¡Libros que Llegan! Kurniawan, “Cada corazón un umbral”, Werfel y más

Pues aquí seguimos. Vamos quedándonos poco a poco sin novedades, pero aún salen algunos libros. Poco a poco, ya sabéis. Así que tampoco os voy a dar mucho la paliza, que hoy no llegamos ni a diez. Pero los que hay merecen una ojeada. Así que, venga…

¡Que entre la pila!

Hombre tigre de Eka Kurniawan, ed. Armaenia

Con esta uniéndose a La belleza es una herida -publicada el año pasado por Lumen- las dos novelas fundamentales del indonesio Eka Kurniawan están ya en español. En este caso se trata una historia de personas, de un pueblo y sus relaciones, y supongo que la tentación de hablar de realismo mágico o de novela con muertes estará ahí aunque no se trate realmente de ninguna de ellas sino, precisamente, de un melodrama de personajes. Uno distinto, pero es que eso es lo bueno de que vaya llegando literatura con otros puntos de vista. Comprar

Cada corazón un umbral de Seanan McGuire, ed. Alianza

Siempre es bueno que se proponga lo que ocurre más allá del cliché. Son muchas las historias de niños que logran acceder a un mundo mágico. Pero no tantas de lo que ocurre cuando han vuelto de él. Más aún cuando está claro que deben ser cuidados. Por alguien especial también. Y no digamos ya si uno de los que regresa lo hace después de una situación no tan idílica. A partir de ahí un poco de todo, desde la sección más oscura de la literatura a un ejemplo de reparto diverso pasando por una historia más criminal. En fin, un poco de todo y para todos. Comprar

La escalera del hotel de Franz Werfel, ed. Marmara

Werfel es un autor suficientemente conocido -o yo diría que suficientemente conocido-, aunque sea solo por Una letra femenina azul pálido, como para que me sorprenda que esta obra no se había publicado en Español. Al menos no en las dos últimas décadas. Pero aquí la tenemos, otra construcción de personajes y trasfondo con todo el buen hacer de su autor. Comprar

Maupassant y “el otro” de Alberto Savinio, ed. Acantilado

Siendo Maupassant un escritor tan particular resulta adecuada una biografía también distinta, afortunada recuperación tras tantos años, en la que mucha es la mezcla de estilos y posibilidades para lograr una historia inolvidable que une a dos grandes autores. Comprar

Guía de aves del jardín de las delicias de Manuel García González y Pepa Corbacho Jiménez, ed. Libros.com

 

Un repaso a las aves, las verdaderas pero también las imaginadas, que aparecen en el cuadro de El jardín de las delicias. Vamos, que es un libro que más que ilustrado está ilustradísimo. Comprar

En construcción de Sonia Rayos, Silvana AndrésJuan Berrio, ed. Litera

Por extraño que suene, este es un libro sobre arquitectura para niños. Para que entienda qué es y cómo funcionan diferentes conceptos y decisiones que engloban no sólo la construcción -aunque sí sea lo más importante- también nociones de urbanismo, por ejemplo. Y todo acompañado por estupendos dibujos de Juan Berrio. Una obra realmente singular, de las que alegra ver que se publique algo tan divulgativo. Comprar

¡Quiero ganar ese unicornio! de Fabi Santiago, ed. Siruela

Una estupenda, en texto e ilustración, historia sobre competición y amistad. Con un unicornio de fondo, sí, pero no sólo. Porque, a veces, hay que saber valorar justamente los trofeos. Comprar

Como veis, breve pero aún con cosas interesantes. La semana que viene será mejor, tendremos por aquí lo nuevo de Josephine Tey, Patrick ha vuelto, o el Drugstore Cowboy de James Fogle, y confío en que alguna sorpresa más que para algo es principios de mes, aunque sea uno en el que es de esperar que sólo sus dos primeras semanas sean hábiles. Pero eso, como siempre, será la semana que viene. Mientras tanto podemos aprovechar lo poco que ha traído esta y despedirnos, también como siempre, hasta entonces diciendo aquello de… ¡Nos leemos!


