Tropos en los diálogos

Los tropos van surgiendo por todas partes, al fin y al cabo son piezas útiles para articular y para crear, capaces de formar parte de las herramientas para que funcione una historia, de los rasgos que señalan a los personajes o a las historias e, incluso, a la misma manera de comunicar y comunicarse. Vamos, que esta semana nos toca hablar de tropos y diálogos.

Trataré de no extenderme demasiado porque, como siempre, además de los tropos tratados hay cientos más fuera esperando que te decidas preguntar por ellos para que TvTropes te atrape con su rayo tractor o, peor aún, descubras que no está recogido y te pongas a descubrir si no lo está de verdad -y si merece ser incluido- de modo que vamos separando algunos de los momentos más habituales.

Dentro de los cuales el rey es, sin duda, el Info Dump. Tropo controvertido, como suelen serlo aquellos cargados de connotaciones negativas, el Info Dump o Information Dump es aquel proceso en el que se nos ofrece de manera gratuita y sin venir a cuenta un chorreo de información que es útil para la historia bien por trama o por caracterización del personaje pero que ya ves tú la necesidad que había de que nadie sacara aquello a relucir. Dentro de esto tiene mucho que ver la pericia del autor. Al fin y al cabo hay información que debe ser comunicada SIEMPRE. El problema llega cuando más allá de intercalarla o hacer que fluya con naturalidad o, incluso, convertirla en parte de la diversión gracias a algún tipo de narrador humorístico, lo que se nos ofrece es simple exposición. Esto, que puede hacerse en narraciones o mediante el siempre socorrido recurso de los medios de comunicación -portadas, boletines informativos, etc…- pero en el medio audiovisual tiende a tirar de los diálogos, sea de dos personajes externos que hablan de lo que va a suceder o de alguien que directamente pregunta ofreciendo todos los datos necesarios de caracterización de personajes o situaciones. Por supuesto esto además de crear algunos subtropos como el exceso de información sobre circunstancias no terrestres que suelen ser habituales en el fantástico – Expospeak – o el Diálogo Instruccional en el que un personaje le explica a otro lo que ha sucedido -un mal habitual este que tiende a suceder entre los de Suspense, con el Investigador explicando al ayudante lo que acaba de ver, no sea que se pierda-, crea que haya gente que piense que todo diálogo que proporcione información es inmediatamente Info Dump, acusando al autor de no ser capaz de mejorar su narración o estilo y, en fin, actuando de manera notablemente ridícula por el camino. Pero qué le vamos a hacer, son los riesgos de escribir.

Luego tenemos el efecto contrario Peas & Rhuibarb, que es lo que -se supone- decían los actores en el fondo para imitar la existencia de una conversación mientras los que están en pantalla hablan. Sonido inteligible que se puede unir a otros como el ARGH! que es la exclamación de algunos personajes cuya paciencia ha sido superada o que demuestran su poca disposición respondiendo a una pregunta o interpelación de manera gutural, no confundir con *AHEM*, el carraspeo o la llamada de atención que se hace bien para interrumpir una exposición o para señalar que de algunos temas es mejor hablar con prudencia. También tenemos BLOHBLOHBLO! o cualquier otra aproximación que se nos ocurra a esa situación en que un personaje en lugar de escuchar lo que le dice otro escucha nada más que sonidos inarticulados, sea como el caso de los adultos en Peanuts o bien la demostración de aunque un personaje esté hablando el otro no escucha nada de lo que se le dice.

Curiosamente podemos emparentar esto con el Diálogo Bilingüe en el que uno de los personajes habla en un idioma comprensible mientras otro se expresa mediante idiomas inventados -bueno, más inventados- o cualquier combinación de rugidos, chisporroteos y procesos no humanos que se os ocurran, la conversación se mantendrá en ambos idiomas a la vez e, incluso, puede aparecer una tercera persona preguntando qué ha dicho, o acabar de rematarse la jugada cuando el que habla en no-humano diga algo y el humano remate con un «Desde luego» o similar. Ah, la hilaridad. Finalmente podemos terminar la sección de lo inintelegible con las Censuras, bien las directas con un Pitido -por ejemplo- como las indirectas mediante Deletreo. En el primer caso no sabremos nunca lo que se está diciendo -permitiendo divertidas sitauciones, etc- y en el según se demostrará que hay gente que es capaz de deletrear… dentro de un orden. Podemos llevar esto al máximo usando las pausas dramáticas que sirven tanto para remarcar la importancia de algo que se acaba de decir o que se va a decir a continuación como a subvertirlo humorísticamente bien por la poca importancia de lo comunicado como usando estas pausas para cambiar el sentido del diálogo mantenido o, cuanto menos, del discurso del personaje que lo pronuncia.

