Algo ha debido de pasar porque tras la aparente tranquilidad de la semana pasada esta ha sido un no parar de novedades televisivas en todos los campos. Por ejemplo, en el infantil, con el estreno de The 7D (USA) que llegaba con las expectativas de ser obra de Tom Ruegger, el creador de varios dibujos impresionantes de los noventa entre los que destaca Animaniacs, y que, me temo, no logra estar a la altura de lo esperado. No es que sea una mala serie, ni mucho menos, y si viniera del creador de -digamos- Los osos Gummi podríamos estar hablando incluso de una evolución natural. Porque lo que tenemos aquí es una historia bastante infantil y no muy alocada con unos señores viviendo sus aventurillas de ayudar a un reino o a ellos mismos, mucha intención cómica y… poco más. Y eso, ahora, es decir más bien poco.

Es imposible hablar de Common (UK) dejando fuera a su responsable último, el gran Jimmy McGovern. Guionista y creador de series como Accused o The Street, McGovern encarna perfectamente a ese tipo de autor que hace que las series británicas sean tantas veces creatorcéntricas. En esta ocasión volvemos a estar ante un gran producto -en forma, eso sí, de película para televisión- en el que partiendo de hechos reales se construye todo un drama. Qué digo un drama, un DRAMÓN. Un chaval acerca en coche a su primo y unos amigos a un takeaway, se queda esperando a que vuelvan y, mientras, estos entran en una discusión que acaba con un tipo muerto… Lo que acaba llevando a que este joven sea acusado de asesinato junto con el resto, pese a no haberse encontrado siquiera en la escena del crimen. Y así de paso se habla del sistema judicial – con el common purpose que da nombre al film-  y se saca a las familias rotas y desesperadas confrontando a las madres que se lucen de verdad, tanto la estupenda Jodhi May haciendo de madre del acusado como la enorme Susan Lynch robando las escenas en las que aparece de madre de la víctima. Yo reconozco que casi me interesa más este duelo actoral que las tribulaciones del protagonista –Nico Millaregro– porque a mí estas historias de terror procesal me dejan un poco frío. Ahora, a poco que os gusten o interesen, o si queréis ver las excepcionales actuaciones de estas dos actrices, no lo dejéis pasar.

Mientras tanto Halle Berry está con sus cosas en Extant (USA), una de esas minis-si-la-audiencia-no-dice-otra-cosa de la CBS que intenta repetir el éxito de Under the dome del año pasado apostando de nuevo por el fantástico. Bueno, algo así como fantástico, porque de momento lo que está es dando vueltas una Halle Berry más perdida que en Gothika que hacer, lo que se dice hacer, no está haciendo mucho. Siendo sujeto pasivo algo más. Pero no es como si la trama pareciera tener una intención o un objetivo. Ahora, para quedarse dormido en las noches de verano parece la elección perfecta.

La MTv sigue con su política de convertir en serie cualquier cosa en la que aparezcan adolescentes así que Finding Carter (USA) es la adaptación de esos telefilmes de medio día. En este caso sobre una chica a la que un encuentro fortuito con la policía hace descubrir que en realidad fue robada cuando era un bebé por la señora -a la fuga de inmediato, claro- y ahora tiene que rehacer su vida y blablabla. Entre lo que saquea de Switched at Birth y lo poco interesante de tanto sufrimiento -ya chica se siente desplazada, rota, y solo quiere encontrar a la mujer a la que llama madre antes que la poli- poco hay que pueda recomendar.

Volvemos a Reino Unido y lo hacemos con otro nombre propio: Hugo Blick. Os sonará sobre todo por la muy oscura The shadow line -aunque esperemos que esta termine mejor- aunque él estuvo también detrás de Operation Good Guys o Up in Town. En esta ocasión nos trae The honourable woman (UK), magnífica pieza de género negro en su variante de thriller de poder, con sus espías incluso pero fundamentalmente político, con una mujer en una posición privilegiada a cuyo alrededor se mueven oscuros intereses. Claro que tampoco es que los suyos sean precisamente claros. Maggie Gyllenhaal hace un papel digno de todos los premios posibles y es la estrella de una función en la que los secundarios -un magnífico Stephen Rea, por ejemplo- puntúan lo más alto posible. Menos mal que existen aún series como esta. Menos mal que existe Hugo Blick.

