Libros que Llegan: La hoguera pública, Gaddis, El gran depredador y más

¡Ya está aquí, ya llegó! El periodo de pre-navidades y sus locas locas avalanchas de libros, de títulos recomendabilísimos y muy interesantes que salen a la vez y se pisan los unos a los otros. Bueno, y también de libros de los otros, pero ya me entendéis. En cualquier caso son tantos, tan buenos y tan interesantes que no pierdo un momento más para decir:

¡Que entre la pila!

 La hoguera pública de Robert Coover, ed. Pálido fuego

Hoguera_Cubierta

Quizá la mejor de las obras de Coover, que ya es mucho decir, trata el caso de los Rosenberg, condenados por espías comunistas, de una manera casi mitológica, con apariciones no solo de personajes reales caricaturizados de diversas maneras sino, además, con la intervención de entidades como El Fantasma o Tío Sam que corporizan conceptos concretos. No es una obra sencilla pero sí una que merece mucho la pena. Una gozada.

El gran depredador de Lucy Hughes-Hallett, ed. Ariel

el-gran-depredador_9788434419018

Grandísima biografía de una figura de las letras y la historia quizá no tan recordada como importante llegó a ser en su momento, desde su parte como poeta a su participación en la Primera Guerra Mundial, todo ello con un estilo ameno cercano a la narrativa histórica. Ganadora de varios de los premios de biografía más importante, esta obra no es solo monumental sino, además, digna de ser visitada.

Los reconocimiento de William Gaddis, ed. Sexto piso

cubierta_Reconocimientos_alta-196x300

Seguimos con grandes -enormes- obras de grandes -enormes- autores porque por fin en Sexto Piso han publicado Los Reconocimientos de Gaddis. Olvidad la portada porque el interior es lo importante, la historia del viaje personal y de descubrimiento del hijo de un sacerdote calvinista al que le va pasando de todo -viaje a España incluido- en la que sería al primera de las muchas obras importantes del autor. Y así nos vamos acercando más a que publiquen sus cartas, claro.

Una infancia de Harry Crews, ed. Acuarela/ Antonio Machado

PORTADA FINAL UNA INFANCIA

La obra de Harry Crews es quizá menos conocida de lo que merecería, por mucho que se empeñe su editorial en promocionarlo. Desde luego esta última edición, con un precio ajustadísimo y la inclusión de ilustraciones, en la que habla de su infancia merece que le demos esa oportunidad.

El Marciano de Andy Weir, ed. Ediciones B

16520g

Podría hablar de la ciencia ficción dura en contraposición con la blanda o en los posibles referentes cinemotgráficos en uno y otro sentido. Pero es más sencillo recomendar esta magnífica y asfixiante novela estelar. No necesitáis saber mucho más de ella, solo leerla. Tratad de no agobiaros, si podéis.

Mr. Mercedes de Stephen King, ed. Plaza y Janés

244_L343117.jpg

El paso de King a una narrativa más policíaca -más que obras anteriores que podrían haberlo sido, quiero decir- acaba convertido en la historia de un asesino. Sórdida y brutal como uno de esos hardboiled de los que le gustan al Maestro de Maine pero con una aproximación tan diabólica como era de esperar en él. Lo bueno es que te deja con ganas de seguir leyendo, lo malo es que ese final es el que te deja con ganas de más…

Clases de baile para mayores de Bohumil Hrabal, ed. Nordica

portada

En diciembre del año pasado me preguntaba yo si llegaríamos a ver algo aprovechando el centenario de Bohumil Hrabal, concretamente por una obra corta escrita en apariencia en una sola frase, y al final hemos tenido suerte. Nórdica ha tenido a bien sacarla del limbo de los inéditos en español y traernos así no solo una obra compuesta el mismo año que la magnífica Trenes rigurosamente vigilados sino, además, un ejemplo de juego externo a la vez que interno, las peripecias vitales de un hombre mayor contadas con gracia. Otro pequeño clásico de este gran autor.

Noticias de Berlín de Cees Nooteboom, ed. Siruela

9788416208784_L38_04_l

El gran autor de libros de viajes, Cees Nooteboom, aprovecha el 25 aniversario de la caída del muro de Berlín para hablar de su experiencia, siendo no uno más pero tampoco exactamente un viajero, al haberse establecido durante año y medio. Una reinvención en su obra al cambiar el viajar por el vivir y centrarse en un momento histórico importante.

Bassett de Stella Gibbons, ed. Impedimenta

fit-230x360

Campiña inglesa, odios enquistados, apariencias, té, fiestas, y paisanaje. Todo lo que le pedimos a los libros de Stella Gibbons. Todo bien.

Pero… ¿quién mató a Harry? de Jack Trevor Story, ed. Alba

9788490650455_1

Y aquí venimos a tener lo de antes más un cadáver, muchos sospechosos y -claro- la fama de haber dado lugar a una película de Hitchcock.

El misterio de la orquídea calavera de Elmer Mendoza, ed. Tusquets

misterio_de_la_orquidea_calavera_big

Tras El Zurdo Mendieta Mendoza prueba suerte con una nueva serie y un nuevo protagonista, El Capi Garay. Secuestros, intrigas, vegetación salvaje, así que un poco menos hardboiled y más aventurera pero aún dentro del género negro.

La última palabra de Hanif Kureishi, ed. Anagrama

Maquetación 1

Parece que Kureishi ha decidido ofrecernos una compleja autoficción de nuevo, y esta vez enfocarla desde el punto de vista más literario con un autor muy cercano a su propia imagen pública que se mete en un juego cruzado con un biógrafo y en las complicaciones propias al añadir los lazos sentimentales propios y ajenos que se van entremezclando. Puede que como él mismo acepte al trazar el recorrido de su yo ficticio la época de sus grandes obras esté detrás, pero no por ello ha dejado de ser divertido.

