba movimientos exploratorios y luchas económicas… Así que en realidad más que una historia ligada a la gastronomía podríamos hablar de cómo la gastronomía estaba tangencialmente ligada a una gran historia de los movimientos de poder de las poblaciones europeas. Comprar.

Hijos de sangre y hueso de Tomi Adeyemi, ed. Molino

Luchas de poder con la magia de fondo y una ambientación africana. Un buen motivo para hacer caso a esta autora y darle una oportunidad a una saga con ecos de otras grandes historias pero un enfoque realmente diferente. Comprar.

Con la misma moneda de Verity Bargate, ed. Alba

Tras el exitazo de la tremebunda No, mamá, no era cuestión de tiempo que se publicara otra de las obras de Bargate en España. Así que aquí tenemos otra de esas escalofriantes miradas a lo que podía ser la vida de una mujer -¿en pasado?-, con internados, monjas, familias que van más allá de Lo Disfuncional y un estudio de fondo sobre la exitencia y utilidad de la amistad femenina para soportar todo esto. Comprar.

Fútbol y poder en la URSS de Stalin de Mario Alessandro Curletto, ed. Altamarea

Curioso ensayo este de una editorial recién aparecida, la historia del Spartak de Moscú entendido no sólo desde un punto de vista deportivo sino también social, con sus roces con otros equipos mayores y de respaldo oficialista y su contraposición como equipo del pueblo, equipo cercano y humilde, mal visto por los poderes oficiales. Y, a partir de ahí, también el relato del uso e instrumentalización del deporte. Porque siempre hay otra manera de mirar lo que podría parecer sólo una diversión. Comprar.

El auge de Alemania de James Holland, ed. Ático de los Libros

Enorme volumen -y aún quedaría acompañarlo de una segunda parte- en la que se habla y comenta de la evolución durante la Segunda Guerra Mundial actualizando conceptos e ideas que parecen ahora más contrastados. Por si alguien creía que ya estaba todo escrito sobre ella. Comprar.

Pura vida de Patrick Deville, ed. Anagrama

Para todos los que recuerden a Deville de Peste y cólera, aquí nos encontramos con un nuevo personaje real, en este caso del lado de los aventureros más locos, casi como un conquistador moderno si como tal entendemos a alguien capaz de hacerse por las armas con el gobierno de un país o de fundar lo que querái que fuera uno propio. Es difícil contemplarlo como un excéntrico sin más teniendo en cuenta la violencia que le acompañaba, pero lo que está claro es que demuestra la capacidad de algunos hombres para no considerar en nada a los demás. Comprar.

Cuentos completos y relatos rescatados de Edgar Neville, ed. Reino de Cordelia

Si bueno era Neville mejor aún es que también a él le haya llegado el momento en que alguien considere buena idea recuperar y reunir sus cuentos en un único -magno- volumen. Muy a favor de estas iniciataivas siempre. Comprar.

A la deriva de Penélope Fitzgerald, ed. Impedimenta

Aprovechando que estamos otra vez con la autora de La librería a tope, nos llega aquí otra de sus novelas. la que le hizo ganar notoriedad cuando logró el Booket en 1979. La historia de una madre soltera y sus hijas, que tienen que vivir en una barcaza en el Támesis por los problemas de vivienda que ya entonces eran comunes en la ciudad. Y cómo eso crea una clase especial entre esa gente que no podía considerarse arraigada. Comprar.

Las hijas del capitán de María Dueñas, ed. Planeta

Ah, sí, una apuesta que entra rozando para el Día del Libro. Sobre los exiliados de la Guerra Civil que se fueron a USA en los ’30, nada menos.Comprar.

Tierra madre de Paul Theroux, ed. Alfaguara

Y otra apuesta. Esta vez el novelón sobre una madre -o sobre La Madre, según se quiera ver- que Theroux llevaba años componiendo. Comprar.

Deep in a dream de James Gavin, ed. Reservoir Books

Biografía más que completa de Baker, lo que aportó pero también lo que hubo a su alrededor. Ya sabéis cómo va esto. Y lo que se agradecen este tipo de publicaciones. Comprar.

El arte de la ficción de James Salter, ed. Salamandra

Casi un brevario esta obra de reflexiones alrededor de la literatura, sobre todo como creación, pero también sobre influencias o asuntos económicos. Hasta puntos casi confesionales. Comprar.

Goya, lo sublime terrible de El Torres y Fran Galán, ed. Dibbuks

Muchas vueltas ha dado, pero ya está aquí. Una obra sobre Goya a medio camino entre la fascinación fantástica y el repaso histórico y biográfico de su obra. Comprar.

¡Universo! de Albert Monteys, ed. Astiberri

Recopilación de lo que parecía iba a ser solo para ordenador. O, al menos, una parte. Pero como es de Monteys y siempre es bueno tener a Monteys en papel pues eso que nos llevamos. Comprar.

Usagi Yojimbo y las Tortugas Ninja de Stan Sakai, ed. Planeta DeAgostini

Se nota el Saló en la paarición de cómics como este,que permite tener desgajado en un formato digamos más lujoso el encuentro entre dos grandes obras del cómic. No se diga que sólo sabemos quejarnos. Comprar.

Spirou y Fantasio Integral 2 de Franquin, ed. Dibbuks

Tres de las principales obras de Franquin en la serie: Hay un brujo en Champignac, Spirou y los herederos y Los ladrones del marsupilami. Posiblemente la mejor manera de hacer una primera toma de contacto con esta etapa clásica. Comprar.

Cazados de Meagan Spooner, ed. La Galera

Giro -a mejor, obviamente- de la historia de La Bella y la Bestia con un componente de actualización de temas y personajes que permite verlo tanto como una obra de eso que llaman Young Adult como dentro de un giro no sólo al romance sino también a la acción y, sobre todo, la crítica social dentro y fuera de la historia. Porque si vas a reinventar algo conocido más vale que sea para añadir algo. Comprar.

