Los premios: El Sark de Oro Tv

Una vez concluido el repaso al año pasemos a los premios.

Como cada año he de señalar que el criterio para el premio es tan sencillo o complicado como el mío propio. De entre todas las series nuevas que veo -es decir, que no me quedo solo en el piloto sino que continúo con ellas hasta su final de temporada o, como poco, su hiato de media temporada- elijo aquellas que más me han gustado. Como veis el único miembro del jurado con el que me tengo que poner de acuerdo soy yo. De modo que paso a indicar cuales son estos ganadores de tan simbólico galardón y cuáles han sido los motivos.

Por favor, redoble de tambor:

Sark de Plata Tv para…

Sleepy Hollow.

La demostración de que no sólo se puede adaptar pasándose por el forro el original y sin que importe demasiado, por medio de la técnica del locurón -al fin y al cabo eso ya lo había hecho Bates Motel-, sino que se puede recuperar el espíritu de las series de investigación paranormal dándole un par de vueltas que son casi piruetas mortales. Todo ello en un ambiente absolutamente diverso en lo racial, sexual y cualquier idea que se le ponga por delante. Queda por ver cómo cierran pero parece posible afirmar que nos lo vamos a pasar muy bien con ellos.


Sark de Oro Tv para…

The Americans

Es complicado elegir esta serie como la mejor del año no porque no tenga virtudes, que le sobran a patadas, sino porque las combina de forma inesperada. En apariencia una serie de espías, resulta estar no solo más cercana a los espías trémulos de LeCarre antes que a los superespías a la Bond o la Clancy; pero es que además el espionaje es casi una excusa para hablar y dejar hablar a los personajes en una historia de relaciones. Las de confianza, las de amistad, incluso las de no ya amor sino incluso matrimonio. Explicar los miedos y los desencuentro con un marco ochentero paranoide en el que Ronald Reagan estaba al mando del tenderete es otro golpe magnífico pues nos lleva al final de la Guerra Fría, a ese momento en que casi parecía su propia parodia. Por último, las actuaciones principales deben valorarse en este contexto puesto que Keri Russell y, sobre todo, Matthew Rhys no son especialmente virtuosos de la interpretación en esta serie. En el caso de Rhys podemos llegar a argumentar que es casi lo contrario, con el abismo interpretativo ante él en muchos momentos… pero precisamente por eso resulta creíble en su papel de hombre casi desesperado que lo hace lo mejor que puede pero que es más un pobre diablo metido en una situación que le viene grande antes que el ser perfecto que bebe combinados y retoza con bellas chicas; la falibilidad de sus interpretaciones se traslada a los personajes dotándoles de una mayor humanidad. Porque es la humanidad, por encima de las tramas de suspense, lo que se examina en esta pequeña obra.

Y esto es todo. Ponemos el contador a cero, empiezo a apuntar cosas para los Pilotos Deathmatch y ya veremos dentro de un año con qué nos encontramos.


Repaso televisivo a 2013: El Sark de Oro Tv

¿Cómo empezar un repaso al año televisivo cuando, en realidad, no tengo intención de hacerlo realmente? Esto es, si tuviera que hacer un repaso real tendría que hablar de lo bien que van series con varias temporadas encima, fundamentalmente The good wife, que puede ser la mejor serie de la actualidad. También tendría que hablar del brillante final de la segunda temporada de Person of Interest y el buen rumbo que tiene la tercera tras unos inicios titubeantes, así como de toda una lista de series de largo recorrido –Justified, Sons of Anarchy, It’s always sunny un Philadelphia– que se merecen no ya premios sino todas las buenas críticas y recomendaciones que se le puedan dar.

Pero no es esto de lo que voy a hablar hoy.

Hoy voy a hacer un repaso a las novedades, a esos 331 pilotos de series -y otros formatos- que hemos ido viendo durante los Pilotos Deathmatch del año y de entre los cuales ser coronará con todas las precauciones esa Mejor Nueva Serie de 2013 con el inevitable Sark de Oro Tv.

Puestos a ello quizá lo mejor sea hacer un breve repaso al año antes de entregar nada. Así de paso podremos repasar no sólo lo que ha tenido serie propia sino, incluso aquellas que no han llegado a serlo, bien por no tratarse de un producto de ficción convencional en forma de serie o, al menos, miniserie.

Entre esos especiales podemos hablar del mencionado el otro día Rory goes to Holyrood, que es una aproximación cómica y reflexiva sobre las discusiones independentistas en Escocia, y también el posiblemente mejor telefilme del año, The Wipers Times, sobre la creación por parte del ejército ingles de una revista cómica durante la Guerra Mundial, o incluso un programa de no ficción como Parts Unknown, el nuevo programa de Anthony Bourdain para la CNN en el que continúa su línea de periodismo de viajes mezclado no solo con un vistazo a la gastronomía del lugar sino también a la parte política y antropológica.

Junto a esto tenemos auténticos pilotos que no han pasado de allí, desde la canadiense Borealis, que ofrecía un gran punto de partida con un futuro cercano en el que el tiempo se ha radicalizado, con intrigas tanto fronterizas como con gigantes corporativos, ofreciendo una mezcla de suspense, ficción y ecologismo que es una auténtica lástima que no haya pasado de aquí; algo por el estilo ocurre con Onion News Empire creado para el mercado de pilotos de Amazon y desechado, con una mirada paródica a las series de periodistas con auténtico talento detrás, desde Jeffrey Tambor como protagonista hasta el respaldo de The Onion. Mejores posibilidades tiene The last witch, parte del Drama Matters de Sky 1 este año, una cosecha notablemente buena en la que destaca esta serie sobre mujeres y brujas en un año en que parecen haber regresado con fuerza las brujas gracias sobre todo al gran trabajo del plantel protagonista en American Horror Story: Coven, y quizá incluso a locuras culebroneras como Witches of East End.

Por otro lado hemos tenido algunas series fallidas que podrían haber ido mejor desde un buen punto de partida como The Following, que a partir del tercer capítulo da la sensación de no tener nada que contar -americanos, ya tienen series de 13 capítulos, ahora tienen que ponerse con las de 6 y las de 3-, Under the dome -que en cuanto tuvo éxito decidieron que en lugar de una serie sería mejor una mini- o  Defiance -que tiene mejor ambientación que guiones para ofrecernos una serie futurista que acaba siendo una obra de frontera convirtiendo el oeste en un punto oriental-  por no hablar de dos series que no es que fallen tanto como que no hayan llegado a levantarse de donde las expectativas de lanzamiento las colocaban. Es decir: Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. y Almost human, en ambos casos más rutinarias de lo que le convendría a este tipo de series de ambientación fantástica.

