¡Mat-A-Ton! «Scream» 1-4. 1er acto: El conejo fuera del sombrero. Y alguna cosa más.

Ahora sí que sí vamos a ponernos en el lío. Como ya ha pasado suficiente tiempo -es decir, llevamos ya varios capítulos- creo que lo mejor es comenzar con un breve repaso de lo que fueron los cuatro primeros capítulos en los que tenemos el primer acto de esta temporada y, con él, la forma en la que deciden cuál será el estilo nuevo. Pero no adelantemos acontecimientos, no vaya a salir algún destripe.

Mejor pasemos a hablar de esta, y a dar alguna otra pincelada, así que si os interesa ya sabéis…

¡Al tajo!

Cuando comenzó la segunda temporada los nuevos showrunners Michael GansRichard Register tenían ante si –como ya hemos hablado– un cabo suelto en la figura de Audrey y su relación con Piper.

La temporada comienza con un guiño. Uno a las metareferencia de la segunda y también al inicio de Scream 4. Aunque habrá quien piense que puede serlo a su parodia, suponiendo que el inicio de la cuarta no fuera una forma de superar cualquier cosa que Scary Movie pudiera presentar… O podríamos considerar que la referencia a la cuarta y la apertura con una amiga acabando con otra para pasar directamente a Audrey podría ser un toque de lo que nos espera. Tanto da. La verdad es que este primer capítulo parece pensado para que consideremos que no ha cambiado tanto con respecto al primera capítulo. El podcast de Noah -y su tablero de teorías- y los problemas de Emma -ese lo que pasó después en el instituto– se ponen en juego enseguida. También lo hacen, por cierto, los títulos de capítulos con referencias a películas de terror colocados -da la sensación- un tanto a boleo según lo que incluye el capítulo. En este primer caso Sé lo que hicisteis el último verano. (Triple tanto de referencia tanto a lo ocurrido en la anterior temporada como a Kevin Williamson, guionista de la película original y también de las películas de Scream, así como a la que pudo ser la más exitosa saga slasher surgida de unos mimbres similares). Pronto nos encontramos con una segunda meta-ficción que sirve para presentar a uno de los secundarios de la temporada, Haley. Una chica que no soporta a los supervivientes ni su fama. Y al nuevo sherrif,  Miguel Acosta, que aprovecha para dejar caer que él era del pueblo aunque ahora vuelva de fuera. De nuevo Audrey como estrella de un viral pero con una relación entre los chicos diferente a la de la anterior temporada.

En realidad gran parte del primer capítulo va para dejar claro que Emma no está bien de lo suyo. Lo más sencillo es que esto sirva para dos cosas: preparar terreno para un Oh, Dios Mío, Era Yo Desde El Principio que tan típico han sido siempre en los Giallos. Y que exista una plausibilidad de que lo que ve es falso que sirva para no tachar -o apuntar- a gente en la lista de sospechoso de los ataques cuando solo estén incluidos Ghostface y Emma.

En cuanto a muertes, Jake y Brooke están para un último momento interrumpido por los problemas de Jake con el Alcalde. Y si bien Brooke fue poco menos que el MVP de la pasada temporada al pobre Jake le toca ser presa del nuevo asesino, en principio cuando hacía uno de esos trabajos sucios del Alcalde. (Con la presencia de un cerdo de juguete que parece que venía prefigurado por uno distinto que Noah tenía)

  • El secuestro de Jake.

Poco hay que hablar aquí. Al ser de noche no hay mucha posibilidad de coartada. Si acaso la de Kieran y Emma, y aún así fíate de ambos.

En la clase de psicología no está Jake -ni le echan mucho de menos- pero sí otros tres nuevos personajes: Ms. Lang, Zoe y Gustavo. Este último demostrando desde el principio no solo su capacidad malrollera, también un acercamiento mediante el cómic muy subrayada.

  • La muerte de Jake.

Una lástima la muerte de Jake, uno de Los Seis de Lakewood. Y en cuanto a su muerte poco que decir. No es muy lograda, no tiene mucho sentido el dejarle un día entero y la forma de matarle tiene más en común con el tema de los cerdos que hemos estado viendo todo el capítulo -incluyendo en la visión de Emma que sigue con la cosa de Emma está fatal de lo suyo. En cuanto a sospechosos… en principio solo podemos descartar de esta muerte a Brooke y, precisamente, a Emma. Así que si pretenden hacernos creer que es cosa suya lo llevamos claro.