Los papeles de Mudfog de Charles Dickens, ed. Periférica

16525020141029182132LOS-PAPELES

Parodia Dickensiana de las Sociedades Científicas victorianas, aún un escritor centrado en el humor, los textos aquí recopilados sobre los locos integrantes de esta corporación dan buena idea de cómo era Dickens cuando aún era Boz y de su facilidad para crear humor a partir también de la fantasía y el absurdo.

La mujer de un solo hombre de A.S.A. Harrison, ed. Salamandra

Mujer de un solo hombre, La_135X220

Un nuevo caso de matrimonio convertido en campo de batalla, personajes bien creados y matizados que se enfrentan con un fondo que acaba pasando de lo cotidiano a lo criminal. Quizá minado por lo extenso que se ha hecho el tema en los últimos años, pero no por ello un mal libro.

Los últimos días de nuestros padres de Joël Dicker, ed. Alfaguaraportada-ultimos-dias-nuestros-padres_med

El primer libro de Dicker es una obra de espías, como primer libro se nota más aún la inexperiencia y también las ganas de construir a partir de una mezcla de suspenso con indagación en las vidas privadas.

En presencia de un payaso de Andrés Barba, ed. Anagrama

NH537

Una familia se reúne al año de la muerte de la madre. Salvo que nada es sencillo cuando el escritor tras la historia es Andrés Barba y así comprobaremos que el centro de la narración es un científico, que la mujer es de su madre y que el otro punto principal es su cuñado, el otro hijo de esa mujer muerta, que es un famoso cómico con una trayectoria extraña como hombre de espectáculo cómico y como político, que también. De modo que esta breve novela sobre las relaciones entre los humanos acaba siendo otro artefacto movido gracias a sorpresas.

Escritos de mujeres desde el sitio de Leningrado de Simmons / Perlina, ed. La uña rota

unnamed

Creo que resulta bastante claro el contenido desde su propio título. Pero por si acaso… este volumen recupera cartas, diarios y otros ejemplos de textos que relatan la existencia, las tareas cotidianas y todo lo que acabaron teniendo que hacer las mujeres en Rusia mientras tanto. Un documento que repasa lo que doctoras, artistas, cocineras, bibliotecarias y, en fin, todo tipo de mujeres, aportaron a la resistencia del sitio.

El Príncipe Rojo de Timothy J. Snyder, ed Galaxia Gutenberg

sobre_el_principe_rojo_web

Un Habsburgo inesperado, amante de Ucrania, metido en labores de espionaje, acostumbrado a combatir contra el poder de la época, fueran en la 1ª GM, la 2ª o contra el totalitarismo soviético. Una figura utilizada políticamente, sobre todo una vez muerto que siempre es  más sencillo, pero no por ello menos curiosa.

Salamanca, 1936 editado por Ángel Viñas, ed. Crítica

salamanca-1936_9788498927276

En 1896 Francisco Serrat y Bonastre se unió a la carrera diplomática. Tuvo puestos de diferentes responsabilidades durante los siguientes 40 años, hasta que el inicio de la Guerra Civil le hizo ponerse en el bando de los sublevados de los que acabaría siendo nombrado Secretario de Relaciones Exteriores de la Junta Técnica del Estado, una suerte de Ministro de Exteriores. Durante algo más de un año ocupó ese cargo hasta que, viendo los derroteros que tomaba la sublevación decidió aprovechar para dimitir y refugiarse en Suiza al menos por unos años. Lo que aquí se presenta es una edición anotada a cargo de Ángel Viñas de los diarios que escribió durante aquella época.

 La edad de la nada de Peter Watson, ed. Crítica

la-edad-de-la-nada_9788498927405

Tras Ideas y Una historia intelectual del siglo XX llega un nuevo libro de Watson centrado en la influencia del ateísmo en la cultura y la sociedad, cómo corriente de pensamiento propia o como simple negación de la existencia de un pensamiento mayoritario religioso monoteísta. Y, como siempre, las repercusiones buenas y malas que ello tuvo.

La verdadera historia de Frank Zappa de Frank Zappa y Peter Occhiogrosso, ed. MalPaso

la-verdadera-historia-de-frank-zappa-memorias

De nuevo un libro que se explica a sí mismo desde su título y cuya creación corresponde a una autobiografía. Con ayuda, pero auto dentro de lo que cabe.

Young Americans. La cultura del rock (1951-1965) de Justo Serna, ed. Silexyoung-americans

Acercamiento a la cultura rocker por parte de dos autores que tratan de explicar esta primera y tímida rebeldía de los años cincuenta como antecedente y contraposición tanto de lo que estaba por venir como de su situación en la sociedad.

Esto es agua de David Foster Wallace, ed. Literatura Random House
244_RH29396.jpg

Si alguna vez te has preguntado si se llegaría a editar un texto a razón de una frase por página, con tapas duras, como ejemplo insuperable del más puro completismo, ¡felicidades! Por lo menos te saldrá por no demasiada pasta porque al final han entrado en razón y sale solo por 9,95€. Eh, sirve para «completar un regalo» o para demostrar lo superfan que eres, a ver si solo van a serlo los de la Superpop.

El gran mínimo de Gilbert Keith Chesterton, ed. Salto de páginas

portada (1)

Antología de la obra poética de Chesterton. Hacía un tiempo que no veíamos nada del autor y la poesía no es lo primero en lo que uno pensaría de su obra pero, bueno, es otra faceta a descubrir. No prioritaria, pero que está ahí.