Por suerte junto a los fallos están los éxitos seguros, como cuando entramos en el  British Noir y podemos esperar que incluso en las series fallidas como The Fall existan momentos interesantes. Ahí ya da igual que se ofrezca una serie policíaca al estilo más tradicional como en Endeavour, una recreación histórica con misterio como en Murder on the home front, que sea un asesinato en una isla norteña como en Shetland, que se ofrezca un noir moderno centrado en los personajes como en What Remains o que se bordee el género en una hibridación con una historia de política y poder como en The politician’s husband o con un poco de derecho como The Escape Artist -ambas con David Tennant, por cierto- porque incluso cuando son menor redondas, como Mayday, suelen buscar alguna forma de innovar. Y para eso no hay más que ver una de las sorpresas del año, la coproducción inglesa con HULU  The wrong mans que logra mantener la acción y la comedia en movimiento dentro de una historia que podría decirse busca el costumbrismo.

No es lo único que los ingleses nos han ofrecido este año, claro, también tenemos su particular versión de Lo Zombie con la casi psicológica In the flesh o la… comedia… centrada en el mundo del amor y las citas llamada… bueno… Dates. Ejemplos ambos de diferentes manera de mostrarnos historias aparentemente conocidas.

No son los únicos, por ejemplo está la creación panafricana Room 9 tratando de crear su propia versión de Expediente X, aunque con menos recursos, y -por supuesto- los americanos. Del Norte. Pero no Canadá. Estados Unidos, vaya. Que lo mismo programan una comedia como Back in the game -y la cancelan al poco- que levantan The Blacklist, una serie con posibilidades de crecimiento, -aprovecho este instante pare dejar constancia de haber visto Masters of Sex y decir que poco tengo que comentar-  e incluso se inventan Whodunnit, un concurso más entretenido de ver de lo que su estupidez argumental, desastre organizativo o título parecían prometer.

Pero, sobre todo, nos han traído este año más locurones, ciertamente la mayoría de ellos merecen más una mención por lo loco de sus planteamientos, como la rápidamente desaparecida Zero Hour, o por lo arriesgado de sus premisas, como la rápidamente desaparecida Cult,  o por su tan inexplicable como innecesario uso de personajes conocidos para algo que no tiene nada que ver con ellos como Drácula, que siendo de la NBC no se irá rápidamente, junto a los que encontramos ideas estrambóticas por falta de medios o raras elecciones de actores como Delete o, simplemente, pastichés que no tiene uno muy claro a dónde van, o quieren ir como DaVinci’s Demons. Por suerte entre ellas hay alguna que logra elevar el nivel, como la magnífica dirección artística de Hannibal, una serie que podría ser mejor si le dieran algo más de libertad a los guionistas, o Banshee, que logra cuadrar con normalidad la locura dentro del embrollo criminal que está contando.

Algo parecido ocurre con Hemlock Grove, una serie paranormal que goza de una libertad que a ratos favorece una dispersión poco útil para seguirla pero que gracias a esa misma libertad puede ofrecer imágenes impactántes, formando parte no solo de la categoría anterior sino del gran salto de 2013, la explosión del streaming que ha permitido series como el remake de House of Cards -también en Netflix– más o menos adaptado al público americano, la aparición en Amazon de la serie de sátira política Alpha House, la difusión en HULU de la gran serie de superhéroes animada The Awesomes o que Yahoo cuente con una miniserie cómica tan interesante y particular como Ghost Ghirls, todas ellas series destacables y ejemplos de que se puede hacer ficción seriada fuera de la televisión.

Por supuesto en todos estos grupos faltan títulos, pero eso es porque podemos hablar de ellos, al menos de alguno de ellos, dentro de un título más general.  Pongamos: Los mejores.

Dentro de la cual podemos encontrarnos el locurón definitivo de este año, Bates Motel, que pasa completamente de Psicosis a la vez que trata de explicarnos a Norman Bates, ofreciéndonos sorpresas a cada instante -quizá la única en la que en mitad de una conversación pueden matar con un ataque desde fuera de plano a un personaje regular- y una enormísima interpretación de Vera Farmiga. En comedia estadounidense ha destacado Brooklyn Nine-Nine, que pese a ser un vehículo para Andy Samberg que reúne elementos de Psych -alguno- y Barney Miller -muchos- ha logrado crear un magnífico coro de secundarios. O el british noir de Broadchurch, tan interesado en los personajes por encima del misterio que ese acaba siendo su punto débil; pero en el que Olivia Colman y, de nuevo, David Tennant -en el que puede ser su mejor año en una década- se marcan una miniserie excepcional.

Si nos acercamos a Estados Unidos podemos aplaudir la barbarie de Vikings podemos encontrar una serie del canal Historia que no está tan lejos de la historia como suele ser la norma en ese canal y ofrece, a cambio, una buena ración de violencia y relaciones interpersonales retorcidas así como la serie de streaming más completa y compleja de la temporada: Orange is the New Black que ofrece una cárcel femenina con  una mezcla de comedia y drama dese el verismo que da haber estado dentro -así que no os esperéis otro OZ, está serie es buena por sus propias cualidades- y que no solo crea magníficos personajes a ambos lados de la ley, también abre la puerta para un tipo de serie carcelaria muy alejada de las últimas que veníamos viendo. -Todo hay que decir, en USA, que los australianos tuvieron este mismo año la más drama que melo Wentworth, creada a partir de una de las grandes series australianas de la historia, Prisoner, y que algún punto en común tiene con OitNB.-

Esta y la siguiente son las dos que podrían haber ocupado algún puesto premiado, lástima que en el caso de la anterior el potencial -que espero explote en la próxima temporada- prometía más de lo ofrecido y que en el de la siguiente el hiperbólico tono del primer capítulo fuera acercándose a una conpiranoia más cotidiana.  Y es que eso no le resta un ápice de mérito a Utopia, gran competidora de Hannibal al título de serie más bellamente rodada del año, que desde una salida que hundía sus raíces en el cómic inglés con referencias casi directas al trabajo de Grant Morrison iba acercándose a las obras de Troy Kennedy Martin, especialmente la enorme Edge of Darkness, algo ni mucho menos malo pero sí más esperable.

