¡Pilotos Deathmatch! Barry, The Terror, The Zen Diaries of Garry Shandling y más…

Semana movida esta, comenzando por Alex, Inc. (USA). El regreso de Zach Braff que nos hará recordar Scrubs. Recordarla y pensar, vaya, así que tanto peso tenían unos buenos guiones. Aquí, en su lugar, tendremos una especie de comedia familiar genérica con un protagonista insufrible en la que sólo cabe esperar que aparezca Tim Allen para intentar darle algún tipo de giro a la situación. Pero, sinceramente, le veo poca solución.

Jenny Zigrino presenta la brevísima Badass Bitches of History (USA), que voy a presuponer que es más una webserie que otra cosa. El caso es que me sonaba haber visto ya un canal de youtube con este tema, pero en fin. Repaso brevísimo por grandes / destacadas mujeres de la historia con un presupuesto muy limitado.

Por fin en materia con la serie que más me ha gustado esta semana. Aunque debo decir que Barry (USA) funciona, más allá de una premia interesante -un asesino a sueldo con pasado traumático ve una posibilidad de empezar una nueva vida- porque Bill Hader se carga la serie a la espalda y tira con ella hasta donde pueda estar. De manera, además, bastante contenida para lo que podría haber sido esto. Y no sólo esto, también entre los secundarios está contenido Henry Winkler, algo que últimamente parece incluso más difícil. Pero es que el reparto es otro de los fuertes de la serie, incluso aunque alguno de ellos opten por personajes que se balancean en el borde del exceso. Y con eso y todo, lograr que el balance entre la rutina del personaje, toda la oscuridad que le rodea, y las posibilidades cómicas del cambio., no digamos ya del choque de ambas realidades. Esperemos que sea capaz de mantener el nivel.

A veces esta manía de adaptar lo que no tiene por qué adaptarse acaba dando lugar a cosas como The Dangerous Book for Boys (USA), obra que imagino -y espero- creada con la intención de que haya chavales que la vea por aquello de ‘un mundo de fantasía, un joven reconectando con la memoría de su padre’ y todo aquello. Porque el parecido con el libro es, básicamente, nulo. Pero, en fin. Cosas. Y supongo que hay un punto en el que hay espectadores para esto. Yo no, pero oye.

Creo que The Detail (CA) puede ser la serie policíaca que más cumple los tópicos canadienses de entre todo el policíaco que he visto. Porque parece un intento de hacer la clásica serie policíaca con mucha presencia de la vida privada de los policías pero aquí, tanto en ambientación como en personajes, parece cumplir el tópico de que están siempre disculpándose e intentando ser majos. Hasta niveles de pasteleo que hacen difícil creer que las partes más oscuras -que las hay- vivan en el mismo universo. Pero bueno, es otra visión del asunto. Supongo.

Tenía ganas de ver qué hacían con Siren (USA), una serie que se anunciaba como con mezcla de fantástico, terror, romance y todas esas cosas. El resultado, sin embargo, está más cerca de esas ocasiones en las que Lifertime hace un telefilme que parece rebotado de SyFy que de algo que nos apunte no ya a una serie sino a un intento de cohesión con posibilidades de crecer para el futuro. Y sí, es un poco como tratar a La Sirenita como si fuera una obra de terror… pero no por los motivos lógicos sino por ella. Y, sin duda, hay algunos momentos que funcionan en alguno de los campos. Pero mi impresión general es de batiburrillo de bajo presupuesto en el que solo la historia está más desordenada que las intenciones. Vamos, que no. O, por lo menos, que no a mí.

Hablando de comedias genérica que parecen depredar a la pobre gente de Lifetime, esta Splitting Up Together (USA) donde un matrimonio decide separarse pero turnarse en el uso de la casa -una tontería innecesaria para garantizar el juego posterior- enfocada, fundamentalmente, a que los personajes principales se reúnan. De hecho, no parecen nada traumatizados por la separación. Probablemente porque aún no se han dado cuenta de que en cuanto lleven 5 capítulos habrán superado la hora y media de contenido que haría sobrellevable un telefilme con esa premisa. Pero, mira, en la ABC sabrán.

En cuanto a la tan traída adaptación de The Terror (USA)… Está claro que le han lanzado dinero hasta aburrirse y que esperan que sea un éxito o algo. Pero con tanto énfasis en la reconstrucción, con tanto detalle gráfico y tanto mostrar lo desagradable que es esto, lo otro y lo de más allá, lo que me ha quedado muy claro es lo que querían hacer y las ganas de agradar que tienen, aunque sea sólo a un público que pueda pensar en estas dos cosas como sinónimos de calidad. Sin que parezcan darse cuenta de que el interés por lo que están haciendo va más allá de demostrar un virtuosismo en unos apartados, y que la caracterización de personas o la progresión de la historia, aspectos ambos que parecen dejados en el asiento trasero, son los que hacen que una serie nos deje con ganas de más. Aquí sólo nos dejan, como mucho, con ganas de ver el Cómo se hizo.

Siguiendo con las series de Basado en hechos reales tenemos Trust (USA), una serie que se gusta a sí misma -que siempre está bien, supongo- y que cuenta con mucho nombre de relumbrón que tiene pinta de estar pasándoselo muy bien. Lamentablemente ni la capacidad conjunta de un Donald Sutherland que parece ser el que mejor se lo pasa de todos y un Brendan Fraser que parece preocupado por volver -y, a ratos, de creer que esto es su True Detective-, ni una Hilary Swank que parece pasar por ahí, ni un Danny Boyle que parece tener poco claro cómo ha acabado volviendo a dirigir televisión, consiguen que la cosa pase a mayores. Y, desde luego, Harris Dickinson está muy lejos de Beach Rats.  En fin. Por lo menos parece que se lo han pasado bien.

Terminamos con un documental sentido, The Zen Diaries of Garry Shandling (USA) es sobre todo un trabajo en homenaje. Se tratan por encima algunos aspectos oscuros, pero siempre de manera limitada y puntual, porque aquí a lo que se viene es a reivindicar y celebrar a Shandling. Que no me parece nada mal, por supuesto. Pero hay que saber a lo que vamos. Y, en este caso, es a conocer mejor a la persona pero, sobre todo, a repasar su trabajo.


Deja un comentario