El gusto inglés por las series educativas se puede ver aquí en 37 days, a medio camino entre una serie ficcional propiamente dicha y un documental, con un reparto solvente y algunos recursos un tanto descolocantes -el uso de voz en off documental, por ejemplo- acaba por teatralizar el resultado a la vez que deja bien claro que la finalidad de esta miniserie es explicar por qué Reino Unido se metió en la Primera Guerra Mundial tras la muerte del Archiduque Francisco Fernando de Austria.

Sirens es la traslación de la serie inglesa del mismo nombre, pero frente al humor tristón y la suciedad de la primera aquí tenemos una comedia al uso, rebajando incluso el humor negro. De manera que  han logrado que una comedia no tan interesante pase a no serlo en absoluto aplanando y metiendo luz en ambientes, personajes y situaciones. En fin.

Todo lo cuál sigue siendo mejor que Saint George, serie del muy dudosamente cómico George Lopez que parece creada para combatir contra Mixology por el puesto de peor nueva serie del año o para recordarnos que a Lopez no le echaron de la TBS por movimientos de Conan sino porque es realmente insoportable.


Libros que llegan: Gaiman, Jagannath, Jungstedt y más

Empieza tranquilo el que suele ser uno de los meses más ocupados del año. La llegada del día del libro -que ya se otea en el horizonte-  provoca una pequeña avalancha todos los años de la que, de momento, solo nos están llegando algunas piedrecitas. Pero que no os engañe el bajo número que hay cosas interesantes entre ellas, así pues:

¡Que entre la pila!

– Jagannath de Karin Tidbeck, ed. Fábulas de Albión.

jagannath-artefinal-peq

En este recopilatorio de relatos la sueca Karin Tidbeck explora todas las posibilidades de Lo Fantástico. Relatos de ciencia ficción, otros cercanos al terror, alguno incluso al cuento de hadas tradicional… Lo que Tidbeck hace es tratar de construir, desmontar o reconstruir las diversas aproximaciones clásicas a un campo tan amplio como el fantástico en lo que podríamos creer un estudio de sus posibilidades. Cada cuál tendrá sus preferencias, tanto de los relatos como de los campos tocados, pero sin duda estamos ante un gran libro.

– Doble silencio de Mari Jungstedt, ed. Maeva

libros-portada--doble-silencio

Un grupo de amigos  decide irse en sus vacaciones a una isla en la que se celebra un Festival de Cine en honor a Ingmar Bergman -un planazo, vaya, que para eso son suecos- pero como siempre pasa en estos casos uno de ellos aparece muerto y la policía tiene que descubrirlo que para eso están. Nuevo caso para Anders Knutas y, por tanto, un aceptable ejemplo de negro nórdico.

– El galáctico, pirático y alienígena viaje de mi padre de Neil Gaiman, ed. Roca

9788499188140-El_galactica-piratico_y_alienígena_viaje_de_mi_padre_Neil_Gaiman_baja

El de Gaiman es el nombre que resalta en la portada pero la parte del león se la lleva aquí su ilustrador, Skottie Young, que realiza un trabajo descomunal comparable solo al de Quentin Blake. Lamentablemente no estamos hablando de un cuento ilustrado sino de un pequeño relato, uno rápido cercano -aunque más amable- que El día que cambié a mi padre por dos peces de colores. Si me preguntáis a mí, este libro no está mal, pero en cuento ilustrado hubiera sido la bomba.

– Abril encantado de Elizabeth von Arnim, ed. Alfaguara

portada-abril-encantado_med

A Elizabeth von Arnim -la del Jardín alemán– le veníamos siguiendo la pista en Lumen con sus libros  inteligentes centrados en las relaciones humanas; ahora Alfaguara parece haber pasado a publicar sus obras aunque las vende de manera extraña para mí: ¿comedia romántica? Bueno, quién sabe. En cualquier caso -y como el resto de su obra- un libro interesante.

– India de Chantal Maillard, ed. Pre-Textos

amisa narrativa contem.

Siendo Chantal Maillard conocida fundamentalmente por su poesía este grueso volumen podría suponer una sorpresa de no ser por su trayectoria académica. Lo que vemos aquí es la recopilación de 25 años de anotaciones, reflexiones y pensamientos en sus viajes por La India reunidos en este volumen que sirve lo mismo para conocer más cosas del país que para ver cómo a lo largo de esos 25 años va variando la forma de ser y pensar de la autora.

Ávidas pretensiones de Fernando Aramburu, ed. Seix Barral

avidas-pretensiones_9788432222597

Nombre común en la prensa literaria, más como crítico que como autor aunque sus libros de relatos, novelas y poesía hayan gozado de cierta notoriedad, parece que Aramburu, un escritor que siempre ha tenido una vena bromista en su obra, ha decidido poner el equivalente a una bomba de metralla desde su posición de ganador del Premio Biblioteca Breve de Novela con un texto sobre la reunión de un grupo de profesionales de la cosa para unas jornadas culturales tan al borde de la desaparición como todo el modelo cultural que lo permitía. De manera que la mala baba y las puñaladas se suceden por doquier entre todos los grupos implicados. No significa esto -ni mucho menos- que no haya diferentes valoraciones o que no sean comprensibles los personajes, algunos de gran humanidad, tanto como que a uno casi le picarían las ganas de ir poniendo los nombres reales al lado de los ficticios. Lo que siempre es de agradecer.

La vida desatenta de Antonio Mercero, ed. Debolsillo

244_P328859.jpg

Que Antonio Mercero es un grande del audiovisual espero que nadie lo ponga en duda, que se le va la mano con lo sentimental me temo que es igual de cierto. Pero aquí lo importante es que ha visto la luz su segunda novela, que va de familias, de problemas entre personas y de todo lo que, en resumen, ha caracterizado su obra. Una vez ahí es cuestión de posicionarse.