Pero ya me he enrollado suficiente con este repaso al año y, al fin y al cabo, de lo que va esto es de los «premios». Así que pasemos a ellos.


Pilotos Deathmatch: Diciembre 2013

¡Todo llega a su fin, hasta 2013! Así que aquí tenemos la última palada a los pilotos televisivos del año, correspondientes al mes de diciembre.Mes tradicionalmente tranquilo aunque este año hayan acumulado una veintena de novedades.

Recordemos que se puede ver  la imagen total del año repasando los Pilotos Deathmatch de Enero – Febrero , Marzo – AbrilMayo – Junio , Julio – Agosto, Septiembre y Octubre – Noviembre. Antes de ponernos a ello, aprovecho para recordaros, como siempre, un par de cosas: La inclusión de vídeo suele deberse a que sea una serie especialmente buena, mala o curiosa. Podéis conseguir más información clicando en el nombre del programa, os llevará a su web oficial —y si no tiene, que ahí está la ITV, a lo más cercano que se me ocurra— y a la derecha podréis leer su procedencia: (AU), (CA), (NZ), (UK), (USA) y, por supuesto (OT).

Al final el año ha sido de auténtico record, y no solo porque las novedades de UK doblen las de USA:  Las 23 novedades de este mes suben el total a 332 frente a los 223 de 2012. Fundamentalmente debido a la incorporación de cadenas al mercado de la series y a la popularización también de los proyectos de streaming. Pero ya hablaremos luego de datos. De momento hablemos de creaciones. Y es que, como siempre digo:

¡Que comience la lucha!

The Blue Rose (NZ)

He aquí una deuda pendiente que arrastro desde el primer Pilotos Deathmatch del año. Este interesante drama de suspense neozelandés mezcla una investigación de asesinato con el día a día de una firma legal. No es que sea revolucionaria pero ese salto había que repararlo.

Bonnie and Clyde (USA)

Bienvenidos al mes de la adaptación desastrosa. Esta mini sobre los famosos atracadores parece realizada no ya por alguien que parece empeñado en lograr el efecto contrario al de la película de Penn de los sesenta, ofreciendo una mirada regresiva sobre el dúo; además los actores elegidos, así como el resto de la producción, parecen elegidos con la cabeza en lograr el resultado más barato independientemente de cómo quedara luego en la televisión. ¡Y ni siquiera es divertido de mirar!

The Cleanists (AU)

Cuando hablaba de las novedades de internet me refería a series como esta, creada por una única persona -el guionista cómico australiano Tristram Baumber– que guionizó y dirigió una temporada de 10 minicapítulos de 5 minutos para internet de una serie con ojo a realizar después una emisión televisiva -en UK, todo sea dicho- dejándolos a la ver abiertos a todo el que quiera verlos en su canal de You Tube. La historia, sobre una empresa de limpieza con cuatro miembros, parece más una prueba de venta para lograr que se haga la serie de verdad pero al menos nos ilustra de por dónde pueden ir las cosas.

Death Comes to Pemberley (UK)

Comencemos por lo más obvio. La novela original de P.D. James es poco menos que un divertimento de su autora. Con esto en mente es más fácil explicar que la serie, como ser, no es gran cosa. Pero es que tampoco tenía demasiado que hacer. Si además ponen a un actor tan habitualmente incompetente como Matthew Rhys a hacer de Darcy lograr una miniserie más que olvidable está asegurado.

Gangsta Granny (UK)

Los británicos siguen con su tradición de adaptar libros infantiles/juveniles exitosos durante la época navideña y el turno este año es para la Gangsta Granny de David Williams -sí, la mitad de Little Britain– que cuenta a su favor con un sólido reparto de actores quizá no muy conocidos pero sin duda competentes. El libro en sí era una aventurilla entretenida sin más, aunque de enorme éxito, de manera que en televisión queda algo por encima, aunque más como producto que se puede dejar puesto que como algo a buscar.

Great British Garden Revival (UK)

Aunque el título hace pensar en una competición de jardines o de jardinería la verdad es que este GBGR es un intento de la televisión -pública- inglesa para que se recupere el gusto por la jardinería tradicional. Lo realmente sorprendente es que no se hubiera puesto de moda con el resto de entretenimientos tradicionales, pero para eso está la televisión pública.

The Great Train Robbery (UK)

Chris Chibnall decidió contar el famoso robo en dos episodios contrapuestos, uno con la historia de los ladrones, el otro con el de la policía. El resultado es agradable, bien resuelto aunque con el problema de contar una historia más que conocida.

Idris Elba: King Of Speed (UK)

Idris Elba, ese hombre, en un documental sobre… bueno… la velocidad y el conducir rápido. Así que si os preguntásteis en algún momento cómo adaptaría la BBC Fast & Furious ya lo sabéis: Racialmente diverso y en formato documental.

Kirstie (USA)

Cuando parecía que solo UK estaba ocupada estrenando novedades este mes aparece TV Land… para hacernos desear que hubieran seguido igual. Nueva serie de Kirstie Alley que no interpreta a un personaje con su nombre ni sale de ninguna manera pero si no se lo ponen en el título lo mismo los espectadores no acaban de entender quién es esa mujer que interpreta una serie tan propia del canal y su muy madura audiencia que la trama es que tenemos a una estrella -en declive- del cine y los escenarios que se reencuentra con su hijo. Como no todo puede ser malo tenemos de secundaria a Rhea Pearlman.

Liberty Of London (UK)

Existen muchas posibilidades de que esto sea un reality. Es decir, que la gente que se encarga de estos grandes almacenes no estén intentado recuperar Are you being served? sino ofrecer una mirada al interior de la exclusiva -léase pijísima– tienda y a su… especializado.. personal. Lo que lo convertiría en una suerte de extraño anuncio. Por si creíais que los peores eran los de colonia.

Lucan (UK)

La posibilidad de una miniserie sobre Lucano eran mínimas, así que no debería haberme sorprendido que esta historia tratara sobre Richard John Bingham, Earl of Lucan, un favorito de los medios ingleses con pasión por la vida de acción, éxito con las mujeres y dinero que acabó desapareciendo en medio de una historia tan extraña como trágica -y no me refiero a para él– que ahora nos traen en la ITV con la firme mano de Jeff Pope en el guión usando sus viejos trucos y un estupendo Rory Kinnear en el papel principal. Si te lo encuentras por ahí merece echarle un ojo.