Una idea curiosa esta de Hope & Wire (NZ), narración de los momentos previos y -sobre todo- del terremoto que sufrió Christchurch en Nueva Zelanda hace un par de años mezclando grabaciones reales con unas pocas historias variadas de diversas personas. Lo que viene a ser la clásica manera de enfocar una película de catástrofes pero extendiéndola en el tiempo como mini -la segunda parte habla del después y la reconstrucción posterior- de manera que se estiran los dramas y sucesos. Sobre todo porque ni las situaciones ni los implicados parecen hacer otra cosa que sufrir mucho, que para eso se ve que sí que tenían presupuesto.

 

Los niños estomagantes que pueblan internet llenado con sus gracias las pantallas son ya parte del paisaje. Y si detrás tienen a adultos que quieren hacer el bien y se autodefinen como coachs sin ser nada Craig T. Nelson porque, ya que están, quieren sacarse unos dinerillos… Pues acaban pariendo conceptos como este Kid President Declaration Of Awesome (USA) en el que se han buscado a un niño que quiere ser actor para que hable de los niños y del futuro y de… mira, si quieres comprobar lo sórdido de la propuesta aquí está su manifiesto fundacional. El asunto es que lograron hacer unos tubos, luego se lo vendieron al canal SoulPancake -que tiene a Rainn Wilson entre sus creadores- y ahora al canal infantil The Hub y sigue promoviendo el buen rollo y las entrevistas a señores blancos viejos de la industria del espectáculo… Mejor lo dejo aquí.

Siguen apareciendo programas de sketches, el último de los cuales es Kinne (AU) y el resultado es… ahm… es. Con el tiempo que lleva trabajando Troy Kinne tampoco es que pudiera salir un completo desastre pero me temo que cualquier intento de compararlo con Paul Hogan -sí, ese- cuando en realidad estaría más cerca de reunir tres conceptos tan aparentemente dispares como la variedad de Benny Hill, la personalidad de José Mota y la rapidez de The fast show. No es algo necesariamente malo, y entra en lo posible que con trabajo logre salir de las zonas de confort que constituye la mayor parte de su espectáculo. No es imposible, solo improbable.

Y de un cómico que quiere ir a más a una que no podría ir a menos, porque Leah Remini: It’s All Relative (USA) es el reality que se ha montado la actriz del mismo nombre a la que sin duda no recordaréis por uno de los papeles más marcianos de Salvados por la campana o por la muy duradera aunque notablemente espantosa The king of Queens. Como se ve que no le hacían casito, y que si unirse a la cienciología es un paso extraño salirse de ella es una locura mayor, ha montado esta espectacularmente aburrida y notablemente falsa verbena. Pero si no le hacemos caso tampoco esta vez no pasa nada, eh.

Al final ElRey va a lograr un hueco en mi corazón gracias a lo loco de sus propuestas. El canal, no las series que echa que esas no merecen la pena. Salvo, quizá, como intento de comprensión sociológica de los medios de comunicación americanos. Es decir, ¿qué se le pasa por la cabeza al tipo que decide autorizar la producción de Matador (USA) ? Una serie sobre un jugador de fútbol que además es espía y que usa su posición para espiar pero no de espías LeCarré sino de Bond y de hecho parece que está más por Alias que por I, Spy que, en cualquier caso, lograba que eso de ser deportista de élite y espía resultara mínimamente creíble. La tontería esta es aguantable en un visionado de los que permiten pasar a cámara rápida mientras se cruza los dedos porque pase como con From dusk till down y vaya mejorando capítulo a capítulo. Las locas ideas de ElRey siempre me sorprenden. Ahora a ver cuándo resulta ser, además, para bien.

