Otra vez los destripes. [Un complemento]

Quizá hayáis notado que últimamente no estoy escribiendo lo mismo que solía por aquí. Qué le vamos a hacer. Soy el primero al que le gustaría volver a tener tiempo para escribir sobre televisión con el tiempo suficiente pero de momento tengo que contentarme con que no se pierdan los ¡Pilotos Deathmatch! ni los ¡Libros que Llegan! incluso aunque haya tenido que prescindir de esas cómodas recapitulaciones que eran la versión mensual de los primeros y las Epístolas Librescas con los segundos. Espero también tener un momento en el que poder regresar a realizar las secciones quincenales temáticas. O, por lo menos, darle conclusión a la comenzada el año pasado. Este año iba a ser el de las emisiones y retransmisiones deportivas pero mucho me temo que habrá que retrasar el tema otros cuatro años mínimo.

Eso no quita que me apetezca hablar de televisión en muchas ocasiones, aunque de momento me conformo con alguna cosa rápida en tuiter y mucho retuiteo de mi lista Zap! Pero a veces aparecen otras oportunidades.

Una de esas ha sido el artículo sobre los Spoilers y cómo manejarlos que ha hecho Esther Miguel Trula para Magnet. Si sois habituales de esta página ya sabéis que mi opinión hacia los destripes es extremadamente desfavorable y que he escrito varias veces sobre el tema, al menos en una ocasión de manera extensa, y generalmente sosteniendo la postura poco popular de que si por mí fuera solo se hablaría del final de una obra de ficción en un espacio previsto para ello o tras avisar de lo que se va a hacer dejando suficiente espacio para esquivarlo. De modo que cuando me pidió que resolviera a unas preguntas sobre el tema estuve más que encantado de dar mi opinión.

El problema, seguro que os lo imagináis, es que soy absolutamente incapaz de sintetizar. En cuanto me dejas un poco de espacio me pongo a divagar y eso es espantoso para ese tipo de artículos. Por suerte Esther es comprensiva y no sólo se tomó el trabajo de intentar incluir mis respuestas y resumirlas cuando era necesario, también ha accedido a que cuelgue aquí la respuesta original al cuestionario. De esta manera si os ha rechinado alguna de mis respuestas podéis venir aquí y ver cuánto aguantáis en mis eternas digresiones.

Así que vamos con el cuestionario:

– ¿A partir de cuándo se levanta el veto de silencio?

Uf, qué complicado nada más empezar. Me temo que la respuesta fácil podría ser «Nunca» pero quizá no sería la más adecuada. El asunto mismo podría ser no tanto qué es un spoiler -que también- como en relación a qué lo consideramos. El número de gente que conoce una obra de manera directa será siempre inferior al de aquellos que no lo han experimentado incluso aunque haya tramas, giros e historias de un conocimiento tan popular que parezca que sí que lo hayan experimentado. Entendiéndolo de esa manera cuanto menos se hable de los giros y sorpresas de la trama, mejor. Por supuesto sé que es poco menos que una locura proponer esto por motivos prácticos y por aquello del ‘acervo’ que parece condenar a los espectadores del futuro a llegar difícilmente sin conocimiento a obras como «Psicosis». Por supuesto, hablamos de la televisión así que podemos pensar en el pasado. Quizá no haya situaciones tan obvias -se me ocurren, si acaso, la persona responsable de la muerte de Laura Palmer o, quizá, el final de El Prisionero-, pero en realidad hasta hace unos años el interés que se tenía hacia la ficción televisiva era relativa, así que tampoco sé cómo podríamos compararlo. La misma irrelevancia parece suceder según se pasan unos años en tanto que el presente ocupa todo mientras las obras del pasado entran en una irrelevancia que hace que los giros de, digamos, «Wise Guy» parezcan tan irrelevantes hoy como van siendo los de «Los Soprano», «The Wire» o en unos meses -si no ya mismos- los de «Breaking Bad». Por supuesto eso nos podría hacer suponer que es el foco de interés el que determina cuando es o no ‘spoiler’ en lugar de cuándo es noticiable. Algo que, por cierto, se pudo ver cuando llegó la versión estadounidense de «House of Cards» y hablar de los giros de la original inglesa pasó a ser más delicado 23 años después de su estreno. Lamento la extensión de la respuesta, pero creo que capta mejor lo que quería decir que el «Nunca» inicial.