Moonfleet (UK)

Empecemos por una obviedad: Esto no es Los contrabandistas de Moonfleet porque una cosa es tener el libro de John Meade Falkner como punto de partida y otro muy distinto que te dirija Fritz Lang y te protagonice Stewart Granger, George Sanders, así que rebajemos las expectativas y aceptemos que el resultado es pasable. Sin más. Para ser un telefilme resulta incluso meritoria la ambición.

Raised by Wolves (UK)

La último gran decepción del año. Una vez se escucha que Channel 4 está preparando una comedia escrita por Caitlin Moran (y su hermana Caroline) sobre su infancia y vida familiar lo primero que se me ocurre esperar es un Moone Boy en femenino. El resultado, sin embargo, es un muy aburrido saco lleno de neuróticos que declaman en solitario, una sucesión de gente que ni parece interesada ni busca una idea general de amistad, comunidad o familia. Una lástima.

Rory goes to Holyrood (UK)

El resultado es irregular pero seguiría aplaudiendo durante semanas la idea, la iniciativa en sí, incluso parte del resultado. Porque Rory Bremner es algo más que un cómico británico especializado en sátira política. También es escocés. Así que cuando empezó el debate sobre su independencia decidió emprender un viaje reflexivo convertible en un especial cómico sobre el tema. Así que aquí tenemos mucha mucha reflexión, distintos acercamientos humorísticos y varios puntos de vista sobre el tema a la vez. Y aquí es cuando digo lo de: Porque para eso es para lo que están los Servicios Públicos. 

The Sound of Music LIVE! (USA)

NBC! En estado puro. Si alguien creía que Robert Greenblatt se quedaría tranquilo tras el desastre de SMASH! es que no conoce cómo funciona la cadena. Y hay que reconocerle una cosa: Ha logrado una máquina de audiencia gracias a jugar todas las cartas correctas de la manera más incorrecta posible consiguiendo a una cantante country como Carrie Underwood a destrozar canciones que se presuponen fáciles de interpretar a cualquiera, poniendo a la enorme Audra McDonald como una poco probable Abadesa, eligiendo a Stephen Moyer como un sobre-sub/actuado Capitán Von Trap -capaz de ser el único del reparto con un muy marcado acento alemán, como si el resto no fueran del mismo barrio- y ofreciendo a unos responsables de escenografía que deben estar reñidos con los de vestuario hasta el punto de que la estrella aparece con trajes que se confunden con el decorado…  Todo ello y un Rolf interpretado por Michael Campayno con pinta de Jon Hamm acercándose a los treinta robando una canción entera gracias a que su pantalón corto sobreactuaba…  El tipo de desastre con buena audiencia que sólo puede definirse como El Sharknado de los musicales.

Space Voyages (USA)

Un documental sobre las misiones espaciales. Bien contado, riguroso, interesante… Eso es lo que necesitamos,

Superheroes: A Never-Ending Battle (USA)

Documental de la PBS americana, que ellos también tienen canales públicos. Repaso en tres capítulos de la historia de los superhéroes en USA. De manera un tanto superficial y centrándose sobre todo en Marvel y DC, pero algo es algo. Eso sí, a poco aficionado medio que seas es poco probable que te aporte algo.

The Thirteenth Tale (UK)

Adaptación del libro de Diane Setterfield a telefilme que logra pasar del aprobado gracias, sobre todo, a las interpretaciones de Olivia Colman y Vanessa Redgrave en los papeles principales.  El resto da un poco lo mismo.

The Tractate Middoth (UK)

Una de mis tradiciones inglesas favoritas es la de emitir el día de Navidad una historia de fantasmas desde los años ’70 con el nombre de A Ghost Story for Christmas , al menos cuando Margaret Thatcher no está en el poder… de modo que en 2005 volvieron a ellas. Y dentro de esas historias nada como las de M. R. James -de quien el responsable de la de este año, Mark Gattis, aprovecha para hacer también un especial documental.- de manera que tenemos aquí un nuevo, encantador, muy british y familiar clásico instantáneo. ¿Cómo resistirse?

Triptank (USA)

Entrando muy arriba a mi lista: Recuerdos de 2013 que quiero reprimir. Un espanto de pequeñas piezas de animación, supondremos que feista a propósito, para que Comedy Central demuestre que no solo la FOX hace mojones animados.

Turbo F.A.S.T. (USA)

Spin-off de una película con poco éxito como primer lanzamiento de Netflix para el chavalerío. Muy floja, mucha pena.

Two Doord Down (UK)

Telefilme especial no navideño sino de fin de año -ellos lo llaman Hogmanay– de la BBC lleno de humor escocés e inesperadamente bueno. La familia Baird y sus allegados se van reuniendo de manera que las cosas comienzan a disparatarse de manera que lo que parecía más normal pasa del costumbrismo a la comedia.

The Whale (UK)

Si te quedas sin cosas para adaptar siempre puedes ir a la fuente. Imagino que eso será lo que les ha llevado a convertir el último viaje del ballenero Essex en Nantucket que daría lugar a, claro, Moby Dick. Así que aquí tenemos el clásico, el basado en hechos reales e, incluso, a un gran actor como Martin Sheen en el papel principal. Jonas Armstrong queda un poco inocuo en el papel principal, pero la idea general es buena.

Terminamos así los Pilotos Deathmatch de 2013. En total 321 programas. Así que vamos con las matemáticas.