La prueba de hierro (Magisterium) de Black Holly y Cassandra Clare, ed. Planeta

171316_la-prueba-de-hierro_9788408133032

La autora de la serie Cazadores de Sombras acompañada por una autora todoterreno presentan esta nueva serie que ofrece una historia de chavales que quieren ir a una escuela de magia, para una público más adolescente que infantil. Y eso.

Pollyanna de Eleanor H. Porter, ed. Toro Mítico

9788415943174_portadaweb2

Como parecía que Ana de las Tejas Verdes estaba funcionando en Toro Mítico han buscado la siguiente y, ¡mira! ¡Pollyanna! Así que si queréis más historias de jovencitas en un momento más sencillo, con un gran corazón y una desbordante alegría de vivir que siempre busca el lado bueno de las cosas y blablabla aquí podéis seguir.

Misterio en el castillo del terro de Robert Arthur, ed. Molino

los-tres-investigadores_misterio-en-el-castillo-del-terror_robert-arthur_libro-MONL214

Como veis siempre hay más series que se pueden recuperar, hace unas semanas tocaba Puck y hoy llega el turno de Los tres investigadores. De nuevo con la cara lavada y recién planchá para que las jóvenes generaciones lo asuman con más tranquilidad y, ya puestos, hacer algunas correcciones de nada como quitar Alfred Hitchcock de la portada y cambiarlo por Alfred Hitchfield porque, total. Eso sí, el nombre del autor sigue sin indicarse en la portada, vaya, hombre. Las historias, intrigas sencillas pero bien realizadas al estilo de las de Nancy Drew o los Hardy Boys, siguen siendo más que recomendables para los aficionados al suspense que estén entrando en la adolescencia.

Los Jolley-Rogers y el galeón fantasma de Jonny Duddle, ed. Fortuna

portada (2)

Doddle ha realizado varias obras con niños y piratas, libros ilustrados a un paso de ser cómics que con esto retoma y crea un pequeño universo para otras obras en los que ofrecer unos libros que pasan ya de los primeros lectores.

El barco de los niños de Mario Vargas Llosa, ed. Alfaguara9788420417394

Creo que sería difícil encontrar una obra más espeluznante que esta sobre un señor mayor que vigila constantemente a un chaval y que acaba contándole la historia de La cruzada de los niños sin esconder que lo está sacando de un libro ajeno. No solo trata de vender la idea de que meter a un montón de niños en un barco y mandarlos a la muerte fue una idea razonable e incluso deseable por lo que tenía de idealista sino que, además, es precisamente el tipo de cosa que contarle a un niño desconocido. No sé de dónde ha salido la idea de hacer esto, más allá de En invierno saquemos algo con tu nombre para hacer caja, pero hay veces que ni así le encuentra uno el sentido. Y eso que no os he contado lo de la conversación con Magris en letra gordísima, tamaño reducido y mucho blanco que ha sacado Anagrama que es tela marinera también.

Brujarella de Iban Barrenetxea, ed. Thule

getimgs

Nuevo libro escrito e ilustrado por Barrenetxea, nueva pequeña joya con mucho humor y unas preciosas ilustraciones. No sé si será tan para niños como se supone que debería pero al menos los adultos podemos disfrutarlo.

La semana que viene más novedades interesantes que para eso son las épocas que son, con un DeLillo inédito, Todd McEwen, Upton Sinclair, más Buguess, más Hanshichi y unas cuantas sorpresas más. ¡Una gran época del año! ¡¡¡Si logramos sobrevivir a la avalancha!!! ¡Nos leemos!


1864 (O)

La segunda mitad del mes de octubre ha sido tan aburrida que a penas han llegado a sacar una docena de títulos. Lo bueno es que entre ellos ha habido si no grandes series sí al menos desviaciones de la norma, como esta serie danesa que retrata con muchas ganas de verosimilitud la segunda guerra germano-danesa. Como está hecho desde el punto de vista de Dinamarca ya veremos cómo queda la Confederación Germana (Prusia + Austria) pero, bueno, un acercamiento diferente a estos dramas bélicos históricos.

– The Art of Gothic (UK)

Poco conocido en España pero mucho en UK, Andrew Graham-Dixon es uno e esos grandes divulgadores artísticos acostumbrado a realizar series documentales limitadas para la BBC que pueden ir de la historia del arte, viajes por Europa continantal o biografías de creadores entre otras muchas, siendo quizá más conocido por su serie The Art of que arrancó con los ingleses y ha ido teniendo diversas versiones posteriores con alemanes, rusos, españoles o conceptos más amplios como el arte religioso o el que ahora nos atañe. En este nuevo documental Graham-Dixon explora el nacimiento del movimiento gótico pro si mismo, su posterior uso político, su influencia ideológica y creativa, y las subsiguientes desapariciones y reapariciones tomando distinto significados aunque se conservara el nombre. Algo que ha permitido que pareciera que siempre había algún tipo de goticismo vivo aunque fuera variando lo que ello implicaba. Todo con repaso tanto sociopolíticos como a las muestras culturales artísticas (edificios, pinturas, libros…) y las personas que lo propiciaron. Muy interesante.

Evermoor (USA)

Para Halloween en Disney siempre estrenan alguna cosilla, a veces más de una. Este año ha tocado esta serie/miniserie sobre una familia que se muda a un pueblo con una historia oculta detrás. Y… bueno, para chavales que no pongan muchas quejas tendrá un pase, supongo.