Chico conoce a chico de David Levithan, ed. Nocturna

Es bueno esto de que se vaya normalizando -y casi podríamos decir popularizando- las comedias románticas no-heterosexuales. Sobre todo cuando se cuenta como un autor con la pericia de David Levithan para conseguir hacer avanzar el género y sus circustancias. Comprar.

Bosque de Sandra Dieckmann, ed. Monsa
La historia de un oso polar en el bosque, de las reacciones de sus habitantes y de su propio comportamiento sirve como cuento pero también como posibilidad de explicar ese subtexto, por un lado el del cambio climático, por otro el de los refugiados y, finalmente, el de la gente que se mueve -o reacciona- ante ambas situaciones. De manera que no sólo se entretenie, también se habla y educa. Comprar.

¡Estela, grita muy fuerte! de Bel Olid, ed. Fineo

Hablando de lo cuál. Parece que no, pero explicar a los pequeños que hay comportamientos ante los que se pueden encontrar y que deben saber cómo reaccionar para evitar problemas mayores, saber que serán apoyados y comprendidos y que no se les juzgará, que están en un entorno seguro y que pueden. a través de esta historia, contar con ello si se encuentran en esta situación, es algo muy importante. Porque, sí, estamos hablando de tocamientos indebidos y abusos sexuales. Y eso es algo que puede pasar. Así que mejor que se haya hablado antes del tema. Aunque sea a través de los cuentos. Comprar.

¡Hasta aquí! Como véis, una muy buena semana de libros, temas e historias. La que viene, ya os decía antes, va a ser mucho más floja, que para algo es la calma antes de El Día del Libro (o La Noche del Libro, según y demás) pero aún y con eso seguro que algo llega – La grulla doliente de Kanoko Okamoto, por ejemplo- pero no os preocupéis que eso será la próxima semana. De momento esta suficiente movimiento hemos tenido, así que pongámonos con los libros que ya están por aquí y despidámonos hasta la semana próxima con el consabido… ¡Nos leemos!


Tras la barbaridad de la semana pasada esta la tenemos mucho más tranquila. Que ya se podían haber puesto de acuerdo. Pero en fin. Que sea más tranquila no significa que no haya novedades curiosas, como esta Famalam (UK), un programa de sketches de cómicos de color británicos. Con un resultado lamentablemente irregular pero con alguna buena idea y, sobre todo, con un valor claro siguendo la iniciativa por parte de la BBC 3 para dar voz a realidades que suelen quedarse fuera de este tipo de programas.

¿Sabéis eso de ‘dark & edgy’ que suele significar que se ha alejado de un enfoque humorístico y ha intentando modificar la paleta? Pues ya estáis preparados para ver el nuevo Lost in space (USA), una serie que sólo puedo recomendar a dos grupos de gente: los que quieran saber cómo quedaría Canadá con una apabullante cantidad de dinero gastada en bellos CGIs y los que se pregunten si Parker Posey puede ser una buena villana estilo Pierre Nodoyuna, pero con menos humor. La mediocridad imperante en la serie contraresta estos dos -extraños- atractivos. A ratos hasta parece que les moleste la posibilidad de que ocurra algo realmente interesante. Y es que si aquella película no era la solución está ha logrado no parecérsele pero mantener los problemas. No es una mala serie, es una serie del montón.


Terminamos esta semana de psé con In Contempt (USA), una serie de abogados que promete explorar las desigualdades basadas en la raza y que nos ofrece un más-de-lo-mismo con menos inteligencia o mordiente de la que uno esperaría -por la posibilidad dada, claro, no por el canal. Que estamos hablando del canal que ha dado el OK al remake para TV de Boomerang.- así que al final lo que se gana por un lado se pierde por el otro y nos quedamos todos con las ganas de que nos hubieran contado algo interesante. Pero, en fin, quién sabe… Quizá la próxima serie.


¡Libros que Llegan! Pedraza, “Lo que más me gustan son los monstruos”, Koja

Qué semana de locos, qué cantidad de títulos han salido, qué aluvión hemos tenido. Esta vez no es que haya la tradicional variedad y calidad, es que además tenemos cantidad. Tanto que incluso ha dado la oportunidad de sacar libro a unos amigos.

Los cinco superdetectives: Aquí no bebíamos cerveza de jengibre de Noel Ceballos y El Hematocrítico, ed. Martinez Roca

Con el fondo de las novelas de detectives juveniles y las ideas de una actualidad que compara lo que fueron con lo que son se presenta la primera aventura de estos Cinco Superdetectives que sirven tanto como afectuoso homenaje como espejo en el que comparar la juventud pasada con el presente poco tranquilizador. Comprar.

Como veis, desde ya el principio tenemos libros más que de sobra. Tanto que al final sólo he podido reducir esta lista a tres docenas de ellos. Sí, parece que el ponerse todos de acuerdo acaba trayendo estas cosas. Qué le vamos a hacer. Quiero decir, más allá de dar paso a la barbaridad con el clásico:

¡Que entre la pila!

El amante germano de Pilar Pedraza, ed. Valdemar

¡Otro libro nuevo de Pilar Pedraza! ¡Bien! Esta vez se supone que la novela es histórica pero, como siempre, eso sólo significa que lo es la ambientación, porque las artes oscuras, los grandes poderes y las necesidades más allá de la muerte siguen estando muy presentes.¡Viva Pilar Pedraza, viva! Comprar.

