¡Pilotos Deathmatch! Ghosted, Philip K. Dick’s Electric Dreams, Strong Woman Do Bong Soon y más

No sé si en Reino Unido son conscientes de que Bad Move (UK) está más cerca de The Good Life de lo que uno consideraría razonable. Menos aún teniendo en cuenta que Jack Dee no es Richard Briers, mucho menos Paul Eddington,de modo que el chiste del campo arisco y sus problemas no es ya que no sea precisamente novedoso -que en fin- es que tampoco aporta novedad alguna que lo justifique.

La ITV no está por la labor de hacer accesible ningún tipo de trailer y el resto de gente de internete parece que tampoco tiene mucho más interés. ¡Otra vez será!

Es curioso como esta serie neozelandesa, Dear Murderer (NZ), logra una gran representación del sistema judicial partidendo de lo que podría haber sido una Basada en hechos reales -esto es, se supone que el personaje central y en teoría gran parte de los casos lo son- hasta el punto de que la familia no está nada contenta. Además de la ambientación histórica, claro. Así que, bueno, no es Rumpole, pero démosle tiempo.

En la TVNZ tampoco están por la labor, qué le vamos a hacer.

Ay, Ghosted (USA), que yo pensaba que iba a ser mucho mejor. ¡Y es peor que The Orville! Pero no solo es uno de los pilotos peor escritos que he visto en tiempos, además logra tres de las peores cosas que pueden pasar en una serie: Que todo suene a visto antes y mejor (¡Hay una situación / chiste que es CLAVADO a otra de People of Earth, que es una serie QUE AÚN ESTÁ EMITIENDO SU SEGUNDA TEMPORADA! ¿Cómo puedes robar algo con menos de un año?), que la historia que cuenta ese piloto no tenga sentido ni cuente una historia completa ni apunte a ninguna parte y, sobre todo, que la cague presentando a los personajes. Dedicar un ‘arco de personaje’ a los dos protagonistas es aceptable si hubiera algo que contar con ellos y si no fuera obvio desde el minuto uno los problemas de ambos, las revelaciones no lo son y dedicar el tiempo que se le dedica a incidir una y otra vez en los mismos problemas es de considerar muy imbécil al público o de no tener otra cosa que contar. Porque el resto de personajes no están ni apuntados. Tienen un nombre y un cargo y tira con eso. La trama general del capítulo es una chufa, lo que significa para lanzar el arco de temporada completa es de vergüenza ajena. Solo las interpretaciones salvan esto de ser un completo espanto. Pero lo que sí que han conseguido es que de ser una serie que esperaba pase a no verme ni otro capítulo. Sé que juzgar por el piloto no es la mejor de las ideas y que hay una evolución lógica que muchas veces no llega hasta mitad de la temporada pero esto ha sido tan abisal que mucho me vais a tener que convencer de que mejor para que le de otra oportunidad.

En un momento determinado de Ken Burns: The Vietnam War (USA) me paré a comprobar que no fuera algún tipo de parodia presentada a al perfección. Ken Burns es absolutamente Ken Burns en esta serie, hasta el punto de que podría haber sido creada por alguien que decidiera imitar a Ken Burns en lugar de por el propio Ken Burns. Tal es el calibre de la realidad de la propia cosa. Así que si queréis observar la mirada más Ken Burns -y, casi por extensión, absolutamente PBS– de la guerra de Vietnam echadle un ojo a este documental en varias partes, porque marca todas las casillas. (Y si no conocéis el trabajo de Ken Burns es casi el punto de entrada perfecto en su obra de puro quintaesencial que le ha salido)

Estoy absolutamente convencido de que esta Mike Judge Presents Tales from the Tour Bus (USA) será una serie de culto con un pequeño nicho entusiasta de seguidores. Tan convencido como que a mí ni la ambientación, ni el humor, ni las anécdotas que cuentan me interesan en lo más mínimo. Diría que no entiendo ni que se haya hecho pero entre que siempre hay alguien a quien le guste algo y que ponen muy grande Mike Judge para que sepamos de qué palo van está claro que ha habido un motivo más que razonable para sacarlo. Otra cosa es que sea difícil que me interese menos a mí. Por suerte tiene que haber televisión para todos.

Les ha quedado estupenda Philip K. Dick’s Electric Dreams (UK) en ambientación y tono, al menos con su primer relato. Han logrado que tanto la producción y sus valores como la elección de actores como la actualización de las historias -en este primer caso una de 1955 que, efectivamente, logra parecer contemporánea- ofreciendo una serie de ciencia ficción al estilo Dick cuya única pega es, precisamente, que podrían haberle metido mucho más Dick al asunto. Porque el resultado es más un The Outer Limits de primera -que ya es decir- pero le falta un algo de esa locura abstracta casi punk tan propia de Dick-, como si hubieran querido parecerse más a la película de Blade Runner que al relato original. Algo que, con eso y todo, difícilmente puede considerarse un grave problema. ¡Más series antológicas como esta hacen falta!

Supongo que lo primero que uno piensa al ver Porters (UK) es: Espera, ¿ese es Rutger Hauer? Y resulta que sí. Por lo demás algún actor interesante como Susan Wokoma, aunque ninguno que convierta la serie en algo imprescindible. O que logre salvar un guión que parecen solo apuntes.

Por suerte para mí había otra sorpresa esta semana. El drama coreano Strong Woman Do Bong Soon (O) (CS) que presenta con una mezcla de comedia, guantazos e intriga la historia de una joven con superfuerza, de un millonario guaperas, de un policía demasiado serio y de una serie de agresiones, choques e incluso un asesinato que parece unirlos y reunirlos a todos. Todo ello con el desparpajo, los efectos y el aire jugueton propio de las producciones coreanas, que también a ratos hay que hablar de ellas.


One comment to this article

  1. QWERTY_BCN

    on 24 septiembre, 2017 at 4:00 pm - Responder

    Creo que voy a salir del armario (o de donde sea) y decir que “The Orville” me esta gustando. Es cierto, no sé si quiere ser parodia o un fanfic. Los chistes son pocos y no suelen funcionar. Pero todo lo demás es puro Star Trek: The Next Generation. Reproduce exactamente los mismos asuntos morales y sí, también repite los mismo errores (tramas demasiado alargadas). Pero la sensación es la misma y me es complicado estar en contra (quiero decir, en contra CONTRA).

    Viendo “The hood maker” me planteé dos cosas: la primera que quizás mi monitor estaba empezando a estar caput o realmente mal “calibrado”. Trasteé un poco los brillos y demás, pero se veía mal. Mal en plan, no ver casi nada. Supongo que era en parte intencionado. La atmósfera del relato y eso. La segunda, que mas allá de los logros estéticos (que tiene muchos pero menos, quizás, que cosas como el Maigret protagonizado por Rowan Atkinson) el cyberpunk actual “parece” ser incapaz de asombrar. Mas allá de repetir hasta la saciedad lo visto en “Blade Runner”, parece que no hay nada nuevo. Me pasó un poco igual viendo el corto que presenta el personaje de Dave Batista en “Blade Runner 2049”. Creo, o como mínimo tengo la sensación, que el cyberpunk necesita sabia nueva. Urgentemente (también es cierto que quizás nuestro presente ya es tan cyberpunk que difícilmente nada pueda llegar a asombrarnos. Vamos, si las ciudades chinas ya parecen ciudades marcianas, quizás tengas poco donde rascar https://i.kinja-img.com/gawker-media/image/upload/s–tmRc-e46–/c_fill,fl_progressive,g_center,h_450,q_80,w_800/18c0ywbgdnlgsjpg.jpg).

Deja un comentario