Fake Off (USA)

De entrada este concurso de talento podría parecer la enésima versión de lo mismo. Siendo en este caso el centro de las pruebas grupos de baile. La diferencia la hace que el programa decide sacar un tema de la cultura popular (los videojuegos, el Titanic, el western,  dibujos animados, los realities…) para que el grupo de bailarines que compiten lo adapten de la mejor manera que puedan. Luego ya jueces y blablabla. Ahí una buena premisa que a veces da algún resultado interesante acaba yéndose al garete. Los realities, que son así.


Friends of the people (USA)

truTV ha debido recibir una herencia de su anciana tía o algo así porque ha sido la cadena con más estrenos en esta última quincena de octubre, por ejemplo con este programa de sketches con mucho cómico afroamericano que a mí en general psé. Pero bueno, la intención es lo que cuenta.


How to be a grown up (USA)

Siguiendo con lo de arriba, otro intento de programa cómico de truTV y resulta que este es incluso peor que el anterior juntando escenas con testimonios. En fin.


Kirby buckets (USA)

Típica serie Disney sobre un chaval que es diferente y que blablabla pero esta vez el niño dibuja y sus dibujos aparecen como animaciones. No es Student bodies pero, en fin, queda claro que andan buscando algo diferente a los niños cantantes de siempre. Y llamar Kirby a un dibujante de cómics es obviamente un acto consciente. Salirles, no es sale bien, eso sí.


The McCarthys (USA)

Uno de los pocos estrenos de las networks USA y resulta que es una sitcom facilona sobre una familia de Boston que está muy unida y a la vez llena de fricciones y es católica y yo qué sé de cuántos tópicos más. Pero el reparto no es malo, sobre todo la siempre estupenda Laurie Metcalf. Podría ser peor.


Mike Tyson’s Mysteries (USA)

Creo que Adult Swim intentaba… no sé… algo. Desde luego no crear algo distinto a partir de lo ya existente como en Venture Bros y, efinitivamente, no recuperar el espíritu de Scooby Doo y sus exploits como hicieron en Mystery Inc. así que… ¿crear una serie barata y rápida con media docena de chistes muy malos, un guión penoso y un personaje central real que en el mejor de los casos es una broma andante y en el peor un mal ejemplo? Es posible.


The Missing (UK)

Una familia inglesa ve cómo su hijo desaparece durante unas vacaciones en el extranjero. Quizá no sea la premisa más sutil del mundo pero la mezcla de la parte dramática de la historia con el caso policíaco en sí logra que de alguna manera, y pese a que James Nesbitt actúe de manera quizá muy excesiva o quizá simplemente demasiado intenta en su papel central de padre de la criatura, logre funcionar en si misma.


– The Shatner Project (USA)

A alguien le pareció que podía ser interesante ver como William Shatner acomete reformas en su casa. Quizá porque hay demasiados canales, quizá porque uno nunca llega a hartarse del todo de The Shat, a saber.

Soul-Mates (AU)

Dentro de los intentos y juegos con el renacimiento del humor australiano toca turno a otros cómicos populares gracias a sus youtubes y actuaciones pasar a tener programa propio. En este caso son los Bondi Hipsters los que tienen un programa de sketches que, bueno, podría ser peor pero tiene aún mucho camino por delante para ser bueno.


Tropos intended

Hay muchas maneras de hacer chistes y no tantas de ser gracioso, como voy a demostrar a continuación. La dificultad lleva  a que se acaben usando tropos para intentar agilizar todo lo que ha funcionado una vez porque con suerte la repetición logrará que acabe sonando gracioso.

Es lo que se conoce como Humor por repetición. El riesgo obvio es que en lugar de divertir aburras. De manera que puede darse el caso de que en lugar de repetir en la misma obra -a lo largo de un capítulo, por ejemplo- se convierta en un Running Gag. Es decir, un chiste o situación pretendídamente humorística que aparece con cierta frecuencia. Puede ser una referencia a una situación concreta, un gusto algo extravagante o cualquier otra desviación de la norma. Los LatiguillosCatch Phrases en inglés- son la forma más sencilla de lograr una forma sencilla pero efectiva y tan obvia que más vale que tenga una finalidad más allá que dar algo que gritar al público al verlo llega, o al verlo venir.

De ahí también el uso de los Stock Jokes, esos que todo el mundo conoce y pueden funcionar simplemente por mención o para subvertirlos de alguna manera. En España tenemos el de El Perro Mistetas. Pero hay muchos más, dentro de los cuales estarían los que dejan una parte para completar como el de La gallina que cruzó la carretera o el de Los aristócratas, se nos ofrece un punto de partida como en los de Toc, toc o Hay una mosca en mi sopa o incluso los de Tu madre y, por supuesto, están los completamente modulares a rellenar por el que va a soltarlos:  Si tuviera un euro por cada X entonces Y, En Rusia comunista, Si quisiera X habría Y -y su variación Me gusta el X como me gusta el Y-, Llamó X, quiere Y de vuelta, ¿Qué somos? X ¿Qué queremos? Y… Y muchos más, claro, no hay más que darse una vuelta por tuiter. Incluso los hay en los que lo ofrecido es el final por funcionar como remate y punch-line de una frase al cambiarle el sentido. A estas alturas el más conocido es el ejemplo de chiste malo popularizado por The Office: Eso es lo que ella dijo.

Por supuesto no solo hay un Stock de chistes, también los hay en las parodias. Imágenes y frases tan metidas en la cultura popular que simplemente nombrándolas sabes qué es lo que está teniendo lugar, una suerte de Shout Out, un saludo si lo preferís, que sirve para despreocuparse en gran medida de tener que elaborar más. O, simplemente, porque te apetecía. Como decía antes, disfraces de Charlot, spaghettis que terminan en beso, Esos molestos niños, un susto en la ducha, cruzar Abbey Road y tantas otras imágenes de la cultura popular que pasan al imaginario -o de la cultura sancionada como la Pietà– permitiendo un guiño claro y directo.

