¡Libros que Llegan! Parra, “Las estrellas son legión”, Yuriko y más

Que semana tan particular esta. Lo que parecía más o menos tranquilo -aunque variado- ha ido evolucionando a una semana que parece el ejemplo perfecto de variedad. Autores más o menos conocidos, alguna sorpresa, mucha diversidad y, quizá por las fechas, una menos presencia de las grandes apuestas de los grandes grupos. Hasta un punto casi testimonial. así que el resultado final es más que satisfactorio, justo a tiempo antes de que empiece la pedrea de títulos. Pero no me enrollo más, que sé que lo que realmente esperáis es que diga eso de…

¡Que entre la pila!

El último apaga la luz (Poesía reunidae de Nicanor Parra) edición a cargo de Matías Rivas, ed. Lumen

Nueva edición; revisada, extendida y todas esas cosas; de la mejor selección existente de la poesía de Parra. Lo que la convierte, al menos para quien esto escribe, en un libro imprescindible de poesía, obra de uno de los más brillantes y guasones autores en español. Y no siempre tan reconocido como premiado. Comprar.

Las estrellas son legión de Kameron Hurley, ed. Alianza

Kameron Hurley es una gran autora, una de la que debemos alegrarnos llegue a España de una vez. Sea de la manera que sea, supongo. Así que aquí tenemos otra de esas grandes obras modernas de space opera que elevan la ciencia ficción a lugares en los que el dolor, el poder y la venganza son tan importantes como las naves espaciales. Comprar.

Una flor de Miyamoto Yuriko, ed. Satori

Tres relatos autobiografcos de una autora, activista y voz para toda una serie de reivindicaciones hasta su muerte a mediados del S. XX. Aunque sea solo por lo que nos enseña entre las rendijas de esa teórica ficción, ya merece la pena conocerla. Comprar.

Artemisa de Andy Weir, ed. Ediciones B

La segunda novedad en ciencia ficción de la semana es la novedad del autor de El Marciano. Sospecho que así van a estar llamando a Weir el resto de su vida, o, al menos una década larga Y aunque esta obra parezca menos supervivencia ingenieril y más un thriller que, casualmente, transcurre en la luna. Quedamos a la espera de ver si hay patatas. Comprar.

El detective del ferrocarril de Victor L. Whitechurch, ed. Ardicia

Todo un clasicazo del Detection Club, con una premisa tan específica que es lógico que solo existan los relatos de este volumen. Y es que editar a este detective cuyo fuerte es conocer los horarios de ferrocarriles no sólo es una lógica elección de un británico que asusta, también es una oportunidad de conocer a uno de esos autores del mayor clasicismo en lo que al mystery se refiere. Comprar.

Huesos cruzados de Nuruddin Farah, ed. Siruela

Nueva obra en Siruela del somalí. Estudio de política y raza, por supuesto, pero también de cómo los reencuentros y el paso del tiempo modifican no solo el paisaje y el paisanaje sino, incluso, el mismo centro intangible de las comunidades. Comprar.

Poemas de Hannah Arendt, ed. Herder

Pues sí, también. Y sorprendentemente mejor que un simple intento de sacar cuartos con una escritura conocida. Así que recomiendo que al menos le echéis un ojo. Comprar.

V y V (Violación y Venganza) de Pilar Bellver, ed. Dos Bigotes

Nueva obra de Bellver, y es todo un obrón aunque sea solo por el enorme tamaño que esta obra de recuperación mítica y venganza justa tiene. Una obra que solo se puede describir con otra V, la de Visceral. Comprar.

Invierno de Christopher Nicholson, ed. Gatopardo

Una historia clásica con personajes también muy conocidos. y es que sí la historia es sobre el amor (por acción u omisión) y el deseo, la esperanza y desesperanza y, bueno, todas esas cosas… también es cierto que se centra en una historia real de Thomas Hardy, su mujer y una actriz que encarnaría a uno de sus más famosos personajes. Y a partir de ahí la composición de Nicholson de lo que quizá fuese. Comprar.

El homenaje de Andrea Camilleri, ed. Salmandra

Brevísima obra -pero breve, breve- sobre el revisionismo, el fascismo y los encajes de bolillo mentales y sociales para las celebraciones y reivindicaciones. Camilleri siendo tan contemporáneo como zumbón. Comprar.

Todas las cosas de nuestra vida de Hwang Sok-Yong, ed. Alianza

Una mirada a los olvidados del éxito, los desheredados del éxito económico, los sacrificados para que otros puedan prosperar. De esta manera, narrando la crueldad que impulsa los cambios de Corea del Sur en los setenta, demasiado ocupada por enriquecerse como para preocuparse por aquellos excluidos por sus acciones. Comprar.

Tantos lobos de Lorenzo Silva, ed. Destino

Ah, sí, aunque sea un libro delgadito reuniendo algunos relatos previos en Planeta se han ocupado de que haya Bevilacqua y Chamorro también para estas Navidades. Comprar.

Beethoven de Jan Swafford, ed. Acantilado

Enorme en documentación tanto como en tamaño o precio, esta que pretende ser la biografía definitiva de Beethoven tiene posibilidades incluso de serlo. Además, claro, de ser el clásico acantiladazo para regalo navideño que lo convierta en uno más en la familia. Comprar.

Londres Ciudad Okupada de Richard Dudanski, ed. Libros.com

Quizá más una curiosidad que un documento único, pero al menos nos permite echar un vistazo a los interiores del ambiente -fundamentalmente, claro, del movimiento okupa- que daría lugar al punk inglés. Que, oye, tanto libro sobre el punk muy bien. Un montón de cosas nuevas. Comprar.

Las fronteras del significado de Charles Rosen, ed. Acantilado

Rosen presenta una breve colección de ensayos sobre la música como sujeto de la escucha y de sus procesos asociados, desde el análisis de la misma a su reconocimiento. Permitiendo así realizar preguntas y aventurar respuestas que van más allá de lo que se podría considerar crítica musical. Comprar.

En el reino del hielo de Hampton Sides, ed. Capitán Swing

Una historia real contada como si fuera una historia de aventuras, de exploradores al borde de la muerte y frío a finales del S XIX y con un trayecto que parece siempre capaz de volverse mortal en cualquier momento. Comprar.

El dinero de los demás de John Kay, ed. RBA

Una autor tan dentro del sistema capitalista como John Kay explicando por qué los excesos al intentar generar riqueza a base de dinero sin algo detrás que lo respalde es uno de los motivos de la actual situación de crisis establecida. Así que procede a realizar una extensa crítica al mismo, como alguien que no está en contra de todo, solo de los más obvios excesos. Así que incluso en esa posición hay disidencia. Comprar.

Botánica para bebedores de Amy Stewart, ed. Salamandra

Libro magnífico, aunque no muy ilustrado, sobre la relación entre el reino vegetal y los alcoholes, desde los procesos químicos a los distintos árboles, flores, frutos y etc… que intervienen en su realización. A lo que se añade tanto consejos para su cultivo como para la elaboración de cócteles. Un libro tan original como completo. Comprar.

El gran manual del panadero de Rodolphe Landemaine et alii, ed. RBA

Muy muy ilustrado, pero precisamente por eso centrado también el despiece de las recetas y de la los procesos que las logran. No se trata de un recetario al uso, sino de todo un libro que intenta explicar tanto recetas como la manera en la que se desarrollan y explican clásicos de la panadería y repostería. Comprar.

