¡Pilotos Deathmatch! Gypsy, Kings of Atlantis y Tales

Vaya semana loca. Mira que se ha estrenado poco pero lo que se ha estrenado.. en fin. Empezamos con Netflix, que parece haber considerado que regresar a los ’90 no era tan mala idea y ha encargado Gypsy (USA), compendio de muchas de los tics que tenían los thrillers de aquella época y sustentada más en sus actores que en un guión que se mueve en lo bochornoso por el lado de fuera en demasiadas ocasiones. Por suerte Naomi Watts intenta tirar del carro por la cuenta que le trae. Y está rodeado de un reparto de actores sólidos como Billy Crudup y Brenda Vaccaro, algunos incluso provenientes en muchos casos de los alrededores del terror como Karl Glusman y Lucy Boynton. Pero ni por esas logra funcionar este sexythriller vergonzante y vergonzoso que parece siempre demasiado preocupado en buscar excusas para no saltar al locurón ni para centrarse en los aspectos más psicológicos, por mucho que parezca que el aburrimiento es el motor de la serie acaba convertido solo en su combustible y consecuencia.

No es lo peor de la semana porque para eso YouTube Red ha estrenado Kings of Atlantis (USA), serie que entiendo tendrá algún tipo de trasfondo de minecraft o así tanto por el diseño cabecicubo de los personajes como por la ausencia de casi cualquier personaje femenino. El casi viene porque meten una muy gratuita escena con dos muchachas para que quede clara la orientación heterosexual de sus protagonistas, o algo. Al margen de esto, no hay tampoco mucho donde rascar en la serie, ni la trama parece gran cosa ni los intentos de humor logran… nada, ni, desde luego, parecen querer contar realmente una historia.

Comparada con las otras dos Tales (USA) es solo fallida. Fallida por ambiciosa, además, que puestos a cagarla al menos sea por los riesgos asumidos y no por lo contrario. Pero es que, claro, crear una serie antológica alrededor de las letras de canciones bien conocidas ya parece suficiente locura de entrada. Que la presentación sea con una versión de Fuck the police que presenta un mundo en el que los blancos son una minoría que sufre la brutalidad policía de la mayoría negra tampoco es que ayuda demasiado, da la sensación de preferir un acercamiento más propio de la ficción especulativa que de la narrativa tradicional. Pero, como decía antes, al menos es un intento de hacer algo distinto. Lástima que no les haya funcionado. Al menos no en este primer capítulo, ya veremos los siguientes.

 


Deja un comentario