Enero-Febrero (Total 54 = USA 26, UK 18, AU 2, CA 5, NZ 1 y O 2); Marzo-Abril  (Total 74 = USA 40, UK 28, AU 3, CA 2, NZ 0 y O 1); Mayo-Junio (Total 56 = USA 37, UK 12, AU 4, C 2, NZ 1, O 0); Julio-Agosto (Total 42 = USA 25,  UK 9, AU 5, C 2, NZ 0, O 1); Septiembre (Total 39 = USA 27, UK 11, AU 1, C 0, NZ 0, O 0); Octubre-Noviembre (Total 44 = USA 24, UK 17, AU 2, C 1, NZ 0, O 0) y Diciembre (Total 23 = USA 7, UK 14, AU 1, C 0, NZ 1, O 0) así que sumando:

TOTAL

USA 26 + 40 + 37 + 25 + 27 + 24 + 7 = 186
UK 18 + 28 + 12 + 9 + 11 + 17 + 14 = 109
AU 2 + 3 + 4 + 5 + 1 + 2 + 1 = 18
CA 5 + 2 + 2 + 2 + 0 + 1 + 0 = 12
NZ 1 + 0 + 1 + 0 + 0 + 0 + 1 = 3
O 2 + 1 + 0 + 1 + 0 + 0 + 0 = 4

EN RESUMEN

54 + 74 + 56 + 42 + 39 + 44 + 23 = 332

Como veis los americanos van por rachas mientras que los ingleses son constantes pero lo más sorprendente es el inesperado éxito de la temporada de primavera (marzo y abril) que demuestra un giro en los gustos, incluso aunque en los USA se empeñen en seguir con septiembre como inicio de su curso.

Termina aquí 2013 en cuanto a novedades lo que significa que, en unos días… ¡Habrá Sark de Oro Tv! Y en unos meses…

¡¡¡Pilotos Deathmatch 2014!!!

 


Recomendaciones Infantiles y Juveniles

Dentro de mis habituales escritos sobre libros dedico poco espacio al libro infantil y junvenil, el conocido como LIJ. Y no porque lo trabaje menos. Hay días que sospecho que la librería en la que trabajo es en más de un 50% LIJ. Pero todo tiene solución y aquí vamos con unas pocas sugerencias de novedades para comprar, regalar o, simplemente, admirar en la distancia. Lo más difícil es siempre establecer el orden de salida de estos libros: ¿los ordeno por edad recomendada?, ¿por orden alfabético?, ¿de apellido de autor?… Así que vamos a intentar mezclarlo todo. Van separados en dos grandes grupos.: Más Ilustrado y No Tan Ilustrado. Y dentro de eso por orden alfabético de título. A ver cómo queda:

MÁS ILUSTRADOS

Ana y Froga

AnayFroga

Es difícil decir que estamos ante un libro infantil, o juvenil, y no un cómic, pero este pequeño éxito francés ha logrado hacer de las historias cortas encantadoras y el Para todos los públicos con un estilo inconfundible su seña de identidad.

Animales domésticos AnimalesDomesticos Empezamos con un ejemplo perfecto de que esto no lo hemos separado en Infantil y Juvenil. No se me ocurren muchos niños a los que le pueda interesar esta suerte de fotonovela alocada en la que los animales entran sin cesar en la vida de un matrimonio que parece sacado de una película introspectiva de los años ’50.

Cómic Cubik ComicCubik Un cómic en 9 viñetas. Solo que cada viñeta es en realidad un cubo de 6 caras. Y cada uno puede elegir como mejor le parezca cuál de las caras se muestras para que la historia avance de una u otra forma.

Con locura 102916_LOCURA_edv.indd Que un gato quiera a un pez no debería parecernos raro, aunque en esta historia ideal para los más pequeños los mayores podrán añadir unas gotas de incertidumbre y suspense que no separan en absoluto la idea de que se puede querer a la gente de muchas maneras.

Cuentos por correo  CuentosporCorreo De entre las muchas ideas brillantes que se ven en la LIJ durante el año esta es una de las que más me ha gustado. Un estuche con 10 postales para que se pueda contar un cuento. En 9 de ellas viene la historia, por un lado, y parte de una ilustración por el otro. Una vez recibido todo el cuento se puede formar esa ilustración que queda en la número 10 para que la persona decida si es lo primero que debe ver el receptor… o lo último. CuentosporCorreo1 Doña Eremita, reina de la carretera DoñaEremitaReinadelaCarretera Quentin Blake es un clásico. De la ilustración y de las historias divertidas. Esta historia, la segunda de una conductora muy particular -tras Sobre ruedas– no iba a ser una excepción, ¡ni mucho menos!

Gato rojo, gato azul GatoRojoGatoAzul Aquí lo importante no es que cacen ratones, sino que pese a lo diferentes que son y lo visualmente espectacular de la historias podamos aprender lecciones sencillas como que todo el mundo tiene algo que ofrecer a los demás, y que no hace falta disfrazarse para lograrlo.

Hilda y el trol HildayelTrol Dice que es un libro ilustrado y nosotros no vamos a contarle a nadie que es sobre todo un cómic. Especialmente porque esta pequeña preciosidad de Luke Pearson en Barbara Fiore es ya la segunda de las aventuras -divertidas, emocionantes- de Hilda tras Hilda y el gigante de medianoche. Y si nos gustó tanto la una, ¿cómo no recomendar la otra?

Hilo sin fin

HiloSinFin Coser se pone de moda y salen libros como esta pequeña gran historia de Anabel y su caja de hilos que parecía no tener límites, ni en su cantidad ni en todo lo que podía terminar llevando una prenda tricotada.

Lisboa Lisboa Este cuaderno de viajes de David Pintor de distintos lugares -más o menos conocidos- de la ciudad de Lisboa bien merece una pequeña entrada en esta sección tan ilustrada.

¿Las princesas usan botas de montaña? LasPrincesasUsanBotasdeMontaña1 Una niña va preguntando, un adulto va respondiendo. Juguetón y en verso, diferentes verdades universales saldrán a relucir, tanto da que sea si se comen los vegetales o tienen malos días. Un libro tan magnífico tenía que generar rápidamente una segunda parte, así que ya tenemos ¿Es verdad que las princesas besan a los sapos? a nuestra disposición.

Luna Park en Pijamarama LunaParcenPijamarama La segunda parte de otro de nuestros favoritos del año pasado, Nueva York en Pijamarama, de nuevo con la fabulosa técnica del ombro-cinema solo que en lugar de la famosa ciudad esta vez nos vamos a un parque de atracciones. Y aunque sea la segunda vez seguirá resultándonos asombroso.

¡Muu…! dijo Morris MuuDijoMorris Aunque la editorial española no esté por la labor ni de tener una página y casi den ganas de enlazar la versión inglesa directamente, la historia de este ratoncito aficionado a los idiomas es tan graciosa y está tan bien dibujada que tenemos que incluirla en esta entrada.

¡NO! NO Un perro que se alegra de que sus amos comprendan que trata de hacerles la vida más fácil, que tengan siempre su nombre en la boca y que sean consecuentes… casi siempre.