La Guerra de las Galaxias Made in Spain de José García, ed. Diábolo

Un curioso recorrido por el impacto de Star Wars en España a través muchas veces de sus materiales vendibles o promocionales. Mercadotecnia y mercadería sobre todo, quizá para algunos también la nostalgia, pero -sobre todo- un repaso a esa relación especial entre la obra y sus consumidores. Comprar.

A la vista de Daniel Montero Galán, ed. Libre Albedrio

Obra muda pero muy clara en la que los pequeños pueden hablar o comentar aquellos cambios y transformaciones en el espacio que tenemos delante. Y, de ahí, también la posibilidad para la reflexión sobre muchos temas. Sobre todo los de corte más ecologista. Comprar.

La merienda del parque de Pablo Albo y Cecilia Moreno, ed. Narval

Una obra que nos habla de la naturaleza que nos rodea, y de la fauna que en aquellos parques realizan sus funciones incluyendo, por supuesto, la de alimentarse. Comprar.

Bea Baila de Luciano Lozano, ed. TTT

Estupendamenta ilustrado, con mucho humor, la historia de una chica que parece que no puede estar quieta ni prestar atención, se convierte en todo un recurso tanto para trasladar su idea central como para maravillarnos con la capacidad para el dibujo de Lozano. Comprar.

Rana de Tres Ojos de Olga de Dios, ed. Apila

Siguiendo con las obras de Olga de Dios, esta vez con la contaminación y la ecología de fondo, una nueva historia con un personaje central que es diferente pero no por ello peor, mediante indagación. Comprar.

Los calzoncillos maléficos de Aaron Reynolds y Peter Brown, ed. Picarona

Otra estupenda obra de Reynolds y Brown con mucho humor y con una forma de vencer el miedo. O de aprender a apreciar las decisiones singulares en ropa y los calzoncillos raros. O yo qué sé. Pero les ha quedado muy bien. Comprar.

Y hasta aquí. Como veis no exageraba. Un poco de todos, un poco para todos. La última salva antes de que entren la pedrea de libros que se han quedado por el camino -y en esto las editoriales de fantástico algo tendrán que decir- y esas últimas salvas, con el Stern de Bruce Jay Friedman, la edición de La Felguera de La lámpara maravilosa de Valle-Inclán, lo nuevo de Thornburg, Haskell o Barba, los Cuentos Criminales y varias sorpresas más, incluida una Salvaje. Pero no nos anticipemos, que e momento suficiente tenemos por delante. Vayamos leyendo esto que ha salido ya y quedemos ya para vernos la semana próxima. Hasta entonces, como siempre… ¡Nos leemos! 


¡Pilotos Deathmatch! Runaways, She’s Gotta Have It, The Indian Detective y más…

En una semana peculiar comenzar con Big Hero 6 (USA) no está mal. Quizá el dibujo sea… mejorable en ocasiones. Pero, en general, el resultado de estirar la película de hace unos años es una serie con un buen punto de partida que logra a ratos tapar los huecos de la película original en cuanto a los personajes secundarios. Está claro que habrá que ver su evolución, pero teniendo en cuenta las muchas posibilidades de arder directamente desde este doble piloto le doy al menos un voto de confianza.

Hablando de votos de confianza: Godless (USA) es una serie que parecía tener mucho a su favor. El problema es que luego hay que ponerse a verla. Y si malo es que, al final, sea otra de esas historias del Oeste con personajes duros en condiciones adversas y blablabla… con un manejo de los tiempos que hace pensar que está creada para que solo los que sean capaces de superar el reto de verla -más por aridez que por dureza- se interesen por algo. Porque la premisa del pueblo solo de mujeres no solo es falsa sino que es mentira. Entendámonos: existe. Pero la usan más como una tienda de lámparas que como algo de donde salga una historia interesante. Los personajes femeninos pueden no tener roles tradicionales pero tampoco es que se comporten demasiado en una historia en la que los masculinos no es que no dejen de hablar, es que a ratos parece que les estorban los femeninos. De modo que ni la teórica presencia sirve de demasiado cuando ves que se sigue haciendo avanzar trama y creando trasfondo mediante violaciones, violencia y malos tratos. Al punto que en momentos me pregunto si realmente alguien puede picar con esto. En serio, uno de los test más superficiales de la cosa del cine como es el Bechdel-Wallace, que deberían haberlo pasado en los cinco primeros minutos, y no es que tarden parte del primera capítulo… ¡¡¡ES QUE NO LO CONSIGUEN HASTA EL TERCERO!!! Que no le estaba pidiendo que lo pasara antes del primer minuto, como Claws, pero, leches… si me quieres vender algo como lo que no es… ¡¡¡POR LO MENOS DISIMULA!!! En fin, otra oportunidad perdida. De algo más avanzado y también -peor aún- de algo interesante.

La semana pasada olvidé comentar Howard’s End (UK) así que lo hago esta. En realidad el asunto es que uno casi puede imaginarse lo que hay teniendo en cuenta la versión merchantivorizadora. De hecho, casi parece más una versión de aquella que del libro -tampoco es que vaya a sorprenderme- hasta el punto de que Hayley Atwell se ocupa del papel que en cine diera el ÓscarTM a Emma Thompson. -Y si Thompson ya era difícil de creer como ‘poco atractiva’ imaginad Atwell- Por lo vemás, es una versión de aquella que procura, eso sí, cargar las tintas en algunos motivos de luchas de clases además de en las historias románticas. Y que permite lucirse a alguno de los secundarios. Sin que en realidad tengan que hacer mucho. Ni Julia Ormond ni Tracey Ullman parecen esforzarse demasiado -lo que quizá se puede ver como una virtud- en la construcción de sus respectivos personajes. En fin, que si a alguien le apetece volver a ver esta historia, o no la conoce, no parece mala opción.

De manera casi invertida, en Runaways (USA) han logrado que funcione todo pero, a la vez, lo han hecho cambiando todo lo que les ha dado la gana. Manteniendo, eso sí, el espíritu. Al menos en estos tres primeros capítulos, porque algunas de las divergencias -como la que no justifica aunque quizá llegue a explicar su propio título- resultan más curiosas que interesantes. ¿Será esto una muestra de la decompresión narrativa? En fin, eso, que es una adaptación que logra serlo haciendo muchas cosas que ni están, ni se esperan y, a ratos, casi se diría que contradicen los textos. No tiene prisa alguna en mostrar lo que tiene que mostrar porque puede detenerse a ir enseñando otras cosas. La diversidad está puesta con buen ojo desde el principio y si bien en estos primeros capítulos no hay ningún actor especialmente destacable sí es cierto que esa misma normalidad tan poco, digamos, The CW es otro punto más a su favor. Queda pendiente ver cómo lo desarrollan, cuánto les cuesta llegar a la mitad del segundo número y, en fin, con qué giros se atreven y con cuales no. Sobre todo teniendo en cuenta que los pocos puntos de contacto con el Universo Marvel que tenía el original se los han pasado hasta el momento por el arco. Pero, vaya, que no está mal. En general, no digamos ya comparado con otras series de Marvel.

Curioso también este She’s Gotta Have It (USA) en el que Spkie Lee se ha hecho un auto-remake. Su primera película ahora una serie. Una serie para la que ha contado con más guionistas y con directoras y que, en general, parece querer actualizar lo que en su momento dijo. Cierto es que algunos recursos parecen ya algo antiguos y algunas escenas poco menos que de relleno. Pero con eso y todo funciona bastante bien. por supuesto no me la he terminado, así que no sé cómo habrá llevado los puntos más delicados de la original, aunque hay que concederle al menos a Spike Lee el arrojo de intentar mejorar la obra de hace un par de décadas por el método de ceder si no la última palabra al menos sí el completo control creativo.