Un quebradero de cabeza, así es Steve Austin’s Broken Skull Challenge (USA), porque, a ver, todos conocemos a Steve Austin, ¿no? Stone Cold en la WWF y todo eso. Bueno, el caso es que el Country Music Telvision, el canal CMT, ha decidido darle su propio concurso reality que va de demostrar lo duro que eres. O de darse piños. Probablemente ambas cosas a la vez. ¿Que en qué consiste el concurso? Francamente, no creo que nadie lo sepa. La cosa es coger a señores -y señoras, no crean- atléticos a nivel tirando a profesional del músculo para que se curtan el lomo y mientras tanto se inventen las reglas para ver quien gana. Yo que sé, aún me estoy devanando los sesos buscándole una lógica.


Libros que Llegan: Perillán, Szymborska, Un caso clínico y más

Lo que parecía imposible ha terminado llegando, al fin esta semana no hay una novedad interesante relacionada con la Primera Guerra Mundial. Y eso que ahora mismo podría parecer el momento adecuado para sacarlo. Pero, como suele ocurrir, el número de novedades van menguando. -Aunque no os preocupéis, a la vuelta de la esquina volvemos a tener libros sobre el tema-. De manera que una semana más la lista se hace más corta, como podemos comprobar cuando decimos:

¡Que entre la pila!

Perillán de Terry Pratchett, ed. Fantascy

244_FT31235.jpg

¡Un nuevo Pratchett, disfrutemos de los que nos quedan! En este caso con la trama transcurriendo en la Inglaterra victoriana y de invitados Dickens y el Artful Dodger -¡Esa traducción!- de Oliver Twist. Diferente a las de Mundo Disco pero aún así divertida, y una buena oportunidad para que aquellos a los que no le entra el fantástico den una probada del Hombre del Sombrero.

Hasta aquí de Wislawa Szymborska, ed. Bartleby

obra_201

Recopilación final -al menos por ahora- de los últimos versos pendientes de la gran autora polaca Wislowa Szymborska. Un volumen extraordinariamente delgado pero no menos importante dado la carrera de quien lo escribe.

– Un caso clínico de Dino Buzzati, ed. Renacimiento

16-Un_caso_clinico

Parece que les ha dado por Buzzatti y no seré yo el que se queje. Sobre todo porque esta vez se han atrevido con ¡una obra de teatro! Singular decisión esta, pero singular también la obra en sí. Historia de un paciente que entra en un deshumanizado hospital para encontrarse antes que como una persona a la que se intenta curar como una suerte de carne procesada por su inexplicable sistema.

– Paz de Ahmet Tanzpinar, ed. Sexto Piso

Cubierta-DEFINITIVA-Paz--199x300

Una historia de Estambul y sus gentes en los momentos previos a la Segunda Guerra Mundial. Una historia de las gentes y su evolución desde el final de la Primera Guerra Mundial hasta ese punto de entrada en la que todas las clases, desde los intelectuales a los comerciantes, con un protagonista que sufre de mal de amor y se encuentra él mismo tan al borde del colapso como la ciudad y al civilización a la que representa.

– El comienzo de la madurez de Henry James, ed. Periférica

16525020140702114839EL-COMIENZO

Texto autobiográfico en el que James habla del comienzo de su vida en Europa ligándolo con el final de su juventud, como una separación entre dos grandes momentos de su vida. Una obra llena de reflexión sobre al propia identidad y el significado de la madurez.

From a whisper to a scream de David Scream Moreu, ed. 66 RPM Edicions

10369107_664812750255996_302344595905320541_n

Muy informativa historia de la música soul a través de declaraciones y comentarios de sus principales protagonistas.

Muerte en las islas de Jean-Luc Bannalec, ed. Grijalbo

244_GR52492.jpg – Diarios (1660-1669) de Samuel Pepys, ed. Renacimiento

19-Diarios_Pepys

Recuperación en una nueva edición de los fundamentales Diarios de Pepys más de un lustro después.

– El despertar de la belleza de Marta Sterck, ed. Siruela

9788416120772_L38_04_l

Marita de Sterck ofrece aquí una selección impresionante, multitud de cuentos de una enorme variedad de tradiciones de múltiples países y continentes centrados todos en un tema concreto: El paso de la mujer de la infancia a la juventud, la evolución desde la niña según era vista en distintas culturas. Un libro interesante.