Poco movimiento esta semana -menos mal- aunque no muy interesante, qué le vamos a hacer. Pero supongo que es lo que pasa cuando Netflix intenta su enésimo plan de acercarse al público infantil. Lo más interesante de Harvey Street Kids (USA) es la historia detrás del nombre y los personajes. Y eso da más para un posteo de ADLO! a principios de julio que para cualquier otra cosa. Pero esto es como lo de los yogures, seguro que Netflix sigue buscando.

Por su parte Channel 4 intenta recuperar a un personaje antiguo para montar una comedia… no digamos nueva. Como mucho semi-nueva. Stath lets Flats (UK) es una de esas series de Channel 4 que, supongo, prueban que si un cómico logra cierto éxito con un papel puede acabar sacando series de ahí. En fin, yo qué sé. Supongo que tendrá sus fanes.


¡Libros que Llegan! Moreira Marques, “La ciencia no respeta nada”, Armiñán y más

Aquí estamos otra vez. Con las pocas novedades que aún se van escurriendo. Poco a poco se va reduciendo el número de novedades pero mientras quede alguna irán saliendo aún alguna cosa interesante que mencionar aquí. Así que, una semana más, vamos con aquello de:

¡Que entre la pila!

Ahora y en la hora de nuestra muerte de Susana Moreira Marques, ed. Libros del K.O.

Corto en tamaño, largo en contenido. Una periodista portuguesa y un equipo de cuidados paliativos recorriendo la zona rural al norte de Portugal permitiendo hacer una doble valoración, tanto de las muertes de personas como de la de los pueblos, llevando así la desaparición de ambos como un asunto intrínsecamente ligado. Una historia dela desaparición no sólo como algo casi inevitable sino, además, como aquello que va borrándose también de la propia narración.Comprar.

Juncal de Jaime de Armiñán, ed, Fulgencio Pimentel

No sé la de veces que lo he dicho ya, pero lo diré una vez más: Jaime de Armiñán es uno de los grandes nombre de la cosa audiovisual española y, especialmente, uno de los nombres insustituibles en la televisión. De ahí aquellas series y de entre estas la que ahora nos ocupa, Juncal, que fue todo un éxito a finales de los ochenta y que acabaría dando lugar a una novela obra del mismo autor que expandiría y enriquecería la historia. Que es, precisamente, la que ha recuperado aquí Fulgencio Pimentel. Así que, al margen de otras consideraciones, una buena noticia. Comprar.

La ciencia no respeta nada de Alphonse Allais, ed. La Fuga

Siempre pendiente de una próxima recuperación que llegue esta-vez-sí-que-sí las historias de Allais nos permiten recuperar a un tipo especial de humorista francés. Y, en este caso, usando como pretexto las novelas científicas, de anticipación científica y mucho de lo que sería aquella primera época de la Ciencia Ficción. Comprar.

El ocaso de los dioses de Élémir Bourges, ed. Defausta

Obra grotesca sobre el final de una época en la que los antaño poderosos van subiendo el nivel de su desmesura transitando por un abismo cada vez más complicado, permitiendo que ese acercamiento del autor francés sirva de retrato de una época a la vez como tragedia y como farsa. Comprar.

La desaparición de Stephanie Mailer de Joël Dicker, ed. Alfaguara

Nuevo thriller de Dicker, a tiempo para el verano. En esta ocasión el juego de historias en el pasado y en el presente funciona en un punto intermedio entre lo que parecía resuelto y lo que quizá no esté. Su gusto por los crímenes dormidos y cómo no cambian las perspectivas vuelve a ponerse en juego. Comprar.

Jules de Jenri-Pierre Roché, ed. Errata Naturae

La idea de lo aprovechable siempre está presente en la literatura, o, mejor dicho, en aquello que permite guardar y recuperar. Como pasa aquí, en un pequeño volumen que reúne nueve relatos del creador de Jules et Jim. Y, por supuesto, lo que podemos encontrar en ella son miniaturas, frágiles, delicadas, sutiles… Otro tanto para los recopiladores. Comprar.

