¡Pilotos Deathmatch! Going Forward, Lady Dynamite, Love, Nina y Outcast

Empezamos esta semana con Going Forward (UK) que es una forma de empezar sencilla porque se resumen en: ¿Has visto Getting On? Pues la misma protagonista pero ahora trabajando para la asistencia en domicilio en lugar de en un hospital y añadiendo su vida privada a la mezcla. Supongo que si se da la situación de que te gustara la anterior y de que, además, quisieras saber más sobre el personaje esto te gustará. Supongo. A saber.

No tengo muy claro si esperaba algo de Lady Dynamite (USA), por un lado es el segundo intento de Mitch Hurwitz con Netflix. Le acompaña Pam Brady, que ha trabajado mucho con los creadores de South Park y que tuvo su propia agradable serie animada, Neighbors from Hell.A priori son dos nombres interesantes. Que todo se centrara en Maria Bamford… bueno. Ella me cae bien aunque su stand-up esté lejos de interesarme. Y, por si alguien se lo preguntaba, eso es lo que me para con esta serie. No me desagrada. O no en exceso. Pero no se me ocurre un motivo razonable para aguantar quince minutos viendo la serie. Imagino que habrá quien agradezca la mezcla de absurdo y costumbrismo, probablemente tampoco les importe demasiado el desfile de cameos que parece sacado de los peores tiempos de Wuuu Factor del SNL. A mí me parece todo demasiado artificial, demasiado poco interesado en contar algo antes que en mostrar la cantidad de recursos que puede usar. Imagino que al menos hay que concederle el aplauso de haber intentado hacer algo distinto y original. Así que venga la medalla por haber participado, pero que no cuenten conmigo.

Menos mal que aún salen cosas como Love, Nina (UK), la viva definición de Lo Agradable. Las cartas de una niñera londinense en los ochenta, dentro de una familia en mitad del cogollo artístico y con muchos vecinos de diferentes partes del mundillo, publicadas muchos años después con gran éxito y -debido a ello- adaptadas ahora como comedia televisiva con Nick Hornby al mando de los guiones. Incluso aunque a veces se adivine un poco de filo podemos resumir en esta serie la idea de Me apetece algo agradable y divertido, más encantador que problemático, y muy inglés.

El principal problema de Outcast (USA) no es tanto lo que hace -esa búsqueda de los desagradable como demostración de fuerza, ese abuso de los flashbacks, esa aparente falta de interés en  dejar alguna situación sin alargar más allá de lo posible- como que a estas alturas tanto lo último como el género en sí de las posesiones y los exorcismos están tan trabajados que uno casi puede ir escribiendo en una nota lo que va a ir sucediendo a continuación. Sobre todo si el arco que vas dibujando parece sacado de un tebeo de Wildstorm noventero. Pero en fin. Si se pudo poner de moda lo de los zombies no veo por qué no podría llegar a funcionar eso. Cosas peores se han visto.


One comment to this article

  1. Valentina

    on 24 mayo, 2016 at 10:31 am - Responder

    Con Lady Dinamite tenía el mismo desinterés que tú. Incluso después de ver el primero; quizá los dos primeros. A mí también me dio la sensación de que habría poco más allá de lo formal (y lo formal no me atraía mucho), pero vi alguno más, porque Netflix y su reproducción automática, y vaya sorpresa más agradable. Conforme avanza la serie, ves que sí tiene algo qué contar y ese algo me pareció muy personal y con mucho corazón. Bueno, que si en medio de tanto piloto chungo, te animas a ponerte alguno más, igual cambias de opinión. Igual no 🙂

Deja una respuesta