Por cierto, hay una segunda parte de discusión en esto que está ligada a la definición de lo que es un ‘spoiler’ pero supongo que ya llegaremos a ello.

¿Crees que hay que mantener mayor silencio con algún tipo de obras por encima de otras o hay que usar un procedimiento común para todas?

Lo primero que diría es que no, pero supongo que lo más apropiado sería un ‘depende’ atendiendo a qué criterio de separación de obras nos estemos refiriendo. Una serie centrada en su trama y los giros con un desarrollo extenso de narrativa seriada parece más propensos a tener giros y asuntos de trama delicados que una comedia o que una de esas series de formato autoconclusivo. Y, sin embargo, si obedeciéramos a la relevancia dentro de la propia serie mencionar al culpable en un capítulo de una serie policíaca podría parecer más fundamental -en tanto en cuanto es su propio objetivo en ese capítulo- que un punto importante pero no definitivo de una de estas -un lazo de sangre secreto, por ejemplo-. Del mismo modo las series cómicas pueden incluir giros relevantes. Contaban los productores de «Friends» que algunos episodios no podrían grabarse hoy con público para evitar filtrar los giros en las relaciones sentimentales de los protagonistas, así que hasta en las comedias.

Por supuesto necesitamos tomar dos decisiones para poder hablar: ¿Qué criterio seguir entonces a la hora de establecer qué información es sensible? ¿Qué criterio seguir cuando queramos referirnos a ella?

Personalmente considero que la premisa de la serie es, o debería ser, terreno abierto. La existencia de zombies en «The Walking Dead» o «iZombie» -en incluso cómo afecta eso a la protagonista principal en esta última serie, y digo esto sabiendo que hay gente que sí considera a eso destripe- entendiendo como tal las tramas expuestas para iniciar la historia. No tiene sentido hablar de, pongamos, «Tomorrow, when the war began» sin hacerlo de la invasión que pone todo en marcha aunque esta ocurra cuando ya haya transcurrido al menos 1/3 del piloto . Otra cosa podría ser el desarrollo de los acontecimientos en «Last man on Earth» -De nuevo una comedia- según se separa de esa misma premisa, aunque eso sospecho que vuelve a ser cosa mía. Entiendo que la relevancia varía según la gente, habrá quien no dé importancia más que a los grandes eventos -algo que suele encontrar cierto consenso en las muertes- mientras que para otros sean los cambios en la trama. A otros es el propio desarrollo narrativo. Y hay quien incluso evitaría las especulaciones. Pero eso lo podemos discutir luego.

En cuanto a la manera en la que se trata… personalmente soy partidario de hablar de cualquier cosa después del debido aviso. Ya sé que no es igual de factible en todas las redes sociales pero se puede al menos intentar tratar de evitar en los titulares y advertir antes de comenzar el texto con destripes. Ya sé que eso no terminará con las quejas pero, bueno, es internet. Nunca se acaban. Quizá intentar evitarlos en los textos más generales dejándolos para los de de crítica y los de despiece, pero en fin, eso ya es pasar de cuándo usarlo al asunto de la empresa más que al de la información. Algo a lo que seguro que volveremos luego.

– Caso práctico: ¿qué te parece el trabajo hecho desde diferentes medios este año  para hablar de si Kit Harington estará o no en la nueva temporada de JdT?