Hablando de series que había logrado olvidar. Hace dos semanas se estrenó Sick Note (UK) que es lo que tradicionalmente se ha llamado una comedieta intrascendente. La historia del tipo que se cree enfermo y es tratado de manera diferente para, a continuación, descubrir que en realidad ha sido erróneamente diagnosticado y tiene que cambiar todo estoy casi seguro de haberla visto en distintas versiones desde antes del Siglo de Oro. No, el de la televisión no. El caso es que aquí lo único que echan para intentar mejorarlo es un puñado de actores conocidos: Rupert Grint en el protagónico, como podría haberse quedado en su casa, Don Johnson como su jefe y muy agradecido de que le paguen, y Nick Frost como el médico, que es el que mejor lo hace y realmente tampoco parece que haya tenido que esforzarse para lograrlo. Literalmente. Así que lo mejor que puedo decir es que por algún extraño motivo la renovaron para una segunda temporada antes de estrenar la primera y que ya han contratado para ella a Lindsay Lohan. Y que alguien se acuerde de ella para darle algo de trabajo siempre me parece buenas noticias. Aunque no sé yo si seré capaz de recordar esta serie para el año próximo. O para el final de la semana, si a ello nos vamos.

Una curiosidad este The Indian Detective (CA), por un lado casi parece el clásico vehículo para un cómico televisivo de éxito moderado. Por el otro, ¡es un policíaco tirando hacia el mystery! ¡Con un intento de arco general en el que englobar los diferentes casos! Y mostrándonos tanta universalidad que pasa de Canadá a India con facilidad. Y nos promete algunas otras localizaciones. El primer capítulo ofrece al menos un intento de establecer lo que podría ser una larga serie. Y logra a la vez que sea familiar y que ofrezca algo nuevo. Así que, bueno, tiene mucho que se podría mejorar y es muy claramente un vehículo para el lucimiento de su protagonista. Pero visto lo visto no es una mala opción para serie.

Termino con un… No tengo muy claro cómo definir The Trixie And Katya Show (USA) salvo, quizá, como youtube reciclado. Porque esta especie de magazine/talk show se basa tanto en las imágenes insertadas, los juegos con palabras impresas y todo lo que es más edición que guión que presupongo que lo que intentan es parecer original antes que sustancial. Tampoco es que parezca que, en realidad, han rodado muchas escenas de nada, pero bueno, eso ya los de Vice y sus cosas. Supongo que quizá el resultado puede interesar a los fanes de las susodichas, pero a mi se me ocurren pocos motivos -por no decir ninguno- para seguir viéndola.


¡Libros que Llegan! Higashino, “Damas oscuras”, Bramah y más

Semana curiosa esta que acaba de terminar. Parece que es la última gran explosión antes de que empiecen a plegar las novedades para poder centrarse en vender lo que ya está. Pro supuesto aún queda la semana próxima y, a partir de ahí, esa pedrea de libros que no llegaron a tiempo. Alguno muy interesante. Pero ya hablaremos de ellos. De momento vamos con lo que ha salido esta semana hay suficiente como para decir…

¡Que entre la pila!

Paradox 13 de Keigo Higashino, ed. Ediciones B

Fan como soy de Higashino que se le vuelva a publicar en España tras el limitado caso que se le hicieron a sus novelas de Galileo es una buena noticia. Que haya sido con un título más o menos postapocalíptico que sigue siendo un thriller pero más por el lado fantástico que por el policíaco es algo que no esperaba. Pero bienvenido sea, que para estas cosas siempre parece que faltan oportunidades. Comprar.

Damas oscuras de VV.AA., ed. Impedimenta

Relatos de fantasmas victorianos escritos por mujeres. Si el terror está en auge y la valoración y visibilidad de las autoras también parece que reunir ambos conceptos – en un bonito volúmen que deja muy clara su intención de que sea un regalo para estas Navidades- no puede ser más que un acierto. Y, por si os preguntáis cuáles son esas autoras elegidas, dejadme que os ponga el listado completo: Charlotte Brontë, Elizabeth Gaskell, Dinah Mulock (Mrs. Craik), Catherine Crowe, Mary Elizabeth Braddon, Rosa Mulholland, Amelia B. Edwards, Rhoda Broughton, Mrs. Henry Wood, Vernon Lee, Charlotte Riddell, Margaret Oliphant, Lanoe Falconer, Louisa Baldwin, Violet Hunt, Mary Cholmondeley, Ella D’Arcy, Gertrude Atherton, Willa Cather y Mary E. Wilkins (Freeman). Dicho lo cuál, ya sabéis por dónde podéis empezar a investigar. ¡Que de un buen relato en una antología se siga a los libros propios! Comprar.

– Los mejores casos de Max Carrados de Ernest Bramah, ed. Siruela

El regreso de los clásicos del misterio sigue siendo una buena noticia que podemos mencionar. En este caso, además, tenemos el regreso de uno de esos personajes míticos que ahora parecen ser más recordados por Partners in Crime que por sus publicaciones. En este caso se trata de Max Carrados, el detective ciego. En una serie de relatos cortos similares a los de Holmes que ponen sus magníficas habilidades -y también nos dejan ver algo del tiempo transcurrido y de las propias ideas conservadoras del autor- para resolver casos en apariencia imposibles. Al menos, a ojos vista. Comprar.

Pícnic a la luz de la luna de Nick Antosca, ed. Orciny Press

Otra novedad de terror, hay que aprovechar. Esta vez con Nick Antosca, el guionista detrás de Channel Zero, que ha publicado una pequeña obra en Orciny. Una historia de fantasmas y mundos fantasmales que parece el punto de partida para algo más grande. Comprar.

Tiempos de swing de Zadie Smith, ed. Salamandra
Manteniendo las diferencias entre raza, la clase y demás, Smith cuenta una historia de amistad y de cómo la crianza va separando cosas y la experiencia uniendo otras.  Comprar.

Regreso a Birchwood de John Banville, ed. Alfaguara
Lo bueno de los autores extranjeros con amplia trayectoria es que cuando no tienen una novedad para la temporada de regalos siempre puede echarse mano de aquello que publicaran hace años y de lo que no hubiera habido edición en español aún. En este caso, y como casi podría esperarse de una de sus obras iniciales, es sobre el paso a la adultez, la pérdida de la inocencia, la casa familiar y el regreso a los lugares del pasado. Comprar.

Durmiendo con chicos malos de Alice Denham, ed. Huerga y Fierro

Pese a la portada -y sus alrededores- la vida de Alice Denham y su multitud de trabajos para poder seguir escribiendo y publicando son extraordinariamente interesantes. Cierto es que las historias de la Village que cuentan tienden a tener mucho nombre propio y mucha anécdota sexual, pero eso no lo hace menos interesante, solo demuestra cómo fueron unos años llenos de actividad cultural. Y para proporcionar una de las miradas más interiores que he visto en tiempo. Comprar.

La vista desde las últimas filas de Neil Gaiman, ed. MalPaso
Hablando de sacar provecho de un autor. Vaya año más grande lleva Gaiman. Parece decidido a salir por todas partes con novedades en Destino, SM, Salamandra, Roca, Planeta y ECC. Y aún le ha quedado un hueco para regresar a MalPaso con un libro de ensayos que va transitando por diferentes temas fundamentalmente culturales para ir dando su opinión. Comprar.

Fugas de James Rhodes, ed. Blackie Books

Hablando de aprovechar a un autor. Otra mirada a la ansiedad y a la música y todo eso que se supone que no es una segunda parte de su superéxito. Que va. Comprar.