Lo que más me gustan son los monstruos de Emil Ferris, ed. Reservoir Books

Uno de los cómics más impresionantes que se publicaron el año pasado en USA, así que probablemente lo sea este año en España. Con un estilo peculiar, fruto del trabajazo de su autora y, sobre todo, de la intención de meternos en un mundo propio, una evocación de la juventud de la autora por medio de lo que podrían ser dibujos a boli en cuadernos. Pero ya veis qué dibujos. Y luego la historia. Una juventud marcada por el amor a los monstruos clásicos y las películas de bajo presupuesto en el que el extraño mundo alrededor, desde una familia disfuncional a unos vecinos de lo más curioso, acaba de revolucionarse con una muerte. Una que la protagonista no acepta que sea casual y decide investigar. A partir de ahí una multitud de temas e historias se van mexclando y abriendo. Con un resultado a la vez cercano y global. Por eso es uno de los cómics del año. De cualquier año. Comprar.

Cero de Kathe Koja, ed. Biblioteca de Carfax

Otra buena novedad de Carfax, esta vez con un acercamiento al terror en lo que podríamos considerar la evolución lovecraftiana noventera. Un agujero misterioso y un grupo de personajes con pocas expectativas que van montando a su alrededor una historia, en la que es difícil saber hasta qué punto ese agujero está siendo parte activa. Comprar.

Lincoln en el Bardo de George Saunders, ed. Seix Barral

Es curioso cómo funciona lo de la fama literaria. Saunders ha tenido sus altos y bajos en España desde la publicación en 2001 de Pastoralia. Y es de esperar que esta, que fuera uno de los libros destacados y premiados el año pasado, lo sea también este. De momento tenemos a Lincoln, por partida doble, porque habla de Abraham, pero también de su hijo Willie, y como, a partir del hecho real de la muerte del pequeño, asistimos a todo un proceso en esa especie de limbo que es el Bardo. De ahí la posibilidad de hablar del pasado del país, de sus retos, y también de sus culturas, de hacerlo desde el fantástico,e l dramático e incluso el humorístico y, en general, usarlo como panoplia. Comprar.

Nos vemos en el baño de Lizzy Goodman, ed. Neo Sounds

Un nuevo libro que reconstruye un momento musical interesante, en este caso la primera década del S XXI, a partir de entrevistas con sus principales responsables. Una manera de ver y entender mejor algunas acciones y muchos cambios en unos años confusos y complejos pero de gran crecimiento musical dentro de una ciudad que acababa de entrar en el nuevo siglo con un atentado terrorista. Comprar.

Maestro del Doom de David Kushner, ed. Es Pop

Probablemente uno de los juegos más famosos del mundo. Pero lo que aquí se cuenta no es sólo la historia del juego, es -sobre todo- la de sus dos creadores. Fuerzas complementarias primero y enfrentadas después, llamadas a revolucionar los videojuegos. La historia, por tanto, de toda una época que aún resuena en los videojuegos modernos. (Y en su industria). Ahora a ver si alguien se anima a publicar Hackers. Comprar.

Crónica de una explosión de Yan Lianke, ed. Automática

Yan Lianke vuelve a la carga en Automática. Uno de esos autores que parece que llevará siempre aquello de El eterno candidato al Nobel al decir su nombre, pero que, sobre todo, sirve para hablar y reflexionar sobre la situación actual de China. En este caso con la evolución de una ciudad, de modesto pueblo a megalópolis, todo ello tratado de forma satírica -aunque sea por intentar lidiar con la censura- porque los medios y motivos tras su crecimiento son de todo menos ortodoxos y, casi podríamos decir, legales. Porque la explosión de la que habla el título es precisamente la de ese crecimiento que ha creado y ejercido otro tipo de violencia. Comprar.

Macbeth de Jo Nesbø, ed. Lumen

La idea de re-adaptar clásicos de Shakespeare sigue adelante, esta vez con una de sus obras más conocidas. Y con la idea de convertirla en una novela negra, quizá no la más original de las ocurrencias -creo que a todos se nos ocurrirán un par de adaptaciones previas que ya lo hacían- pero con uno de los autores más importantes de género en la actualidad. Así que, ni corto ni perezoso, Nesbø busca darle una vuelta al noir de gangsters intentando ofrecer su propia lectura. Comprar.

Fisiología del flâneur de Louis Huart, ed. Gallo Nero

Creación aparecida con los cambios urbanos de Paris en el S XIX, la del flâneur es la figura del paseante ocioso que se entretiene andando sin rumbo, deambulando, observando esos mismo cambios y, por supuesto, reflexionando hasta olvidar esa situación. De topetazo en tropezón. Comprar.

Cartas sobre al educación estética de la humanidad de Friedrich Schiller, ed. Acantilado

Recopilación de textos de Schiller sobre la ética, la estética y esos gustos comunes que permiten encontrar puntos en común, cómo la belleza logra ser también una educación que sirve para unir a la humanidad, o, al menos, eso esperaba él. Comprar.

Historia de Venecia de John Julius Norwich, ed. Ático de los Libros

Enorme repaso a los más de diez siglos de existencia de Venecia, sobre todo como Serenísima República pero no sólo. Las ideas y venidas de uno de los más importantes jugadores del Mediterráneo, cultura, arte, comercio… todo ello tratado de manera extensa en este tan grueso como completo volumen. Comprar.

Tienes derecho a permanecer gorda de Virgie Tovar, ed. Melusina

Dentro de los movimientos en contra de la tiranía de las espectativas, de los cuerpos ‘perfectos’ que son difíciles de lograr y mantener y de la asunción de que dentro de unos parámetros saludables no hace falta ceñirse a la actual idea de belleza. Destrozando el canon y luchando por todas esas personas que se han visto atacadas por él llega este pequeño libro cargado de grandes ideas. Y, sobre todo, de mucho respeto. Comprar.