Noche oscura en París de Page Morgan, ed. Montena

244_GT30118.jpg

Intento de recuperación del goticismo, con la ambigüedad sobrenatural y los múltiples misterios a través de palacetes y abadías, dentro de la literatura juvenil actual. Una chica pierde a su hermano gemelo y acaba metida en un laberinto de sospechas y extrañeza que recuerda a los folletines de otras épocas.

Minecraft de VV.AA., ed. Montena

244_GT33225.jpg

Aunque sospecho que el éxito que se nos viene puede ser esta pequeña guía de juego para el Minecraft. Llamadlo un pálpito.

Hasta aquí -con algo de retraso- las novedades anteriores al 7 de julio. Trataré de tener cuanto antes las -pocas- de esta semana y de ir avanzando en la Epístola para Absence.


Pilotos Deathmatch de Mayo y Junio de 2014

Ya han pasado otros dos meses y hemos llegado a la mitad del año. Como os decía la última vez  he decidido aprovechar los Pilotos Deathmatch OS que saco dentro de las minisecciones ¡oneShot! para que esta versión general sirva de pequeño índice. Y el rollo de siempre:

Seguirán apareciendo todos los pilotos -o, al menos, los que merezcan la pena- que haya visto durante esos dos meses, seguirán apareciendo vídeos en aquellos que me parezcan más interesantes -a favor, en contra- y los datos añadidos habituales. Pero en lugar del habitual -y en ocasiones demasiado extenso para una lectura continua- texto tras cada título pondré una frase y en enlace alPilotos Deathmatch OS original por si queréis más chicha.

Tenéis aquí los anteriores Pilotos Deathmatch anterior en 2014 con lo aparecido en Enero-Febrero y Marzo-Abril. Podéis conseguir más información clicando en el nombre del programa, os llevará a su web oficial —y si no tiene, que ahí está la ITV, a lo más cercano que se me ocurra— y a la derecha podréis leer su procedencia: (AU), (CA), (NZ), (UK), (USA) y, por supuesto (OT). Luego hablaremos de las cifras, de momento:

¡Que comience la lucha!

Alan Davies as yet untitled (UK)

Programita de na’ para que un grupo de amiguetes del humorismo inglés hable de sus cosas. Si no sabes quién es Alan Davies entonces ni te molestes. Leer más.

Billy Connolly’s Big Send Off (UK)

Floja serie de programas en las que Connolly intenta responder(se) sobre la muerte y esas cosas.  Leer más.

Born in the wild (UK)

Si alguna vez has querido saber cómo son los partos de los animales que viven en libertad este es tu programa. Eres raro, pero te acepto. Leer más.

Boyster (USA)

Estupendo ejemplo de dibujos animados con fondo superheróico y  combinación de tradiciones de animación de occidente y diseño de oriente que apuesta fundamentalmente por el humor. Un recomendado.  Leer más.

Chasing life (USA)

Una joven profesional cuya vida queda destrozada cuando el cáncer chachachá. Definitivamente no es mi idea de diversión. Leer más.

Constantine (USA)

Como piloto es pasable, como adaptación problemática, el protagonista tiene que tranquilizarse y dejar de parecer un cosplayer, pero en fin, de peores cosas hemos salido. Leer más.

Comedy underground (USA)

Mucho flojo programo. Actuaciones de stand-up amiguetes y poco más que rascar. Leer más.

The Complainers (UK)

Curioso documental sobre la gente que se queja y los encargados de responderles. Más interesante de lo que podría parecer en un primer momento. Leer más.

Crossbones (USA)

Segunda oportunidad perdida en muy poco tiempo de hacer algo decente con piratas, en este caso por culpa de un guión tremendamente liado y unos actores que parece que están de figurantes. Leer mas.

Cry Wolfe (USA)

Recreación de investigaciones de un investigador privado. Si se descuidan hacen una comedia costumbrista en lugar de un True Crimen con ribetes de show de IC. Leer más.