Hondo de Louis L’Amour, ed. Valdemar

FR_006

Louis L’Amour, por improbable que parezca con ese nombre -en realidad era LaMoore así que ya me diréis- fue un más que relevante escritor de western de entre los que este, sobre una relación imposible en tierra peligrosa, pudo ser el más conocido cine mediante. Si os gustan las de vaqueros no os lo podéis perder.

La agonía del asesino de James Sallis, ed. RBA

la_agonia_del_asesino_300x455

El éxito de una película puede acabar atando a un autor. Digo esto porque parece imposible hablar de Sallis sin mencionar Driver, pese a todo lo mucho que ha escrito antes y después. Claro que lo mismo El tejedor o El avispón negro le pillan más a trasmano a la gente. En esta tenemos nada menos que una novela negra de asesino a sueldo, uno que se ve metido de improvisto en un lío más gordo de lo que creía. Y también en el policía que trata de darle caza y un tercero en discordia. denle una oportunidad a este autor, que se la merece.

– Peste & Cólera de Patrick Devrille, ed. Anagrama

Maquetación 1

Un investigador científico aventurero. De todo tiene que haber. Patrick Devrille centra en el médico y bacteriólogo suizo Alexandre Yersin su novela siguiendo la vida de este codescubridor del bacilo de la peste y sus viajes de investigación por el mundo. Así que al final hay un poco de todo: ciencia, biografía, viajes…

– El buscador de almas de Georg Groddeck, ed. Sexto Piso

Tapa-alta-El-buscador-de-almas-196x300

A los que os suene el nombre del autor, sabed que es porque Georg Groddeck fue uno de los fundadores del psicoanalismo -masomenos- que llevó a esta obra, una novela sobre un pícaro que sucumbe al Ello causando una serie de estropicios a su paso, a gozar del beneplácito de Freud que acabó facilitando su publicación en una editorial amiga. Usar las teorías psicoanalíticas para montar y desatar el cáos ejemplificando lo que sería tener desinhibido el Ello puede ser un ejemplo de literatura didáctica pero, sobre todo, un ejemplo de comedia de desastres.

– Temor a la verdad de Mary Higgins Clark, ed. Plaza & Janés

244_L342172.jpg

Las siempre relajadas y relajantes novelas de misterio de Mary Higgins Clark, sencillas como el asa de un cubo y directas como el blanco y en botella, son perfectas para aquellos que buscan un regalo para esa persona que quiere leer algo entretenidillo pero no absorvente y que no necesite de mucha atención. ¡Que también tienen derecho, hombre!

El primer héroe de Martí Gironell, Ediciones B

14114g

Primera apuesta editorial para el Día del Libro. Novela prehistórica extensamente documentada, tocho de impresión, tapa dura, formato grandezuelo y un mapita incluido. Que no se diga queaquí no damos fe de su llegada.

Las tres bodas de Manolita de Almudena Grandes, ed. Tusquets

Las_tres_bodas_de_Manolita_big

Sospecho que poco van a tardar en sacar una novela de fuera de este ciclo de posguerra porque la gente se impacienta ante tanta insistencia. Pero bueno: Nueva novela de Almudena Grandes, marcado.

La analfabeta que era un genio de los números de Jonas Jonasson, ed. Salamandra

Analfabeta que era un genio de los numeros, La_135X220

El autor de El abuelo que saltó por la ventana y blablabla… saca novela negra que trata de repetir el éxito de la anterior. Marcado también.

La gran guerra de Joe Sacco, ed. Literatura Random House

RH27514.jpg

He aquí un libro complicado. Casi me cuesta hasta llamarlo libro habida cuenta de que en realidad es una enorme ilustración extensa doblada en un formato de acordeón entre dos tapas duras y con un estuche para guardarla que incluye un cuadernillo apuntando y aclarando el dibujo. Casi sería mejor haberlo sacado como una lámina que como un libro pero qué sé yo de lo que la gente está dispuesta a hacer o a pagar.

– La guerra (Un soldado alemán en la gran guerra 1914-1918) de Ludwig Renn, ed. Forcola

GuerraRenn

A ver si os creíais que con un libro sobre la Primera Guerra Mundial íbamos a estar servidos esta semana. Y los que me dejo fuera. Pero vamos con este: Memorias de un soldado que estuvo allí en el bando alemán y que aprovecha para dar su punto de vista del conflicto y lo sucedido.

La librería más famosa del mundo de Jeremy Mercer, ed. Malpaso

la-libreria-mas-famosa-del-mundo

La historia de la Shakespeare & co., la famosa librería de París por la que tantos autores -aunque no tanto franceses, pero en fin- pasaron. Para fetichistas tanto de las librerías como de esos grandes autores.

La jornada de un periodista americano en 2889 de Julio Verne, ed. Gadir

lajornadadeunperiodista

Curioso texto especulativo de Verne, cercano no solo a la fantasía sino además al humor que en Gadir han rescatado para añadirle ilustraciones de manos de Marcos Morán que realzan tanto la ironía como la comicidad del texto. Y eso que Verne no supo ver la llegada de las Redes Sociales.

– El capital de Karl Marx, ed La lluvia

capitalniños

Sí, efectivamente. Una versión en cuento para los más pequeños de El Capital. ¿Qué más necesitáis saber?

Como veis no ha estado mal aunque nada comparado con el incremento de la actividad primero para el Día del Padre y luego para el 23 de abril. En fin, paciencia y buenas lecturas.