Eso tiene un sentido también debido a una diferencia que no siempre se explica. La diferencia entre una Parodia y una Sátira. O, incluso, la diferencia entre las dos anteriores y un Pastiche. Que puede parecer una tontería pero este último acercamiento puede confundirse con los anteriores, probablemente porque cuando se hace explícito suele incluir un cierto humor y cuando es implícito no siempre se puede evitar el uso de los lugares comunes vistos de manera humorística por menos deliberado que sea. En realidad el Pastiche no es más que la reproducción de algo asentado ajeno, de manera habitual la obra concreta de un autor o de un personaje, creado mediante combinaciones con la intención de crear algo nuevo. De ahí que en muchos de esos pastiches estemos ante antecedentes directos de la Fan-Fiction,  pues el uso de propiedades ajenas mezcladas facilita mucho que esto suceda. Por supuesto tanto las Parodias como las Sátiras pueden tomar elementos del Pastiche pero no es algo inmediato o bidireccional, simplemente una consecuencia. En realidad la Parodia es una imitación humorística, burlesca habitualmente, que puede ser tanto con intención de burla como de amistoso homenaje, no tiene por qué ir a hacer sangre y, de hecho, lo más normal es que sea de un humor romo y autocomplaciente.

Por contra, la Sátira es un comentario mordaz e hiriente, busca ridiculizar al objeto sufriente normalmente poniendo de relevancia las contradicciones y errores, los fallos propios de cualquier obra o situación. La sátira va siempre a hacer sangre, esa es su principal diferencia con la parodia. Una forma sencilla de hacerlo es mediante las Diatribas, los Rants, monólogos de alguien en apariencia molesto que usa un tono de enfado o indignación para censurar alguna cosa. El problema aquí es que muchas veces se usa para hacer Comedia Tópica, centrada en algún tema de actualidad y, por tanto, con fecha de caducidad muy cercana. Por el otro lado, puede formar parte de la Insult Comedy, una forma de comedia especialmente complicada de realizar correctamente que se apoya en ir insultando al público de manera creativa y divertida. Es decir, que realmente no son insultos tanto como la forma de introducir los chistes y burlarse de temas variados. Lo más importante es recordar que tiene que ser Comedy además de Insult, algo que muchos de sus teóricos practicantes no acaban de pillar. El reverso de esto sería la Self-Deprecation, el Auto-Desprecio, que hace que la comedia se centre en burlarse de uno mismo, tanto en lo exterior como en lo interior, capacidades, logros y demás situaciones en las que uno haya podido humillarse para luego exponerlo públicamente. Motivo este más que razonable para dar paso a la Comedia de Personaje en la cual el cómico construye a alguien que puede estar más o menos cerca de su propia persona y que será el que vehicule la acción cómica bien mediante el uso de algún tipo propio de comedia como para centrar ese desprecio. Y en contra de lo que pueda parecer hay de todo. Desde el Mr. Bean de Rowan Atkinson a los distintos personajes de Sacha Baron Cohen o, por supuesto, el Stephen Colbert de Stephen Colbert. Obviamente en esta categoría también entrarían los innumerables personajes del SNL o cosas como Larry the Cable Guy, aunque sea solo para demostrar que además de altos hay bajos.

Hay muchos tipos de comedia, pero como no son tropos propiamente dichos vamos a enumerarlos rapidito: Observational, la de Os habéis fijado en que; Improvisación, sí, esto es un tipo de humor, de los que sirven para ejercitarse y sacar músculo, Yes And;  Slapstick, comedia física, generalmente relacionada con el uso exagerado del cuerpo bien sea en golpes o contorsiones; Cringe, o Awkward, es decir Vergüenza, la situación en la que el cómico se pone o de la que habla causa ante el público la vergüenza ajena por el personaje/cómico, era una cosa muy inglesa hasta que apareció gente como Larry David para reclamarla; Sitcom, comedia de situación, normalmente uno de los géneros televisivos más que un estilo en sí; Romcom, comedia romántica, ¿qué? ¿no so gusta cómo crean palabras los anglos?, esto suele ir más para películas pero en fin; Ah, y luego está Humor Negro, relacionado con temas macabros o morbosos, generalmente la muerte pero también amputaciones y otros momentos sangrientos; Humor Verde, chistes de índole sexual, ¿de verdad os lo tengo que explicar?; Humor Marrón, ha llegado la escatología, que si chistes de pedos que si chistes de caca, productos de la gente; Humor Azul, ese es el término anglo habitual, en España como somos así solemos referirnos a esto como Ser políticamente incorrecto cuando queremos decir hacer humor con realidades complejas como el racismo, el sexismo, la homofobia y todos eso estilos espinosos que más te vale no intentar sin tener claro el plan; Humor Amarillo, esto era un programa y no un tipo de humor pero era imposible dejarlo fuera porque estabais todos pensando en ello y, además, me permite rematar esta minisección hablando de la Dub Comedy o Comedia de doblaje, algo tan antiguo que Enrique Jardiel Poncela ya la usaba en sus Celuloides rancios en los años veinte. Consiste en redoblar un material audiovisual previo para lograr un efecto cómico, en ocasiones incluyendo una edición del material visual -bien dentro del propio contexto de la obra, otras mezclándo varias- para hacer las imágenes aún más apropiadas para el nuevo doblaje -o cartelitos si la película es muda, que como digo de esto hace mucho tiempo ya- proporcionando así una creación nueva a partir de una antigua. Al estar creada no con personajes sino directamente como una suerte de reciclaje y collage no estamos tanto ante un pastiche como ante un primo espiritual del mismo.