  • Las cartas de Audrey.

Entre las cosas que vemos que le puso Audrey a Piper hay frases tan difíciles de malinterpretar como «Tu secreto está seguro conmigo», «Podemos trabajar juntas, podemos enseñarles una lección. Hacerles pagar. Tú y yo. Como un equipo. Creo que ya es hora. » «No me importa si eres una de ellos». Si bien el nuevo Ghostface -o quizá mejor hablar del Acosador de Audrey, luego me extenderé- llama para hablar de Cartas de amor y Eso que tenían. Así que abriendo el juego de posibilidades parece que se añade una línea romántica. (Por cierto, dice tenerlas todas. Ella destruyó las tres que le envió Piper, ¿cuántas más pueden ser?)

De todas formas el final del primer episodio es el susto que se lleva Emma dentro de la granja de su tiastro Tony -un personaje que sigue sin aparecer pese a que sepamos que Noah intercambió correos con él en tiempos- y que parece indicar que hay alguien viviendo ahí (y comiendo ¿cacahuetes? ¿pistachos?) con una amplia colección de imágenes antiguas suyas.

Quedan, por tanto, las siguientes preguntas:

– ¿Qué pintan los cerdos en todo esto?

– ¿Cuál era realmente la relación entre Piper y Audrey?

– ¿Cuántas cartas quedan? ¿Y qué dicen?

– ¿Quién mató a Jack? Y… ¿Por qué tanto tiempo?

– ¿Quién estaba en la granja cuando entra Emma?

Pasemos al segundo capítulo. Que comienza con una nueva escena de Emma no está bien de lo suyo. Es decir: ENEBDLS a partir de ahora. Aunque, así entre nosotros antes que salir corriendo con el coche hubiera estado bien que Emma y Brooke hubieran llamado por teléfono a la poli. Pero una de las cosas que tenemos claro en este primer acto es que nadie quiere admitir que haya nada que investigar o que algo pueda quedar de los crímenes del año anterior. Sobre todo cuando Maggie le recuerda la granja de cerdos de la familia James. Así que ya tenemos enlace con la parte James. Que gente. Sigo sorprendido de que nadie intente contactar con Tony James, por cierto. Pero como decía, ENEBDLS. Así que cuando van a la granja está todo recogido. Y deciden no ir a la poli porque Emma Duvall es tonta como un zapato. Es curioso porqu ela posibilidad de que sea un James el que está detrás de estas cosas nos lleva de nuevo a los sospechosos de la primera temporada. Pero bueno, pasemos a lo interentante.

  • El mensaje a Audrey.

Le llega con los cindo de Lakewood reunidos así que… ¿podemos suponer que no es uno de ellos? ¿O ha sido Haley actuando de ayudante y fingiendo luego estar hablando aún con su novio Aaron?

Por lo demás: Miss Lang parece poco de fiar, Zoe parece relleno, El Alcalde no entiende por que Jake no responde lo que debería demostrar que es inocente al menos de su muerte, (algo útil par ala trama pero no tanto para el misterio) lo que hace preguntar cómo sabía el asesino que iría allí, o por qué quería el Alcalde que Jake acudiera. Pero empiezo a sospechar que los responsables tampoco lo tienen muy claro.

  • La familia de Kieran.

El Sheriff Acosta va a ver a Kieran porque han tenido quejas de fiestas ruidosas. Por un lado puede ser consecuencia directa a la fiesta de bienvenida del capítulo anterior. Por el otro…  Sirve para llevar a su Tía Tina y a su primo Eli. Por supuesto la primera no parece muy capaz de gran cosa, pero el segundo…

  • Brooke, Gustavo y la desaparición de Jake.