«Un cadáver de menor aparece en el bosque», un recurso cada vez más usado -no todo podían ser condes en bibliotecas, los tiempos cambian- con el que volvemos a encontrarnos aquí en Secrets and lies. Serie australiana que -por motivos que no entiendo- tiene ya comprometida versión USA para este mismo año. Será para evitar una dilatación temporal tipo Broadchurch.

Un tipo encuentra el cadáver de un niño cunado hacía jogging, que resulta ser vecino suyo, y como la policía funciona como funciona como funciona él empieza a notar que creen que es el asesino. De manera que decide investigar él para limpiar su nombre.

Por supuesto eso significa que la serie se muestra ambigua sobre si su protagonista es realmente inocente. O de qué lo es y de qué no. Todo ello con un estilo detenido pero no pausado y mucho detalle a los personajes, al estilo del British Noir. Así que seguiré con ella, a ver cómo sigue.

 


A veces parece que los Murder Mystery son el primo pobre de las películas de asesinatos. Incluso en esas ocasiones en las que la película en sí juega con la identidad del asesino. Y lo es porque incluso ahí el asesinato vale más que la investigación y cualquiera giro inesperado parece más otro resorte de la sorpresa antes que la finalidad. Quizá también porque cuando el Whodunit pasa a tener una dimensión casi social como en este caso la propia falsedad de la premisa queda resaltada.

TheLastofSheila

El fin de Sheila nace de la versión social de estas historias, de esos juegos de ingenio entre un anfitrión y sus amigos/víctimas, algo que muy pocas veces se ha visto en el cine y cuando lo ha hecho -la magnífica Cluedo (Clue, 1985), por ejemplo- ha sido sobre todo en el humor. Al menos hasta que hablemos de Inocentada sangrienta (April Fool’s Day, 1986), que será otro día.

De manera que aquí tenemos a dos grandes, el autor Stephen Sondheim y el actor Anthony Perkins, que deciden dar un paso más en este tipo de juegos y crear uno definitivo y absolutamente meta, cargado de vitriolo sobre Hollywood y pensado sobre todo como divertimento. Para lo cuál logran convencer a nombre de sobra conocidos como James Coburn, Rachel Welch o James Mason junto a profesionales de esos que nunca fallan como Ian McShane -que ha sido muchas cosas pero quizá os suene como Al Swearengen más que Lovejoy-, la enorme Dyan Cannon o Richard Benjamin -sí, Quark en persona- para que participen en este juego peligroso con una historia principal que serpentea y, reconozcámoslo, promete más de lo que al final acaba dando. Aunque seré yo el que vaya a quejarme del resultado final, mientras sea una copa de Dry Martini elaborada con vitriolo.


Pilotos Deathmatch: Enero – Febrero 2014

Un nuevo año y las mismas tradiciones. Aunque a partir de marzo comenzaré a usar el OneShot para ir adelantando trabajo. Pero aún así vamos a ponernos con este repaso de los dos primero meses.

Antes de ponernos a ello, aprovecho para recordaros, como siempre, un par de cosas: La inclusión de vídeo suele deberse a que sea una serie especialmente buena, mala o curiosa. Podéis conseguir más información clicando en el nombre del programa, os llevará a su web oficial —y si no tiene, que ahí está la ITV, a lo más cercano que se me ocurra— y a la derecha podréis leer su procedencia: (AU), (CA), (NZ), (UK), (USA) y, por supuesto (OT).

Este año empieza con una auténtica locura, ya volveremos al final pero los números dicen que hay 78 pilotos para comentar. Una locura. Así que no os entretengo más:

¡Que comience la lucha!

The 7.39 (UK)

Miniserie en dos partes de esas de amores imposibles y repercusiones y… bueno… la protagoniza David Morrisey, aunque yo entre Olivia Colman y  Sheridan Smith no veo la posibilidad de duda.

About a boy (USA)

Sitcom que vuelve a adaptar la novela de Nick Hornby a mayor gloria de la película de Hugh Grant.

The After (USA)

El regreso de Chris Carter Pilotos de Amazon mediante se compone de una serie que dice estar inspirada por Lost pero que parece el hijo de Flash Forward y Persons Unknown con un presupuesto y efectos especiales de SyFy, Y eso que es el piloto solo, que como le lleguen a dar el resto de la serie…

Amber (OT) (Irlanda)

Curiosa historia de corte negro de una chica desaparecida que los irlandeses han preparado pero que media Europa ha podido ver antes. Diría que es un acercamiento al British Noir si no fueran capaces de correrme a boinazos.

The Assets (USA)

Como la ABC quiere ser la próxima NBC ha cancelado ya esta miniserie de 8 capítulos. Sí, en serio. Tampoco es que me sorprenda demasiado, esta historia de espías durante la guerra fría está más cerca del exploit que de un relevo de las obras de FX o UK,

Babylon (UK)

Una idea magnífica a priori, Danny Boyle dirigiendo un guión de Jesse Armstrong y Sam Bain, guionistas que habían trabajado en Peep Show o Four Lions. Pero resulta que se dan de leches, uno nunca tiene claro qué tono pretenden darle si es que él tiene pensado alguno e, incluso, parece que está más ocupado componiendo planos curiosos que narrando la acción. Tienen capítulos por delante aún para arreglarlo, pero ya tendrán que convencernos antes.

The Best Laid Plans (CA)

Agradable -incluso amable- comedia política canadiense sobre un asesor político que acaba llevando su propia candidatura con la esperanza de fallar. Muy útil para cuando no hay otra cosa que ver.

Bitten (CA)

Serie canadiense de hombres lobo que sigue la idea de The Vampire Diaries solo que con menos dinero y la impresión de que si acaso el SyFy podría haber tenido algo que ver.

