¡Pilotos Deathmatch! Collateral, Stargate: Origins, This Close y más…

A ver cómo suena esto: David Cross creando y escribiendo una serie en la que Stephen Mangan es un bígamo que engaña a sus dos mujeres, siendo una de ellas Heather Graham y la otra Jo Hartley. Pues eso es lo mejor que vais a escuchar de Bliss (UK), porque aunque se note el esfuerzo que el reparto y los guionistas -es decir, Cross junto a Mark Chappell– han puesto en que esto funcione acaba teniendo dos problemas insalvables: Que el conflicto es todo el rato el mismo, que es tan poco original como haber decidido actualizar el episodio de los Búfalos Mojados, que  cuando te mueves entre el drama y la comedia sin acabar de decidirte puedes acabar logrando una mezcla de ambas pero también te puede pasar como en este caso, quedarte en una tierra de nadie en el que el drama es blando y la comedia aún más. En fin, un desperdicio de talento.

Menos mal que, a ratos, hay ejemplos de repartos aprovechados. Porque Carey Mulligan está muy bien protagonizando Collateral (UK), pero, además, tenemos por ahí a John Simm, Nicola Walker, Billie PiperJeany SparkBen Miles, Saskia ReevesHayley Squires. Con tan impresionante reparto y David Hare como creador la mayor pega que se le puede poner es lo ligeramente rutinario que suena. Comparada con la Trilogía de Johnny Worricker del mismo autor esto es una historia más clásica, una actualización contemporánea de muchas de esas historias de asesinatos que tocan a muchas personas distintas y que tienen algo más detrás. Muy bien hecha, muy bien interpretada, pero… ¿No la hemos visto ya? ¿Seguro? En cualquier caso, la mejor demostración de cómo hacer de manera estupenda una de estas historias.

Cuando uno no tiene los medios para crear su propia emoción tiene que tomarla prestada, esa es la premisa de la nostalgia. Generalmente es porque nos encontramos con productos como Everything Sucks! (USA), mediocres hasta la médula que sólo encuentran como manera de aderezar la historia -ya que enderezarla ni se lo plantean- meterle mucho de ambientación. Y no hay nada más, porque nada más se han molestado en crear. Es lo que pasa cuando la creación de puro insustancial se mueve entre lo vulgar, lo adocenado y lo anodino. No sé si esta historia se ha puesto en Boring siendo consciente, igual que no sé si están tratando de ser irónicos con el título, pero sí puedo decir que, efectivamente, lo que ocurre es Boring y no sé si Everything Sucks! o solo esta serie.

Las cosas de Alan Ball podría ser mejor título que Here and Now (USA) que suena a programa de Juan y Medio. Luego resulta que lo que hay dentro es algo así como This is Us HBO Edition en la que el multiculturalismo es de garrafón, yendo a la vez más lejos y más cerca de lo que la serie de la generalista, sobre todo en el centro blanquísimo de la serie. Y si esto no fuera suficiente además parece más un cúmulo de viñetas que esperan ir tirando con intención en el futuro que estar construyendo algún tipo de historia. Y no porque estén creando una suerte de mezcla de historias corrientes interconectadas como la de la NBC, sino porque la aleatoriedad con la que se establecen e intercalan hacen que Lost parezca una serie milimetricamente trazada. Así que si no tengo muy claro qué es lo que Ball quiere contar me tranquiliza parcialmente que él tampoco parece saberlo. El resultado, en fin, en un reboltijo en el que al menos podemos agradecer que den oportunidades a actores con tradicionalmente menos espacio en las pantallas, aunque sean más por dar color. Poco más que pueda decir. Bueno, sí, no es una serie mala. Es un batiburrillo que se puede ver sin mayor problema. Supongo que porque también los canales necesitan un fondo de pantalla.

Catherine Langford es un personaje principal de la historia de Stargate, así que organizar esta suerte de Indiana Jones con portales que es Stargate: Origins (USA) muestra un cierto interés por hacerle justicia. Y también por lograr tener una webseries propias aprovechando la franquicia. No sé yo si tendrá mucho recorrido pero como ocurrencia resulta simpática.

Que alegría ver series como This Close (USA), una historia de amistad entre dos personas -y ya se encargan de que sea amistad entre distintos sexos haciendo que él sea homosexual, en fin, las gallinas que entran por las que salen- en lo que podría no ser mucho más allá de la rutina de este tipo de series de no tener ambos personajes diversidad funcional. Y la cosa es que no es el centro de la historia pero sí algo fundamental. Ambos tienen diferentes sorderas, pero eso está muy lejos de ser lo que les define, aunque sí algo que hace que su vida sea distinta. Porque luego son las relaciones entre los personajes y lo que se deja de decir no porque no se pueda físicamente sino porque no se sabe cómo manejar para no dañar a los demás. Habrá que ver cómo evoluciona, pero es un gran comienzo para una serie necesaria.

John Simm de nuevo en este Trauma (UK) que demuestra los problemas que un guión poco claro puede crear en una serie incluso cuando son solo tres capítulos. Y es una pena porque los actores están en el peor de los casos correctos. Pero a veces esos puntos de partida que parecen prometedores -un padre que decide seguir al médico que considera responsable de la muerte de su hijo sin que realmente entendamos por qué le considera el mayor responsable- van derivando en un descuidado drama de media tarde. Y claro.

aaa


Deja un comentario