Si algo debería estar claro a estas alturas es que Brooke lleva fatal la desaparición de Jake. Tanto que los showrunners ni se molestan en intentar que pueda haber alguna sospecha con ella.De modo que emparejarla en una escena con Gustavo sirve para ofrecer una idea de presa y cazador. De entrada porque ha hecho un ranking de supervivientes: 6) Jake, 5), 4) Brooke, 3) Noah, 2) y 1). Podemos suponer el resto de huecos, imagino. Por otro lado, ‘stavoStab!) saca su móvil, manda un mensaje, a Brooke le llega un teórico mensaje de Jake y eso impide que avise de su desaparición a la policía. Si no es la manera más obvia de dar puntos de culpabilidad a alguien…

Ah, y sí, Miss. Lang hace cosas muy raras. Incluyendo un posible ENEBDLS que lo mismo ha organizado. Brooke recibe flores y una disculpa que sabemos que no es cosa de Jake. Y conocemos a Eddie, que vio a Piper en su habitación con una mujer que -suponemos- será Audrey. Y como llevábamos pocos sospechosos se añade además el padre de Emma, Kevin Duval. Con eso y Audrey descubriendo que Jake está muerto termina otro capítulo en el que vemos como todo lo que apuntaba el primer capítulo se va deshaciendo. Es posible que la historia de que echaron a los showrunners del año pasado con el primer episodio de esta temporada ya escrito no esté tan alejada de la realidad.

Para el tercer capítulo todo parece estar más claro. La necesaria inspiración que Pretty Little Liars debía proporcionar como el éxito que es ha pasado de centrarse en la misteriosa identidad de Ghostface para replicar también el clima de amenazas telefónicas, vídeos y demás cyber-acoso al que A. y sus variantes nos ha acostumbrado. Lamentablemente lo hacen abrazando también su confusa manera de llevar una trama adelante y olvidando cualquier punto de interés en la parte de la identidad del asesino como un juego intelectual. El trabajo para que los crímenes de la primera parecieran seguir algún tipo de pauta – incluso teniendo en cuenta que servían más al propósito de señalar a un grupo concreto de chavales que a una narrativa propia, salvo en lo que apuntaba a Audrey, precisamente- queda diluida a partir de este episodio con la muerte de Eddie, el recepcionista del hotel que no parece tener una información real que ocultar ni otro motivo que incriminar más aún a Audrey, como si eso fuera necesario.

El regreso del padre de Emma no solo es un apunte en esta dirección, también un ejemplo de lo mucho que pasan de estructurar la temporada no por alargarla sino por puro desinterés en crear un suspense real. Kevin Duval pasa por el pueblo en lo que parece en un primer momento una manera de recuperar esa trama de la anterior temporada sobre si los crímenes atribuidos a Brandon James habían sido realmente cosa suya o si el muy sospechoso padre de Emma había tenido un ataque de cuernos tras descubrir que había dejado embarazada a Maggie y se había liado a tiros con gente por motivos poco claros. Poco claros entonces y poco claros ahora. Sin embargo la entrada y -teórica- salida de Kevin solo sirve para reforzar uno de los problemas de la temporada: El año pasado Emma Duval podía no ser especialmente inteligente, este año es más tonta que un zapato. Que cualquier zapato. Puede ser fácilmente la protagonista más idiota de una serie en emisión. Un ejemplo cualquiera: Llama a Audrey para decirle lo del regreso de su padre. Audrey le señala lo extraño que suena todo y que no se fíe de su padre porque… bueno… debería ser obvio.  Por supuesto Audrey también podría haberse callado la boca, porque total para qué discutir con Emma. Pero entonces esta serie no sería esta serie. Sobre todo porque aprovecha también para enfadarse con su madre. En fin.

  • El trastero.

Noah es conducido al trastero en el que estaba Jake -muy bien limpio todo- y allí, además de un letrero de parking para visitantes del motel. Por supuesto enfrente hay una cámara de seguridad que, uno podría pensar, sería usada por Audrey para ver quién se ha dedicado a entrar y salir. Pero parece que la cámara interior les interesa más. A saber.

Mientras tanto Brooke y Zoe hacen piña, ‘stavo sigue siendo misterioso y molestando a la primera y blablabla. Eli y Kieran siguen antagonizando. Audrey, en su movimiento más estúpido y sospechoso hasta la fecha, parece decidida a golpear a Noah, Mr. Branson sigue comportándose como un estúpido, vueltas alrededor de Brooke,

  • Secreto compartido.

Casi lo único que parece estar claro es que Maggie, el Sheriff Acosta, Kevin Duval (y quién sabe si El Alcalde) estuvieron implicados en algo del pasado, con cerdos. Y Brandon James. Pero, francamente, me sorprende más lo de los cerdos. Como no sea que hayan arrojado a alguien para que los devoren, claro.