 Es un asunto bastante curioso ese. Por un lado revelan el final de la temporada, pero no es un final rotundo tanto como una probabilidad. Por otro no solo es un ‘cliffhanger’, ni siquiera es uno original. ¡Si hasta lo satirizaban en «Enredo» en 1981! Dejar a un personaje, incluso a uno protagonista, sin saber su destino es tan habitual que suele servir a un propósito más allá del propio de la trama. Al ser un recurso para mantener la atención y el interés del espectador es parte de lo que podríamos entender como estrategia del canal, en este caso no es menos. El trailer de la HBO jugando con esa misma idea demuestra que estaba hecho pensado no tanto para que pique el público -que también, al fin y al cabo el consumidor final es ese núcleo de seguidores ocasionales o no- como para que piquen las empresas informativas. Ese famoso ciclo de noticias de 24 horas que tanto ayudó a establecer el juicio de O.J. Simpson y que se anima ahora con historias tan locas y fuera de cualquier narrativa de ficción como la persecución del actor mencionado y el análisis de su peinado. Fuera de esa mención al final de la temporada -que, por cierto, incluye que ha llegado hasta ella, algo no precisamente sencillo en una serie de este tipo- el resto son solo especulaciones. No revelan nada real aunque puedan señalar elementos que están ahí, pero no creo que señalar una interpretación sea como revelar algún hecho concreto.

 

 

– ¿Qué es lo que le genera más visitas a los medios, los artículos del último capítulo >advirtiendo que se destripará el argumento? ¿O ponerlo directamente en el titular del tipo, “hoy analizamos la salida de X personaje de The Good Wife”?

Nunca me he metido con las estadísticas de tráfico y popularidad, [EDITO: Puede parecer una locura pero como nunca ha sido algo que me interesara o que haya buscado no sé ni las de esta página ni la de ninguna en la que haya colaborado. La parte buena de ser un diletante, supongo.] pero sí que me ha hecho gracia cómo la empresa informativa ha logrado usar ambos extremos. Desde «lo último sobre el chocante X de Z» a justo lo contrario gracias a que la manera más vaga de dar una noticia -«Nunca creerás lo que ha pasado en X» «Alguien hizo algo, entra y descúbrelo»- e ha convertido en una técnica para captar a esas visitas que quieren saber qué es eso que ocurrió que no se puede poner en un titular. Las noticias de mercado -de nuevo la información empresarial- son especialmente complejos porque anunciar la marcha de alguien de una serie que está en emisión deja claro que algo pasará con su personaje – Algo que hemos podido ver en las últimas semanas en una conocida serie policíaca- del mismo modo que los fichajes publicitados de másomenos ilustres para cameos llevan a revelar parte de la trama o, cuanto menos, de la sorpresa de los mismos. No digamos ya cuando esa inclusión -anunciada a veces desde las propias mesas redondas que periódicamente se montan para la promoción de series- significa un cambio o desviación de la trama. Un chiste sobre una d esas franquicias policiaca decía que para saber la identidad del criminal sólo había que mirar el actor que más te sonara, algo que demasiadas veces es lamentablemente cierto. Pero claro, ¿se podría mantener la empresa informativa sin seguir ese juego de noticias incesantes? ¿Se podría no dar algo que es evidentemente una noticia -y que se ha preparado como tal por la propia cadena o productora que son muchas veces la principales interesadas en ‘hacer ruido’ para la serie? Me temo que solo los titulares genéricos y asépticos -«Grandes cambios en X»- permitirían cumplirlo, y no sé si estarían muy contentos con ellas en ambas empresas.

 

– ¿Es responsable el medio de los comentarios que otros usuarios hagan en su entrada?

Me temo que a eso la ley española acabó respondiendo que sí. Por supuesto la solución tiende a ser moderar de una u otra manera los comentarios además de facilitar elementos para esconder información, pero tampoco es que sea algo nuevo. Ya cuando los foros dominaban la Tierra se intentaron diversos trucos. El problema está en que ante el ‘escaldado’ el lector tiende a huir. A veces no es ni siquiera de una página sino, directamente de una red social. – Por cierto, otro cambio de las nuevas tecnologías es el ‘livetuiteo’ que es algo así como un festival del espoiler y que, como tal, saca de la página (o red social, según se prefiera) a múltiples usuarios que no pueden ponerse ante la pantalla- De modo que aunque no sea culpable como creador o favorecedor de los mismo sí que lo es en tanto que ha ofrecido la oportunidad y, sobre todo, le toca gestionar esa patata caliente.