Recuerdos durmientes de Patrick Modiano, ed. Anagrama

Lento pero seguro, Modiano publica por fin un nuevo libro tras su Premio Nobel y aquí estamos no sólo con esta obra breve, también con varios acompañamientos -como la obra teatral Nuestros comienzos en la vida– porque puestos a darle bombo a algo mejor que sea mucho más el campo cubierto. Comprar.

Service Games de Sam Pettus, ed. GamePress

Ya solo por la historia de SEGA, su ascensión y las luchas internas entre USA y Japón que propiciaron su caída, merecería la pena este libro para todo aquel interesado en la cosa histórica de los videojuegos. Pero dado que incluye un capítulo especial sobre la historia de su filial española creo que pocas cosas podrían hacerlo más recomendable aún. Por supuesto, mejor si te interesa el tema. Pero aunque sólo te interese la trasformación que los videojuegos están trayendo al mundo, más vale que le eches un ojo. Comprar.

Para entender la sociedad japonesa de Joy Hendru, ed. Bellaterra

Curiosa obra esta, dispuesta a explicar al lector occidental la sociedad japonesa desde uan perspectiva antropológica a partir de un doble análisis en lo pequeño (la familia, el barrio) y lo grande (la organización política, judicial, etc…) que si bien desde la perspectiva anglosajona de la experiencia occidental al menos sí que permite entender su construcción humana más allá de tópicos y exotismo. Bien es cierto que quizá sea una obra que hubiera tenido más sentido que llegara a España hace un par de décadas pero en esto, como en tantas cosas, bienvenidas sean las llegas aunque sea a destiempo. Comprar.

La ciencia a la luz del misterio de Víctor Nubla, ed. Turner

Víctor Nubla se dedica a muchas cosas pero quizá sean sus análisis musicales los que resulten más interesantes para el público. De ahí que este pequeño volumen de reflexiones tire precisamente del asunto musical para vertebrarse. Y, a partir de ahí, sus relaciones con descubrimientos y avances. Comprar.

Mil maneras de volver al hotel de Rafa J. Vegas, ed. Desacorde

Como no todo con la música va a ser el aspecto reflexivo o académico de la misma aquí tenemos un libro de historias desde dentro, con uno de esos músicos que es posible que sean más conocidos de cara o de oído que de nombre pero que llega dispuesto a ofrecer un volumen con anécdotas e historias de lo que le ha tocado y la gente que ha tenido a su alrededor. Comprar.

Haunted Love de VV.AA., ed. Diábolo

Un recopilatorio de cómics de terror con temática romántica, el primer volumen de una biblioteca temática del terror que ha decidido que comenzando por aquí quedará más claro la variedad y posibilidad de estilos y temas. Y es que al final siempre hay un hueco para el romanticismo. Aunque sea en un nicho. Comprar.

Archie vs. Depredador de Alex de Campi, Fernando Ruiz et al., ed. Norma

Otro de los muy locos crossovers que la gente de Archie hace que estén a la vez dentro y fuera de su universo, en esta ocasión con la mezcla de terror y acción esperable en una obra del bicho pero que juega a estar fuera de lugar en Rivendale. Así que al final tenemos un buen locurón, que es siempre lo que esperamos de estas cosas. Comprar.

Mujercitas de Louisa May Alcott con ilustraciones de María Hesse, ed. Alfaguara

Nueva obra de la biblioteca de clásicos ilustrados de Alfaguara, esta vez habiendo elegido para las ilustraciones a una de las estrellas emergentes del campo, María Hesse. Una gran idea esta colección. Comprar.

La princesa de negro de Shannon Hale y Dean Hale, ed. Beascoa

Hablando de colecciones, dos números más de esta que une las ideas tras El Zorro con los cuentos de princesas para primeros lectores. Que siempre es una buena idea. Comprar. Comprar.