Como decía, hay muchos tipos, así que alguno se habrá olvidado y otro me cuesta entenderlo como propio de la comedia -digamos, la Comedia Musical que no es tanto otro tipo de comedia como otro medio para crearla- o porque es difícil incluso de explicar qué haces hablando de ellos como la Prop Comedy, a partir de objetos que se van sacando con intención cómica pero que, como cualquiera que haya visto a Carrot top alguna vez, rara vez tiene realmente gracia. Tampoco está tan claro que sean tropos cosas como los Malapropismos, esa confusión intencionada entre una palabra y otra fonéticamente similar con finalidad cómica (vg: Me gusta esa chica porque tiene una figura esterilizada, muy elegante) que más allá de la utilidad en la construcción de algunos personajes se acerca más a una figura retórica que a un tropo.

Sin embargo sí que podría acercarse más el Deadpan, que es el afrontar el humor -sobre todo el que dice uno mismo, aunque también valga para lo que recibe o lo que le pasa- sin mover un músculo. No es necesario sea con cara de tristeza pero desde luego nada de demostrar que se trata de algo divertido, lo que puede llevar a situaciones de confusión ante el carácter humorístico de lo dicho. Estaría dentro de lo que podríamos considerar las maneras de afrontar o  soltardelivery– un texto. Otra de ellas sería la Inocencia Subvertida, todo un clásico en el que alguien con pinta de absoluto candor o ingenuidad empieza a largar algo que contradice su apariencia. Tropo muy común para niños y gente mayor que por características de enmarcado sexual se suele asociar más con los de género femenino, del mismo modo que lo contrario -un señor normalmente barbado en un contexto de malotismo como puede ser vestido de curo tipo motero peligroso- hablando con extrema educación o realizando alguna actividad que choque, como tomar el té en un juego de porcelana, funciona como subversión de nuestras ideas preconcebidas. Lo interesante, más allá de cómo hemos llegado a crear esas imágenes sociales que pueden ser luego aniquiladas, es la manera en la que algunos cómicos han sabido aprovecharlas. Como Betty White, que comenzó desempeñando ese papel de dulce ingenua -aunque con algunas salidas- en Life with Elizabeth y otros trabajos de radio y tv, eso lo subvirtió con su papel de Sue Ann Nivens en The Mary Tyler Moore Show, lo volvió a subvertir regresando como la ingenua Rose Nylund para Las chicas de oro y acabó dándole una última vuelta en su carrera posterior de Boston Legal a Hot in Cleveland. Y es que saber aprovecharse de estas cosas es siempre inteligente.

Podemos emparentar esto con las reglas que ya mencionamos con anterioridad como la Regla de Gracioso -es decir, hacer algo que contravenga todo lo que estás contando de la historia o el personaje para ganar una risa. De nuevo: Ya puede ser bueno.- o la Bola de Estupidez, que hace que el personaje que la lleva se comporte de manera estúpida, fuera de personaje. Esto además puede ayudar ante situaciones clásicas como las entradas y salidas inesperadas, especialmente con Está detrás de mi, ¿verdad? o con Aquí llega, en el que justo tras hablar de alguien, en términos generalmente no muy buenos, entra en escena como remate del chiste. Muchas veces para rematar con un ¡Oh, mierda!Oh, crap!– porque el personaje acaba de caer en lo que ha pasado en realidad, bien que se la hayan jugado o que ha cometido el error de su vida. No confundir con ¡Gasp!, que es una reacción directa.

Podría pasarme horas -sí, más- hablando de tropos en comedia pero precisamente esta Reacción y sus subdivisiones viene perfectos para ir cerrando. Usado desde tiempos del vodevil, la Reacción suele ser silenciosa. Bien un cambio de expresión mínimo, algo más elaborado o, ¿por qué no? caer hacia atrás mientras salen nubecitas de polvo de los pies. Pero casi mejor un movimiento facial discreto. Por supuesto la forma de dar y expresas estas reacciones da para todo un catálogo, tenemos la mencionada CaídaFace Fault-, cuando no directamente de una silla; Reacción Ocular, el Eye Take,  que suelen consistir en que el personaje abre de forma exagerada los ojos; o Quitarse las gafas de manera exagerada, que también; otra famosa es El surtidor, o Spit Take, en el que lo que se dice provoca que el personaje que escucha reaccione regando con lo que está bebiendo como si fuera un aspersor; dos reacciones contrapuestas son El encogimiento, Shrug Take, en el que el personaje en lugar de una reacción deja pasar lo ocurrido sin darle mayor importancia -como pasa con las hamburguesas de rata en Demolition man– y la Reacción Salvaje, la Wild Take, que es sobrerreaccionar hasta extremos que más que sobreactuación podríamos ponernos en el dibujo animado. Por último tenemos el Guiño lateral, el Aside glance, que es una manera de reaccionar no ante los otros personajes sino comentando con una ruptura de la cuarta pared hacia el espectador, la especialidad de Francis Urquhart, de manera que podemos referirnos a solo un guiño de complicidad o incluso a toda una parrafada.