Dominion (USA)

Hablando de comedia. Este desastre es la continuación para TV de la película Legion y casi la hace buena a base de lugares comunes y robos a otras series y películas. Casi, eh, tampoco exageremos. Leer más.

Famous in 12 (USA)

Cancelada en 5. Se suponía que TMZ y la CW iban a lanzar la carrera de una familia a la Kardashian. Y han demostrado que no es tan fácil como parece. Leer más.

The Flash (USA)

Piloto muy rutinario y conservador, de manera que da lo que uno podría esperar pero nada más. Que, por otro lado, era lo esperable. Ya se irá desarrollando y mejorando. -Espero-. Leer más.

Football Hooligans and Proud (UK)

Un otro documental sobre el fútbol que parece que ha habido un algo. Este es el más interesante por aquello de ir de hooligans, aunque tampoco creáis que hay mucho nuevo que contar. Leer más.

Gang related (USA)

El punto de partida de la subversión del clásico policía infiltrado entre malvados no logra salvar el torpe desarrollo de la serie. El piloto aún tiene un pase pero parece que nadie tenía muy claro qué o como continuarlo más allá de los lugares comunes y malas actuaciones. Leer mas.

Halt and catch fire (USA)

Interesante, aunque con un casting algo extraño, serie sobre sobre los inicios de la Era de los Ordenadores. Destaca especialmente  Mackenzie Davis.  Leer más.

Hinterland (UK)

Policíaco galés que tiene de original más lo de galés que lo de policíaco. Leer más.

I wanna marry «Harry» (USA)

FOX vuelve a las andadas con este espanto de reality en el que unas pobres muchachas creen que se van a ligar a un miembro de la familia real inglesa. Yo qué sé. Si además se la ha pegado en audiencia. Leer más.

Jennifer Falls (USA)

 Jaime Pressly y Jessica Walter se juntan para lograr una comedia realmente floja. ¡Se merecen algo mejor! Leer más.

Jonah from Tonga (AU)

Chris Lilley sigue haciendo sus cosas de siempre como siempre. Leer más.

The last ship (USA)

Curioso ejemplo de postapocalipsis y barcos. Leer más.

The Leftovers (USA)

Fallida adaptación precisamente por la parte de adaptación. Leer más.

Little Women LA (USA)

Si os digo de que va no me vais a creer así que dejémoslo en que es otro espantoso reality más. Leer más.

Man vs Weird (UK)

La vez un millón que se hace eso de dar vueltas por el mundo buscando lo más raro. Leer más.

The Maya Rudolph Show (USA)

Prueba, intento o especial, quién sabe, de un programa de variedades con Maya Rudolph y sus -muchos- amigos. Yo por mí bien pero el programa va de lo que va. Casi parece un SNL con cómicos mayores.  Leer más.

Miller’s Mountain (UK)

Fallida prueba inglesa de piloto para una comedia que olvida que debería se gracioso o algo. Leer más.

Monks (UK)

Lo mismo que el anterior. Leer más.

Mr. Sloane (UK)

¡Otro de los recomendados! Podría funcionar más y mejor, sobre todo las partes más puramente cómicas muy poco trabajadas. Pero la calidad y el talento de los actores –Nick Frost, Olivia Colman, Peter Serafinowicz– logran realizar una buena pieza especialmente conmovedora en los momentos de drama. Echadle un ojo si podéis. Leer más.

Murder in the First (USA)

Como Murder one pero para TNT, que es como decir que han usado Red bull para hacer té. Leer más.

Mystery girls (USA)

Podría pasarme una hora diciendo MALA pero es más rápido que os ponga un vídeo y lo comprobéis. Leer más.

The night shift (USA)

Enésima serie de médicos de urgencias sin personalidad ni estilo que pueda destacarse. Forraje para la parrilla. Leer más.

Old school (AU)

Curioso acercamiento al clásico policíaco de ex-caco y ex-poli resolviendo problemas juntos, con Bryan Brown y Sam Neill. ideal para poner de fondo o para intentar fingir que los ’80 han vuelto. Leer más.

Power (USA)

Una serie que querría ser algo serio pero que parece Tyler Perry’s ShowtimeLeer más.

