Concursos y programas divulgativos (4, TV No-Ficción Fantástica Española)

Sigamos nuestro recorrido por esas entradas breves -todo lo breves de lo que soy capaz- con un vistazo a los concursos y programas divulgativos que aprovechan el fantástico y sus alrededores. Programas divulgativos o educativos en contraposición con los programas de, digamos, especulación con los que cerraremos el mes la semana próxima. Pero centrémonos en los de esta.

Pese a que el primer concurso, de preguntas y respuestas, se llamara Preguntas al espacio (1957) tardaría aún tiempo en presentarse esta unión. Sería en 1980, dentro del espacio infantil y juvenil Un globo, dos globos, tres globos y con una temática espacial, bajo el nombre de Destino Plutón en el que un grupo de chavales respondía a diversas preguntas de cultura general (parte de ellas de ciencias) para ir avanzando en su viaje.

El siguiente paso, también en los ochenta, sería con la adaptación del programa USA 3, 2, 1… contacto presentado por Sonia Martínez y que se emitiría en dos tandas, la primera entre 1982 y ’83 y la segunda, ya sin ella, entre 1990 y ’92. Emitiendo en ambas documentales científicos orientado a un público juvenil. Para 1984 aprovecharon para pasarlo a un acercamiento de concurso, con Los Sabios que de 1984 a 1986 que centraba sus preguntas en aspectos de la ciencia del que se hablaba en unos dibujos animados protagonizados por un muñeco que luego seguía apareciendo en el programa. En 1987 la divulgación pasa a ser cosa de Positrón, programa que trataba de ofrecer una excusa de serie de ciencia ficción con unos viajeros del futuro con su robot que intentaban comprender nuestro presente, con un componente más social y, sobre todo, ecologista.

Para los noventa el estilo de concurso cambiaría con otra adaptación, esta vez de un programa británico: Knightmare. Que aquí se llamaría El rescate del talismán que entre 1991 y 1994, en diversas ubicaciones y durante gran tiempo asociados a los productos SEGA, fue presentando un juego de fantasía que aprovechaba las famosas pantallas verdes. Algo de lo que debieron tomar nota en las otras cadenas porque para 1994 se presentaba en Antena 3 un heredero espiritual. Pero quizá el correlato más directo se daba en 1995 cuando TVE decidió emprenderla con La noche de los castillos, una suerte de gymkana con actores y breves momentos de despliegue tecnológico que teóricamente estaban a mayor gloria del Patrimonio Nacional pero que, en realidad, parecía el hijo bastardo del Talismán con El gran juego de la oca. El alto coste y la baja audiencia junto con problemas anteriores de producción, acabaron causando su cambio de horario y cancelación al terminar la temporada en 1996.

Pero no solo el éxito de El gran juego de la oca (1993 – 1995) influyó en ese programa, como decía antes, hubo en 1994 una gran producción de Antena 3 que llevó la ciencia ficción como concurso a un nuevo nivel de locura. Salvo que a alguien le parezca normal poner a Bertín Osborne disfrazado de a saber qué a presentar Scavengers.

Con elementos de los dos, e incluso de Gladiadores americanos, aunque un resultado final más cercano a un episodio crossover de El enano rojo y Contacto con tacto, el despliegue de medios hizo que la leche fuera más visible, a la tercera semana pasaron a colocarlo en horario infantil durante las mañanas de los fines de semana y luego nada más.

Poco es lo que se ha hecho después. En el nuevo milenio hubo un Concurso Espacial dentro de Club Disney (2001-2002), en 2009 Gestmusic vendió a Cuatro una adaptación de un viejo juego de internet con un intento de derrotara un robot antes de veinte preguntas, o 20p como se llamó. Y ahora, o desde 2014, según se vea, un nuevo intento de unir una idea fantástica, aunque sea como franquicia, que es lo que uno sale pensando de Doraemond Land en Boing.

No parece ya que la divulgación de los ochenta o el fantástico de los noventa esté tan presente en la actualidad pero al menos algunos pequeños restos -y otros que supongo estar olvidando-  han ido quedando.

Deja un comentario