  • ¿Quién mató a Eddie?

O, mejor… ¿Por qué le mataron? Ya sé que parece que intentan seguir con la tradición de que la segunda muerte parezca fuera de lógica argumental pero no se me ocurre motivo alguno para matarle. Cierto es que pudo ver a Piper con alguien, pero es poco probable. Lo más curioso es que el asesino decidiera atacar ahora, antes de que Noah haya podido verle de nuevo. Lo que, supongo, significa que tiene pinchado su algo, quizá la famosa cámara que se ha llevado sea un transmisor, aunque eso sería muy inteligente por su parte. Claro que en ese caso no sabe que no iba a contarle nada. Ah, pobre Eddie, lo poco que estuvo y lo ilógico que es todo a su alrededor.  Por cierto…

  • ¿Por qué matarle con un sacacorchos?

Que tipo tan raro el asesino, la verdad.

En fin, volvemos a una extraña secuencia que sirve para que Branson siga haciendo cosas raras -ni siquiera sospechosas, es más de acoso, un poco como «Estamos en Scream pero yo soy el malo de una de Lifetime.«, y para que Brooke descubra que Jake no le envió las flores y al disculpa (mira, algo que ya podemos marcar) y que se de un primer beso con ‘stavo.

  • Motel.

Vale, Ghostface está en el motel acechando a Emma y con el cadáver de Eddie a la vez que emiten la película que han ido a ver Branson, Brooke, ‘stavo, Zoe y Noah. Al menos de esta podemos librarlos. Y, por supuesto, el padre de Emma está en una pelea de bar, así que os es muy rápido… En fin, esto es Scream y uno nunca sabe cuánta gente hay trabajando a la vez en los asesinatos. Eso sí, al asesino le da tiempo de dejar un regalito en el coche de Audrey -dejando aún más claro que al menos este no es Kevin Duval– así que a su capacidad para entrar y salir de sitios hay que añadir la de abrir coches. ¡Qué polifacético!

Por cierto, hay tantas pruebas con el ADN y las huellas de Audrey encima que a estas alturas más le valdría pasearse por el pueblo con guantes de fregar.

En su cuarto episodio concluye el primer acto de esta temporada. Y lo hace comenzando con una improbabilidad. Audrey esconde el sacacorchos pero al despertarse está en su cama. ¿Cómo es posible que con un asesino suelto pueda pasearse por las casas? Ni idea, parece que Ghostface ha sacado páginas del libro de estilo de A para hacer cualquier cosa por difícil que nos resulte de creer. Claro que comparado con que Emma lleve un Dream Journal con todas las muertes de sus sueños o que se empeñe en pelearse con sus padres… Pero, en fin, es Emma.

No es lo único a lo que se dedican, claro, también a seguir señalando la rivalidad entre Kieran y Eli. Deben ser los familiares que más se preguntan ¿Dónde has estado toda la noche? de la televisión. En realidad es bastante ridículo porque las tres opciones son: 1) Que no esté implicado ninguno de los dos. En cuyo caso ambos se comportan como imbéciles. 3) Que estén implicados ambos, en cuyo caso son más imbéciles todavía. o 2) Que solo esté implicado uno. Y ahí si es Eli es el culpable más obvio posible, mientras que si es Kieran no resulta comprensible todos esos Esta ciudad se ha portado bien conmigo, no lo arruines. Si hay suerte será 3b) Están implicados los dos pero cada uno en un plan distinto. Aunque eso es otra historia que ya desarrollaré más adelante.

Eli sigue a su ritmo sospechoso, organizando una fiesta que su primo no quiere, mostrando identificaciones falsas,  haciendo cualquier cosa que le haga ganar puntos de El sospechoso más obvio. Algo que El Alcalde pierde por estar como casi siempre en una película distinta. Aunque tenga que ver con el aún desaparecido Jake y el Sheriff Costa pueda demostrar imparcialidad. Más aún, puede demostrar también que es el único que se toma esto con un mínimo de seriedad. Mientras tanto a los jovenzuelos les llega una botella de tequila a nombre de Jake. Así que…

  • ¿Quién dejó el tequila en el porche?