Nuestra señora de París (Vol. 2) NuestraSeñoradeParis2 Segunda y última parte de la ilustradísima adaptación que Benjamin Lacombe ha realizado del clasiquísimo con Jorobado de Notre Dame de Víctor Hugo.

El pobre Pedro ElPobrePedro ¿Puede ser Meta un libro infantil? ¡Pues claro! Un grupo de niños asisten a la representación de «El pobre Pedro» de Heinrich Heine de manera que además de la historia podemos ver a los asistentes y los actores añadiendo a la historia las reacciones de ese pequeño público.

Prohibido leer a Lewis Carroll ProhibidoLeeraLewisCarroll Más Meta pero Meta diferente, porque el último Premio Lazarillo se lo ha llevado una obra sobre una institutriz recién contratada y su joven pupila, demasiado impresionada por Carroll, creando un juego del gato y el ratón en el que interviene incluso el famoso autor.

Lo que escuchó la mariquita LoQueEscuchoLaMariquita Tener a Julia Donaldson, la autora de El Grúffalo, debería ser suficiente garantía, pero es que no solo es eso. Además de una historia divertida sobre los sonidos que hacen los animales y otra emocionante sobre un atraco a una granja resulta que terminas el libro y puedes volverlo a empezar para buscar en cada ilustración a las mariquita protagonista que está, cubierta de purpurina, en TODAS las páginas.

El Rey del Espacio ElReydelEspacio A mí Johnny Duddle me encanta, qué le vamos a hacer. Y con esta historia, entre el libro ilustrado y el cómic, sobre un niño con aspiraciones, alienígenas diversos y robots poderosos me ha ganado otra vez. Si es que soy un fácil.

Romance Romance Auténtico ejemplo del más por menos, una historia con ilustraciones a la checa cuyo texto son poco menos que sustantivos debajo de ilustraciones y en las que vemos construir y deconstruir un viaje rutinario del colegio a casa. Puro genio.

El sueño de una marioneta

ElSueñodeUnaMarioneta1

Una de las novedades editoriales de este año es la aparición de La Guarida que con solo dos libros ha logrado hacerse con un hueco, un espacio y lo que quiera que nosotros respondemos. El primero de esos libros es este pequeño teatrillo bellamente ilustrado que incluye en el propio libro libretos a repartir para todos los actores y, en su web, un recortable para hacer las marionetas protagonistas e interpretar la historia.

 

A todos los monstruos les da miedo la oscuridad ATodoslosMonstruoslesdaMiedolaOscuridad Una divertida manera de subvertir el miedo a irse a dormir y a la oscuridad llenando sus páginas de monstruos igual de miedosos que el niño lector.

El único y verdadero rey del bosque ReyDelBosque Una vez más Iban Barrenetxea nos ofrece una historia con sabor a cuento tradicional, a historia más que posible en la tradición oral, lleno de personajes como los de siempre pero mezclados con mucho sentido del humor y cierta divertida maldad.

El utopífono dibus 2-1.tif El primer lanzamiento de La Guarida -el otro libro que han llegado a sacar este año- fue este Utopífono que cuenta una historia encantadora sobre cierta máquina increíble apoyándose en unas magníficas ilustraciones con un estilo moderno que nos recuerdan a los clásicos.

Ver la luz VerlaLuz1 Resultaría complicado defender tanto que este título sea un ejemplo de pop-up como lo contrario, la verdad es que a lo largo de sus estupendas ilustraciones tendremos que ir abriendo flores, sacándolas a la luz del título, como si fuéramos hadas primaverales. No tiene mucho más secreto o trama… pero tampoco lo necesita.

La zanahoria gigante LaZanahoriaGigante ¿Qué pueden hacer seis conejitos con una zanahoria gigante? Pues eso trata de responder con mente limpia y mucho humor Satoe Tone a la vez que nos ofrece unas grandes ilustraciones de lo que se les va pasando por la cabeza a los animalitos.

NO TAN ILUSTRADOS

Abrapalabra

cubierta_abrapalabra_01.indd

A veces los libros interesantes están donde menos se lo espera uno. Por ejemplo, en la Universidad. Bien es cierto que la Universidad de Castilla – La Mancha lleva años premiando LIJ, poesía y demás, pero rara vez ha estado tan bien la obra ganadora como este año. ¡Habrá que aprovechar!

Ana, la de Tejas Verdes

Cubierta_Ana, la de Tejas Verdes_20mm_090313.indd

No sé los años que hará que me preguntaban por este libro -por esta serie de libros- sin éxito alguno así que aunque sea un clasicazo es más que bienvenida la reedición de ToroMítico, sobre todo si va a continuar ofreciendo nuevas ilustraciones. De momento les ha dado tiempo a sacar también la segunda: Ana, la de Avonlea.

Battle Royale

BattleRoyale

Puestos a ver chavales peleándose a muerte esta es una gran opción, el libro de Koushun Takami que funcionó como una bola de nieve para todas sus otras versiones llega por fin, aunque sea en edición de bolsillo, para todo el público lector con estómago asentado que quiera acercarse y echar un ojo.

DeSastre & Total

DesastreTotal

Saber que el gran Stephan Pastis se va a meter en LIJ es desear leer lo que pueda aportar -y desearle también mejor suerte con el traductor que la última vez-, cuando uno abre el libro y descubre que ha estado a la altura creando una colección de desatinos de un chaval que quiere ser detective infantil solo se puede hacer una cosa: recomendarlo.

¿Donde está el zombi?

DondeEstaelZombi

Cuando decidieron hacer una reinterpretación más adulta de la clásica estructura de búsqueda en ilustraciones al estilo Wally pensé que se limitarían a aplicar el formato sin más, pero para mi sorpresa han logrado realizar una versión con narrativa que se une a Lo Zombie desde una inesperada periferia. -Y sí, este tendría que haber ido en la otra sección. Ya veis lo poco que duro sin hacer trampas.-

Eleanor & Park

EleanorPark

Quizá este no sea el mejor libro de Rainbow Rowell -o eso me han dicho-, pero como forma de tomar contacto, a través de esta historia de amores entre dos jóvenes que no están en el centro de la popularidad de su instituto, tiene su utilidad.

 

Fuego

libros-portada-fuego

La continuación de El Círculo demuestra algo que aún hay que recordar en ocasiones, que hay literatura juvenil de esas de poderes paranormales y grupos de jovencitas que puede, a la vez, estar bien. Seguro que estáis tan sorprendidos como yo.