Pequeña nube de Eric Carle, ed. Kókinos

Otro clásico de Carle que llega finalmente a Kókinos con todo su buen hacer. Y es que Carle es un gran autor y, aunque sea más conocido por otras obras como La pequeña oruga glotona, su producción entera merece que le prestemos algo de atención. Comprar.

Todo Blanco de Annette Tamarkin, ed. mtm editores
Todo Negro de Annette Tamarkin, ed. mtm editores

Juegos con figuras y solapas, con libros cuyas propias páginas se convierten en parte de la narración para que los pequeños las manipulen. Una obra tan estupenda como divertida. Comprar. Comprar.

Pues hasta aquí hemos llegado. Como veis aún quedaban cosas por salir. Bien es cierto que se van agotando las novedades, aunque aún queda alguna cosa por salir. Por ejemplo, la semana próxima aparecerá La escalera del hotel de Franz Werfe. Pero, ya lo notáis, cada vez va quedando menos. Que siempre es una excusa para ir disfrutando de lo que ya tenemos. Y, mientras tanto, como cada semana, os diré aquello de ¡Nos leemos!


Para mi sorpresa Love Is ___ (USA) puede ser la mejor nueva serie de la semana. No entran, bien es cierto, las historias de amor en mis intereses como espectador. Pero hay que reconocer al tándem de Mara Brock Akil y Salim Akil que no sólo llevan años demostrando su pericia como productores, guionistas, creadores, etc… también que son capaces de crear una historia de amor que va más allá de las convenciones sin dejar de establecer los puntos principales. No parece que sea una comedia romántica, quizá esté más cerca de un melodrama actual, pero lo que está claro es que  aquí se ha tratado de construir a los personajes por encima de la historia, y de igualar el interés de ambos por la misma. No se trata de un único protagonista sino de la visión de las dos partes. Así que mi única queja es que ya podrían hacerse estas cosas en géneros que me interesen más. Aunque, claro, qué tonto. Los Akil son los showrunners de Black Lightning. ¡Gracias!

Sigue siendo extraño cuando hay varios estrenos en una semana y todos son del mismo país, supongo que para compensar Take Two (USA) tiene una pinta de serie canadiense que no puede con ella. Ligera en el fondo y en la producción, es inevitable pensar en una versión aún más leve de Castle. Lo que, supongo, es lo que ellos querían porque a poco que se vea aparece gente relacionada con la serie. Lamentablemente, como ya pasaba con Carter -qué os voy a contar, es un buen año para la gente que decide meterse a detective privado- el resultado necesitaba de un poco más de algo, bien en unos guiones que casi parecen excusas o en unos actores que son menos encantadores que agradables. Y ese, al final, es todo el asunto con la serie.

Supongo que no hay una manera de hablar de Yellowstone (USA) sin valorar el trabajo de Taylor Sheridan. Porque me temo que estamos ante un trabajo que muestra lo mejor y lo peor de él. Buenas ideas, desarrollos no tanto cuestionables como demasiado pagados de sí mismos, muy seguros de su propia importancia por ridículo que sean, de manera que lo que debería ser intenso acaba resultando pomposo, lo que debería resultarnos cercano acaba sonando hueco y, en fin, da igual lo bien que lo intentes hacer o las estrellas que le eches a la obra, al final es más fácil aburrirse que interesarse por lo que te están contando. No es una mala serie ni de lejos, la inversión en recursos técnicos y artísticos se preocupan de ello, pero es algo casi peor. Una obra aburrida, facilona y demasiado pagada de sí misma. Quién sabe, quizá aún pueda mejorar. Pero a ver quién es capaz de sacarle el palo que tiene metido por el culo.


¡Libros que Llegan! Enríquez, “Desaparición en la Roca del Diablo”, Pym y más

Tal y como decía la semana pasada, ha sido acabarse la Feria de Madrid y que a las editoriales les entrara el gusanillo de publicar. Es curioso cómo hemos pasado de una situación hace no tanto tiempo en el que era durante la Feria cuando las editoriales presentaban sus novedades para el verano a la situación actual de intentar que en la Feria funcione lo publicado la para Feria y luego ya seguir avanzando cosas. Pero, bueno, lo importante es que han salido novedades más que interesantes y que nos pondremos a ellas en cuanto diga…

¡Que salga la pila!