Reckless (USA)

Pufff… Abogados y tensión sexual no resulta por fin juntos, ideal para los que siempre han pensado que Grisham debería escribir culebrones diurnos. Leer más.

Rosemary’s baby (USA)

El mayor desastre de la NBC de estos dos meses, así que haceros a la idea. Todas las decisiones de cambios respecto al original -al libro, de la peli ya ni hablamos- son a peor o a ridículo o al peor ridículo posible, la pobre Zoe Saldaña no se merecía esto. Leer más.

Siberian cut (USA)

Porque dicen que es un docureality, que a mí me parece que esta historia de una cuadrilla americana llevada a Siberia para talar árboles podría ser una serie manly-manLeer más.

The Sixties (USA)

Colección de documentales de la CNN sobre la época porque no todas las nostalgias van a ser de las décadas más recientes. Leer más.

Teenage Fairytale Dropouts (USA)

Fallido intento de serie de animación con componente adolescente/juvenil en un mundo de cuentos de hadas. Simplemente di no. Leer más.

Topless Prophet (USA)

Que no os engañen, que esto existe. Un tipo que habla de cómo llevar y arreglar los problemas de clubs de striptease. No es muy interesante pero existir existe. Leer más.

Tyger takes on… (UK)

Acercamiento a partir de documentales a diferentes temas. Pues bueno, pues vale. Leer más.

Tyrant (USA)

Serie con pretensiones de ser Dinastía pero en Oriente Medio que tiene dos grandes problemas, de puro blanda nada interesa y el actor principal es notablemente incapaz de realizar una interpretación mínimamente funcional. Leer más.

Undateable (USA)

Tampoco muy wacheable, la verdad. Comedieta floja-floja con más de lo mismo sobre las relaciones de los hombres (solteros) con las mujeres que les gustan. Leer más.

The Wil Weathon Project (USA)

Hablando de cosas flojas: Alguien pensó alguna vez que Weathon debería ser vlogger y le dieron un programa en televisión que demuestra que ni Tosh ni McHale. Así es como yo me lo imagino. Leer más.

Young & Hungry (USA)

Otra comedieta floja, que este bimestre habíamos tenido pocas. Y con mucha variedad étnica utilizada de aquella manera. Mira, yo qué sé. Con evitarla vale. Leer más.

Bueno, pues ya hemos terminado. Estos dos meses han dado el siguiente balance en cantidad de pilotos y procedencias: Mayo-Junio 2014 (Total 44 = USA 31, UK 11, AU 2, CA 0, NZ 0 y O  0) que comparado con los 56 del año pasado ofrece unas bajadas generales en todos los países siendo una vez más UK el que se queda más cerca de repetir las novedades del año pasado -11 este, 12 en 2013- que cuadra con esa idea de un mayor relajamiento en las series tras la anormalmente bestia cantidad de pilotos del año pasado. 


El Musical: El «Sugar Daddy» de Hedwig

Dos meses llevaba fuera de juego este apartado de ElReceptor, en medio de los cuales se dieron unos bastante olvidables Tonys en los que triunfó un revival, el de Hedwig and the angry inch con Neil Patrick Harris a la cabeza. Que, además, tuvo la mejor actuación de la noche con una versión más rockera del tema Sugar Daddy:

 Como estas fechas se prestan hablemos un poco más de la obra. Escrita a finales de los noventa por John Cameron Mitchell y con música de Stephen Trask, la idea original era un monólogo de Mitchell contando su vida pero el personaje secundario de Hedwig, basado en una cuidadora que tuvo de pequeño, fue comiéndose la historia hasta acabar siendo el centro de la función con su trágica historia: Joven homosexual de Berlín oriental que se enamora de un sargento americano, pero para poder volver a USA tienen que estar casados y, además, superar un reconocimiento médico completo. Lo que significa sufrir una operación para superarlo que le deja al final con esa Angry inch. Ya en USA forma un grupo con algunas esposas coreanas de otros oficiales y sigue sufriendo desengaños y cantando y todas esas cosas que conviene no desvelar.