Cuaderno de montaña de John Muir, ed. Volcano

Si hace unos días veíamos un publicación general de obras de Muir aquí tenemos una pequeña selección, perfecta para introducirse en el autor, centradas en sus reflexiones sobre la montaña. Una obra tan breve como magnífica para descubrir a uno de los grandes glosadores de Lo Rural. Comprar.

Lo que no podemos saber de Marcus du Sautoy, ed. Acantilado

¿Hasta dónde podemos llegar con el conocimiento? Esa es la pregunta que nos lleva a considerar las posibilidades de los límites del raciocinio y a indagar sobre aquello que no podemos indagar Una obra de aspecto paradójico pero profundo significado. Comprar.

El amor comienza de Marie Luise Kaschnitz, ed. Hoja de Lata

Creo que a estas alturas todos conocemos a la maestra de la inquietud Marie Luise Kaschnitz, solo que en esta ocasión no son sus grandes relatos lo que tenemos aquí sino una novela sobre la pareja, la rutina y las mujeres que esperaban en casa, como si fueran pájaros en jaulas, habiendo olvidado la posibilidad de la libertad. Todo ello sirve a la magnífica mano de la autora para componer una historia quizá menos fantástica pero, sin duda, muy humana. Comprar.

En la tormenta de Flynn Berry, ed. Principal de los Libros

Otra de las novelas negras que la editorial está trayéndonos dentro de su colección, en este caso con una joven autora y un libro que traslada esa idea del pequeño pueblecito cargado de secretos a un entorno en el que la protagonista recién llegada se encuentra llena de dudas desde un primer momento. Una creación sólida para una colección que está despegando. Comprar.

Vampiro de Hanns Heinz Ewers, ed. Valdemar

El mito vampírico siempre parecía estar dispuesto a un nuevo giro. Por ejemplo, en 1920 cuando se publicó esta obra que aunaba las secuelas de la guerra recién terminada con una interpretación entre la psicología y el mito de la figura vampírica. Una nueva forma de contar una historia conocida logrando, a su vez, la creación de un clásico. Comprar.

El final de todas las cosas de John Scalzi, ed. Minotauro

Termina la saga de Scalzi, poco a poco construida. ¡Que alegría ver que a veces estas apuestas editoriales logran completarse! Comprar.

La hora de las brujas de Nicholas Bowling, ed. Roca

Dos reinas enfrentadas, Isabel I y María de Escocia, y mientras el reino se encuentra convulso y enfrentado una joven descubre su magia y, más importante aún, descubre que hay aquelarres. Organizaciones secretas implicadas en esa guerra pública en un momento en el que todo es más peligroso de lo que parece. Comprar.

La mujer tatuada (y otros cuentos de amor) de Ray Bradbury, ed. Ekaré

Bradbury es mucho más que sus obras de ciencia ficción, así que es muy de agradecer publicaciones como este pequeñísimo volumen que reúne algunas de sus historias de amor con, por supuesto, toques de fantástico. No puedo recomendarlo con más entusiasmo. Comprar.

La princesa prometida de William Goldman, ed. Ático de los Libros

Hablando de entusiasmo. ¡Ya hay una nueva edición de La princesa prometida! Puesta al día y todas esas cosas que hay que hacer cuando tratas con un clasicazo, que se sigue vendiendo -claro- porque para algo es un clasicazo. Así está siempre disponible para su compra, claro. Comprar.

Olive Kitteridge de Elizabeth Strout, ed. Duomo

¡Un clasicazo distinto que regresa también! Esta obra de relatos que se entrelazan es mi libro favorito de la autora, así que me place sobremanera que vuelva a estar disponible para poder seguir recomendándoselo a toda una nueva serie de lectores. Comprar.

La chica del cumpleaños de Haruki Murakami, ed. Tusquets

¡El eterno candidato al Nobel tiene obra nueva! Comprar.

Los perros duros no bailan de Arturo Pérez-Reverte, ed. Alfaguara

Guagu GRRR grof gorf gua regua. Que traducido del perrenguaje significa: Como lo de arriba pero en lugar de Nobel poned Razzie. Comprar.

Filek de Ignacio Martínez de Pisón, ed. Seix Barral

Una de las apuestas de Seix Barral es esta peculiar historia real de Albert von Filek, un personaje extraño en el que se une la picaresca con los problemas científicos de una dictadura con ganas de destacar. Y partiendo de esa historia Martínez de Pisón presenta y representa la historia de este pícaro que va creando una bola cada vez mayor. Al fin y al cabo un reflejo de la historia de este país.  Comprar.

El bestiario de Axlin de Laura Gallego ed. Montena

Laura Gallego vuelve a intentarlo. Lo hace con el inicio de una nueva saga y teniendo que demostrar si aún puede atraer a los lectores o se ha quedado desfasada con los cambios que los lectores han tenido en estos años. Veremos cómo evoluciona el asunto. Comprar.

Hechicero de Sebastien de Castell, ed. RBA

¡Otra saga juvenil que empieza! Y, de nuevo, con gentes poseedoras de grandes poderes, facciones enfrentadas y, de fondo. la frontera entre los trucos de ilusionista y el auténtico potencial mágico. Comprar.

Matamoscas de Dashiell Hammett con ilustraciones de Hans Hillmann, ed. Zorro Rojo

Un relato de Hammett adaptado en un estilo casi realista por parte de Hillmann, de modo que la violencia del mismo se sigue casi como si estuviéramos viéndola filtrada por imágenes en el periódico. Comprar.

Intrépidas de Cristina Pujol y Rena Ortega, ed. Pastel de Luna

Dentro de todo este interés por darle el lugar que se merecen a un buen número de mujeres interesantes llega este volumen de exploradoras, viajeras y mujeres inquietas en general. Un gran volumen -angloeuropeo, eso sí- que permite ver los muchos logros que no siempre se recuerdan. Comprar.