Black Sails (USA)

Una -la primera- de piratas. Serie -mini, pero ya sabéis- de aspecto sucio y blablabla que trata de funcionar como precuela de La isla del tesoro. Y, a la vez, seguir el rastro de la HBO añadiendo sexo y tramas culebronescas para simular adultez. Pero no.

Bosch (USA)

Hay momentos en este Piloto de Amazon de la adaptación del personaje de Connelly que uno se pregunta s no estará viendo una parodia sin éxito de los mil clichés de las series policiacas. Que no es que las novelas sean un giro revolucionario pero es que para hacer esto mejor que no se metan a crear series nuevas.

Breadwinners (USA)

Serie animada de Nickelodeon basada en que dos personajes gritones y muchos chistes escatológicos tiene que ser algo divertido. Luego esos niños espectadores podrán venir a España a seguir disfrutando.

Broad City (USA)

Serie sobre dos amigas modernas en un estilo de laverneandshirleyismo buscando la contemporaneidad -tanto que pasan de una webserie a esto-, representación fundamental de una amistad entre tiraos desde el punto de vista femenino. Podría estar mejor pero algo es algo.

Camelia, la texana (USA)

Nada como un corrido para basar en ella una serie de televisión. De Los tigres del norte, además. Así que ahí tenemos la clásica historia de mujer a la que la boda le sale mal, versión asesinato, que tiene que ocuparse de negocios no-muy-legales. Más culebrónida, claro, y no especialmente original.

The Capones (USA)

The Capones hasta matarles. Perdón. Reality sobre una familia italiana que tiene un restaurante y un montón de gente comportándose como niñatos, algo así como intentar juntar Los Soprano con Jersey Shore y esperar que además haya cierta coherencia. SPOILERS: No.

Chicago PD (USA)

Una de esas series que se pueden pasar años en la parrilla, más por rellenar espacio que por tener algo que decir. Esta es la primera temporada pero como si fuera la quinta, de puro uso rutinario de actores y tramas y desgana en prácticamente cualquier cosa. Es relleno, lo sabe y no le importa.

Chozen (USA)

Serie de animación pretendidamente divertida -mátame- sobre un rapero gay injústamente condenado que sale de prisión no para vengarse de los que le metieron en ella sino para relanzar su carrera musical. Permite comprobar empíricamente que el que los chistes sobre violaciones sean entre hombres hace falta algo más para hacerlos divertidos. Un guión y eso.

Clarence (USA)

Serie de animación para Cartoon Network -como veis este inicio de año ha habido un intento de cambio en las series infantiles- que va de un niño muy positivo dibujado de una manera tan espantosa como era esperable y que, bueno, probablemente su creador está seguro de estar haciendo algo especial y diferente. Si nadie le avisa de que no le evitáis el disgusto.

Clash of the Ozarks (USA)

Si este reality sobre la lucha entre dos familias rivales en Arkansas tratara de chupar más de Hartfields & MacCoys y de Duck Dinasty posiblemente sería más descarado pero no más aburrido. Solo para fanes del redneckismo.

Doll & Em (UK)

Dos amigas, sus historias, tono cómico… salvo que aquí no podemos hablar propiamente de laverneandshirleyismo al centrarse no solo en dos personas reales sino en la vida de ambas en el contexto del éxito en USA de la segunda, la siempre encantadora Emily Mortimer, que apoya a su amiga en un mal momento llevándosela  a trabajar con (para) ella. Y eso es lo que tenemos, un Entourage en versión femenina. A mí me gusta más que el masculino así que ya es algo.

Edge of Heaven (UK)

Serie de la ITV sobre un bed-n-breakfast dedicado a los años ochenta con muchos personajes tratando de ser joviales y mantener un tono ligero hasta el punto de que uno se pregunta si la ambientación es de los años ochenta como idea o porque los guiones llevaban guardados desde entonces.

Enlisted (USA)

La vida de un trío de hermanos en el ejército tiene dos puntos contrapuestos: Por un lado no hay nada en absoluto que no hayas vistos desde Sargento Bilko en adelante con un adelante tan extensísimo en lo que Comedia y Militares significa en USA. Por el otro los actores se esfuerzan, los pobres, es tratar de llenar sus papeles. sobre todo Parker Young haciendo una vez más de cabeza de chorlito. Poco más se puede sacar de aquí dadas las más que obvias problemáticas con el ejército que parecen haber reducido una serie que sin mucha novedad podría haber sido un relleno eficaz en un problema de desarollo que en algún lugar tienen que emitir para no perder más dinero. Una lástima, esperemos que le de algo de proyección a sus pobres actores.

Every witch way (USA)

Una chica empieza a ir a un instituto en el que descubre que es bruja y hay chicos amigos y una chica rival y esto es Nickelodeon como podría ser El día de la marmota.

Fleming: The Man Who Would Be Bond (USA)

Producción de la BBC América sobre la vida de Ian Fleming con un título largo que indica la poca confianza que tienes en tu público. Claro que con Dominic Cooper de protagonista sería más sencillo pensar en un investigador científico que en un hombre de acción y espía. Psé.

Flowers in the attic (USA)

Tiene mucho mérito este telefilme de la Lifetime, porque coger el locurón gótico de la novela original y quitarle las partes más extremas, llenarlo de actores sosos y rebajar tanto los tonos que parezca lo más normal del mundo hasta extremos de aburridismo insospechado no es algo en manos de cualquier canal.

Get Ace (AU)

Serie animada australiana sobre un chaval que protege al mundo gracias al aparato de su boca. Bueno, más o menos. Como serie que busca mezclar lo cotidiano con lo excepcional es buena sin más, mejor en las partes de acción, eso sí.

