Intencionalidad, Contexto, Impacto, Técnica

A veces cuando me pongo a escribir estas entradas me da la sensación de que doy vueltas sobre los mismos temas, pero como parece que hay aún rincones en los que entrar con las discusiones allá vamos de nuevo.

Toda obra realizada va a acabar siempre siendo tomada en consideración. Puede suceder que sea sujeto de los análisis más sencillos o de los más complejos y con ello a los extremos, desde sub-análisis a sobre-análisis, que establezcan los intentos de comprender y valorar lo contenido allí como parte de un proceso bien automático -es decir, que una persona se forme una opinión inmediata- hasta la más compleja -la famosa reflexión crítica que se invoca más de lo que se ofrece- de manera que tratar de entender lo que, de hecho, ni dejamos ni podemos evitar hacer casi a diario se realice con algo más de consciencia por nuestra parte.

Sobre todo porque rara vez nos ponemos de acuerdo con lo que podremos encontrar allí, y de ahí las cuatro partes del título. Intencionalidad, Contexto, Impacto y Técnica.

Hablar de Impacto siempre es lo más complicado, fundamentalmente porque requiere de un mínimo recorrido que, además, irá variando con los años. Esto no quita para poder ver obras que en un intervalo de tiempo muy pequeño causan un enorme impacto que lleva a que otras obras tomen elementos o rasgos estilísticos de aquellas, uno de los puntos de partida del exploit en todas sus manifestaciones. Un producto cultural tiene éxito y allá que van todos detrás a por los que están buscando algo similar. Vale para todo, películas -pensemos en El Exorcista o Matrix-, libros -desde los émulos de Sherlock Holmes a los de Cincuenta sombras de Grey– y series de televisión –The Twilight Zone, CSI– que pronto ven cómo se reproducen. Del mismo modo que el impacto en ese mismo momento es indudable, puede ir variando con el tiempo: una vez una serie parezca ser relevada por otra, pasará de ser uno a otro el referente, pese a que se pueda seguir trazando el árbol familiar del que salen ambas. Por ejemplo, Kolchak fue sustituido por Expediente X, y en cualquier momento habrá más gente que use como referente Supernatural que esta. La parte temporal permite que durante décadas no aparezca algo similar pero que, si se volviera a dar la situación, la comparación -y la afirmación más o menos fundada de un impacto- regresaría. Por eso, cuando se habla de Black Mirror parece inevitable leer alguna referencia a las series antológicas como Dimensión Desconocida. Como vemos, el impacto es fundamentalmente un asunto externo y temporal, algo que la serie hace a otra y que, a su vez, es recibido de las anteriores. De manera que juzgar el impacto de una serie o sus referentes sirve más para ayudar a comprender a qué tradición pertenece y en qué contexto se puede colocar que para explicarla.

Por contra, la Intencionalidad sí se puede considerar como algo entre el autor o autores y la obra creada. Hay una Intencionalidad en el momento en que el se busca articular un discurso -sea a favor o en contra- alrededor de una idea, bien mediante la trama en sí o la caracterización de sus personajes. Puede parecer una tontería pero, en realidad, muchas de las construcciones que se ven en las obras tienen que ver menos con la intencionalidad propia del autor y más con la manera subconsciente en que sus propias creencias y el contexto de su sociedad han modelado el mundo.

Precisamente por eso hablamos también del Contexto, no entendido como lo que sucede alrededor y sino como explicación de la relación establecida con ello. Es decir, la relación entre lo que se nos muestra en la obra y lo que eso nos dice de la sociedad en la que se originó. De esa manera podemos reflexionar con obras que carecen de una intencionalidad para tratar un tema, especialmente uno social como puede ser la relación con las mujeres, las minorías o incluso los pacientes con problemas físicos o mentales; temas que los autores pueden no estar abordando de manera directa pero que el reflejo en sus páginas puede mostrar. De ahí la utilización de instrumentos como el tan conocido Test de Bechdel que permite ver el tratamiento dado a las mujeres en las películas. No demuestra que una película sea o deje ser de ninguna manera, pero sí da un toque de atención, tanto para considerar la posición de la película como para demostrar lo que el autor ve normal.

Lo curioso es que todo esto se refiere al Fondo de la obra, que provee de un contenido que podríamos considerar intelectual. Frente a esto hay quien reclama que se hable de la Forma, petición lógica cuando queremos hacer un análisis completo.  Dado que la mayor parte de las veces, en realidad, antes que una crítica en condiciones se realizan pequeñas reseñas o bien muestras de catálogo -y eso cuando no se limita a una mera transmisión o un despiece de la obra-, es tarea del que la realiza decidir qué y cuánto va a tratar. Pero, en cualquier caso, cuando queremos analizar la pericia en la realización lo haremos hablando de la Técnica. Aunque no es una posición única, pues si se centra en esta parte, como suelen preferir aquellos a los que les da escozor la reflexión, podemos tener también que distinguir entre la técnica externa, usada en los medios -iluminación, decorados, filmación, etc…-, y la interna, que habla de los aspectos más intangibles -el guión o de la interpretación dramática-. De modo que, aunque sea más sencillo de medir, tampoco es algo en lo que vayamos a ponernos de acuerdo con facilidad.

Como decía al principio, parece que siempre estemos dando vueltas a lo mismo. Pero tengamos en cuenta todo lo contado a lo largo de esta columna, porque ahí se ve que cuando uno habla de obra el significado es amplio. Una serie de televisión de una canal cable premium lo es, pero también los dibujos animados del sábado por la mañana, un anuncio o el programa de entretenimiento nocturno de una cadena generalista. Todo tiene una posibilidad de análisis, y aunque siempre contamos con la posibilidad de pasarnos analizando -o dejarnos algo fundamental y hacer el ridículo más espantoso, aunque algunos prefieran no corregir una vez publicado-, el reflexionar sobre lo que estamos consumiendo nos puede ayudar no sólo a entenderlo mejor sino a comprender tanto la situación como el contexto que lo está provocando.

Una interpretación crítica activa siempre será el primer paso para formarse una opinión razonada así que, ¡al menos para esto puede haber servido dar a todo tantas vueltas!


One comment to this article

Deja un comentario