Inteligencia artificial de Margaet A. Boden, ed. Turner
Una de las grandes expertas en el campo explicando el estado actual de la Inteligencia Artificial, tanto su uso como sus posibilidades, y poniéndonos al día ante lo que podría lograrse para el futuro. El tipo de historias interesantes que, además, son reales. O todo lo reales que un investigador puede concebir, vaya. Comprar.

De aquí nadie sale vivo de Jerry Hopkins y Danny Sugerman, ed. Capitán Swing
Tantas décadas después de la edición de Celeste volvemos a tener entre nosotros esta muy completa biografía de Jim Morrison. Creo que no hay que añadir mucho más.Comprar.

Diccionario de Mitos de Carlos García Gual, ed. Turner
Otro que regresa, en versión mejorada, remozada y revisada, es el Diccionario de Mitos de Carlos García Gual. Una obra que fue… mítica. Y que nos permite ahora encontrarla de nuevo tras este repaso de chapa y pintura que tan bien ha quedado. Comprar.

El Holocausto de Laurence Rees, ed. Crítica

Serio, completo y voluminosos. El tipo de estudio sobre el Holocausto que uno esperaría y supondría que va a encontrar en un libro sobre el tema. Para todos los interesados y también para regalar a los que quieran saber más del asunto. O incluso a los que tratan de lo contrario. Comprar.

El secreto del orfebre de Elia Barceló, ed. Roca

Una de esas pequeñas obras -bueno, aquí un poco menos, que le han puesto tapa dura y un mayor tamaño de letra para superar las 100 páginas- perfectas para tomar conocimiento de la gran Elia Barceló. Una afortunada recuperación, por tanto. Comprar.

René Magritte de VV.AA., ed. Turner

La vida y obra de Magritte reinterpretada por Gabriella Giandelli, Brecht Vendenbroucke, David B y Éric Lambé, Miroslav Sekulic-Struja y por François Olislaeger. Como libro póster, como libro acordeón, como librito… muchas formas distintas de realizar un acercamiento que permite conocer desde distintos puntos de vista para formar a través de ellos una única imagen. Titánico. Comprar.

Archangel de William Gibson, Michael St. John Smith y Butch Guice, ed. Hidra
Gibson también en los cómics. Bueno, la base, en realidad los autores en un sentido más estricto serían Michael St. John Smith a los guiones y Butch Guice como dibujante. Pero nos entendemos. Comprar.

Larson de Javi de Castro, ed. Modernito Books

Otro estupendo cómic de Castro. Y esta vez con tema televisivo. Porque Larson EXISTIÓ. Y causó olas cuando ganó un dineral en un concurso televisivo porque… pero para eso mejor os leéis el cómic. Que seguro que es mucho más ameno que una de mis breves explicaciones en solo unas miles de palabras. ¡Recomendado! Comprar.

Los cuadernos de Esther (Historias de mis 11 años) de Riad Sattouf, ed. Sapristi
Hablando de cómic, continúan las historias de Esther igual que pasan los años. Comprar.

Mystical de Marta Álvarez y Laia López, ed. La Galera

Magical Girls españolas en novela juvenil con ilustraciones y un formato que intenta recuperar el diseño de los mangas. Me parece una gran idea y espero que les funcione. Comprar.

Metallica de Soledad Romero Mariño y David Navas, ed. Reservoir Books
Otra vez en la que la historia de una banda -bueno, parte- es convertida en un cuento infantil. Es decir, literalmente y no de cara a la prensa. Uno de esos regalos de padres a hijos. Es decir, los padres aprovechan o se aprovecha a los padres. Comprar.

Little Niño descubre a los Beatles de Dani Llabrés y Jaime Pantoja, ed. Bang

Curioso y con intención educativa, de nuevo el uso de la cultura popular es el gancho, aunque en este caso más que una historia de la banda es un cuento en el que se mezclan elementos clásicos de sus canciones. Una idea más que original. Comprar.

El libro de Gloria Fuertes para niños y niñas con ilustraciones de Marta Altés y edición a cargo de Jorge de Cascante, ed. Blackie Books

Terminamos a lo grande. El acompañamiento al libro que salió esta primavera y que ofrecía una visión más biográfica y adulta da paso en este otro volumen a una perspectiva más centrada en el mundo infantil de la autora acompañada de estupendas ilustraciones de Marta Altés. Una obra que incluye además múltiples sorpresas -incluida una sección de correspondencia- y que complementa perfectamente hasta formar una magnífica visión de la autora en dos volúmenes. Comprar,-

Hasta aquí una semana más de novedad y variedad. Mientras vemos cómo los nombres propios ya van saliendo casi todos, pero eso no significa que en las cosas que aún quedan por salir -la semana próxima por ejemplo tenemos la recuperación de Nicanor Parra y de Yuriko Miyamoto, la novedad de Andy Weir, Nuruddin Farah o Pilar Bellver, o los escritos musicales de Charles Rosen– no vayamos a encontrarnos algunos. Pero eso será la próxima semana. Mientras tanto, hasta que nos veamos la próxima semana, ya sabéis… ¡Nos leemos!.


Anda que vaya semana. Pero bueno, vamos a ir hablando de las novedades. La primera es la rellena de grandes nombres Future Man (USA) que intenta con la fuerza de su reparto tapar lo mal que huele su guión. No es que esperara gran cosa de él, claro, pero tiene el habitual tufo bro-humor que se podía esperar. Y eso no hay quien lo levante, claro. Supongo que si eres un tipo de entre veinte y treinta que se autodefine como gamer o algo peor te puede hacer gracia. Si crees que la nostalgia es un sustituto de una trama, que enunciar un plagio es homenajear y que los chistes con fluidos corporales y cosificaciones sexuales son pináculos del humor, entonces vete a por ella. Eh, están Josh Hutcherson y Ed Begley Jr. de protagonistas y cameos de Keith David, Haley Joel Osment o Paul Scheer. Que, como merecer, merecían más. Pero en fin. Los tiempos.

¿Se puede hacer una comedia de la vida de una registradora? En la BBC lo han intentado con Love, Lies & Records (UK), que sigue a una… ¿registradora? La verdad es que no tengo muy claro cuál es el nombre del equivalente español. Pero vaya, una mujer que se encarga de dar fe de las bodas, los nacimientos y las muertes. Dicho esto, no deja de ser un trabajo como otro cualquiera, uno que permite traer más regularmente los asun tos vitales de la persona en el centro. Y al final… se nota. Es una comedia dramática, o drama cómico, o como se llame ahora, razonablemente amable, casi una marca de fábrica de Kay Mellor. Así que… bueno… al menos la idea central es buena. Luego ya el resto…

Hacer un especial cómico aprovechando una novedad cinematográfica, parece que Murder On The Blackpool Express (UK) era una buena. Y no es que el resultado final de este especial sea realmente malo tanto como que la reunión de cómicos más o menos conocidos parece realizada con bastante más desgana de, digamos, una película de Lifetime. Incluso los telefilmes que tanto Lifetime como Hallmark realizan suelen tener un poco más de cuidado y confiar en algo más que un puñado de caras más o menos conocidas y que todo vaya a tirar para delante. En fin, el resultado es un tanto mediocre pero al menos la idea era interesante. O algo.