Gortimer Gibbon’s Life on Normal Street (USA)

Piloto infantil de Amazon porque de algo hay que morir. El clásico espanto de niño consciente y su familia alrededor. Sospecho que Amazon no entiende que para esto podría comprar series ya emitidas.

Growing Up Fisher (USA)

Hablando de espantos. Espero que esta serie haya sido creada para que J.K. Simmons no tenga problema financieros en su vida porque por lo demás es un pequeño desastre a escala, el típico que las networks están promoviendo últimamente cuyo equivalente solo se me ocurre que sería comerse un paquete de pan de molde.

Hair (UK)

Gran idea de la BBC. Puestos a realizar concursos eliminatorios de larga duración se pueden ir probando cosas nuevas. En este caso hacerlo de peluquería. Con las tradicionales tres rondas, jurado de expertos y centrado en amateurs, todo bonito y didáctico. A ver si en España toman nota.

Hank Zipzer (UK)

Serie juvenil basada en los libros de Henry Winkler y Lin Oliver sobre un chaval desastroso. No hay mucho más que añadir, no se ha intentado siquiera adaptar el estilo de estos libros al éxito de Diario de Greg así que en realidad supongo que no hay suficientes programas infantiles.

Hardboiled Eggheads (USA)

Otro de esos espantosos pilotos infantiles de Amazon, esta vez intentado saquear… no sé… ¿El Laboratorio de Dexter? ¿Johnny Test? ¿Tan difícil es intentar ofrecer una serie infantil que no sea un espanto?

Helix (USA)

Sobre la mesa podría funcionar… como película. O como episodio suelto. Pero el intento de hacer una serie sobre una infección en mitad del ártico y su riesgo para la población SIN moverles de esa localización obliga a una bajada de la inteligencia de los protagonistas tan enorme que raro es que en esa realidad el mundo entero no haya sucumbido ya a una plaga de grefusitos. Posiblemente una de las tramas más idiotas y aburridas de estos dos meses, ¡felicidades, SyFy!

HitRecord on TV (USA)

Joseph Gordon-Levitt gustándose mucho. Este programa de variedades, extensión de la web y la comunidad para la creación y difusión de arte moderno y cultura popular – especialmente la internetera- lleva a centrar los programas sobre diferentes temas con la colaboración de artistas y amiguetes famosos. Así que estáis avisados, esto es más para ARTE, o para que La 2 tome nota.

House of Fools (UK)

El regreso de Vic & Bob a tener serie propia, con un puñado de secundarios que son buenos actores en su mayoría, pero que está viejísima. La producción, los chistes e incluso las tramas son como del siglo pasado. Una lástima.

I Didn’t Do It (USA)

Curiosa serie de Disney que ofrece un punto de llegada y a unos adolescentes explicando sus versiones de los hechos que les llevaron hasta allí. No es que los chistes sean muy arriesgados, que para eso estamos en Disney. pero la organización de los capítulos tiene algo de Rashomon en nivel básico y algo de Cuenta Atrás -pero con actores a los que se les entiende al hablar- lo que permite un cierto aire a novedad más que agradable.

Inside Nº 9 (UK)

Llegamos por fin a la mejor serie de estos dos meses que llevamos de 2014. Antología de humor y suspense en episodios independientes por Reece Shearsmith y  Steve Pemberton, la mitad de la League of Gentlemen y los creadores de Psychoville. Y todas esas cosas buenas que ya conté aquí. Así que más os vale que os la veáis.

Intelligence (USA)

Imagino a los ejecutivos diciéndose lo muy inteligente que sería hacer Chuck en serio. Con algún actor mediofamosete. Y cuanto más en serio mejor. Luego salen estas cosas, no las ve nadie y se preguntan qué pudo pasar.

INXS: Never Tear Us Apart (AU)

Miniserie en dos partes sobre la banda del título. Diría que para fanes de la misma, o si eres australiano. Poco más.

Janet King (AU)

Hablando de lo cual. ¿Recordáis la serie de abogados Crownies? Pues la han continuado centrándose en solo uno de los personajes. Que es como hacer un ERE a la serie para que les salga más barata. Total, que aquí tenemos a una abogada haciendo su trabajo en una serie sólida sin más.

Jerks with cameras (USA)

Programa de la MTv que define todo el canal. Se supone que es algo así como bromazos y cámaras ocultas y toda esa televisión novedosa que tanto nos gusta. Ya.

The Jo B. and G. Raff Show (USA)

Otro de esos pilotos de Amazon. Esta vez con dibujos sencillos y amables, muy obviamente para preescolares. Creo que es un avance por comparación.

Junior paramedics (UK)

Docurreality que sigue la vida de los jóvenes paramédicos que están comenzando en el sistema. Algo de explicación de cómo funciona el asunto, mucho movimiento y algo de intento de meter esa falsa realidad a ver si nos lo tragamos.

Killer Women (USA)

Este pequeño espanto cuenta una vez más la historia de una detective femenina que persigue a delincuentes tratando de entender sus motivos y todo ese blablabla que sería más creíble si no fuera porque hemos visto estos últimos años un abanico de la espantosa Chase a la muy meritoria In plain sight y para eso se podían haber quedado en sus casas.

The Kumars (UK)

Hablando de quedarse en sus casas, recuperación en Sky de una serie antigua de largo recorrido. Sin mejorarla demasiado, de hecho parece claro que han recortado el dinero. Los tiempos, ya se sabe.

Late Night with Seth Meyers (USA)

Seth Meyers ya es presentador de su propio programa. lamentablemente no parece muy interesado en innovar aunque tras solo una semana aún se le notan los nervios. Por suerte está claro que se le da bien manejarse tras el escritorio así que concedámosle la confianza de que pueda llegar a estar bien con algo de rodaje.