Terminamos ya con la explicación del título. No Pun Intended es una expresión cotidiana que viene a significar Sin intención humorística y que se refiere a los Puns, esos juegos bien de palabras o bien de significados frente a una realidad, es decir, cuando a Mortadelo le decían eso de Se nota que no tiene un pelo de tonto. La realidad de su calvicie servía como contraposición al texto para crear la ruptura humorística necesaria. Que puede ser con o sin intención, pero que lleva al Pun. Algo que facilita que se vayan encadenando tanto lo uno como lo otro para propiciar el Hurricane of Puns, que va acumulando juegos de palabras y significados uno sobre otro en parte por la posibilidad de que el que no funcione sea sustituido por otro que sí o por entrar en formatos extremos como la astracanada o la parodia a lo ZAZ que lo que buscan es la mayor densidad humorística posible. Algo que he dejado para el final para que veáis lo que podía haber acabado siendo esta columna, ¡lo que me ha costado resistirme! Al menos hasta el final, porque ahora que estamos aquí ya puedo decir… Chim-Pun.


Libros que Llegan: La saga de los Forsyte, Martel, Fangirl y más

Termina el mes con unas pocas novedades, preparándonos para la que se nos avecina la semana que viene con el advenimiento de las novedades para la temporada de regalos. Lo que no impide que ya estén moviéndose las primeras piezas, Algunas bien gruesas como podéis comprobar en cuanto diga…

¡Que entre la pila!

– La saga de los Forsyte de John Galsworthy, ed. Reino de Cordelia

libro_big_151

Atentos a este libraco de casi mil páginas que en su interior trae las tres novelas y dos interludios que compusieron la primera parte de la saga familiar de los Forsyte, concretamente de aquella que fue adaptada a serie de televisión y, por tanto, más conocida. Si por separado son novelones de los de pasar el invierno leyendo con tranquilidad con este tomo casi podría uno retirarse de la lectura a la residencia de verano.

Fangirl de Raimbow Rowell, ed. Alfaguara

71IVbZgcxKL._SL1500_

Tras demostrar en Eleanor y Park su capacidad para los romances adolescentes diferentes ahora tenemos una nueva novela en la que Rowell logra que el fenómeno de los fanfics se introduzca en una clásica historia de chica tímida y ensimismada que va saliendo de su refugio digital.

Smart de Frédéric Martel, ed. Taurus

portada-smart_med

Martel prosigue con sus estudios culturales mundiales y tras el repaso a la cultura popular de Cultura mainstream y a Lo Gay de Global Gay le toca el turno al internete. Una puesta en común de las distintas maneras de funcionar y relacionarse con sus ciudadanos, la actuación de los distintos países y cómo se trata y trabaja de manera distinta por regiones. Lamentablemente en esta ocasión está más receptivo al punto de vista estadounidense del mundo, soltando soflamas con temas no relacionados y usando de manera bastatne torticera algunos de los ejemplos de sus viajes. Es una lástima esta caída en la propaganda barata y la venta de las bondades USA, pero aún con eso sigue habiendo cosas salvables.

Pan y dulces italianos de las Hermanas Simili, ed. Libros con Miga

sorelle-simili-pan-dulces-italianos

Un pequeño, encantador e ilustrado libro que permite hacerse con las formas y maneras de realizar los dulces italianos -y los panes, claro, que para eso es de la editorial que es- más importantes. Perfecto regalo para los que les guste la cocina y complemento más que recomendable para los que tengan La cuchara de plata.

Los atracadores de Tomás Salvador, ed. Salto de Páginas

portada

Hay últimamente una tendencia a recuperar las obras claves en el crecimiento y desarrollo del género negro español. De la parte más negra y menos policíaca, de hecho. Como esta que nos ocupa que llegó incluso a ser adaptada al cine con igual éxito. Yo encantado, claro.

Ganar o morir: Lecciones políticas en «Juego de tronos» coordinado por Pablo Iglesias, ed. Akal

Ganar o morir.indd

Cuando logré dejar de reírme de la portada que le han puesto estos genios le eché un ojo a lo de dentro, una aproximación de todos los ellos –Iglesias, Errejón, Monedero, Sánchez Melero, Fernández Rubiño, Alba Rico, Compains, Alegre Zahonero… ¡Hasta el Inefable SoulMan Herrero de Castro! Una vez desechado que fuera cosa de Halloween debo decir que el interior dice más del que habla que de lo que analizan -en la ya larga lista de este tipo de publicaciones en España- pero, en fin, poco a poco iremos logrando que los Estudios Culturales se conviertan en algo más que profesores universitarios tirándose el pisto. Quiero decir, quizá en el próximo.

Soy yo, Edichka de Eduard Limonov, ed. Marbot

Imprimir

Limonov, que ya había publicado varios libros en España antes de que Carrere le convirtiera en un personaje célebre, ve publicada por fin su magna obra sobre lo sucedido a su llegada a Estados Unidos, Nueva York nada menos, como disidente político ruso. Una experiencia tan movida que el libro acabó publicándose tras su salida del país en su ciudad de destino: Paris. Que tipo tan entretenido este Limonov.

Lucrecia, la hija de Borgia de Darío Fo, ed. Siruela

9788416208302_L38_04_l

¿Os acordábais de que Fo era Premio Nobel de Literatura? Ya, eso es lo que pasa con Eurovisión. Bueno, pues eso, que ha sacado una novela biográfica-histórica sobre Lucrecia Borgia intentando sacar la humanidad de la persona por encima de los atribulados avatares del personaje. Como homenaje a su esposa recién fallecida, por si eso le diera algún plus al asunto.

Una bandada de cuervos de Denji Kuroshima, ed. Ardicia

portada-web-e1414342614715

En 1918 los soldados japoneses se enfrentaron al ejército ruso. Les fue mal, como de costumbre, pero al menos salió esta obra sobre las duras condiciones y el desastre que resultó para ellos. Un alegato pro tanto no solo contra la guerra sino a favor de las víctimas enredadas hasta la asficia en esta clase de locuras.

