¡Pilotos Deathmatch! Flowers, The Secret, Witless y más

Realmente inesperado este Flowers (UK), obra de  Will Sharpe en varios niveles: Él es guionista, director y uno de sus actores -secundario, eso sí- logrando armar una comedia bastante negra sobre una familia a la que aquello de disfuncional se le queda corto. No solo eso, también ha logrado que Channel 4 decidiera emitirla entera en una semana, quizá para aprovechar el impacto resultante y lo peculiar que es el uso de una serie aparentemente familiar capitaneada por la siempre grande Olivia Colman que echa un ojo a las relaciones familiares -claro- pero también a la diversidad sexual en posibilidades y edades, crea un inesperado triángulo en el que el marido de Colman casi ni aparece, y examina el dolor y la depresión. Todo ello sin perder el pulso ni la capacidad cómica. La serie de la semana.

Por contra este Foursome (USA) que ha sido uno de los lanzamientos del experimento de YouTube Red no deja de ser la evolución de las webseries con un centro en la amistad entre unas amigas y mucho de charla de instituto logrando a duras penas ofrecer algo menos diferente de lo que uno esperaría con respecto alas series de la MTv o lo que se llegó a hacer con el género en los ochenta. Pero bueno, aún se está avanzando en estas cosas.

 

A estas alturas de la semana aún estoy intentando comprender a quién le pareció que Tomorrow, when the war began (AU) era buena idea. Por un lado puedo entender que la retórica bélica de estado atacado se la pone… es del gusto de algunos extremistas que creen que su modo de vida está amenazado por los otros. Pero para eso se inventó la ciencia ficción, porque es más fácil lidiar con los alienígenas que aceptar que unos unnamed asian de Extranjerilandia se han levantado una mañana y han decidido tomar Australia. La premisa, que parece salida de haber visto demasiado Amanecer rojo, es pasada por el filtro de la llamada narrativa Young Adult pudiendo encontrar todos sus rasgos característicos. Algo que debería demostrar el tiempo que llevan este tipo de libros dando vueltas, que para algo el original -y aparentemente muy leído allá- es de 1993. Por lo demás, y aunque intente explicar en segundo plano algunas de las decisiones más ridículas de esta invasión y crear un poco de fondo en los personajes más allá de sus respectivas relaciones. También intentan aprovechar para darle algo más de variedad racial, pero vaya que si en la película que intentaron allá por 2010 no funcionó ya veremos si esta vez logra superar la primera temporada y adaptar los otros cinco libros que vinieron detrás. Mientras tanto… ¿a alguien le apetece esta mezcolanza? Porque si es así es pocas más oportunidades va a tener. Espero.

Un día tendré que ponerme a distinguir de un primer vistazo a James Nesbitt y John Hannah, mientras tanto disfrutaré de ellos sin tener demasiado claro cuál es cada uno. Lo último ha sido The Secret (UK) en el que Nesbitt en esta ocasión protagoniza la reconstrucción de uno de esos sórdidos crímenes en los que unos asesinatos se intentan hacer pasar por suicidio.

Con eso de que la CNN está intentando diversificarse, y mientras deciden si unirse al True Crimen que nos está llenando, ha accedido a que W. Kamau Bell realice bajo United Shades of America (USA) una serie de programas sobre los rincones más oscuros de Estados Unidos en lo que podríamos considerar como aproximaciones más humorísticas a aquellos documentales de Louis Theroux. La intención es lo que cuenta, supongo.

Que gran semana británica ha concluido. Porque aún nos quedaba la primera comedia importante que la BBC Three on-line, ha creado: Witless (UK). Una comedia de acción que remite inevitablemente a The Wrong Mans porque trae de nuevo a una extraña pareja metida en líos por culpa de haber visto lo que no debían. Salvo que en esta ocasión se trata de dos mujeres – la siempre estupenda Kerry Howard, que es con diferencia lo mejor de la serie, y Zoe Boyle pegando el cambio desde el drama-  de modo que aunque beba en exceso de las dinámicas de extraña pareja -al menos en este piloto- y no todos los chistes caigan igual de bien ni el ritmo esté igual de conseguido sí que proporciona un buen punto de partida gracias a esa interpretación brillante. Así que aunque solo sea como promesa de lo que está por venir ya nos sirve para ir viendo que aún le quedan posibilidades.


Deja una respuesta