Lizzie Borden took an Ax (USA)

Este otro telefilme, con Christina Ricci como centro, tiene el suficiente nivel de locura para no solo la historia que cuenta sino el formato en que elige contarla, el drama de juicios. No es que vaya a pasar a la historia pero al menos es un una buena manera de pasar el tiempo.

Looking (USA)

Una serie de la HBO sobre la comunidad gay podría ser muchas cosas, esta en concreto es un aburrimiento sin fin.

Love Child (AU)

Serie de época sobre una maternidad -masomenos- y su esforzado personal que blablabla. Vamos, para la gente a la que las cosas de época y los dramas de personajes le gustan. o los rollos de médicos, a esos también peros menos.

Maker Shack Agency (USA)

Otro piloto infantil/juvenil de Amazon, esta vez con chavales inventores. Un poco más original, menos mal. Los niños son pasables solos y la trama… bueno… pero tal y como van en Amazon es una mejora.

Mind games (USA)

¡CHRISTIAN SLATER! ¿Pero quién le sigue dando trabajo a este señor cancelación tras cancelación? Debían estar en dos por uno porque detrás de la serie anda Kyle Killen, responsable de sonoros fracasos -bien considerados por la crítica, a saber- como Lone Star y Awake. ¿Qué nos ofrece aquí? Pues una historia que es no ya como Leverage -que ya venía de Hustler– sino incluso como su mezcla con El Mentalista -que ya venía de Psych– pero en unas dinámicas de hermanos similares a las de Numbers -nadie reconoce tener nada que ver con esa serie- con un montón de personajes gritando y poniendo caras y blablablabla. Como si Lie to me hubiera sido tomada por los guionistas de Ally McBeal, o cualquier otra frase que deje claro que esto es un desastre irritante a base de refrito de ideas.

Mixels (USA)

Lego, en su empeño por dominar el universo, ha llegado a un acuerdo con Cartoon Network para sacar una serie de muñequitos que ya se encargarán ellos de vender. La serie en sí poco tiene pero como comercial para sus nuevas creaciones al menos tiene un pase.

Mixology (USA)

Este es el enemigo a batir. Cada vez que os diga que alguna es la peor serie del año tendréis que recordarme que debe compararse con este engendro, hijo bastardo de aquel Work it! que aparece aquí como una resaca de personajes indeseables que llevan poblando las comedias televisivas desde que los malos análisis de Friends hicieron pensar que con media docena de personajes hablando y algo de tensión sexual no hacía falta nada más. ¿En una palabra? Huid.

Mozart in the Jungle (USA)

De los pilotos de Amazon para mí este es el menos malo. Y no lo es por sus virtudes tanto como por sus actores. Se nota, más que la mano de Roman Coppola o Jason Schwartzman, que cuenta con Malcolm McDowell, Saffron Burrows, Bernadette Peters y un Gael Garcia Bernal que se supone actor principal pero que parece estar más por allí a comerse la merienda. Por contra la trama de la teórica actriz princial, especialmente en su vertiente amorosa, no podría ser más aburrida. Versión actualizada de Fama en el mundo de la música clásica, puestos a soportar alguna prefiero que al menos den trabajo a estos actores.

The Musketeers (UK)

Aceptable serie de aventuras que se supone que adapta el folletín de Dumas padre. Si tuviera que buscarle un referente sería esa versión de Robin Hood para el público moderno que se cascaron hará como un lustro. Entretenimiento sin mucho fondo, vaya.

Nixon’s the one (UK)

Por extraño que parezca un canal inglés ha hecho una mini sobre Nixon. No es que diga nada revolucionario o que ofrezca mayor perspicacia o profundidad al personaje pero Harry Shearer está estupendo en el papel protagonista y la historia en sí es magnífica.

Numb Chucks (CA)

Divertido programa de animación para chavales con dos marmotas karatekas que definen a su ciudad de los malos. Y eso es.

Quirke (OT) (Irlanda)

Basada en las novelas de Benjamin Black y protagonizado estupendamente por Gabriel Byrne la serie de Quirke deja más claras aún las carencias de Black al despojar de palabras su narración. Tramas limitadas, suspense creado con el automático y sucesos que simplemente pasan sin lograr una tensión narrativa detrás que nos haga interesarnos más que marginalmente por todo lo que sucede en ellos. Estamos por tanto ante una sarta de tópicos ideal para dormirse la siesta arrullados por ellos más que para prestarle demasiada atención.

Rake (USA)

La magnífica serie australiana se pasa al generalismo USA, logrando mantener algunas señas y ofreciéndole un bonito papel a Greg Kinnear. Se nota -y pesa para los que la conocemos- que no es la australiana, pero no deja de ser un acercamiento original al mundillo de los tribunales para la televisión estadounidense.

The Rebels (USA)

Una joven viuda hereda un equipo de football americano en decadencia que tiene que… ¡¡¡UN TOSTÓN!!! Otra de esas cosas de Amazon que no sé ni quién estaba ahí aprobándolas. ¡Pero si hasta basan parte de su humor en un mono! ¡¡¡Un mono con una pistola!!! ¡¿Qué es esto?! ¡¡¡¿LA NBC?!!!

The Red Road (USA)

Drama que transita entre el género negro y el social en el que un sheriff debe tomar una decisión ética por el bien de su familia que le ata a un jefe de los bajos fondos, de manera que la familia, lo correcto y el crimen sean los puntales mientras Jason Momoa roba la función como el peligroso jefe mafiosillo, en parte porque lleva unas pintas y hace gala de una mezcla de sobreactuación para dentro que logra ser hipnótico.

