Como con estas cosas uno nunca sabe acabo de encontrarme esta semana con Escape the Night (USA), una de esas producciones solo para YouTube Red que podríamos resumir en Murder Mystery con más Murder que Mystery, de hecho es casi un ‘juegos de mesa y sociedad’, a dos pasos de ser como La noche de los castillos y solo un poco más allá de El secreto del talismán, pero vaya. Como los participantes/concursantes son YouTubers americanos su supervivencia nos interesa casi tanto como la de los jovenzuelos de un slasher, y por lo menos la historia está algo mejor pensada que la de Whodunnit – Iba a decir que no era difícil pero llevamos un año en la que Harper’s Island está brillando por contraste así que mejor no abrir mucho la boca- así que, bueno… no todo van a ser concursos de cocina. Desde luego no seré yo el que se queje si se ponen de moda los concursos de asesinatos.

Por algún motivo para que en BBC Three están muy ocupados en otras cosas como para darle más bombo a Fleabag (UK), pero he logrado encontrar un trailer. De todas formas os resumo: Phoebe Waller-Bridge encarna a una joven con una vida no-tan-mala y cierta propensión a que le pasen cosas difíciles de explicar. También para romper la cuarta pared y mantener así una relación con el público que se parece menos a la de House of Cards que a la de Bridget Jones. Salvo porque no está en la política ni en… bueno… lo que sea a lo que se dedique Jones. El resultado es un acercamiento a la comedia confesional con un reparto joven por un lado más las ocasionales apariciones de veteranos por el otro que, en resumen, suma suficientes aciertos y errores en distintos campos como para que merezca la pena ver el piloto y decidir, a partir de ahí, si es algo de lo que veríamos más.

Fleabag by Phoebe Waller-Bridge – Trailer from Emily Murray on Vimeo.

A veces los del Smithsonian tienen ideas peculiares. Como esta Hell Bellow (USA) que es una serie de programas recreando diferentes momentos de la 2ª Guerra Mundial centrándose en las batallas navales de submarinos. Recreaciones, no documentales propiamente dichos. De modo que aunque el resultado es más bien curioso conviene ser consciente de lo que uno se va a encontrar. Ahora, los fanes de esto no creo que puedan estar más contentos. (Bueno, quizá si la producción tuviera más dinero, que eso siempre)

Para mi sorpresa esta serie, Legendary Dudas (USA), no me ha desagradado. O no del todo. Que es algo más que notable siendo otra de esas obras de Nickelodeon. De instituto. De entrada la excusa argumental no es gran cosa: Dos hermanos son reunidos en el nuevo curso cuando al menor se le hace avanzar de clase hasta la del mayor. Esto, que podría haber sido un espanto típico, se usa en una manera que aúna comedia y drama, no al nivel de un Degrassi -tampoco vayamos a exagerar- pero al menos sí un poco más allá de la típica serie de taquillas. Además, se ha optado por una cámara en lugar de la multicámara habitual y se han preocupado en crear un reparto de cierta extensión y razonable variedad -algo que, en realidad, tienen más aprendidas las series juveniles/adolescentes que las de adultos- así que incluso con los problemas obvios del punto de partida y el canal logra una cosa quizá demasiado sensiblera pero no por ello menos meritoria.

La nueva adaptación de The Secret Agent (UK) para la BBC es precisamente lo que uno puede imaginar. Ambientación magnífica, un gran Toby Jones protagonizando junto con no menos estupendas actuaciones de Vicky McClure, Stephen Graham y -para mi gusto especialmente- Ian Hart. Quizá David Dawson como el ruso Vladimir esté un poco pasado pero teniendo en cuenta lo atenuado que está el humor de la original en esta nueva versión -quizá el pero mayor que se le pueda poner- tampoco sobra. En fin, que no sé para que estoy hablando de esta serie cuando os la habéis imaginado desde el principio.

Terminamos por esta semana con Vice Principals (USA) que es otra obra de Danny R. McBride y Jody Hill de modo que si os gustaron las anteriores etc… Como pasa con las de Kevin James pero en otra cadena, vaya. La parte buena de aquí es que sale Walton Goggins haciendo un papel que logra ser muy diferente y, en realidad, muy parecido al resto de sus papeles. La parte mala es que no sale lo suficiente. El reparto está bastante logrado pero la serie… bueno… si os gusta lo que hacen McBride / Hill seguro que la disfrutaréis también.