Una historia que originalmente tenía un aspecto bastante distinto y con más ambientación country. Como se puede ver en esta grabación del espectáculo original:

El mismo autor acabaría controlando una adaptación al cine con un aspecto más narrativo que conservaba la mayor parte de las canciones, incluida este Sugar Daddy, con un aspecto distinto al de las anteriores.

Un musical de culto, tanto que, como siempre en este caso, también entre los aficionados universitarios. Venga, os pongo un ejemplo maravilloso de una audición:

Por cierto, si os estáis preguntando qué tal se lo tomaron los coreanos os voy respondiendo: Bastante bien.

Como veis otra obra interesantísima que bien vale reivindicar y que demuestra la variedad dentro de los Musicales.


Cuando de una serie se dice que le pone ganas no suele considerarse como algo bueno. Así que me ahorro decir eso del piloto filtrado de Constantine (USA), prefiero quedarme con que hay un cierto intento de acercarse a los cómics aunque sea revisando lo ya drenado del original por otros programas similares. Al emitirse en una generalista se pierde parte del comportamiento y el estilo, el Constantine personaje de la serie es mucho menos embaucador, no digamos ya cabrón -y, obviamente, menos fumador- que el de los cómics; en su lugar se nos presenta una versión algo más heroica, con poderes manifiestos, menos propia de los cómics de Vertigo y más de los New 52. A su favor juega, como decía el otro día con Flash, la habitual esperanza de que este tipo de series ganan con la evolución y acumulación de tramas y personajes. Más nos vale.

El final de junio en cuanto a series no podría ser más flojo. Solo dos y vaya dos. La primera es The Leftovers (USA), basado en una novela cuyo título español fue Ascensión y que nosotros podríamos decidir si es mejor llamar Los Dejados o Los Restos. Incluso Las Sobras. Cualquier cosa vale para tratar de hablar de esta serie, pero empecemos por el libro en sí. Su autor, Tom Perrotta, es responsable de varios textos, incluyendo un par de novelas ya publicadas en España con los títulos de Lecciones de abstinencia y Juego de niños. Esta última, a su vez, adaptada al cine como Juegos secretos. Al igual que una de sus inéditas por aquí: Election. Parece claro que todas tienen unas características comunes: Un oscuro y malévolo sentido del humor, la reflexión sobre el poder a través de personajes con una relevancia importante pero limitada y un uso de la sexualidad como algo tan poderoso como problemático. Todo eso estaba en el libro, que,a demás, partía de esa idea distópica -aunque cuidándose muy mucho de sugerir que una facción religiosa tuviera razón, para poder jugar con la idea de lo que hubo detrás de las desapariciones y de cómo la gente trató de llenar ese desconocimiento por medio de ideas en ocasiones profundamente raras. El libro no era perfecto, tampoco es eso, aunque sí tenía algunas buenas ideas metidas entre argumentos un tanto más convencionales. ¿La serie? Lo que en el libro era extraño aquí es abiertamente ridículo, los actores se dividen entre los que hacen lo que pueden con lo que tienen y los que están allí para cobrar y poco más, como si les diera lo mismo The Leftovers que Under the dome porque total. Peor aún, la premisa es movida al decidir cambiar al personaje principal de alcalde del pueblo a jefe de policía, un movimiento que le quita poder pero le da una pistola, algo que resulta lamentable para la historia pero perfecto ejemplo de todos los cambios que se hacen mal en esta serie. Y el humor -no el involuntario, que, como decía, tenéis a patadas- de Perrotta, sus ideas negras y cínicas, aquí logran transparse como poco menos que gracietas de adolescente o bromas universitarias. Es realmente sorprendente lo fallida de la adaptación, como realizada por un robot que desconociera el motivo por el que la gente encuentra las cosas divertidas. El resultado final podríamos considerarlo una parodia bufa de Flashforward si no tuviera tantas -y tan fallidas- pretensiones de ser algo trascendente.