La hermana menor de Mariana Enríquez, ed. Anagrama

Que estupenda esta biografía. Un repaso a la figura de Silvina Ocampo, la menor de las Ocampo, una figura central en las letras argentinas que, sin embargo, ha parecido encontrarse siempre en relación a otras, empezando, claro, por su propia hermana. Por suerte la gran Mariana Enríquez ha escrito esta obra, no muy extensa pero sí muy susanciosa, para recorrer su historia, entrar en las luces y sombras e intentar reivindicar su figura literaria más allá de su figura física. Comprar.

Un poco menos que ángeles de Barbara Pym, ed. Gatopardo

¡Otra novedad de Barbara Pym! Doblete de amor y comedia en la que la segunda está mezclada con la primera y ambas con una descripción de la vida universitaria que demuestra las muchas maneras que hay de abordar las novelas de campus y, sobre todo, a sus pobladores. Comprar.

Desaparición en la Roca del Diablo de Paul Tremblay, ed. Nocturna

 

Que Tremblay es un gran autor de terror ya lo demostró en Una cabeza llena de fantasmas, ahora lo que viene es a rematar con este libro, demostrando que su mezcla de misterio y terror, su capacidad para crear personajes cotidianos y para que sea precisamente lo más terrible no lo que tiene más apriencia sobrenatural sino las pequeñas tragedias asociadas, sea lo que acabe reinando. Y, con ello, un nuevo autor de terror al que poder disfrutar en español. Comprar.

Más trabajo para el enterrador de Margery Allingham, ed. Impedimenta

Parece que el buen tiempo ha hecho aflorar el policiaco del pasado, de ahí que tengamos ya una nueva entrega de las tribulaciones de Albert Campion, de nuevo con todo el humor y saber hacer de esa Reina del Crimen que fue Margery Allingham. Quede con esto más que recomendado para todos los que quieran pasar un estupendo rato con uno de esos clasiquísimos Mysteries tan británicos. Comprar.

La rapsodia de la Gata Holmes de Jiro Akagawa, ed. Quaterni

Hablando de continuaciones, ¡ya ha llegado la tercera de la Gata Holmes! Esta vez la peluda detective, su incompetete amo y la siempre perspicaz hermana de este se las ven con una amenaza en una concentración de músicos. Con el tono ligero que caracteriza a la serie y esa brillante manera de enlazar hechos cotidianos, procedimental y misterio a la japonesa, siempre es una buena noticia. Comprar.

Y de Yesterday de Sue Grafton, ed. Tusquets

¡Una letra más del alfabeto! Se supone, sí, que la última. No seré yo el que de por hecho que la famosa Z is for Zero no acabe biendo la luz aún con enmiendas de algún otro escritor, pero de momento esto es lo que hay y, por eso mismo, debemos aprovechar el momento para disfrutar todo lo que Grafton y su Milhone nos han dado durante todos estos años. Comprar.

Azul de Prusia de Philip Kerr, ed. RBA

Seguimos con género negro y con creadores desaparecidos que dejan testimonios póstumos. Aquí ya sabemos que kla próxima (y última) novela de Bernie Gunther aparecerá. Pero eso no quita para que esta obra, a caballo entre el inicio de la Segunda Guerra Mundial y  ese mediado de los ’50 que en tantas cosas parecían comunicarse, es un elemento importante en la historia de este investigador alemán que intenta hacer lo correcto en los momentos más oscuros de su país. Comprar.

Normal de Warren Ellis, ed. Alianza

Sí, es ESE Warren Ellis. Otra de sus novelas. Una en la que nos habla del futuro, de sus posibilidades para verlo venir, de cómo tratarlos y, sobre todo, de lo que ocurre cuando querer desvelas un misterio va dando lugar a otros. De todo eso sale este breve thriller que combina elementos de misterio con un muy particular acercamiento a las distopías que podrían llegar. Comprar.

