¡Pilotos Deathmatch! Feud, Making History, Mutiny y más…

Semana entre lo flojo y lo espantoso. Con un excepción, claro. Que no es esta Cloudy With a Chance of Meatballs (USA). Más bien lo contrario. No sé a quién se le ocurrió la idea de convertir la primera película en el resto o hacer esta precuela, pero mucho menos por qué decidieron coger el listado de ideas rancias y cercanas a lo ofensivo que distribuye la serie. Me pregunto qué grupo de señores pensaron que esto era buena idea, pero espero que no duren mucho en su puesto.

La serie buena de esta semana, y quién sabe si la mejor serie nueva del año -sin duda una de las contendientes fijas-, es Feud (USA). La última locura de Ryan Murphy y sus asociados -en este caso Jaffe Cohen y Michael Zam aunque Murphy esté, como de costumbre, muy encima de la serie- Murphy se divierte y parece haber encontrado su formato. Mezcla de más grande que la vida como a él le gustan las cosas con basado en hechos reales para ponerle un punto de control. Sí luego puede rellenarlo todo de sus actrices preferidas mejor que mejor. El resultado es, por supuesto, brillante. Le saca partido a todas las historias y rumores -incluidos mis favoritos sobre las Pepsis– y el único ‘pero’ que se me ocurre ponerle es que hay actrices que pueden intentar replicar a Crawford… Pero no hay nadie que le pueda hacer justicia a Bette Davies. Ya puestos, Noel Ceballos ha decidido ir anotando las referencias e historias de fondo.

En el desastre que están siendo los estrenos de series de viajes en el tiempo -y mira que llevamos- en el que parece que solo se salvara la segunda temporada de Legends of Tomorrow, la nueva serie de Miller y Lord llamada Making History (USA) brilla más por lo que no es que por lo que sí. Esto es, no es gran cosa como comedia ni busca ningún tipo de humor elaborado, pero como tampoco tiene mucha más pretensión y es plenamente consciente de sus fallos logra compensar con lo uno lo otro.

Cuando los ingleses hacen realities toman decisiones no siempre sensatas. Mutiny (UK), por ejemplo, es soltar en un bote a nueve personas para que recorran más de seis mil kilómetros en el mar. Por supuesto la presencia de gente grabándoles hace que no sea una idea tan loca. Solo tremendamente, pero no CRIMINAL. Al menos hasta que comiencen las eliminaciones por el método del canibalismo, claro.

Por contra, Time After Time (USA) es un desastre que funciona solo como choque de trenes. La crítica que se le pueda hacer a la versión en serie de la película es que elevar el nivel de ingenuidad/estupidez por un lado y el de maldad/adaptabilidad por el otro hasta niveles absolutamente ridículos no ayuda precisamente a verla en serio. Y tampoco es tan entretenida como para verla desde la incredulidad. La parte buena es que ya quedan menos series de viajes en el tiempo que estrenar. Menos mal.


Deja un comentario