Lo introduce Brooke pero a estas alturas no hay ni el más mínimo intento de que sospechemos de ella, Emma y Eli están dentro de la casa y -de hecho- Eli parece ser capaz de hablar de la botella y su contenido desde la distancia. Dado que solo sabemos lo que están haciendo a la vez Noah y Audrey podemos presuponer que ha sido casi cualquiera de los demás. Aunque de nuevo los showrunners se empeñen en echarle los puntos a Eli primero y a ‘stavo después que es el que se dedica a que todos cojan un chupito de la botella y luego señalar que había sido cosa de la Ayahuasca. Lo que significa que como esto va de lo que va tenemos escenas oníricas para aburrirnos… Brooke con Jake y ‘stavo,  Kieran acusa a Eli de mataperros, Audrey alucina con Rachel -sin dejar claro aún qué culpa tuvo en todo, claro- y, por supuesto, Emma sigue con ENEBDLS y eso lleva a noche americana, cerdos amarillos y Ghostface.

  • El Ghostface que intenta atacar a Emma: ¿Era real?

Lo más probable es que no lo fuera, pero ahí estaba también Kevin Duval, por si faltara alguien. Más aún cuando volvemos a Nadie lo vio, casi-nadie tenía coartada. (Esto es, solo la tenían Noah, Audrey y Zoe)  y, de paso, mezclamos más problemas de padres/hijos uniendo a los de Maggie/Emma y El Alcalde/Brooke más el de Kevin/Emma ahora también los del Sheriff Acosta/Gustavo.

Por supuesto eso lleva también a que el Sheriff descubra que Jake está desparecido y a darle más puntos a ‘stavo mostrando que tiene una máscara de Brandon James.

MIentras Kiran y Emma vuelven a discutir porque ENEBDLS y eso siempre sirve para recordar que hay que ver cuando estuvo en el psiquiátrico -y hacernos temer que al final todo sea una ensoñación suya, el tipo de final que justificaría cualquier cancelación-. Ah, y Zoe no soporta a Audrey. A saber. Lo que nos lleva a lo que decíamos antes. Emma llega tarde a lo del Lago -suponemos que por hablar con Eli-, el resto del grupo anda por ahí. Y a nuestro momento Carrie. Claro que ponerse en mitad del foco y con un traje blanco mientras el resto estaban fuera del foco y con trajes oscuros… en fin. Así llegamos a la revelación final que saca a la luz de manera inequívoca lo que nosotros ya sabíamos: Que hay un nuevo asesino acechando.

Algo para lo que, lamentablemente, los nuevos showrunners no parecen muy interesados en aprovechar para crear suspense con la identidad del asesino tanto como con el acoso. Incluso las tramas románticas de la primera temporada acaban yendo a peor con la relación Emma/Kieran como algo tan increíble como difícil de justificar.

Así que echemos un ojo al CULPÓDROMO a estas alturas:

 Audrey Jensen

Si algo está claro a estas alturas es que Audrey no ha matado a Jake. Eso no significa que no pueda haber sido de alguna manera la ayudante de Piper en la primera temporada, aunque lo dudo también bastante.

Haley Meyers

Está claro que Haley sabe algo, lo que no está tan claro es el qué. En cualquier caso parece más propio de una ayudante del asesino que el que ella lo sea.

– El Alcalde Quinn Maddox

Lo dije el año pasado y lo digo este: Es un villano pero no es NUESTRO villano. Las extrañas maniobras hacen que sigamos sin saber cuál es su papel en todo esto -incluido lo de mandar a Jake a la granja de cerdos- pero está MUY lejos de ponerse máscara.

– Tina Hudson

Si el Alcalde tiene poco que hacer la madre de Eli y tía de Kieran no podría estar más fuera de cualquier narrativa. Los pocos puntos de sospecha que se lleva lo son por ser la persona menos sospechosa de estos tres primeros capítulos.

– El Sherrif Miguel Acosta

Por un lado está claro que comparte un pasado con El Alcalde, Maggie, Kevin y el propio Brandon James. Pero por el otro está claro que independientemente de lo que ocurriera en el pasado en el presente está investigando en serio.

– Maggie Duval

Como el anterior pero todavía con menos intención de intervenir en nada.

– Brooke Maddox

Entre su juego con Jake y que no está muy por la labor de nada no parece que ponerse una máscara esté entre sus prioridades.