 

Investigación en Granada

 

AgathAMysteryGranada

Los libros de la colección Agatha Mistery están inesperadamente bien. Entretenidas aventuras de dos primos y toda una serie de aventuras detectivescas que les han llevado por todo el mundo, por ejemplo, a Granada en el número 12 de la colección.

La Invocadora de la muerte

SkulduggeryPleasantDetectiveEsqueletoIVLaInvocadoradelaMuerte

Cada nueva entrega de la saga Skulduggery Pleasant confirma el inesperado éxito de esta colección juvenil irlandesa centrada en el lado más hardboiled de un mundo lleno de restos fantásticos con unos personajes enfrentados a situaciones inesperadas y enormes, como una perfecta amalgama entre Chandler y Lovecraft para un público amplio.

La maravillosa O

LaMaravillosaO

Nunca se reivindica lo suficiente al magnífico James Thurber, ni tan siquiera cuando entregó su anterior maravilla para Ático de los Libros, Los 13 relojes, así que vamos a volver a repetirlo ahora con esta estupenda historia que limita con los cuentos de hadas y las historias de aventuras sobre un país que proscribe al letra O.

La marca de Atenea

LaMarcadeAtenea

Rick Riordan es todo un fenómeno a estudiar. Creó la saga de Percy Jackson, la continuó con esta de Los héroes del Olimpo que ha llegado ya a la tercera entrega -y en breve una cuarta- ofreciendo aventuras en el mismo universo pero con nuevos personajes; y aún ha tenido tiempo de crear otra saga con los dioses egipcios. Todo gracias a saber combinar aventuras, algo de culebrón y bastante conocimiento de los mitos clásicos.

Primer libro de Lankhmar

PrimerLibrodeLankhmar

Bajo este título se recogen los cuatro primeros libros de los siete que Fritz Leiber dedicara a Fafhrd y El Ratonero Gris, punto de entrada y evolución de multitud de jóvenes en la literatura fantástica épica. Bueno, más o menos épica, que estos son un par dedicados sobre todo a la picaresca. Los libros incluidos en el volumen son: Espadas y nigromantes, Espadas contra la muerte, Espadas en la niebla y Espadas contra la magia.

¿Quién será a estas horas?

QuienSeraaEstasHoras

Tener de regreso a Lemony Snicket tras el abandono de los libros faltantes de Una serie de catastróficas desdichas por parte de las editoriales españolas es una buena noticia. Si encima incluye ilustraciones de Seth mejor todavía. Ahora a ver si venden los suficiente y se animan a recuperar la saga anterior.

 

Y, por supuesto, si todo esto falla siempre podéis tirar por la calle de en medio y regalar… ¡¡¡Libros saltarines!!!

LibrosSaltarines

Como veis, un breve repaso a un campo muy amplio. ¡Que no se diga que no os doy ideas!


Sark de Oro 2013: Los Premiados

Dicho todo esto, vamos ya con los premios, que para eso estamos hoy aquí.

Solo que vamos a poner un poco de orden. Empecemos con el premio para lo leído en otro idioma:

Golden Sark to The Stench of Honolulu: A Tropical Adventure by Jack Handey (Ed. Grand Central Publishing)

En un año magnífico que ha visto la llegada de un nuevo Pynchon en «Bleeding Edge» o un nuevo Sedaris en «Let’s explore diabetes with owls», ambos buenos ejemplos literarios,  la novela de Handey logra el premio por su extraordinario uso del miniformato cómico que logra contar una historia como las de las películas de Bob Hope o los libros de El Pirata Garrapata, engarzando unas pequeñas historias cómicas con otras, dejando siempre que el placer inmediato de la risa sea más importante que la ordenación de la historia. Convirtiéndolo así en una novela tan inesperada como gozosa.

Stench

Sark de Plata para Mal Dadas de James Ross, (Ed. Sajalín)

Por su magnífica mezcla del realismo más descarnado con los ribetes de género negro, la descripción de un entorno rural sumido en la depresión y como eso ayuda a empujar a los protagonistas a una serie de negocios cuanto menos dudosos convirtiendo la obra en un punto de encuentro entre la crónica, los alrededores del género negro y el lado turbio del costumbrismo.

mal-dadas

Sark de Oro para Boston. Sonata para violín sin cuerdas de Todd McEwen, (Ed. Automática)

Un libro inesperado y complicado, un golpe en la cabeza comienza la aventura y justifica una narración en el que se juntan el fluir de conciencia con momentos tanto cómicos como líricos para narrarnos lo que no deja de ser una revolución en marcha.  Una historia que exige una mayor atención a cambio de una recompensa más que justificada.

Boston

¡Esperad! Este año tampoco acabamos aquí. Tantos años más tarde al final he decidido hacerle caso a Absence y abrirle una categoría al Ensayo, o mejor, la No Ficción, así que…

Sark de No-Oro para Silencios de Pánico de Diego López y David Pizarro, (Ed. Tyrannosaurus Books)

El más completo acercamiento al género fantástico español que haya visto, exhaustivo, documentado y lleno tanto de datos como de historias sobre lo que allí se cuenta, estamos ante una obra que ya es fundamental para entender el cine de género en España.

Silencios Panico

Ahora sí, ya hemos acabado. Muchas gracias por vuestra atención y hasta los próximos premios.


Sark de Oro 2013: Repaso al año o El extraño caso del libro que leer.

Un año más (y eso que lo que empezó como una tontería de un foro ha cumplido ya los 14 y cualquier día comienza a responderme) aprovecho el comienzo de año para entregar el “Sark de Oro” al libro que más me ha gustado del año recién concluido

Comienzo con la clásica advertencia así que quien quiera pasar al resumen del año que se salte este párrafo. Las listas de “Lo mejor de…” acaban siendo los resultados de la intersección de los gustos personales con los libros leídos a lo largo del año. La posibilidad de que haya aparecido un libro revelador y no salga en esta lista puede deberse más a no haberlo leído que a criterios de selección. Recapitulando en estos años y para que quede constancia, los anteriores Sark de Oro recayeron en “El Hada Carabina” de Daniel Pennac“Huérfanos de Brooklyn” de Jonathan Lethem“Cíclopes” de David Sedaris,“La Disco Rusa” de Wladimir Kaminer“La Mosca” de Slawomir Mrozek“El Martillo Cósmico” de Robert Antón Wilson “Pégate un tiro para sobrevivir” de Chuck Klosterman, “Las Ovejas de Glenkill” de Leonie Swann, los «Cuentos Completos» de Connie Willis, «Al pie de la escalera» de Lorrie Moore, «Mi Tío Napoleón» de Iraj Pezeshkzad, «Los amigos de Eddie Coyle» de George V. Higgins y «Hermana mía, mi amor» de Joyce Carol Oates.