Bowie de María Hesse y Fran Ruiz, ed. Lumen

María Hesse en una biografía de Bowie, no creo que haga mucha falta decir más, pues ya desde la portada -y eso que no podéis apreciar los brillos- se deja clara la idea del repaso al que vamos a asistir. Comprar.

Depeche Mode de Soledad Romero Mariño y Fernando López del Hierro, ed. Reservoir Books

Otro repaso, distinto esta vez, es el que dentro de la colección de cuentos infantiles repasa la vida de este grupo. Que no se diga que no ofrecen variedad en esta línea. Comprar.

Rompetechos (Primera Parte) Edición Integral de Francisco Ibáñez, ed. Ediciones B

Dentro de la recuperación de Bruguera vía librazos le toca turno a Rompetechos. En un integral que ha tenido que ser dividido en dos volúmenes el primero de los cuales llega aquí hoy. Resumiendo mucho: Si os gusta Rompetechos este es vuestro libro, y aún os queda otro más. Comprar.

Arthur y la cuerda dorada de Joe Todd-Stanton, ed. SM
Marcy y el acertijo de la esfinge de Joe Todd-Stanton, ed. SM

Nueva colección en SM que -además de unas ilustraciones estupendas- permite ir conociendo con una historia de fondo de exploración y aventuras, los grandes panteones mitológicos de la antigüedad. Una obra perfecta para que los pequeños vayan conociendo toda esa mitología. Comprar. Comprar.

La guía de dinosaurios de Ñac-Ñac de Emma Tarlett, ed. Bruño
Como en el anterior caso estamos ante un libro que usa brilantemente los recursos de recortar y colocar en los libros, solo que esta vez en lugar de por cuentos el tan simpático como salvaje Ñac-Ñac pasa por los dinosaurios, sus características y peculiaridades, a la vez que va sembrando el caos. Una continuación perfecta y, a la vez, un punto de entrada para nuevos lectores. Comprar.

Un cuento propio de Pandora Mirabilia, Camila Monasterio e Irene Cuesta, ed. Takatuka

Una pequeña selección de historias de mujeres que contribuyeron a la lucha política para mejorar las condiciones de la gente, ya fuera como Harriet Tubman contra la esclavitud, Concepción Arenal a favor del voto femenino y la asistencia universitaria, Gaura Devi logrando con Chipko frenar la tala de árboles, Alia Muhammad Baqer preservando la Biblioteca de Basora o el colectivo Mujeres Creando en Bolivia. Mujeres diversas luchando por todo el mundo por múltiples maneras de mejorar la vida reunidas en este libro como ejemplo. Comprar.

¿Qué? ¿Cómo vais de resuello? Pues ya veis que no mentía. Una gran cantidad de novedades. Y tenemos aún mucho por delante. Mirando la semana que viene ya merecería la pena sólo por ver que hay un nuevo libro de Shirley Jackson. ¡Dansa, dansa! ¡Hop! ¡Dansa, hop, hop, ALEGRÍA, DANSA! Deja que te cuente es el título de lo de Shirley Jackson, pero es que, además, tendremos los Cuentos Completos de Edith Wharton, novedades en narrativa de Verity Bargate o Penelope Fitzgerald, en no ficción de James Holland, Jack Turner o James Salter, la biografía de Chet Baker, e incluso el Goya de El Torres… Más lo que pueda ir apareciendo, claro.  Pero eso, como digo todas las semanas, lo veremos el sábado próximo. De momento podemos dedicar este a la enorme pila que nos ha aparecido. Empezando ya mismo a rebajarla. De momento, y como siempre… ¡Nos leemos!


Vaya semana hemos tenido. Una de esas que casi puede resumirse con el primero piloto: Basado en la película candidata al ÓscarTM The Boss Baby: Back in Business (USA) -efectivamente a hacer daño desde el principio- tenemos una adaptación/ continuación tan poco original como era de esperar en la sección infantil de Netflix, probablemente la peor de sus secciones. Ahora bien, si alguien quisiera ver una serie basada en esta película -candidata al ÓscarTM, no sé si lo he dicho- sin duda encontraría con el mismo tipo de… cosas.


Mucho mejor es la adaptación en cuatro episodios de The City and The City (UK), el libro de China Mieville, que juega con la idea de dos ciudades superpuestas. La cuidada producción y un reparto de actores con dos actores como Maria Schrader y David Morrissey encabezando la trama policial hacen perdonar incluso un desarrollo algo moroso, centrado en convertir en una pequeña miniserie toda la novela como para que podamos darnos cuenta de la inversión y recalcar los mensajes.

Una de esas series míticas canadienses regresa en forma animada. En serio, Corner Gas Animated (CA) es una más de las múltiples versiones de una serie que no deja de ser el tipo de producción quintasencial y, quizá por ello, no mucho más avanzada. Vamos, que sirve mejor para conocer a los canadienses que para unas risas.


Dentro de las series de la Cartoon Network de intención mínimamente original parece que Craig of the Creek (USA) juega a ser un reflejo invertido de La banda del patio. Está por ver si este espacio de recreo fuera de los ambientes familiares y escolares pueda dar tanto juego,


Con Cunk on Britain (UK) tenemos de nuevo a Cunk haciendo de las suyas, esta vez con la historia del país como excusa. No es muy original -a estas alturas ya nos imaginamos lo que toca- pero sigue siendo igual de efectiva, claro.

Que no se diga que sólo los usacas hacen conspiranoia aburrida, también en UK pueden animarse con series como este Deep State (UK) que ni Mark Strong logra levantar. Claro que la idea de poner a Strong en una trama que va tocando todos los parece sacada de la etapa Me siento en una silla durante toda la película de Steven Seagal tampoco sé yo a qué obedece. El pobre.