– Noah Foster

Lleva meses intentando que alguien investigue al ayudante de Piper y está claro que sospecha algo de Audrey. No solo no parece que pueda ser el asesino sino que parece el único que se preocupa por localizarlo.

Zoe Vaughn

No sabemos de dónde ha salido, no sabemos por qué parece de repente que le interesa tanto Noah y, sinceramente, no parece una amenaza para nadie. Solo la necesidad de meter más gente para tener carne de cañón -¡No te hagas novia de Noah, tonta!- por unos guionistas con pocas ganas de trabajar.

Emma Duval

Ya empezamos con los realmente sospechosos. Que no son muchos. Y lo hacemos con Emma porque se han puesto muy pesados en que ENEBDLS pero lo que llevamos visto no hay forma de que pegue ni con cola con una doble personalidad. En fin, perezosos.

Gustavo ‘stavo Acosta

Siempre en el lugar en el que no debe y con un interés morboso -¡y la máscara!- pero no solo es casi imposible justificar un motivo, tampoco parece claro que pudiera haber sido el ayudante de Piper estando en la otra parte del país. De modo que ‘stavo acaba siendo el motivo principal por el que podríamos establecer una sugerencia de asesinos varios.

Eli Hudson

De tanto señalarle parece que le tuvieran manía, pero al menos está relacionado con alguien de la anterior temporada. Solo que tampoco tiene sentido alguno.

– Seth Branson

Por fin alguien que fue sospechoso en la primera temporada, que ha regresado, que tiene algo contra Jake, que podría haber sido socio de Piper y que es una elección tan lógica que pierde puntos ante el desastre natural en que se ha convertido este programa.

– Kevin Duval

La aparición del padre de Emma ha sido una de las pocas sorpresas de la temporada. Aunque da vueltas sin que parezca qué pueden hacer con él y está muy claro que del pobre Eddie no se pudo ocupar él -bueno, si vamos a usar la lógica, que esa es otra- así que podemos presuponer una vez más que fue el asesino original y esa posibilidad es lo que Maggi, El Alcalde y El Sherrif han estado ocultando Podía ser perfectamente la segunda sorpresa de Piper, así que aún puede ser un Ghostface, solo que no el que estamos buscando ahora mismo.

Kieran Wilcox

Lo más parecido a un sospechoso real si no fuera porque la historia suya que nos están contando va completamente en sentido contrario. Parece completamente centrado en Emma y no tiene mucha más chicha -bueno, su relación estúpida con Eli– pero por eliminación como sospechoso de la primera y como sorpresa podría ser el elegido fuera de cualquier lógica interna.

– Kristin Lang

No sabemos prácticamente nada de ella, pero precisamente eso lo hace tan buena elección. Podría ser una amiga/ novia/ compañera de piso/ primastra/ lo que sea de Piper y haber llegado para vengarse al estilo Scream 2. No ha salido mucho más pero es la solución que menos mal me parece en estos momentos, sobre todo si trabaja junto a alguien de la primera temporada. Idealmente Mr. Branson o Kieran.

Lo poco que les importa establecer un mínimo lógico parece que podríamos tener diferentes asesinos o bien uno principal con diversos ayudantes, por acaba de robar ya el estilo de PLL.

Mientras tanto, como presuponía, PLL ha empezado su séptima y -en teoría- última temporada como se marchó. Una cosa es que tengan un bodycount y una capacidad de hacer giros loquísimos y otra muy distinta que intenten mantener una coherencia en su parte de misterio. Con la de suspense y de locurón les sobra. Y por eso son reverenciables. No hay más que ver imágenes como esta del primer capítulo de su séptima temporada.

PrettyLittleFace

Y de American Gothic poco puedo decir, me ha parecido en su arranque – ¡la mayoría de sospechosos eran MUY adolescentes!- muy estúpida y no especialmente entretenida. De nuevo no hay una intención de seguir una lógica mínima en su interior. Me temo que después de lo prometedor del año pasado y el incremento de series de slasher/ psychokillers/ terror de este año hemos ido a peor en lugar de a mejor, con una necesidad enorme de guionistas en condiciones. Veremos la semana próxima el estreno de Summer of Dead, pero me temo que ni con ella lograrán recuperar la oportunidad.


One comment to this article

Deja un comentario