Aún cerca de los diálogos con omisiones están los Y entonces le dije, esas conversaciones que comienzan a mitad de una frase dándonos solo el final para que nos hagamos a la idea o para ahorrarnos la exposición previa. Dentro de este último campo está también uno de mis favoritos: El incidente de los fideos. Dos personajes están hablando y uno de ellos le recuerda al otro que no quiere que acabe pasando como aquella vez, ya sabes, algo a lo que el otro protestará porque, eh, al fin y al cabo en realidad no fue culpa suya. Lo que pasa es que no nos lo aclararan porque no es necesario, igual que cuando nos dicen que Esa es otra historia. Otra posibilidad es que uno de ellos exponga un plan para lograr el éxito o la notoriedad, el otro le nombre a una persona con una idea que también buscaba eso, -¿Quién? – Exacto. Es decir, una Appeal to obscurity para demostrar lo estúpido de un proyecto. Un paso más sería entrar una anécdota sobre alguien que intentó lo imposible solo que esta vez cuando se explique su destino se sabrá que no lo consiguió y que, más aún, posiblemente acabara muerto, loco, arruinado o alguna cosa aún peor, porque esto es una Anécdota de Profecía Infausta (Bad Omen Anecdote). -Como regla general, procuremos no decir que dos jóvenes se quieren tanto como Romeo y Julieta.-

Hay que tener mucho cuidado en los diálogos, porque a la mínima pueden descarrilar, bien por usar una analogía que no es todo lo afinada que debiera, como acabamos de ver, o por ser sencillamente desastrosa, bien por que otro de los participantes en la conversación no la entienda o porque no tenga sentido de por sí, en cualquier caso estaremos ante una Analogy Backfire. Si encima las correcciones en la conversación para tratar de arreglar un error de entendimiento se van apilando -con propósito humorístico habitualmente- entonces lo que tendremos es una Cadena de correcciones. O bien puedes estar encabalgando tantas negaciones -bien por las circunstancias o en un intento de escurrir el bulto- que acabes creando una Confusión Negativa Múltiple. -Que no hay que confundir con Podría decir X pero no lo haré, el tropo usado para que un personaje niegue que vaya a soltar alguna información o insulto cubriéndose las espaldas.- Todo lo cuál nos lleva a otro de los grandes tropos de conversación: Temporada de patos, temporada de conejos. Dos personas enfrascados es una discusión consistente en gritarse la misma frase una y otra vez en un bucle que suele resolverse con uno de ellos engañando al otro para que cambie su frase, o en un tercero gritando que se callen.

Las discusiones son grandes campos para los tropos de diálogo y una muestra de cómo funcionan personajes y guionistas, incluso cuando hay una Inversión de Rol Cómico en el que un personaje ensayará la conversación frente a otro que interpretará a un tercero, dando la oportunidad de mostrarnos a ese tercero desde una óptica distinta. Que puede ser incluso más propio de un choque si lo que hacen es intercambiarse los personajes para señalar los defectos de quien tienen en frente. Porque no hay nada como una buena confrontación dialogada, bien mediante el Combate de Sarcasmos, en el que cada uno tratará de superar en comentarios hirientes al otro, o directamente en el Voleibol de Insultos, de gusto y capacidad variable en función de los guionistas y personajes envueltos. Dependerá sobre todo del tipo de choque que exista. Su forma de ser puede acabar siendo lo que resuelva el asunto, si es parte de un problemas de Tensión Sexual No Resuelta podemos estar ante un ejemplo más de fricción o ante un caso de Slap-Slap-Kiss, si es un ejemplo de amistad en el que los insultos demuestran la cercanía de los participantes serán unos Vitriolic Best Buds o, incluso, un ejemplo de que su relación es Como un Anciano Matrimonio. Si es una discusión real puede ser simplemente un intento de poner nervioso al otro mediante el clásico Trash Talk o, mejor aún -sí, otro de mis tropos favoritos, a ver por qué si no iba yo a estar escribiendo– en mitad de un duelo es: Peleas como una vaca.

Lograr que un personaje pierda la calma mediante un diálogo puede parecer sencillo pero no lo es tanto. Además de estas confrontaciones directas o alguno de los tropos anteriores tenemos la capacidad de hacer perder los estribos mediante preguntas que bien por lo capcioso o por lo acertado van minando la moral hasta lograr una Confesión Pública Accidental, un tropo muy usado en las series de suspense y que muchas veces son Preparadas mediante engaños. ¿La diferencia? En una CPP el personaje habla con tranquilidad al otro sin saber que su diálogo está siendo grabado, retransmitido, etc… Pero en una CPA no es que lo sepa, es que lo está viendo. Sea la sala de un tribunal, en un interrogatorio o delante de un enjambre de periodistas, hay que lograr que le de lo mismo dejar caer su máscara y reconocer lo que sea que le ha llevado allí. Y para eso necesita Romperlo hablando (Break Them by Talking), un ejemplo especial mente delicado del diálogo que suele necesitar de un método de acercamiento y pruebas -reales o no- que se esgrimen ante el personaje. O, en su defecto, de una Lectura Hannibal en la que mediante la observación -no en vano suele tirar del Sherlock Scan para justificar lo que se está diciendo mediante un simple vistazo- y la psicología se traza un retrato psicológico y vital de un personaje capaz de pinchar algún nervio y hacerle saltar.

