Pilotos Deathmatch: DareDevil, Funny Girls, The Lizzie Borden Chronicles y más

Entre el 1 de abril y hoy, 10, se han estrenado -sobre todo en la televisión americana- una loca cantidad de series. Casi todos ellos a partir del domingo pasado pero, en fin, también alguna antes durante la semana santa. Por ejemplo esta A. D. The Bible Continues (USA), loca continuación de La Biblia que tanta loca audiencia trajo al canal History el año pasado. Y si malo era entonces imagina ahora que ha pasado a la NBC. En fin, si hay suerte no pasará de la Semana Santa.

La loca creación de series de la NBC ha traído también esta American Odyssey (USA) que intenta mezclar Homeland con 24 sin que le salga bien nada. Se supone que es un thriller político pero porque la categoría: Algo para dormirse durante la siesta no acaba de arraigar.

Si tuviera que elegir un mal nombre para comenzar una serie de telefilmes sobre un personaje creo que A bone to pick (USA) entraría en la lista. Basándose en la segunda novela de la saga de Aurora Teagarden de Charlaine Harris en Hallmark han armado otra de sus obras convencionales, un misterio agradable y poco problemático que promete ser el primero de una larga y tranquila serie.

 Las recreaciones inglesas siempre son divertidas, incluso cuando son tan extrañas decisiones como este Code of a killer (UK) que disfrazado de reconstrucción de crimen enseña en realidad las interioridades del desarrollo y validación de una prueba forense. Una narrativa, pues, para enmascarar el carácter divulgativo del asunto. Particulares, estos tipos.

En FX han estrenado The Comedians (USA), adaptación -un decir- de la serie nórdica Ulveson & Herngren que contrapone a dos cómicos interpretando versiones de si mismos con la grabación de un making of de la serie para ese mismo canal. Se supone que el resultado debería ser algo entre Episodes y The Office, en realidad queda como una rareza en la que les toca salvar los trastos a un inmenso Billy Crystal -en un papel que probablemente hubiera bordado Chevy Chase si alguien aún quisiera trabajar con él-  y un cada vez menos convincente Josh Gad que hace lo que puede para medirse con el gigante de enfrente. Como parte del chiste de la autoficción está precisamente en esa interpretación de uno mismo quizá hubiera sido más sensato buscar a un cómico joven con un currículo que pudiera competir con el del veterano. O a un veterano con un currículo menos impresionante. Pero, en fin, esto es lo que tenemos. Una serie fallida a su pesar.

Es curiosa la aproximación que ha tomado Netflix para su DareDevil (USA), una creación con una vocación más callejera y oscura -tan oscura que a ratos parece difícil creer que esa efectividad criminal comparta universo con el resto del mismo- y la aproximación más inteligente a la decisión de Netflix de liberar todos los episodios de una sola vez, favoreciendo la creación de una trama poco a poco a la vez que el uso de historias más o menos autoconclusivas. El tipo de aproximación que difícilmente hubiera funcionado con una semana entre medias pero que aquí construyen un interés en ver lo siguiente. Con el listón de Agente Carter es difícil asegurar que sea la mejor serie de Marvel, incluso dentro de este año, pero al menos es una mejora notable respecto a la temporada inicial de SHIELD.

A veces un formato funciona solo mientras no recuerdes que lo es, o algo así pensaba viendo Funny Girls (USA), reality de Oxygen sobre la vida de seis cómicas americanas que es mejor cuanto menos recuerda que lo es, momento en que decide sacar basura y enfrentamientos entre sus protagonistas y ofrecer todo el repertorio sensacionalista. En los ratos en los que no está con estas cosas permite echar un vistazo al mundo de la comedia con las distintas perspectiva de esta media docena de mujeres con muy diferentes contextos y AHÍ es donde está la parte interesante. Lástima que para poder tener la una parezca que debamos soportar la otra..

Hablando de comedia diferente, en E! siguen intentando reinventarse y esta vez esto incluye una aproximación a los talk shows que sale directamente de internet y mezcla elementos de comedia de situación, me refiero a The Grace Helbig Show (USA), intento de ofrecer un magazine diferente. Le falta mucho trabajo pero no es lo peor que emite este canal.

Si bien lo más divertido de Lip Sync Battle (USA) es imaginar la cara que deben haber puesto en la NBC al ver su éxito la verdad es que poco se puede contar, es una versión alargada, con más presupuesto y poco convincente del segmento del Tonight Show y funciona sobre todo por las estrellas involucradas y las canciones elegidas. Esto es, resulta divertido de ver siempre y cuando el punto de partida lo merezca. Así que ya veremos lo que dura la racha.


Todo el cuidado que usaban en el telefilme para intentar algo ambiguo desaparece en este The Lizzie Borden Chronicles (USA), loca recuperación con muchos elementos que extienden hasta casi la comedia los tics de la original mientras urden nuevas tramas sacadas de poco menos que la nada. Podría ser mejor pero al menos es divertida.

Cuando Nickelodeon ha decidido sacar con Make it pop (USA) un intento de hacer caja con el K-Pop y mete tres protagonistas asiáticoamericanas es que algo pasa. Que metan luego un interés romántico blanco no acaba de revolucionarlo todo y esas canciones son… en fin… stock pop adolescente, pero seguro que podemos encontrar una parte buena en todo esto.

Seguro que algo bueno podríamos encontrar también en Olympus (USA) como que… ahm… ¿es un regreso a la mitología aunque esté peor hecha que Hércules o Xena y tenga menos sentido que prácticamente cualquier otra serie del SyFy? Las referencias a personajes míticos parecen limitarse a haber lanzado dardos a un diccionario mitológico para nombrarlos y los efectos especiales son marca de la casa pero si tuviera que señalar algo malo sería, sin duda, el intento de guión con una trama especialmente estúpida que consiste en que la trama a incluya a gente andando mucho rato y la b a gente hablando mucho rato. Entre esta y Dominion, si el nuevo jefe de SyFy quiere recuperar los laureles perdidos se está cubriendo de gloria.

Inesperadamente la nueva Thunderbirds are go! (UK) es muy recomendable, no sé si gracias a la orquestación o a unas actualizaciones mínimas que permiten guardar la mayor parte de lo que funcionaba en el original y, a la vez, que parezca moderno. Bien es cierto que su mayor problema es que lo hayan hecho con CGI pero la mezcla de maquetas, o el intento de usar la tecnología digital para replicarlas, consigue recuperarle un aspecto distinto y original. Una agradable sorpresa.

En la TBS hacen telecomedias como quien usa una máquina de churros, y así le salen, que no hay una que no parezca un montón de lugares comunes empujados a través de una plantilla la última de las cuales es Your family or mine (USA) porque les tocaba una familiar a ver si así alguna funciona.

Dentro de la colección de buenas ideas mal hechas para un telefilme está este Wuthering High School (USA) que lleva a los institutos Cumbres borrascosas para, en lugar de adaptar las locas pasiones originales o incluso intensificarlas más con la juventud desatada y las posibilidades de las nuevas tecnologías, centrarse en una rutinaria y bastante aburrida serie de mohines y falta de química entre los envueltos. Un desastre épico pero, eh, lo mismo ahora que la idea está en la mesa a alguien se le ocurre cómo sacar provecho de ella para la próxima.

No encontré de esta vídeo, si alguien tiene que avise


One comment to this article

  1. Efe

    on 13 abril, 2015 at 5:31 pm - Responder

    No me puedo creer que no estés jeiteando muy fuerte DD.

    Te haces mayor.

Deja un comentario