– ¿Hay películas con las que hay que dejar menos margen de tiempo antes de abrir las puertas del spoiler? Pienso en Vengadores 2, que su público más fiel irá en las 2 primeras semanas, o Cloverfield Line, que podría atraer a gente mucho tiempo después del estreno.

Para mí todas son igual de respetables. Pero, claro, yo soy de los que hacen caso de esa petición que aparecía al final de «The Bat» o de «El Gato y el Canario» en los años veinte pidiendo que no se revelara la trama para que futuros espectadores pudieran disfrutar de su misterio.

– ¿Tiene algo que ver también el tipo de audiencia? ¿Es la misma reacción la de las series mainstream que la de las películas de autor?

Solo se me ocurre que un menor apego a una estructura dramática tradicional en la trama -algo que no es común a todo el cine ‘de autor’ porque con Fulci puede colar pero con Mamet estamos casi en lo contrario – pueda significar una mayor dificultad para asumir algo como un destripe, y sin embargo no veo por qué no podría destriparse una película de, por ejemplo, Lynch. Eso sin entrar en el mas que espinosos asunto de a qué consideramos ‘autoral’, claro.

– Casos prácticos (esto se responde fácil, con poquito más que sí o no en la mayoría de preguntas):

No puedo prometer que lo vaya a lograr. [EDITO: Ahora veréis lo que tuvo que soportar.]

– ¿Se puede o no hypear un capítulo? ¿Si elevas las expectativas afectas el visionado de alguien?

Me temo que la lista de lo que afecta a un visionado -de manera interna o externa- es muy extensa. Y sí, las opiniones externas entran junto con muchos otros factores que van desde los propios de la serie a niveles creativos hasta el punto de la narración en que se encuentre. Esperar de más -o de menos- siempre cambia la percepción. Lo que no se me ocurre es cómo podría evitarse.

– ¿Es spoiler decir algo que pasa en el tercer capítulo de una serie que lleva cinco temporadas? ¿Y el giro que te encuentras en una película a sus 20 minutos?

Complicado, para mí suele serlo. Todo aquello que se aparte de la premisa, etc… Pero claro, cuando lleva ya mucho tiempo parece que pasa a ser parte de la misma -los cambios de acompañantes de «Doctor Who», por ejemplo. Que exista ese cambio, claro, no quiénes y cuándo entran o sale, por supuesto.- Digamos, además, que lo que cada uno espera de una película varía y para algunos algo inocente -«Cuando sale el fantasma» dicho de una película de terror, por ejemplo- puede ser algo inesperado. -En serio, una vez me dijeron que eso arruinaba las expectativas de ambigüedad sobre si lo sucedido podría ser cierto o no. Así que ya solo lo digo cuando la sutileza al respecto es inexistente.

– ¿Es spoiler algo que ocurre en algo basado en hechos reales? Se me ocurre, en Making a Murderer o en el documental de El impostor. Quién sabe, incluso el resultado de un partido de fútbol.

Ha sido uno de los asuntos más alabados en la -por otro lado estupenda- «American Crime Story». Es difícil encontrar gente que no conociera el juicio de O.J. Simpson y -sobre todo- su resultado. Pero el equipo era capaz de construir un relato de suspense efectivo. Sé que en películas como las relativas a la muerte de Jesús puede parecer ridículo porque es un mensaje pregonado, pero hay que tener en cuenta las esferas de conocimiento. No solo hay gente que puede no saberlo, también es diferente lo que recuerdan unos y otros. Volviendo a O.J., puede que su resultado fuera más que conocido pero la serie recordó el racismo y las malas prácticas de uno de sus investigadores que, a día de hoy, colabora con FOX News. Una persona que fue extensamente criticado en una de las historias reales con más seguimiento de la era moderna y, sin embargo, casi todo el público había logrado olvidar que él era él igual qeu olvidan las predicciones fallidas de los especialistas económicos, los futurólogos y los periodistas del corazón. Sí, un hecho puede ser real pero no significa que sea conocido, y puede ser conocido pero no significa que sea recordado.

– Como espectador: ¿qué grado de responsabilidad es tuya a la hora de huir de las redes sociales si sabes que te pueden arruinar algo?

