¡Pilotos Deathmatch! Champions, The Oath, Safe Harbour y más

Se me ocurren pocas justificaciones para Action Team (UK). Llega como una década tarde a todas las parodias de series de acción que se me pueden ocurrir -y que son bastantes, todo sea dicho- sin aportar absolutamente nada nuevo o ir un poco más allá de lo que iban cualquiera de ellas. No tiene buenos guiones, ni son especialmente inteligentes -casi lo contrario, diría, el primer chiste es ‘tienes el pene fuera‘, imaginad el resto- y las actuaciones son bastante lamentables. En general sólo se me ocurre que el actor principal sea conocido por algo y le hayan dejado hacer porque vaya pérdida de tiempo y dinero.

Por ejemplo, Champions (USA). Niño salido de la casi-nada aparece en la vida de su padre que es un despojo humano. Hay tantas versiones de esto que casi podría tener su propio canal. Probablemente Nova. Pero resulta que la vieja-vieja historia logra un funcionamiento, básico, pero al menos funciona, gracias a un guión que lo apuesta todo por la parte sentimental – ligera sin caer en lo ñoño, por la inclusión de manera natura y por un funcionamiento clásico que intenta darle un giro. Desde la presentación de personajes a los diferentes tipos de humor. Es mucho lo que tiene que perfeccionarse aún pero tienen espacio de sobra y, sobre todo, un estilo -mucho más ABC que NBC, la verdad- que esperemos sepan conservar. Habrá que ver cómo sigue.

No, en serio, ¿por que? ¿En qué cabeza cabe hacer a estas alturas Harrow (AU)? Oooh, un brillante patólogo forense que hace lo que le da la gana y no respeta a sus compañeros pero que tiene unas habilidades especiales que le permiten resolver los casos pese a que un secreto del pasado pueda destruir su vida familiar y profesional. No, esta vez no es inmortal. Ni ha ido a una cita, ni se ha casado con Sarah Michelle Gellar. Qué le vamos a hacer. En fin. Supongo que si alguien quiere ver más de lo mismo con caras que le suenan de algún lado poco claro es toda una opción. Ya.

Por contra Life Sentence (USA) intenta algo mínimamente más original. Una mujer descubre que no va a morir de lo que parecía una enfermedad terminal. A partir de ahí descubre que su vida era una mentira creada para que le resultara más fácil el trago. Algo que, sinceramente, parece tener tanto recorrido como el punto de partida de Siete Vidas. Pero, bueno, ese es otro problema. De momento el piloto es lo que podríamos esperar de una serie así, sobre todo de una que parece querer a veces ir un poco más con temas que se dejan fuera y, en ocasiones, sólo ofrecer un entretenimiento ligero algo optimista. Podría ser peor.

De entre los muchos tipos de bandas en The Oath (USA) han apostado por una en concreto que presupongo es la manera de lograr que se diferencien. En fin. También tienen a Sean Bean apareciendo por allí. En realidad su mayor problema es, por supuesto, la existencia de Esa Otra Serie Que Usted Conoce con la que son inevitables las comparaciones. Y, claro… Pero bueno, es mínimamente diferente,  y está hecho con un mínimo de competencia.Lástima el aire genérico. Aunque supongo que para unos servicios mínimos vale.

En Safe Harbour (AU) intentan algo, aunque el batiburrillo no deja muy claro el qué. ¿Es una crítica sobre la inmigración y el modo en que son tratados o sobre la inmigración y cómo se comportan? ¿Son los personajes blancos los que se supone deben ser el reflejo de la audiencia, lo son los de color? ¿Ninguno? ¿Por qué el espacio de esos cinco años? Más aún, ¿realmente nos importan todas estas broncas que tienen en la serie? En fin. Al menos parece que hay un interés, lástima que los resultados no acompañen.


Deja un comentario