Remedy (CA)

Remedios. Bueno, algo así. Drama médico de los de toda la vida, con plantilla de hospital y versión «miembros de la misma familia» de por medio. Como Enrico Colantoni hace de figura paterna tampoco está tan para arriba si a uno le van estas cosas de los médicos.

Rick and Morty (USA)

Convencido estaba de haberlo loado ampliamente en el anterior Pilotos Deathmatch, pero resulta que no. Y es algo incomprensible porque esta serie animada de Dan Harmon para Adult Swim es una de las mejores cosas que les ha pasado a las series de animación en los últimos tiempos. Llena de imaginación y mala leche, más cerca del caracter incorrecto del canal de lo que jamás ha estado Futurama, propone revisiones sobre los más habituales temas de los seriales de la ciencia ficción con todos los giros que sean necesarios. El dibujo es deliberadamente feista y entender a Rick puede requerir un rato pero el resultado, magnífico, lo compensa de sobra.

Sexting teacher (UK)

Cuando uno piensa en realizar un programa recreando de manera ficcional auténticos casos de la prensa rara vez se le ocurre pensar que podría hacerse con, por ejemplo, las historias de profesores liados con alumnos. Resulta que sí. No tengo muy claro qué es lo que pretenden demostrar, o alertar, o si buscan algo más allá del sensacionalismo, pero que no se diga que no lo han intentado.

Sheriff Callie’s Wild West (USA)

Un sheriff con sombrero rosa que no es parte de Sillas de montar calientes sino de un nuevo programa animado de Disney con ideas muy sencillas pero que por lo menos es un paso en los roles femeninos dentro de la cadena.

The Smoke (UK)

Serie dramática de bomberos proque parece que nunca hay suficientes. El resto es más de lo mismo con sus problemas y el tipo que ha vuelto tras el alta médica, triángulos y blablabla. Ah, si esperáis ver bomberos guapos os recuerdo que esta es una serie inglesa.

The Spoils of Babylon (USA)

Will Ferrell y su compinche de Casa de mi padre Matt Piedmot acometen una sátira… bueno… más una humorada sobre las miniseries de poder y deseo de los años setenta. Llena hasta los topes de buenos o conocdios actores –Tobey Maguire, Kristen Wiig, Tim Robbins, Jessica Alba, Val Kilmer, Haley Joel Osment y el propio Ferrell- el problema es que no llega a ser divertido o interesante en ningún momento, fallando tanto como comedia como en lo culebronesco. Y es que hace falta más que sacar a gente en pantalla diciendo tonterías para hacer comedia, más les hubiera valido tomar nota de The Heart, She Holler o directamente de Soap. Otra vez será.

Tough Young Teachers (UK)

Docureality que sigue a unos maestros recién licenciados en su primer curso encontrándose con la realidad de las aulas, los problemas burocráticos y el trato con los padres. No es que sea algo especialmente bonito de ver y el interés depende en gran parte del espectador pero al menos sirve para poner de relieve una problemática y, eh, al fin y al cabo para esto se supone que eso es lo que hace un servicio público.

Star-Crossed (USA)

Alguien que ve muchos de esos paranormal romances debió de pensar que el argumento de Alien Nation daba para hacer una versión de Romeo y Julieta, posiblemente porque no cayó en que la serie de Alien Nation ya lo había hecho además de muchos más temas. Así que como esto es la CW tenemos bellos terrestres y alienos en un entorno scifiesco mínimo -más el impacto que otra cosa- en el que yo agradecería que las relaciones amorosos ocuparan menos espacio. Pero sospecho que voy dado.

Step Dave (NZ)

Un relativamente joven camarero se enamora de una señora mayor que él y con tres hijos. Eso sirve para poner de relieve las diferencias en la sociedad y esas cosas de las comedias con un punto de partida que tampoco es que dé para mucho más. De manera que al final acaba siendo una comedia costumbrista, menos mal.

Stepping up! (UK)

La granja de niños actores que tienen en UK vuelve a dar sus frutos con una serie antológica sobre el cambio que supone para los chavales el paso de un escalón a otro del sistema educativo, el paso de primaria a secundaria. Las historias son irregulares pero ya tengo claro que el día que descubramos cómo logran esos miniactores nos encontraremos algo increíble.

Suspects (UK)

Serie policiaca básica con sus casos sacados de los titulares y la pretensión de mostrar lo sucedido en formato semidocumental. Algo así como si alguien hubiera descubierto Ley y Orden a estas alturas y encima le sobrara la parte de los abogados. En fin.

This is littleton (AU)

Curiosa comedia australiana sobre una población y la gente -rara- que la compone, todo ello mediante sketches y con un sentido del humor que muestra la diferencia sin querer degradar a nadie, como si quisieran dejar claro que son más Portlandia que Little Britain. Así que merece por lo menos un tiento.

Those who kill (USA)

Aquí siguen adaptando series extranjeras, esta vez nórdica, y le toca turno a Den som dræber que podríamos definir como la versión nórdica de Criminald Minds o, si estamos de mejor humor, como una mezcla de Waking the dead y Prime suspect. Si la versión original tenía ya poco que ofrecer como propio o diferenciador -sobre todo dada la reutilización de actores no especialmente brillantes- lo único que puedo decir de esto es que al menos Chlöe Sevigny tiene trabajo para una temporada. Quizá así pueda permitirse estar sin actuar hasta que le llegue otro Hit & Miss.