Toca ahora otra iniciativa cuyo éxito parece que da la medida del impulso que ha tenido. No acabo de entender cómo la versión estadounidense de una comedia australiana puede estar en casi silencio mediático pero No Activity (USA) lo ha logrado pese a tratarse de la prime comedia del All Access de la CBS, de una producida por Will Ferrell y Adam McKay, de una en la que el propio Ferrell tiene un papelito-cameo y en la que participan también Amy Sedaris, Tim Meadows o Jason Mantzoukas. Pero estas cosas pasan. El original australiano era de Jungleboys y aunque no me pareciera de lo mejor suyo sí estaba claro que intentaban hacer algo con los pocos recursos. Aquí está claro que hay más recursos – además de cameos de grandes como J.K. Simmons y más que vendrán- pero no parece que sepan sacarle más jugo que sus homólogos australianos. Y si la estructura general por parejas -muy ‘improv’, por otro lado- acababa tendiendo a ser poco más que lo mismo con distintos actores en al original aquí la sensación se multiplica incluso más. En parte porque ya sabemos el tipo de personaje que van a hacer los más conocidos. En parte porque… pffff… Así que aquí tenemos la segunda serie que confía en que sus actores le resuelvan el papel a unos guiones flojos.

La mejor serie de la semana, más por deméritos ajenos que otra cosa, es irlandesa. Nowhere Fast (O) (IR) está hecha a mayor gloria de Alison Spittle y eso le sirve para reflexionar sobre el papel de la mujer en la Irlanda rural. Lo hace desde un personaje al que no le queda más remedio que regresar tras años fuera trabajando como periodista, así que será la mirada externa e interna a la vez, que compara su vida actual y la que han llevado las amigas que se quedaron, mientras intenta recomponer su vida y comentar lo que ve. Una obra pequeña y agradable, con un gran reparto de actores irlandeses, pero también con la sensación de que le falta algo para acabar de soltar todo lo que podría. Quizá, esperemos, más rodaje.

Me da pereza incluso ponerme a hablar de The Punisher (USA). Así que creo que la mejor forma de hacerlo es decir que cuando ves que el tipo saca una guitarra para tocarla NO TE EXTRAÑA EN ABSOLUTO. Es ese tipo de creación la que han montado. Blablabla los veteranos, blablabla la violencia, blablabla la salud mental… todo plástico y mucha suciedad y contricción, como si así oliera menos el plástico alargado.

Hablando de estirar el chicle, Robert Kirkman’s Secret History of Comics (USA) es el nuevo intento de Kirkman de sacar pasta a la AMC. En este caso para hacer una promoción del cómic que es un más de lo mismo muy triste. Tanto que ni las secciones animadas -que espero les hayan salido tan baratas como parecen- ni el recurso de los famosetes, logra ofrecer algo interesante. Pero claro.

Así que cuando llegas a Stretch Armstrong & the Flex Fighters (USA) no te extraña anda. Al fin y al cabo es el estirar el plástico en estado puro. y si además han llegado a esto en un acuerdo con Hasbro y el resultado parece que ha contratado una animación que les ha salido a devolver… pues esto es lo que nos espera en las series infantiles en Netflix, me temo.

Y terminamos con la última decepción de la semana: There’s… Johnny! (USA) tendría que haber sido una serie sobre las bambalinas del Tonight Show. En lugar de eso tenemos otra serie de cultura pop nostálgica con un joven señor vainilla intentnado que empaticemos con la obra y el lugar -y con la mujer fuerte que había ahí y que blablabla- pero sin ofrecer a cambio nada que no se hubiera podido localizar en practicamente cualquier otra época y lugar. A ratos incluso se puede fantasear con que el desastrito de I’m diying up here y esta intercambiaran escenas, a ver si alguien notaba el cambio. En fin. A ver si la semana que viene mejora esto.


¡Libros que Llegan! Sempé, “Un fantasma en el sistema”, Yoshimoto y más

¡Vaya semana animada! Con esa posición de teórica primera semana del mes y ese festivo madrileño por medio quizá hayan salido unas pocas apuestas editoriales, pero las pequeñas se han encargado de llenar con más de dos docenas nuestras estanterías. Así que vamos rápido que hay lío y…

¡Que entre la pila!

El señor Lambert de Sempé, ed. Blackie Books

Las novedades de Sempé son siempre bienvenidas aquí. Como esta historia en viñeta por página que reúne a un grupo de habituales de un bar hablando de un compañero que no parece acabar de llegar. Costumbrismo irónico francés con bellos dibujos. Una gran noticia. Comprar.

Un fantasma en el sistema de Kelvin Mitnick, ed. Capitán Swing

Pese a la espantosa portada estamos ante uno de esos clásicos de la cosa informática, sub sección seguridad y hackers y tal, que ven por fin la luz en España. No sé si a estas alturas quedará aún algún interesado que no lo tenga en inglés. Todo puede ser. Pero lo bueno es que a partir de ahora los que conozcan -o quieran conocer- las historias de uno de los más notables especialistas en saltarse las defensas informáticas -que muchas veces se saltaban por el lado humano, claro- tendrán acceso a este clasicazo de lo suyo. Comprar.

Lagartija de Banana Yoshimoto, ed. Tusquets

Vuelve Banana Yoshimoto, una de las autoras japonesas más reconocidas mundialmente. Lo hace con un conjunto de relatos que siguen, por supuesto, con sus temas principales: Los problemas de los -yanotan- jóvenes japoneses en un mundo hostil incluso en su aspecto filosófico. Comprar.

Sálvora. Diario de un farero de Julio Vilches, ed. Hoja de Lata

La vida de un farero en la Galicia de los años ochenta, idas y venidas con soledades que no lo eran tanto y con vecinos humanos y animales de lo más peculiar. El tipo de obra de la que te preguntas cómo no hay ya puñaladas para hacer una serie de tarde. Ochentera o no. Comprar.

La bella salvaje. 1, El libro de la oscuridad de Philip Pullman, ed. Roca

Tantos años después vuelve Pullman al Universo de La Matería Oscura. Lo hace con este La Bella Salvaje, o -usando el nombre de la nueva trilogía- El libro de la oscuridad– que busca una manera de que volvamos a encontrarnos con Lyra Belacqua. Por supuesto, como pasa en todo este tipo de obras, está muy claro que es el inicio de una saga antes que una obra completa. Pero al menos demuestra que se puede leer sin conocer antes la otra trilogía. Claro que, ¿por qué no leérselos todos? Comprar.

La decadencia de Nerón Golden de Salman Rushdie, ed. Seix Barral

Ha vuelto Salman Rushdie también. Parece que tras unos últimos años en los que se le ha hecho menos caso estamos ante una noticia menor, pero noticia aún y con todo. Sobre todo en esta novela sobre el auge del derechismo loco en USA con Donald Trump como diana perfecta. Comprar.

Repollos y Reyes de O.Henry, ed. Ediciones del Viento

Puestos a leer una obra cómica parece que O.Henry es una buena opción, puesto que aunque se trate, como suele pasar con él, de una colección de relatos lo que tenemos aquí es una serie de retazos. Retazos de la vida del autor en Honduras que permite presentar la obra como una serie de historias más o menos verídicas sucedidas en un país que es, eso sí, completamente ficticio: Anchuria. Una buena opción para traer algo de humor, que falta hace.Comprar.

Conviene tener un sitio adonde ir de Emmanuele Carrére, ed. Anagrama

Recopilatorio de textos -litearios-  y artículos -periodísticos- escritos por Carrére durante 25 años, entre 1990 y 2015. Para conocer el lado más ensayístico de un autor conocido sobre todo por sus novelas basadas en la no-ficción. Comprar.

Cuatro millones de golpes de Eric Jiménez, ed. Plaza & Janés

Las biografías confesionales de músicos siguen a tope, y aquí toca las de un batería que parece haber llevado una vida más que compleja. Sea su parte más biográfica, su estancia en Los Planetas o por Lagartija Nick, y lo hace como funcionan estos libros, por un lado contando los escandalillos y por otro buscando la complicidad en el humor y en el amor a la música. Veremos cómo tira. Comprar.