Mientras tanto, Idris Elba se ha construido una comedia a su gusto con In the Long Run (UK), una versión ficcionalizada de su infancia no centrada en él sino en la llegada de su tío al hogar familiar. Se reserva, además, el papel de su padre -bueno, del equivalente ficticio de su padre, que aquí no son los Elba sino los Easmon– aunque está claro que no tiene problemas en compartir la pantalla, el reparto general está bien, Bill Bailey -en un papel que parece pensando para que también haya un matrimonio blanco en la serie- muestra su pericia habitual y el más agradecido de los papeles es paras Jimmy Akingbola, en un registro a la vez cómico y excesivo, muy alejado de su habitual seriedad, que interpreta a ese tío que acaba de llegar de Sierra Leona. En resumen, una serie que está muy lejos de ser revolucionaria, pero que es un buen ejemplo de lo suyo.

Entre las locas ideas de la NBC la de hacer el domingo de pascua Jesus Christ Superstar Live! in Concert! (USA) está lejos de ser de las peores. Pero. ¿A que adivinabais que había un pero? Pero, este modelo mixto entre concierto y representación gana en teatralidad lo que pierde en el resto, comenzando por los aullidos del público que acaban siendo -lógicamente- bajados. Siguiendo por actores que no es tanto que estén mal como que están lejos de estar bien y, sobre todo, con elecciones intermedias que no dejan brillar lo que podrían, como el Herodes de Alice Cooper, que es estático en una canción que pide movimiento. En fin, supongo que todos tenemos nuestros repartos y nuestras ideas de a quién poner y quitar, pero el hecho de que al final el mejor parado sea Caifás -en parte porque el impresionante Norm Lewis sí parece saber navegar el extraño formato- da una idea de cómo acabó saliendo la representación. Pero bueno, otro año será.


En Keeping Faith (O) (W), o Un Bore Mercher si queremos llamarla por su galés original, tenemos el clásico reparto de elementos del noir británico de ambientación rural. En este caso es la desaparición de un tipo la que pone la trama en marcha, centrando la atención en su mujer, a continuación llegan los clásicos Pueblo lleno de secretos, No conoces a la gente más cercana y todo eso que siempre da vida a estas historias. No es la mejor de ellas, no es la peor de ellas, y algo hay que ver mientras estás planchando, supongo.

Llegamos a otro de los puntos fuertes de la semana. Porque Killing Eve (USA) es la nueva serie de BBC América, porque detrás está Phoebe Waller-Bridge adaptando la serie de libros Villanelle de Luke Jennings, y porque tiene doble protagonismo, de Jodie ComerSandra Oh. De nuevo un asunto de asesinos a sueldo, que parece que estamos en el año, y de nuevo muchas cosas buenas que decir de ella, sobre todo en esa parte de asesinatos que se nos muestran casi como una inevitabilidad coreografiada, más cercana a las misiones de Alias que a las sucias ejecuciones de Quarry. Pero debo decir que quizá por esa doble cabeza todo lo bueno que puedo decir de la trama de la asesina no se refleja en la de la policía, más lenta y más transitada en los lugares comunes por los que deciden ir, por mucho que Sandra Oh y el resto del magnífico reparto que han logrado reunir, le pongan ganas. Aunque teniendo en cuenta que es solo el piloto de lo que estamos hablando confío en que sean solo problemas de lanzamiento y podamos hablar en unas semanas de la que podría ser una de las grandes novedades del año.

Si tuviera que definir de un plumazo la recién estrenada Kiss Me First (UK) sería sin duda con dos palabras: Vergüenza ajena. No tengo muy claro qué tipo de historias creen que están contando o a quién le parece que aún estamos en ese momento de Gente que vive en la forma de sus avatares de mundo virtuales, pero algo que ya era ridículo cuando Gaspar Llamazares a estas alturas no puede ser más que tronado. El reclamo de que parte de la serie está realizada por ordenador es tan ridículo como en ese esperpento de ReBoot de ReBoot que se estrenó la semana pasada y el encontrarnos detrás de esto a Bryan Elsley lo único que explica es que las escenas de jóvenes de fiesta sean las únicas que funcione, incluso en su absoluta de falta de originalidad. Mal, muy mal.

Hablando de decepciones, The Last O.G. (USA) se suponía que iba a ser el regreso triunfal de Tracy Morgan tras su accidente y es bastante menos que triunfal. De hecho, es bastante mediocre en sus ideas gastadas y su confianza de que con unas ideas que parecen en muchos casos de los noventa y el carisma de su protagonista van a poder tirar para delante. Me temo que el efecto que produce es el mismo que echar un ojo ahora a aquellas comedias.

Parece que siempre hay un hueco para un falso documental más, en este caso sobre dos obreros de la construcción, Lee and Dean (UK), y su equipo de trabajo. Una idea que funciona porque tienen esa intención no tanto de incomodar como de que resulte incómodo verlo, y dentro de esto, incluso teniendo en cuenta que es poco menos que lo esperado, está claro que saben lo que están haciendo. Supongo que en breve aparecerá algo así como un seguimiento de culto para la serie, personalmente tengo mucho que no comparto, empezando por ese aparente uso de la clase obrera para reírse de su rudeza, siguiendo por un reparto menos diverso de lo que uno esperaría y, en fin, todo ese aura general de ser una obra a la antigua. Pero puedo entender que habrá precisamente un público para este formato.

Terminamos con un retraso. Cuando empezaron a salir acusaciones de abusos sexuales contra Ed Westwick tuvieron que retrasar su estreno para regrabar sus partes. Aunque ese retraso supuso, además, perder a Catherine Keener en favor de Anna Chancellor. Así que, en general, no me puedo quejar. Pero, bueno, todo esto visto y en lugar de en Navidades llega ahora esta versión de la novela de Agatha Christie Ordeal by Innocence (UK). Como de costumbre con un buen reparto -ahí anda Bill Nighy, como ejemplo- y también con Sarah Phelps cambiando lo que le da la gana. Quién sabe, quizá algún día pueda hacer una serie original y deje de cambiar cosas de los demás. De momento esta parece mejor que ese espanto de The Witness For the Prosecution, aunque lejos de la bastante mejor engrasada And Then There Were None. Habrá que ver cómo evoluciona, pero con algo de suerte no la cagarán en exceso.