Las acusaciones son también una base del tropo Incendio, Asesinato y Cruzar sin mirar,(Arson, Murder, and Jaywalking) que funciona como reverso de Pan, Huevos, Leche , Repulsión (Bread, Eggs, Milk, Squick) en el que se introduce un término disonante por lo excesivo en mitad de un listado en apariencia inofensivo. En el segundo caso lo habitual es que le pregunten por una de las cosas inofensivas, en el primero que el interpelado decida ofenderse por el delito menor. En cualquier caso es no solo un clásico de los diálogos sino, además, una muestra de humor con muchísimo recorrido. Casi tanto como los diálogos que buscan de forma implícita o explícita un Eufemismo para ir al servicio. Especialmente si se rematan con algún tipo de chistes escatológico que alguien acaba haciendo patente para hacer volar por los aires el eufemismo, por aquello de que la ruptura es diversión.

El uso de eufemismos en conversaciones es una fuente inagotable de diversión, sobre todo cuando entra dentro del campo de las Conversaciones Crípticas, que son aquellas que eluden mencionar claramente parte de sus referencias de modo que podamos tener que reconstruirla sin saber a qué personas, situación o cosa se están refiriendo. Bien porque estemos ante una Profecía Interpretable, un Mensaje Roto que un aliado no ha podido comunicar o porque son Vagas Amenazas de algún oponente. Si hay un par de personajes lo normal es que el de menor inteligencia se pregunte abiertamente a qué se refiere mientras el otro tendrá una idea. Bien porque se trate de evitar una represalia o se intente no filtrar demasiada información sino tantear qué sabe el resto de los incluidos en el diálogo y hasta dónde pueden hablar. De modo que habrá Sobreentendidos -Ya sabes a qué me refiero-, Dobles Entendidos -Cuando dices X podría ser también Y-, Manipulaciones -Pero quizá si X fuera Y desde el principio, que no digo que lo sea-, Habla Metafórica – Porque si X ha sido siempre Y entonces quizá sea el renacimiento de X en Y-, Respuestas de matemático -Que me preguntarás si esto no se puede explicar con claridad y yo te responderé: Sí- , Acertijos – ¿Sabes a lo que me refiero?- Bombas lógicas – Paradójicamente-, Koan de los de verdad -¡Eso es lo que Buda dijo!- y de los de Ice-Cream Koan – El final de la noche trae la iluminación- , Charla de Espías -El pájaro ha volado- y Vaguedades – De esas- que se irán resolviendo cuando toquen porque muchas veces Lo sabrás cuando llegue el momento.

Al final puedes acabar logrando una conversación que caiga incluso en el campo de los Problemas de Comprensión en el que parece obvio el ánimo amenazante salvo que uno no tenga idea de la historia, el Habla mediante técnica en que no haga falta formular una palabra -o no más que partes de una frase- para que los hablantes se enteren, y, por supuesto, el Horror De Palabras Mezcladas en el que un diálogo puede pasar de tan críptico que acabe siendo un batiburrillo ominoso.

Algo que puede suceder incluso cuando lo que tengamos entre manos sea una Llamada de emergencia disimulada, en el que la persona que habla está diciendo una cosa diferente a aquello que el que escucha pregunta para dejar claro que no puede hablar con libertad e intentar provocar una reacción que lleve a un doble diálogo, el que los oyentes del primero están percibiendo y el que realmente se produce entre los sujetos que estén participando en ella.

Por supuesto también hay otro tipo de formas de comunicación, en el reino de la acción tenemos los One-Liners, frases destinadas menos a continuar un diálogo que a demostrar lo molón del personaje. Incluso aunque se estén usando para mofarse de un cadáver justo antes de ponerse las gafas de sol. Más habituales aún son los recurrentes LatiguillosCatchfrases e incluso hay un hueco para el amor ya sea en los After-Action Patch-Up, es decir, esas escenas en las que se está curando a uno de los personajes y mientras hay un intercambio de diálogos generalmente por parte de la persona que cura que agradece la acción o reconviene al actante por lo estúpido de su actuación que le ha provocado las heridas, y, por otro lado, están todos esos momentos de Terminar diálogos al unísono o, incluso, Terminar las frases del otro. Y lo peor es que se puede usar tanto de manera literal como usarlo para demostrar la melosidad o subvertirlo para demostrar la lejanía entre personajes.

En cualquier caso termino señalando que muchas veces todo esto produce no solo unas dinámicas de sobra conocidas, también la sensación de que el uso de una serie de recursos en forma de las Frases de Stock podrían servir para armar una narración completa de lugar común en lugar común. Aunque, claro, ¿cómo resistirse a algunos de las más famosas construcciones para poder demostrar un guiño meta? Y es que no hay nada más autoconsciente que rematar una de estas intervenciones reconociendo con alegría y voz alta que esa frase que acabas de usar te hace ilusión porque Siempre he querido decir eso. Así que tendremos que parar de ser metas en algún momento. Por ejemplo aquí.

One comment to this article

Deja un comentario