Selfies de Jussi Adler-Olsen, ed. Maeva

Nueva entrega de asesinatos y tal con el Departamento Q. Una serie de casos más o menos conectados en apariencia, especialmente un misterioso conductor que atropella jóvenes. Así que supongo que podríamos considerar este volumen algo así como un signo de los tiempos. Comprar.

Alias Grace de Margaret Atwood, ed. Salamandra

Como cada vez que se reedita esta obra hay que aprovechar y recomendarla. Ahora a ver si hay suerte y hacen serie de El asesino ciegoComprar.

El último acto de Mari Jungstedt, ed. Maeva

Periódicos, política, incluso teatro hay en la última obra de Mari Jungstedt. Los autores de negro nórdico siguen adelante, aunque ahora el género parezca estar a otras cosas. Comprar.

Al caer la luz de Jay McInerney, ed. Libros del Asteroide

Quizá a alguno os suene este libro de cuando se publicó en los noventa con el título de A medía luz. Tanto da, porque lo importante es volver a ponerlo en circulación. Este libro sobre un matrimonio en el que el marido lucha tras el éxito temprano -clara referencia al propio autor y su Bright lights, big city que fue todo un éxito en los ’80- por encontrar, o reencontrar, un puesto en el mundo. La búsqueda de la riqueza o el éxito y lo vacío que pueden resultar, más aún ante los sacrificios realizados, una forma de recuperar -o rememorar- las formas y fondos de los grandes autores estadounidenses del pasado. Comprar.

El Tigre de Joël Dicker con ilustraciones de David de las Heras, ed. Alfaguara

Una obra breve de Dicker engordada con bellas ilustraciones y que provee de eso tan necesario que es poder sacar obras de nombres conocidos para la temporada de regalos. 64 páginas, con ilustraciones y tapa dura, por casi 15€. Temporada de recogida de sandías. Comprar.

El atlas fantasma de Edward Brooke-Hitching, ed. Blume

Magnífico volumen que se basa en mapas reales pero que se nutre de las locuras que decidían poner en ellos -de islas que nunca estuvieron allí a montañas que tampoco pasando por poblaciones míticas y reinterpretaciones geográficas- convirtiéndolo tanto en un compendio de curiosidades como en un estudio histórico de las ideas -peculiares- que sobre nuestro propio planeta hemos ido teniendo con los años. Un gran regalo. Comprar.

100 Vistas de Tokio de Shinji Tsuchimochi, ed. Quaterni

Como si de un libro de fotografías se tratara, un vistazo a Tokio mediante ilustraciones. Un vistazo que, eso sí, permite descubrir un Tokio distinto, sobre todo gracias a la particular cualidad de que se trate de dibujos. Comprar.

Enciclopedia Yokai de Shigeru Mizuki, ed. Satori

La gran obra de Mizuki sobre folklore japonés en su primer volumen -hasta al M, vaya- menos centrado en esta ocasión en el cómic -que no lo es- y más en embellecer -que sí que lo hace, y mucho- estas descripciones de monstruos clásicos nipones. Comprar.

F de Feminismo de Paulina Fariza con ilustraciones Ishara Solís Rodríguez, ed. Melusina

Dentro de los libros sobre feminismo nos llega un repaso con definiciones por varios puntos fundamentales. Lo hace con estupendas ilustraciones de Ishara Solís que añaden un valor extra a esta obra que parece pensada para iniciar a los jóvenes en algunos de los puntos fundamentales del feminismo. Que siempre viene bien. Comprar.

Supersorda de Cece Bell, ed. Maeva

Estupendo cómic con un tema más que interesante: Son una suerte de memorias de una chica que ha vivido con discapacidad auditiva.Por supuesto, y como ella misma cuenta, no todos los que sufren de estos problemas tienen el mismo problema o las mismas experiencias, pero está claro que ella conoce la suya y está más que dispuesta a contar, en una mezcla agridulce que resulta casi costumbrista incluso en sus escapes imaginativos, ofreciendo un punto de vista interno a una de tantas diversidades que podríamos intentar conocer mejor. Motivo más que de sobra para aplaudir obras como esta. Comprar.

La chica de tinta y estrellas de Kiran Millwood Hargrave, ed. Ático de los Libros

Aventuras, conocimiento, búsqueda y descubrimientos. He aquí una obra juvenil que tiene y ofrece un poco de todo como para convertirse en un clásico de lo suyo. Aunque, supongo, tendremos que esperar para ver si aguanta tan bien como parece. Comprar.

Tilly Duc. El secreto de la Casa de los Tejados Azules de Katja Centomo, ed. La Galera

Obra de brujas y ecología -más o menos- con casas y protagonistas juveniles, y aceptación y todo eso que hace que uno espere que tire para delante lo que tiene toda la pinta de ser el inicio de una saga de novelas. Comprar.

Volando Voy (12, Diario de Greg) de Jeff Kinney, ed. Molino

Una nueva entrega del costumbrismo pocho de Greg, porque esto sigue funcionando y mientras lo haga no es cosa de parar. Comprar.

Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos de J. K. Rowling con ilustraciones de Olivia Lomenech Gill, ed. Salamandra

Recuperación del bestiario del Universo Potter con el aliciente esta vez no tanto de la película -que bueno, también. como de las estupendas ilustraciones de Lomenech Gill que llega a tiempo para la temporada de regalos. Comprar.

Aventuras y desventuras de los alimentos de cambiaron el mundo de Teresa BenéitezFlavia Zorrilla, ed. A Fin de Cuentos

Más que interesante texto muy ilustrado que apuesta por la divulgación de la historia y características de muchos de esos alimentos que tenemos -o hemos tenido- todo a mano facilitando partir de esa cotidianidad para ir descubriendo cómo ha funcionado la historia y la ciencia. Comprar.

Los robots no tienen prisa de Alberto Pieruz, ed. Algar

Divertida y con preciosas ilustraciones, este cuento de gente con muchas prisas y horarios y un niño -y su robot- que pasan de todo eso hasta llegar a ese punto intermedio en el que unos y otros tienen que aprender. Aunque yo diría que en esta ocasión es uno de los lados el que mejora. Comprar.

¡Puff! de Margarita del Mazo y Cecilia Moreno, ed. Jaguar

Sí, chistes de pedos. Bueno, no son chistes. Son historias de nubecitas en diferentes estilos, formas y protagonistas. Todos tienen su momento y todo el mundo hace ¡Puff! Supongo que hay una enseñanza en todo ello. Supongo. Comprar.

El huerto de Pico el erizo de Laurence Jammes y Marc Clamens, ed. Combel

Por un lado, un precioso recuento de las tareas y días necesarios para plantar un huerto más o menos urbano. Por el otro, una obra para jugar con ella, manipulando al erizo y sus cultivos. En conjunto, una idea brillante en la que habrá quien llegue por el erizo o el juego pero aprenderá mientras sobre plantar. Y viceversa. Más con estas ideas hacen falta. Comprar.

Y con esto concluimos la semana. Como veis ha habido variedad y calidad una vez más. Menos mal. Y para la que viene ya van asomándose las Damas Óscuras, Keigo Higashino, Banville, Rhodes, otro Gaiman más -sí, en serio- y, por supuesto, el Max Carrados de Ernest Bramah. Entre otros, que aún hay más sorpresas -como el cómic de William Gibson– que ya descubriremos la semana que viene. Mientras tanto, y como todas las semanas… ¡Nos leemos!