The Tonight Show Starring Jimmy Fallon (USA)

Si Meyers está aún un poco verde se nota que Fallon lleva meses preparando su salto porque lo que está realizando es poco menos que una versión actualizada del anterior, del que recupera incluso algunos sketches más o menos modificados, y que ha decidido ponerlo todo desde el principio para evitar la pérdida de espectadores. El problema -un decir- es que Fallon es Fallon, ese adorable teleñeco, con lo que los límites que nos ofrecen son los que él tiene; esperad muchos momentos encantadores e interpretaciones musicales pero nada de crítica política o mala leche, él no es así.

Transparent (USA)

Estamos ante un piloto de Amazon que podemos definir por dos lados, por un lado como una obra de Jill Soloway, guionista de A dos metros bajo tierra y showrunner de United States of Tara, de manera que tenemos familias disfuncionales con tendencia a hablar mucho, atropellándose entre ellos y a tocar temas controvertidos; por contra también tenemos un corto desarrollo de guiones como si el convencimiento de lo único de esta familia fuera suficiente para el interés de los espectadores; por el otro lado tenemos a Jeffrey Tambor, que está magnífico en su papel central en la serie con una interpretación que podría valerle premios si se llegara a realizar. De modo que nos encontramos con una situación bastante similar a la de Tara, con un actor principal que se luce y a su alrededor toda una serie de secundarios más o menos insufribles que están allí para ocupar tiempo mientras tanto.

True Detective (USA)

¿Esta os suena? Ya. A mí la interpretación de Matthew McConaughey me parece insufrible, puro recurso de intensidad al estilo del Christian Bale más estreñido, mientras que Woody Harrelson logra ser un buen actor siempre que no compite por superarle. Por suerte la trama -o sus referencias más bien- nos ofrecen un caso que bueno pero permiten darle el beneficio de la duda aunque, siendo sincero, me sorprendería que fueran capaces de pasar de una explicación poco más que lineal de los sucesos. Carece de la capacidad plástica de, digamos, Hannibal o de la locura explosiva de Banshee así que, más allá de señalarla como una especie de Christoper Nolan’s The Killing,  podemos decir que más que en Twin Peak, con la que se han empeñado en compararla quizá por no haber visto la de Lynch, estamos ante una versión de las miniseries policíacas de setenta y ochenta, porque si a algo me recuerda poderosamente es a Jefes (Chiefs), una serie ambiciosa aunque un tanto limitada que trata de venderse como mejor de lo que realmente es.

Uncle (UK)

Es curiosa.Diferente incluso. Un no-tan-joven queda a cargo de su sobrino, su vida es el clásico erial, él está -pero poco- en el negocio de la música y su sobrino no parece estar en su mejor momento tampoco. Pronto hay una complicidad y mientras hay varios cambios entre ambos personajes. Mejor que About a boy, sin duda, pero aún así parece que no acaba de decidirse.

Whalburgers (USA)

Un reality de Mark Whalberg. Bueno, no de él sino de su familia. Más concretamente de un negocio familiar. Relativamente moderno. Vamos, la hamburguesería que ha abierto, que se ve que no le venía mal la publicidad. Entre esto y The Capones va a parecer el contraataque a Pesadilla en la cocina.

Wishenpoof! (USA)  

¡Acabamos por fin! Con un último piloto de Amazon, eso sí. De los infantiles, además. Aventuras de una hadita que, sinceramente, ni me interesa ni me parece original ni nada. Yo qué sé, no obstante. Sobre todo en días como el de hoy.

Espero que este loco incremento no siga porque no respondo por mi cordura. Menos aún, quier decir. Este año vamos a terminar haciendo el repaso de las cifras, en este caso hemos tenido 78 pilotos (AU 5 , CA 4 , NZ 1, UK 18, USA 48 y, por supuesto  OT 2, Irlandeses ambos) lo que demuestra que pese al tradicional periodo de tranquilidad que suele acompañar a unos juegos de invierno son las alternativas a la televisión en abierto las que se están disparando a la espera de captar a los espectadores. Habrá que esperar a ver si lo consiguen. Aunque me conformaría con que realicen una política de estrenos más relajada.


El Musical: Revolting Children

De que Matilda es un gran libro creo que hay pocas dudas. Lamentablemente no hay tanta gente que sepa que es también un estupendo musical. Y no cualquiera cosa. Dennis Kelly se encargaba de la adaptación y de las canciones nada menos que Tim Minchin. En 2010 hicieron el rodaje y para 2011 ya estaban estrenando con notable éxito en el West End. Era cuestión de tiempo que llegara a Broadway, y eso ocurrió en 2013. En su paso por los TonyTonyTony consiguió 5 -incluido el de libreto- aunque perdiera contra Kinky Boots su particular lucha por ser la obra del año.

No tengo intención, al menos no de momento, de poner el musical completo pero sí que creo útil y necesario ofrecer un vistazo a una de las canciones más emblemáticas: Revolting Children.

-En este caso en su visita a Letterman

Si os preguntáis por la versión inglesa original -preWest End incluso- le podéis echar un ojo aquí:

En ambos casos son ejemplos de visitas promocionales con lo que es solo una parte de lo que el musical es como todo y dentro de su propia producción. Pero sirve para que nos hagamos a la idea a la perfección.

Y para tener una canción de revuelta más, que siempre es interesante.


Con todo esto de Carnaval hay un montón de canciones posibles para seguir con nuestras PerVersiones pero reconozco mi preferencia por la versión que Los Petersellers realizaron desde el original italodisco de las poco recordadas ya Hermanas Goggi y su «Estoy bailando».

Frente a la original, que más que movida podríamos denominar como aeróbica, Los Petersellers le meten movimiento con su particular estilo rock/punk/guateque/etc que -sin ser la del tubo encontrado la más enérgica- da buena cuenta de la original y del carisma del grupo.