¡Libros que Llegan! Campoamor, “Eroguro”, Muir y más…

Como os podéis imaginar, esta semana ha sido escueta. No vacía porque estas cosas siempre están en movimiento. Pero sí muy tranquila. Y, aún así, ha sido muy variada. Así que vamos rápido, para aprovechar. Es decir…

¡Que entre la pila!

El voto femenino y no: Mi pecado mortal de Clara Campoamor, ed. Renacimiento

La historia de Clara Campoamor aquí reunida es una de las más tristes de la política española. Cómo una política y pensadora logró que acabara llegando el sufragio femenino a costa de su propia posición. Porque Campoamor pasaría a ser aislada en su propio partido hasta forzarla a abandonarlo y rechazada por los otros partidos de izquierdas de la época. Como si este triunfo hubiera sido demasiado radical para el Partido Radical, demasiado de izquierdas para la Izquierda Republicana. De todo ello -y mucho más, habla sobre todo de su lucha, pero no solo- habla en este desolador libro que debería ser leído para recordar que todo aquello que se logró no fue dado sino tras mucho esfuerzo, lucha y sinsabores.

Escritos sobre naturaleza (Vol. 1) de John Muir, ed. Capitán Swing

Es curioso cómo funciona esto. Tanto tiempo desaparecido y ahora nos llegan dos novedades del naturalista John Muir. La semana que viene volveremos -supongo- a hablar de él, mientras tanto esta primera es el inicio de una recopilación sobre sus escritos de tema ecológico y naturalista, siguiendo con ese tema recurrente que parece estar moviéndose mucho de la reivindicación del campo.

Eroguro edición a cargo de Jesús Palacios, ed. Satori

Otro de esos extraños trabajos de Satori en el que lo mismo se reúnen textos teóricos que ilustraciones o textos narrativos que sirven como ejemplo de aquello de lo que se habla. En este caso del eroguro, esa creación japonesa que aúna el horror y el sexo en un contexto generalmente grotesco y cuya presencia en España nunca había tenido una obra centrada completamente en ella. Así que, como todo llega, aquí estamos.

Coche de Harry Crews, ed. Dirty Works

Otra obra de Crews publicada, esta vez con dos centros. El más claro es el de la industria automovilística, su influjo y -casi- subtexto en la cultura estadounidense. Por el otro, como siempre, la familia. De ahí esta historia de un chico rodeado de viejos coches, que no parece sentirse miembro de su propia familia pero sí tiene clara la manera de mostrar su individualidad.

Fuerte, suave, murmurado de Romana Romanyshyn y Andriy Lesiv, ed. Barbara Fiore

Un libro centrado en el sonido y sus posibilidades, también en su cualidad para trasmitir pensamientos, pero sobre todo en las capacidades diversas de emitirlo y recibirlo. A ratos este álbum, casi conceptual, puede resultar algo abstracto. Pero está claro que la forma de articularlo sirve para que la reflexión global venza. Muy interesante.

La pelota amarilla de Daniel Fehr y Bernardo P. Carvalho, ed. Takatuka

Nuevo ejemplo de esas obras que mezclan una historia divertida -en este caso una pelota desaparecida que lleva a los protagonistas a investigar por las tripas de los libros, permitiendo una serie de visitas más o menos metas- con la posibilidad de usarla para ejercer la pericia visual. El resultado final es realmente agradable pese a que no se acabe de decidir por ninguna de las dos opciones, permitiendo por tanto que se use indistintamente aún sin ser propiamente ninguno de los dos tipos.  Comprar.

A Luna le encanta la biblioteca de Joseph Coelho, ed. Océano Travesía

Obra realmente bella sobre una niña y su gusto por los libros y las bibliotecas que, de fondo, nos va explicando también otra historia. La de una niña que agradece ese tiempo para estar con su padre tras el divorcio. Así que en una lectura superficial estamos ante un -brillantemente ilustrado- libro sobre libros, pero en esa segunda posibilidad de lectura -sobre todo en el pequeño librito que trae en su centro, porque como decía es una obra realmente singular- existe también otro tema del que poder hablar con los no tan jóvenes.

Ya veis que no han sido muchos pero sí muy variados. La semana que viene empieza la juerga de abril, en ruta hacia el Día del Libro. Y lo hace por todo lo grande. De entrada, con la aparición de novedades de Pilar Pedraza, Cero de Kathe Koja, Bowie de María HesseLo que más me gusta son los monstruos de Emil Ferris, Maestros del Doom de David KushnerLincoln en el Bardo de George SaundersMacbeth de Jo Nesbo, la recuperación del Olive Kitteridge de Elizabeth Strout, Martínez de PisónKaschnitz, Laura Gallego, Nothomb, Schiller, Reig, Murakami, el primer integral de Rompetechos… vamos, mogollón. Pero ya llegaremos a eso. De momento podemos aprovechar el día para descansar un poco e ir dedicándonos a lo que ha ido saliendo, así que hasta la semana que viene… ¡Nos leemos!


Semana movida esta, comenzando por Alex, Inc. (USA). El regreso de Zach Braff que nos hará recordar Scrubs. Recordarla y pensar, vaya, así que tanto peso tenían unos buenos guiones. Aquí, en su lugar, tendremos una especie de comedia familiar genérica con un protagonista insufrible en la que sólo cabe esperar que aparezca Tim Allen para intentar darle algún tipo de giro a la situación. Pero, sinceramente, le veo poca solución.