Es curioso, una semana tranquila con no muchos estrenos aunque sí un tanto interesantes a las que se añaden a última hora tres nuevos pilotos de Amazon… y total para qué. Tomemos como ejemplo el primero de ellos: The Climb (USA) Serie sobre dos amigas, una de ellas afroamericana, que parece más interesada en incrustarse en las nuevas series de amigas -la ya no tan a tope lavernishirlización de hace un par de años- como en esas comedias sobre realidades diversas que poco a poco van a apareciendo. Y, el problema real, es precisamente lo a rebufo que parece que sale. Es una serie aceptable, no está ni mal escrita ni mal actuada. Pero tampoco parece tener nada que contar que no hayamos o estemos viendo contado en otras partes, dejando esa sensación de ser más un aprovechamiento de la tendencia que algo que vaya a influir o tener algo que aportar a las mismas. Brillante medicridad, supongo.


Estamos llegando a ese momento en que también en USA le están cogiendo el gusto a las series de época. Sobre todo si eso les permite meter violencia, sexo y todas esas cosas, sin preocuparse ni por que tenga demasiado sentido ni porque sea especialmente interesante. Este Damnation (USA), por ejemplo, logra no solo eso sino incluir unas reflexiones que bueno, vale, sobre clases y religión e incluir  una suerte de hermanos en lucha. No fuera a ser que quedara alguna casilla de obviedad por marcar, claro. Total, que parece que le están tomando el gusto, ahora a ver si también van encontrando historias que merezcan la pena.


Hablando de lo cuál, ¿alguna vez os habéis preguntado cómo sería Miss Fisher en Canadá? Pues algo así parece intentar Frankie Drake Mysteries (CA), con una aproximación algo diferente -por supuesto- pero con la misma idea de detectives en los años ’20. Lamentablemente tiene algo más de namedropping de lo que uno -yo- desearía, pero lo compensa con una brillante actuación de Wendy Crewson, lamentablemente no un personaje regular, pero algo es algo.

Entre lo bueno de esta semana está el desparpajo con el que Netflix Japón ha organizado  Honō no Tenkōsei REBORN (O) (J) o Blazing Transfer Students, para entendernos. Serie de acción real que está a la vez basada en un manga y sirviendo como continuación oficial de la misma. Con todos los pros y contras que eso conlleva, como un gusto demedido por el absurdo y representaciones propias de un adolescente. Por supuesto lo primero ofrece atractivo suficiente como para que el desparpajo del manga trasladado a una versión enloquecida y barata con actores reales se convierta en uno de esos actos culturales interesante. Si sólo se acordara la cadena de promocionarlo algo más.


Y hablando de cadenas con un estilo peculiar, novedades también en YouTube Red con Lifeline (USA), serie de SciFi con algo así como viajes en el tiempo y compañías de seguro y muertes y poder y dinero… en realidad casi es menos interesante la trama central sobre un asesinato que todo el resto de cosas que propone la serie. Qué le vamos a hacer, ellos han decidido a qué carta quedarse. Quizá evolucione para mejor.

Terminamos volviendo a Amazon con el que es el peor de sus tres pilotos con bastante diferencia. Tener en el centro de la serie a Bridget Everett e incorporar elementos de musicales debería haber convertido a Love you more (USA) en una serie a seguir. En realidad Everett está, en el mejor de los casos, desaprovechada; la parte musical no es tan grande, hay mucho relleno como de comedieta televisiva rutinaria y cuando intentan ir más allá no logran ser más que de ese falso edgy que tanto gusta a algunos cómicos británicos. En resumen, un pequeño desastre al que veo poca solución. Por suerte solo es el piloto. Bueno, tampoco es que fuera a verme más, claro.


Tampoco es que Sea Oak (USA) me haya hecho mucha gracia. Posiblemente sea el mejor de los pilotos de Amazon, pero eso no deja de convertirlo en el más alto de los enanos. Glenn Close, a la que tienen mucho que agradecer, está -lógicamente- estupenda en su papel de mujer mayor solitaria que vuelve de la muerte para vivir la vida que no pudo en vida, o algo así. se supone que el escritor George Saunders estaba intentando crear algo así como Realismo Mágico. En el mejor de los casos no lo ha conseguido. Y aunque haya veces que Close pueda parece Cloris Leachman -quizá uno de los mayor elogios que se pueda decir de una actriz cómica- no está muy definido… nada. Pero, sobre todo, no está muy claro pro qué debería importarnos lo más mínimo lo que le suceda a su personaje. Sea, o no, un muerto viviente.

 


¡Libros que Llegan! Braun, “Caso abierto. ¡Sigue la pista!”, Haynes y más…

Ya sabíamos que esta iba a ser una semana rara, con ese Doble Combo Mortal de cambio de mes y festivo. Pero incluso en estos días extraños salen libros interesantes. Algunos de los cuales quizá aprovechen la falta de competencia de esta semana. Claro que también se ha notado la progresiva cercanía navideña en una mayor cantidad de álbumes ilustrados y similares. Pero no os entretengo más, que seguro que estáis ya esperando a que diga…

¡Que entre la pila!

Animales del norte de Dieter Braun, ed. Maeva

Uno de los clásicos de la época son los libros ilustrados didácticos. ¡Pero es que vaya obras están sacando! En el caso de Maeva tienen una atinadísima línea que lo mismo te habla de historia o geografía que de biología, y ahora -tras el libro de anatomía de la semana pasada- llega un vistazo a los animales. Lo hace con una división: Los del Europa, Asia y América del Norte. Muy bonito todo. Comprar.

Caso abierto. ¡Sigue la pista! de Àngels Navarro y Jordi Sunyer, ed. Combel

Entre las novedades para el público infantil/ juvenil tenemos esta variación de la clásica obra policíaca. Si en libros como Las aventuras de la mano negra teníamos una lámina que ayudaba a entender el caso aquí tenemos una organización de enigma más avanzada, de entrada el formato álbum a color permite introducir más posibilidades, y más fáciles de observar, por otro la decisión de establecer una ilustración, un texto y dos páginas extras para una investigación criminal que mezcla los procesos de investigación criminal con pasatiempos permite ir realizando poco a poco la investigación casi como si fuera una serie televisiva. no se trata, por tanto, de simplemente pensar en ello o buscar pistas sino de todo un proceso reproducido ahora para los no-tan-pequeños. Comprar.

Asesinato en Charlton Crescent de Annie Haynes, ed. dÉpoca

¡Vivan las recuperaciones! Como esta de Annie Haynes, otra de las grandes damas de la novela negra británica que permanecía inexplicablemente inédita en nuestro país. Así que aquí la tenemos a ella y a su Inspector Furnival (en su segunda aparición, por cierto) dispuestos a aportar un toque de distinción en una reunión con cadáver y un número limitado de sospechosos. Esperemos pronto saber más de la autora y, quizá, conocer a su Inspector Stoddar y, por supuesto, The Master of the PrioryComprar.

Una cabeza llena de fantasmas de Paul Tremblay, ed.Nocturna 

Dentro del progresivo éxito de los libros de terror podemos alegrarnos de la llegada de las grandes obres que, sospecho, lo hubieran tenido mucho más complicado hace un lustro. Incluida esta historia de exorcismos, problemas mentales, pobreza, realities, y memoria. Todos y cada unos con sus propios problemas asociados y con las dudas entre lo que tienen de real. Comprar.

