Supongo que al hablar de Neil Gaiman’s Likely Stories (UK) será más sencillo tener en cuenta cuál es la posición de cada cual hacia el autor que da nombre a la cosa en sí. De modo que poco caso se le va a hacer a lo que yo, que nunca he sido un fan, pueda opinar. Sobre todo porque sigo en las mismas. Los dos capítulos emitidos me parece poca cosa cuando no directamente poco inspirados y confusos. Aunque supongo que habrá más cosas que tener en cuenta con lo que, bueno, que cada uno la vea según su responsabilidad.

En cuanto a Preacher (USA), de nuevo otro autor del que nunca he sido fan, pasado a la serie con varios cambios. Que poco me interesan, teniendo en cuenta que los éxitos y problemas que le veo al piloto tienen menos que ver con los cambios y más con el hecho de que incluye escenas muy interesantes en mitad de una narración estirada hasta el aburrimiento, muy confiada en que los chistes entre medio irán salvándola. Y no. Pero al menos tiene material del que rascar si decide intentar arreglar sus tiempos.

Si me hubieran dicho al principio de la semana que acabaría viendo una serie protagonizada por Jason Priestley probablemente hubiera preguntado: ¿Quién? Al fin y al cabo fue lo que hice cuando me encontré con Private Eyes (CA), que entre otras cosas es -efectivamente- canadiense. Y también una cosa muy de relleno a mayor gloria de este actor pero con poco más que ofrecer, quiero decir… ¡parece su propia parodia! Un antiguo jugador de hockey (¡Oh, Canadá!) que tiene apuros de dinero porque su hija va a ir a la universidad así que decide juntarse con una Investigadora Privada para hacer de detectives con ella. ¿Os parece suficientemente corriente? Vale, el título: Resulta que la hija tiene una rara enfermedad que la convierte en ciega teórica aunque puede ver formas y colores. En serio. Si todo esto es parece mal esperad a escuchar la canción del opening.

Terminamos con una intercambiable comedia inglesa. Una de esas series centradas en un frupo de personas humildes unidas por un interés común que en Rovers (UK) es un antiguo club de fútbol tirando a humilde. Gente humilde, club de fútbol humilde, intenciones humildes. Todo es encantador aquí. Imagino que a veces hay que crear cosas de andar por casa.