Aviso, también como casi todos los años, de que mis lecturas suelen determinarse por escuderías, es más sencillo que lea algo de Asteroide, EsPopÁtico de los libros o Valdemar que lo haga con lo que sacan PlanetaAlfaguara Anagrama. Vamos, que no pretendo engañar a nadie: No me he leído todo lo publicado ni de lejos.

Entre las novedades podemos contar el envío a Absence de las Epístolas Librescas que hacen más sencillo echar la vista y repasar el año. De manera que este año repasaremos un poco más corto, dejando a esas unidades el almacenamiento más profundo.

Año turbulento este, en el mundillo literario igual que en el resto de sitios, que ha visto caer varias distribuidoras que han arrastrado a su vez a algunas pequeñas editoriales, aunque muchas de estas han caído por sus propios problemas. Por suerte también ha habido algún valiente dispuesto a emprender nuevos proyectos editoriales. -Pensemos en MalPaso atreviéndose con  Kurt Vonnegut o Eduardo Lago, o en el trabajo continuado de Ginger & Ape, Hoja de Lata o Jekyll & Jill-. Y como las editoriales más pequeñas han respondido magníficamente, convirtiéndose en motor de proyectos interesantísimos. Desde las periferias de la autoedición con propuestas como la de El Butano Popular entre otros proyectos que han logrado aunar un cierto amateurismo editorial con el tesón de ver publicada una obra aprovechando las actuales facilidades para lograr un acabado enteramente profesional, como la forma de algunas de las independientes de afrontar el año.

Dentro de las cuales podríamos destacar sin problemas a Sexto Piso que se ha atrevido en un mismo año a publicar El plantador de tabaco, de John Barth, y Jota Erre, de William Gaddis, obras titánicas ambas tanto en las ambiciones como en los logros y, desde luego, en su extensión, que justificarían de por sí la existencia de cualquier proyecto editorial. Imaginad juntas.

Recordemos, en fin, que hay editoriales independientes como Impedimenta que este año nos han ofrecido desde  ¡Abajo el colejio!, con textos de Geoffrey Willans y del mil veces grande Ronald Searle, a Máscara, de Stanislaw Lem; Nórdica y su bellísima edición ilustrada cuasi-comic de los Cuentos de muerte y demencia de Poe con ilustraciones de Gris Grimly al igualmente bellísimo Atlas de las islas remotas de Judith Schalansky -en colaboración con Capitán Swing-, o Libros del Asteroide, que ha ido de Un paraíso inalcanzable de John Mortimer hasta  El complot mongol de Rafael Bernal. O Alfabia que ha publicado Diez de Diciembre de George Saunders. Todo eso sin mencionar el gran trabajo de las editoriales especializadas en cultura japonesa Quaterni y Satori que tanto están haciendo en este Año Dual con la publicación de títulos sumamente interesante de todos los aspectos posibles de la literatura japonesa desde los magníficos relatos fantásticos de En el bosque, bajo los cerezos en flor de Ango Sakaguchi en Satori al clásico aventurero de capa y espada La leyenda de los ocho guerreros perro de Yamara Futaro en Quaterni o el ensayo Japón Sobrenatural de Daniel Aguilar. O la excelente propuesta de Valdemar atreviéndose con una tan necesaria colección centrada en los autores de literatura terrorífica y fantástica  contemporánea, conocida como Imsonmia.

No significa esto que las grandes editoriales se hayan quedado de brazos cruzados, al fin y al cabo Alfaguara empezó el año publicando los Cuentos Completos de Roald Dahl, han echado el año con La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joel Dicker, mientras que en el lado de quien sabe si tan en frente Perdida de Gillian Flynn, en Roja & Negra de Mondadori. Por cierto que la colección de literatura fantástica de RBA que tantos problemas parece haber afrontado ha dejado este año una primera toma de contacto con Las luminosas de Lauren Beukes, ed. RBA , – que esperemos no impida la publicación de Zoo City,- y la monumental
Cuentos completos de J. G. Ballard. Aprovechemos para mandar un cariñoso saludo a Anik Lapointe que ha salido de RBA, en donde ha recuperado clásicos e impulsado dos magníficas colecciones,  tras casi tantos años como estos premios. Esperemos encontrarla de nuevo en otra editorial durante este 2014.

Resultará curioso, pero mientras para muchos este podría ser el año de La casa de hojas de Mark Z. Danielewski, editado por Pálido Fuego y Alpha Decay para mí lo que tenemos es una mejora y ampliación no table, por un lado en los libros de cocina entre los que nos han llegado clasicazos como El arte de la cocina francesade Julia Child, de nuevo en Debate o  El Pan de Jeffrey Hamelman, primer libro que se atreven a sacar la editorial Libros con Miga, que confirman el buen momento.

A la vez estamos viendo una mejora y variedad mayor en el ensayo. Y aquí es indudable que debemos hablar de Ático de los Libros que ha presentado una magnífica colección de ensayo en la que junto a El mar interior, de Philip Hoare, está el grandísimo El renacimiento del siglo XII del medievalista Charles Homer Haskinsel; por su parte en Libros del K.O. han publicado La banda que escribía torcido de Marc Weingarten o las Crónicas quinquis, de Javier Valenzuela, y oras pequeñas se han unido con libros maravillosos del estilo de Cómo hacer bien el mal, del gran Harry Houdini, ed. Capitán SwingLos forajidos del Misisipí del mítico Allan Pinkerton en Ginger & Ape o la biografía En cualquier caso, ningún remordimiento, de Pino Cacucci en Hoja de Lata.

No me extiendo más que para eso he tenido el privilegio de las Epístolas Librescas, pero sí diré que pese a todos sus problemas este no ha sido un mal año para los libros.

Pero ya sé que no es esto lo que os interesa, que lo que queréis es saber quién se lleva los laureles así que vamos con los premios.