El carruaje fantasma y otras historias sobrenaturales de Amelia B. Edwards, ed. La Biblioteca de Carfax

Otro volumen de cuentos de otra de las grandes autoras de historias de fantasmas. Además de lo magnífico que es poder decir esto es también hay que congratularse de que sea el sexto lanzamiento este año de una editorial recién aparecida que está dando una auténtica lección en la selección y edición de sus libros. ¡A seguir así! Comprar.

Virginia Woolf: Vida de una escritora de Lyndall Gordon, ed. Gatopardo

Extensa y muy interesante biografía en versión revisada y ampliada desde que se publicara en los ochenta, esta obra constituye un muy completo repaso a toda la vida de Woolf a partir de sus papeles públicos y, sobre todo, de los privados.a Comprar.

El declive de Osamu Dazai, ed. Sajalín

Dazuo presenta en esta novela la vida de una joven en el Japón de postguerra -de la 2ªGM, en concreto- a través de la aparición de una serpiente casi metafórica y de las dolencias y adicciones de su familia. Una obra tan oscura como es de esperar de un autor que en estos momentos de su vida estaba cercano ya al suicidio. Comprar.

El fuego invisible de Javier Sierra, ed. Planeta
Niebla en Tánger de Cristina López Barrio, ed. Planeta

Pues ya han salidos, mira tú qué rápido. Comprar. Comprar.

Mil veces hasta siempre de John Green, ed. Nube de Tinta

A veces los lanzamientos mundiales lo son también para los libros. Así que aunque esto se llame de manera distinta en el mercado anglosajón tened por seguro que es el mismo libro. Comprar.

Finn y Sep de Peter Goes, ed. Libros del Zorro Rojo

Un niño y su perro persiguen a un gnomo a través de múltiples laberintos imaginativos y brillantemente dibujados por Peter Goes. Otro de esos álbumes que es mitad posibilidad de juego, mitad recreación en las ilustraciones. Comprar.

Cómo cocinar princesas de Ana Martínez Castillo y Laura Liz, ed. NubeOcho

Con mucho humor y algo de socarronería llega por fin y el libro de cocina definitivo para todas esas personas que buscan los mejores consejos y recetas para hacer riquísimos y muy nutritivos platos con princesas. ¡Y con fundamento! Comprar.

100 pisos bajo el mar de Toshio Iwai, ed. Paste de Luna

Tras Una casa de 100 pisos llega lo mismo pero al revés, con una muñeca que cae al mar y allí descubre un rascacielos subterráneo -ya, bueno, como se diga- en el que tendrá que buscar, además,sus pertenencias perdidas. Una historia a tres bandas, la de la muñeca, la de los habitantes de los distintos pisos y, la parte educativa que también la hay, en un álbum con un formato diferente. Comprar.

Empanada de mamut de Jeanne Willis y Tonny Ross, ed. Libros del Zorro Rojo

Ross, libre por esta vez de Walliams, ilustra un divertido relato de Willis con hombres de las cavernas buscando un cambio en su menú. En una traducción que intenta mantener la musicalidad y los juegos de palabras de la desmadrada versión original. Comprar.

La princesa y el poni de Kate Beaton, ed. Astronave

Terminamos con una autora de esas a seguir y con una editorial masomenos recién llegada, que una cosa es que se llame Astronave y otra que no sepamos que detrás está Norma. Pero vaya lo uno por lo otro y alegrémonos todos juntos por que salgan obras como esta. Comprar.

¡Hasta aquí! Ya veis que cosas interesantes había, que mucha presencia infantil y que seguimos poco a poco acercándonos a las Navidades con una mezcla de movimiento y tranquilidad. Así, la semana que viene tendremos lo nuevo de Pullman, Yoshimoto y Rushdie, la llegada del Fantasma de Mitnik, la recuperación del A media luz de McInerney, un nuevo recopilatorio de Gloria Fuertes además, esperamos, de alguna otra sorpresa y varios ilustrados más. Pero, como decimos siempre, eso será la próxima semana. De momento centrémonos en las novedades de esta y, como siempre… ¡Nos leemos!


Me temía yo que esta semana no hubiera muchas novedades y al final resulta que sí, y bastante manejables. Alguna incluso curiosa como este Bounty Hunters (UK) que tiene la virtud de funcionar en lo que hacen siempre y el grave fallo de cagarla estrepitósamente en lo que intentan nuevo. Que por lo menos están intentando algo ligeramente nuevo, cierto. Pero que estamos ante una de esas historias de pez-fuera-del-agua y pareja-inesperada en la que se nota que a su estrella y co-creador,Jack Whitehall, lo que le interese es él mismo. De modo que su parte -perfeccionada por años de comedia y manierismos- está bien construida, pero la trama de acción e intriga queda coja pese a los denodados esfuerzos de Rosie Pérez por sacarla a flote. Y ya de los personajes y actores secundarios no tiene casi sentido hablar, no están ni como construcción independiente ni casi para arropar, son ecos. Y, claro, así no hay quien lleve adelante un propósito que se supone ambicioso como el de esta serie. ¡Una lástima!


Entiendo que en la NBC y el SNL están desesperados por que aparezca algún personaje reconocible al que sacar dinero, y que eso es lo que explica más que justifica la aparición de The David S. Pumpkins Halloween Special (USA), que no llegaré a decir que hace bueno al desastre de especial de la semana pasada con Michael Jackson, pero que parece incluso menos interesado aún en la realización y el guión. El famoso estirar un sketch pasa a ser algo literal agotando lo bueno que podría haber presentado y los aciertos -puntuales, claro- del mismo para acabar montando una rareza bastante prescindible cuyo mayor mercado sospecho que serán esos posteos de curiosidades sobre la historia del SNL.


No sé bien lo que intentaban con Living The Dream (UK) y sospecho que ellos tampoco. La unión de comedia y drama no es, por supuesto, ni extraña ni nueva, pero en este caso no solo no parecen hacerlo por separado, tampoco logran que funcione a la vez. Y es una lástima porque tanto Lesley Sharp como Philip Glenister han demostrado de sobra que pueden manejar una serie. Pero si el guión no funciona, y aquí no lo hace, lo más que pueden lograr los actores es mitigar sus problemas. De modo que por mucho Familia inglesa se muda a Florida que nos presenten el buen funcionamiento no acaba nunca de llegar. Y así no se puede.


Curiosa es también Ryan Hansen Solves Crimes on Television (USA), nueva apuesta de YouTube Red por ver si alguien les hace caso. Con uno de los actores que más trabajan de la televisión -y no solo – USA buscando ese éxito que parece cada vez más lejano. Algo a lo que la propia serie juega presentando a una versión del propio Hansen al estilo de la que proponía su Play It Again, Dick. La misma serie parece jugar a relacionarle sobre todo con Veronica Mars olvidando su presencia en series -fallidas- en otras generalistas como Friends with Benefits (NBC), Bad Teacher (CBS) o Bad Judge (NBC) del mismo modo que el canal y su nombre es regularmente objeto de burlas. El resultado es más encantador que sustancioso, muy meta y recomendable al menos como curiosidad.


De entre las (tirando a insufribles) series cuasibélicas que han estado sacando este otoño la llegada de S.W.A.T. (USA), que casi parece un NCIS acorazado, no es que sea un descanso pero al menos parece profesional. Como ser es el tipo de historias que ya sabes lo que son y por dónde tiran. Vale, en el piloto le han metido una doble lucha de Crecí en estas calles y les debo algo porque creen que las he abandonado y están en su contra y Mis compañeros creen que como estas son mis calles -y me han dado el puesto del jefe por una serie de… da igual- estoy en su contra. No es la serie más interesante del mundo. Ni casi te diría que en los 50 primeros lugares. Pero, teniendo en cuenta el año que llevamos, no es mal forraje.