Pilotos Deathmatch: Asylum, Better call Saul, The Jinx y más (Bonus: The Wheel of Time)

Cuando veo que Netflix hace cosas como All Hail King Julien (USA) lo que pienso sobre todo es… ¿no le pondrá nunca DreamWorks una orden de alejamiento de su material? En fin, habrá que seguir esperando que haga una buena serie infantil/juvenil.

No esperaba yo nada en absoluto de Asylum (UK), o al menos no demasiado. Sí, los nombres envueltos eran buenos, empezando por el del creador Kayvan Novak (Fonejaker entre otras muchas cosas) pero es que ese punto de salida insalvable… Dos personas muy diferentes que encarnan los tropos de Extraña Pareja se ven conviviendo sin poder moverse de un espacio reducido. Vale, el espacio reducido es la embajada del pequeño e imaginario país sudamericano de El Rico y los dos personajes son un superserio y pagado de sí y de su importancia chivato que filtró unos documentos demostrando las malas artes -torturas y demás- del gobierno estadounidense, el otro es un fiestero y algo bobalicón no-tan-joven que creó un pequeño imperio multimedia basado en el pirateo y la descarga.  Ninguno de los dos puede abandonar la embajada bajo pena de ser entregados al gobierno estadounidense y eso fuerza tanto su relación como su trato con el gobierno, especialmente con el manipulativo segundo al mando de la embajada, que es el hijo del embajador, responsable de haberles llevado para lograr mayor relevancia para su país. A esto hay que unir al resto de personal y los contactos que entran a hablar con ellos. Poco apetecible, como decía. Pero resulta que pese a todo logra funcionar gracias a los personajes. Novak, que se reserva el estupendo secundario de hijo del embajador, saca provecho de ese magnífico straight man que es Ben Miller y le empareja con otra mitad de un dúo cómico, Dustin Demri-Burns, que compone un magnífico fiestero bobalicón. Ellos -bueno, y el resto del reparto- son los que logran hacer algo interesante con la serie pese a este espantosérrimamente gastado punto de partida.

En cuando a lo que ha hecho la AMC para Better call Saul (USA), poco hay que decir. Una serie agradable y de comienzo lento. Lo más destacable de sus primeros capítulos es ese inicio silencioso y en blanco y negro, desde el presente, que sirve para recordarnos dónde estamos. O dónde acabaremos estando. El resto bien, sin sobresaltos.

En cuanto a Gallipoli (AU), que no os engañe el trailer. No va de un grupo de adolescentes desnudos montando a caballo. De hecho, sigo sin entender qué pinta esa escena. Va sobre lo que podemos imaginar, sobre una tragedia. No, no hablo de Mel Gibson. Me refiero a la famosa batalla y a los hombres que allí murieron. Como os podéis imaginar -sobre todo si conocéis la historia, la peli o las series- es un repaso a un grupo de chavales, una tarea patriótica, la posibilidad de crecer en una condicionlablablabla y los horrores de la glablabla. Si os va eso del bélico antibélico y la maduración forzosa pues lo mismo si no… casi mejor no. Salvo que os vayan los adolescentes desnudos montando a caballo, claro.

Lo que ha hecho la HBO con The Jinx (USA) es curioso. Acusado por unos de haber surgido a la sombra de Serial, esta mezcla de documental y true crimen está más cerca del documental francés Soupçons (The Staircase) en lo que a tratamiento se refiere, aunque aquí la parte de tribunales sea menor, más ocupados como están en intentar explicarse cómo una persona como Robert Durst ha podido ir encontrándose en tantos problemas durante su vida y hasta qué punto ha ido salvándose porque su padre es un hombre rico, poderoso e influyente. Muy interesante.

Parece que The Slap (USA) ha causado más impresión por las fotos de su presentación que por la serie en sí. No les puedo echar la culpa de nada porque esta adaptación de la NBC de la serie australiana que adaptaba el libro -allá con bastante éxito- tampoco mejora ninguno de los puntos flacos, si acaso los empeora. Así que solo gana en la posibilidad de presentar la acción con actores sobradamente conocidos por el público. Pero, en fin, el plan para recuperar el terreno de las miniseries sigue así lento pero seguro.

Cuando uno pensaba que ya no podían suceder más cosas extrañas con la televisión esta semana resulta que se estrena el piloto de The Wheel of Time (USA), es decir, la famosa -dentro del mundillo al menos- serie de novelas de fantasía La rueda del tiempo. El martes. O el lunes, según para quién. Porque en realidad se emitió a la 1:30 de la madrugada del martes, y por un canal secundario de cable como el FXX. A traición, sin publicidad alguna y de la manera menos esperable. Ah, y no llegaba a las media hora. ¿Que cómo es esto posible? Pues porque forma parte de una disputa por los derechos adaptativos para televisión de la obra. De modo que según se anunció hubo una respuesta en forma de (amarga) queja de la mujer del fallecido Robert Jordan afirmando que con estas triquiñuelas no van a lograr nada. De modo que el CEO de la compañía respondió en unas declaraciones para decir que han cumplido lo estipulado y que tararí que te vi. En realidad el contenido del piloto –explotativo más hasta la mediocridad que al delirio- importa bastante menos que la diversión que está causando en los distintos medios la historia de la bronca. Así que yo os dejo que elijáis si preferís seguir los enlaces y buscar nuevos o echarle un ojo a la cosa esa en el vídeo de abajo:


Deja un comentario