Jenny Zigrino presenta la brevísima Badass Bitches of History (USA), que voy a presuponer que es más una webserie que otra cosa. El caso es que me sonaba haber visto ya un canal de youtube con este tema, pero en fin. Repaso brevísimo por grandes / destacadas mujeres de la historia con un presupuesto muy limitado.

Por fin en materia con la serie que más me ha gustado esta semana. Aunque debo decir que Barry (USA) funciona, más allá de una premia interesante -un asesino a sueldo con pasado traumático ve una posibilidad de empezar una nueva vida- porque Bill Hader se carga la serie a la espalda y tira con ella hasta donde pueda estar. De manera, además, bastante contenida para lo que podría haber sido esto. Y no sólo esto, también entre los secundarios está contenido Henry Winkler, algo que últimamente parece incluso más difícil. Pero es que el reparto es otro de los fuertes de la serie, incluso aunque alguno de ellos opten por personajes que se balancean en el borde del exceso. Y con eso y todo, lograr que el balance entre la rutina del personaje, toda la oscuridad que le rodea, y las posibilidades cómicas del cambio., no digamos ya del choque de ambas realidades. Esperemos que sea capaz de mantener el nivel.

A veces esta manía de adaptar lo que no tiene por qué adaptarse acaba dando lugar a cosas como The Dangerous Book for Boys (USA), obra que imagino -y espero- creada con la intención de que haya chavales que la vea por aquello de ‘un mundo de fantasía, un joven reconectando con la memoría de su padre’ y todo aquello. Porque el parecido con el libro es, básicamente, nulo. Pero, en fin. Cosas. Y supongo que hay un punto en el que hay espectadores para esto. Yo no, pero oye.

Creo que The Detail (CA) puede ser la serie policíaca que más cumple los tópicos canadienses de entre todo el policíaco que he visto. Porque parece un intento de hacer la clásica serie policíaca con mucha presencia de la vida privada de los policías pero aquí, tanto en ambientación como en personajes, parece cumplir el tópico de que están siempre disculpándose e intentando ser majos. Hasta niveles de pasteleo que hacen difícil creer que las partes más oscuras -que las hay- vivan en el mismo universo. Pero bueno, es otra visión del asunto. Supongo.

Tenía ganas de ver qué hacían con Siren (USA), una serie que se anunciaba como con mezcla de fantástico, terror, romance y todas esas cosas. El resultado, sin embargo, está más cerca de esas ocasiones en las que Lifertime hace un telefilme que parece rebotado de SyFy que de algo que nos apunte no ya a una serie sino a un intento de cohesión con posibilidades de crecer para el futuro. Y sí, es un poco como tratar a La Sirenita como si fuera una obra de terror… pero no por los motivos lógicos sino por ella. Y, sin duda, hay algunos momentos que funcionan en alguno de los campos. Pero mi impresión general es de batiburrillo de bajo presupuesto en el que solo la historia está más desordenada que las intenciones. Vamos, que no. O, por lo menos, que no a mí.

Hablando de comedias genérica que parecen depredar a la pobre gente de Lifetime, esta Splitting Up Together (USA) donde un matrimonio decide separarse pero turnarse en el uso de la casa -una tontería innecesaria para garantizar el juego posterior- enfocada, fundamentalmente, a que los personajes principales se reúnan. De hecho, no parecen nada traumatizados por la separación. Probablemente porque aún no se han dado cuenta de que en cuanto lleven 5 capítulos habrán superado la hora y media de contenido que haría sobrellevable un telefilme con esa premisa. Pero, mira, en la ABC sabrán.

En cuanto a la tan traída adaptación de The Terror (USA)… Está claro que le han lanzado dinero hasta aburrirse y que esperan que sea un éxito o algo. Pero con tanto énfasis en la reconstrucción, con tanto detalle gráfico y tanto mostrar lo desagradable que es esto, lo otro y lo de más allá, lo que me ha quedado muy claro es lo que querían hacer y las ganas de agradar que tienen, aunque sea sólo a un público que pueda pensar en estas dos cosas como sinónimos de calidad. Sin que parezcan darse cuenta de que el interés por lo que están haciendo va más allá de demostrar un virtuosismo en unos apartados, y que la caracterización de personas o la progresión de la historia, aspectos ambos que parecen dejados en el asiento trasero, son los que hacen que una serie nos deje con ganas de más. Aquí sólo nos dejan, como mucho, con ganas de ver el Cómo se hizo.

Siguiendo con las series de Basado en hechos reales tenemos Trust (USA), una serie que se gusta a sí misma -que siempre está bien, supongo- y que cuenta con mucho nombre de relumbrón que tiene pinta de estar pasándoselo muy bien. Lamentablemente ni la capacidad conjunta de un Donald Sutherland que parece ser el que mejor se lo pasa de todos y un Brendan Fraser que parece preocupado por volver -y, a ratos, de creer que esto es su True Detective-, ni una Hilary Swank que parece pasar por ahí, ni un Danny Boyle que parece tener poco claro cómo ha acabado volviendo a dirigir televisión, consiguen que la cosa pase a mayores. Y, desde luego, Harris Dickinson está muy lejos de Beach Rats.  En fin. Por lo menos parece que se lo han pasado bien.

Terminamos con un documental sentido, The Zen Diaries of Garry Shandling (USA) es sobre todo un trabajo en homenaje. Se tratan por encima algunos aspectos oscuros, pero siempre de manera limitada y puntual, porque aquí a lo que se viene es a reivindicar y celebrar a Shandling. Que no me parece nada mal, por supuesto. Pero hay que saber a lo que vamos. Y, en este caso, es a conocer mejor a la persona pero, sobre todo, a repasar su trabajo.