En las afueras de Londres (seguido por Nuestra señora de la muerte) de Sir Arthur Conan Doyle, ed. Renacimiento20-En_las_afueras_de_londres

Dos recopilaciones más de obras menores y periféricas de Conan Doyle que parece que se están animando a no dejar piedra sin levantar para sacar todo lo suyo.

La música del silencio de Patrick Rothfuss, ed. Plaza y Janés

7d9abcdc6c76888f70085a756df698be

El viejo Pues algo tendremos que sacar para la campaña de navidades vuelve a la carga con su Pero yo el final de la trilogía no lo tengo aún y No sé, ¿no tienes por allí algún relatito al que ponerle tapa dura y así lo vendemos o algo?. Una obra imperecedera que sin duda todos los fieles -pero mucho, eh- lectores de la saga tendrán que comprar.

Nat Tate (1928 – 1960) El enigma de un artista americano de William Boyd, ed. MalPaso

nat-tate-un-artista-americano

Hablando de libros minúsculos con tapa dura y un precio de casi quince euros, MalPaso ha recopilado las casi noventa páginas que Boyd había recopilado sobre la obra de un artista a la altura de esta edición.

La literatura como mentira de Giorgio Marganelli, ed. Dioptrías

descarga

Recopilación de artículos varios y variados que Manganelli fue dedicando a la literatura, a sus artificios y a cómo funciona para presentar una ficción que incluso en lo que debería ser cierto no presenta la verdad sino una verdad. Interesante.

El gran tour de Agatha Christie, ed. Confluencias

Agatha-Christie-Gran-Tour

Recopilación de las cartas que Christie iba mandando en sus viajes a lo largo y ancho del mundo. Interesante por su propia vida y las cosas que vivió y visitó aunque por momentos uno se tema volver la página y encontrarse la lista de la compra.

Mortalidad, inmortalidad y otras experiencias vitales de Zygmunt Bauman, ed. Sequitur

9788415707110-250x351

Una reflexión sobre la muerte no como cese de existencia sino como respuesta cultural, es decir, el eco que la muerte tiene en las creaciones sociales tanto para aceptar y sobrellevar la pérdida como para justificar o buscar un consuelo en un inmortalidad ficticia. Y, además, no le ha puesto Líquido en el título.

La pintura de la ilustración (De Watteau a Goya) de Tzvetan Todorov, ed. Galaxia Gutenberg

sobre_la_pintura_de_26afc3b

Libro grandote por lo ilustrado, probablemente por haber sido pensado como regalo. Y es que el análisis de la Ilustración que hace Todorov acompaña a la perfección con la forma de ir pasando y mostrando distintos cuadros ofreciendo un libro que, además de mirar, sirve para sacar provecho de lo visto.

Cine Bizarro de José de Diego, ed. Bookland

cine_bizarro

Pisapapeles. Quiero decir, si yo publicara casi setecientas páginas satinadas procuraría que, no sé, el título tuviera relación con el contenido, las secciones separadas tuvieran una coherencia más allá de la arbitrariedad del autor, los textos de las películas no fueran revoltijos que a ratos tuvieran realmente algo que ver con ellas -y, a ser posible, aportaran alguna cosilla- y, en fin, sirviera de algo más que para embutir imagen tras imagen sin criterio alguno para tratar de justificar los casi 40€ que pretenden cobrar por este… este… Pisapapeles. EDITO: Y además está llena de textos plagiados. ¡Vaya joya!

Verano de miedo de Carlos Molinero, ed. Minotauro

verano-de-miedo_9788445002193

Uno no puede pensar sino en Halloween leyendo este ganador del Premio Minotauro. Aunque sea solo con el fragmento colgado en la web. Porque veo muy claro que aquí o ha habido truco o ha habido trato.

Neurocomic del Dr. Matteo Farinella y la Dra. Hana Ros, ed. Norma

01203449401_g

Quizá algo breve pero no por ello menos interesante pequeño repaso a las funciones del cerebro. Y la edición muy bonita también.

El bandido del colt de oro de Simon Roussin, ed. Libros del Zorro Rojo

Bandido con marco

Una obra con vivos colores casi alucinatorios pero con una trama melancólica, adulta incluso. Uno nunca sabe bien dónde colocar este tipo de álbum ilustrado.

¿Jugamos a ser médicos?, ed. Combel

9788498259384_04_n

Dentro hay una consulta de médico y unos casos y cositas para jugar que hacen difícil considerarlo un libro pero, ¿habéis visto el título? ¡¿Cómo resistirse?!

Juego de Tronos. Guía pop-up de Poniente, ed. Norma 

01227190201_g

Muy notable construcción en pop-up que se puede incluso desplegar de manera total para formar un Poniente a escala. La ingeniería de papel muy bien. Pero en realidad tiene más gracia para ponerse a tararear la sintonía mientras lo vas montando.

Pequeño peatón de Patricia Geis, ed. Combel

9788498259421_04_n

Un libro para explicar educación vial a los chavales que incluye variadas solapas explicativas, un conjunto de reglas e, incluso, un desplegable final con un cruce en el que poder explicar y jugar con semáforos y coches. Todo lo necesario para que los pequeños aprendan a comportarse como peatones respetuosos. Ahora a ver para cuando uno para los conductores.

Ya está. Ahora os recomiendo que descanséis un poco porque la semana próxima tenemos movimientos sin fin: Coover, Gaddis, Crews, Gibbons, Hrabal, Chesterton… Casi que no quiero ni pensar en la que se me viene encima así que… ¡Nos leemos!