No se me ocurre una manera de argumentar esa responsabilidad sin caer en culpabilizar a la víctima. Creo que hay espacios para comentar y maneras de avisar antes así que cualquier variación de «Es que cómo se le ocurre X si no quería que le pasara Z» me temo que sólo hace daño al medio que espera que eso se aplique. Sólo es responsable el lector que tras haber leído una indicación clara de que va a procederse a un destripe decide por su propia cuenta y riesgo seguir leyendo y lo es en cuanto que debería entender que ha sido advertido de lo que va a pasar a continuación, no simplemente por entrar en una web.

– ¿Es correcto escribir lo que quieras si inmediatamente antes has puesto “Spoiler:”? Me refiero, tanto en redes sociales como en artículos. Hay quien dice que a pesar de esa breve alerta inicial la gente puede leer sin querer lo que viene después, que se trataría de un falso anuncio.

Depende de la estrategia de comunicación seguida. Poner un «Spoiler» pequeño en mitad de un texto puede no ser percibido en mitad de un océano de letras. Hacer una pausa permitiendo una ruptura de la lectura, realizar una advertencia clara y destacada dejando otra salida de lectura y, a continuación, comenzar con el texto ya libremente me parece algo que no permite muchas dudas. Por supuesto podemos discutir hasta que punto hay que actuar para dejar claro y señalado que lo que sigue es un destripe. Del mismo modo las redes sociales, ¡incluso Tuiter gracias a la publicación enlazada- ofrecen alguna manera de intentar advertir. Aunque sea con suerte desigual y posibilidad de descontextualización. Pero, de nuevo, si se ha señalado debidamente la única queja es que lo que se ha advertido que sería un destripe lo era efectivamente. Y ahí ya la discusión no debería ser tanto el destripe como la confianza en el medio.

– ¿Puede ocurrir que haya críticas que sean imposibles de redactar sin que constituyan un spoiler? Pasó con Star Wars VII, había críticos haciendo malabarismos para no decir que se trataba de un remake, otros lo explicitaron en el texto y, por tanto, la audiencia fue conociendo lo que se encontraría.

Una buena crítica debería incluir espoilers, una buena reseña quizá pueda permitirse ser más vaga. Hay cosas puntuales -no solo en remakes, también al mencionar precedentes claros- que nos permiten por un lado hacernos a la idea con rapidez pero, por otro, saber de entrada lo que nos vamos a encontrar. El asunto sería ya de la informaciónq ue se quiere transmitir, o de la que se espera recibir.

– ¿Si una serie ha dejado de tener a uno de sus personajes principales constituye un spoiler, por ejemplo, emplear imágenes de la temporada actual en la que se note su ausencia? Dependerá de la imagen.

Sospecho que un grupo de personajes alrededor de una tumba con uno de los habituales faltando puede serlo. Hay gente para la que lo puede ser incluso una localización, aunque ahí llego a dudar que se pueda saber sin un conocimiento previo. Pero volvemos a lo de antes, ¿cuál es la relevancia de esa imagen? Es decir, si es ‘imágenes de la nueva temporada’ debería implicarse que pueden revelar detalles de la misma, si es simplemente parte de una narración continuada cuanto más genéricas más difícil será poder sacar una conclusión de ellas.

– Y por último, si tienes alguna declaración firme sobre el tema de spoilers o una anécdota al respecto significativa que nos quieras contar, nosotros encantados.

Me temo que ya he escrito más de lo que debería.

***

¡Es difícil no estar de acuerdo con esa última afirmación!

En fin, ojalá esto pudiera ser el principio de un regreso aunque fuera solo en pequeños espacios de opinión. Pero no os puedo prometer nada. Así que aprovechad para disfrutar el artículo sobre los spoilers en Magnet y esta inesperada extensión. Y, de nuevo, mis agradecimientos a Esther por contar conmigo, editarme -que es siempre lo más difícil- y por darme vía libre para compartir esto de arriba con vosotros y darle un poco de vida a la web, que falta le hace.


Deja una respuesta