Mientras tanto en la CBS deciden quemar los programas que les sobran. Y casi me parece hacerle poco cuando lo que se tiene es del estilo de Reckless (USA), que en su descripción probablemente ponga algo del estilo de drama legal con carga sexual cuando lo que quiere decir es el viejo culebrón en versión juzgados. Así que, puestos a hacer el tonto, mejor le pongo yo el eslogan: Un Fiscal del Distrito, una Abogada Defensora, Tienen Pasión, Tienen Ganas, De Hacer Justicia, Y Lo Que Surja. Chim-pón.


WeKilled

Con el título completo de We Killed: The Rise of Women in American Comedy, lo que aquí se nos presenta funciona de tres maneras diferentes. Y con muy distintos motivos. Reduciéndolo a lo básico podemos decir que Yael Kohen organiza en esta Very oral history un repaso al papel de la mujer en la comedia centrándose en los últimos años. No es lo único en lo que se centra, también hay una predominancia para esas cómicas que salen en televisión por encima de las menos conocidas que hacen el circuito de clubs. Esto, que podría parecer una crítica, solo lo es a medias. Porque el punto de partida del libro, o el motivo para escribirlo si se prefiere, es el artículo que Christopher Hitchens escribió en el Vanity Fair en 2007 con el título Why Women Aren’t Funny. Por extraño que parezca había gente a la que le parecía perfectamente normal las tonterías de Hitchens así que Kohen decidió que era necesario realizar un repaso a la comedia realizada por mujeres en USA.

El resultado es este libro que, mediante testimonios de los directamente implicados, y algunos textos de apoyo de la autora, va desgranando el lento camino de las cómicas por hacerse con un hueco en televisión, centrándose primero en los grandes nombres –Phyllis Diller, Joan Rivers– y en los primeros proyectos femeninos importantes de Lucille Ball, Marlo Thomas o Mary Tyler Moore, y pasando rápidamente a lo que le interesa. Quizá sea esta parte del pasado la que más necesitaría expandirse pero, claro, es la que menos nombres que suenen ofrecería para un lector no iniciado o joven y siempre se puede recomendar la lectura complementaria -aunque de intenciones, estilo y resultados diferentes-  Women Pioneers in Television: Biographies of Fifteen Industry Leaders de Cary O’Dell. De modo, decía, que pasamos con rapidez a los setenta y así vamos viendo la aparición y evolución de otras cómicas y otros modos de hacer televisión. Lily Tomlin, Carol Burnett, Gilda Radner, hasta allegar a la actualidad con Tina Fey, Amy Poehler o Sarah Silverman, y en medio Roseanne Arnold, Janeane Garofalo o Ellen DeGeneres. Lamentablemente el libro va perdiendo esos testimonios orales según va avanzando. Y la organización y escritura del mismo también es manifiestamente mejorable. Incluso sin entrar en la decisión de dejar determinadas cómicas y grupos fuera del libro, algo que, de nuevo, supongo debido al interés por llegar a un público actual y con menos conocimientos al que ofrecerle un volumen no muy extenso. Con eso y con todo, sirviendo esto como mero ejemplo, como un punto de partida de algo valioso y necesario,

Como decía al principio, este libro se presenta como ataque a la inexplicable afirmación de que Las mujeres no son divertidas, como un repaso histórico a las mujeres en la comedia USA y, fundamentalmente, como un libro sobre la historia de las cómicas USA en su televisión, bien sea mediante apariciones, colaboraciones, programas de variedades o ficciones cómicas varias. Siempre con la intención de incluir el mayor número posible de declaraciones de los implicados y de hacerlo accesible para un público que conoce el tema de manera muy tangencial, de manera que pueda ser disfrutado también por lectores ajenos al panorama cómico estadounidense que, con suerte, aprenderán una cosa o dos. Así que ya sabéis, si tenéis una editorial de ensayo echadle un ojo, que el tema es interesante y ya está bien de que parezca que sobre tv solo se puedan publicar libros de nostalgia, de filosofía o, peor aún, la enésima pretendidamente sesuda explicación de que estamos en la edad de oro de la televisión y estos angry white men que nos traen la cadena son el no va más y tenemos que estar contentísimos por su deconstrucción del héroe. Necesitamos más libros diferentes, necesitamos más libros como este.