Philip Trent y el caso Trent de E.C. Bentley, ed. Siruela

Tras el éxito de la primera parecía inevitable que acabara saliendo esta segunda obra. Bien es cierto que en comparación con el proceso original (que vió aparecer la novela tras más de dos décadas de la primera y gracias a que el escritor experto en vinos H. Warner Allen.colaboró con Bentley en la que sería -esta vez sí- la última novela del detective) tampoco nos ha llevado tantoy al final parece que lo importante es lograr recuperar cierto de ese encanto de la original. Comprar.

Los eduardianos de Vita Sackville-West, ed. Tusquets

¡Otra recuperación que nos alegra! Aunque la autora es más conocida por Toda pasión apagada y por su propia vida, no podemos despreciar esta historia de privilegio e hipocresía en la que la perspectiva de romper con la sociedad se presenta no sólo como algo deseable sino,a demás, como algo complicado. Una de esas obras que reflejan tanto una época como una situación perfectamente extrapolable a otros momentos de la existencia. Comprar.

Misericordia Auxiliar de Ann Leckie, ed. Ediciones B

¡Concluye la trilogía! En este año de ver rematadas trilogías de SciFi toca esta vez la exitosa de Leckie que promete tanto seguir mostrándonos la problemática de los pronombres como la demsotración de lo colectivo dentro de la ficción científica. Comprar.

Las cárceles que elegimos de Doris Lessing, ed. Lumen

Hasta ahora para leer este libro de ensayos publicado a finales de los ’80, Prisons We Choose to Live Inside, teníamos que recurrir a la edición mexicana de Fondo de Cultura Económica Las cárceles elegidas.Así que ahora llega, por fin, en edición con traducción española, dispuesta para que los lectores de ahora podamos adentrarnos en los pensamientos que entonces la autora tenía. Parecía complicado, pero poco a poco se van rellenando las obras de la Premio Nobel. Comprar.

Stop-Time de Frank Conroy, ed. Libros del Asteroide

Con poco más de treinta años Conroy publicaría esta suerte de memorias noveladas que incluían una importante manera literaria de tratar esa historia propia, desde las zambullidas en la mente hasta las distintas maneras de expresar y expresartse, toda una obra capaz de aunar interés en lo que contaba con alegría pro lo que estaba experimentando y que llevó a su autor a… no escribir durante una buena época. Pasó a trabajar en sectores… digamos menos notorios de la literatura,  como el Iowa Writers’ Workshop, animando a escritores más jóvenes y buscando la manera de realizar creaciones menos tradicionales. Al final esta obra sería su mayor legado y, además, un ejemplo de todo lo que iría enseñando a tantas generaciones de creadores después. Comprar.

Sevilla y la casita de las pirañas de Nazario, ed. Anagrama

Otro que sigue contando su historia es Nazario, estamos ya aquí en el segundo volumen de sus memorias por si alguien quiere seguir conociendo su versión de lo sucedido. Comprar.

Soft Power: Heroínas y muñecas en la cultura mediática de Asunción Bernárdez Rodal, ed. Fundamentos

La publicación de estudios que en otros casos irían más hacia el ámbito acedémico es algo de lo que debemos alegrarnos. O, al menos, algo de lo que yo me alegro. Si hace tres años se presentaba de esta misma autora Mujeres en Medio(s) ahora nos toca el análisis de esas figuras que nos venden una historia de las mujeres y su comportamiento, esa mezcla de subtexto y propaganda que algunos parecen no haber notado aún que existe. Así que al menos con esta obra tendremos la perspectiva académica del asunto. Comprar.

Historia crítica de la Literatura Infantil y Juvenil en la España actual (1939-2015) de Jaime García Padrino, ed. Marcial Pons

Hasta el momento las publicaciones de Jaime García Padrino sobre la literatura infantil y juvenil en España solían estar dentro del espectro académico asociado a la Universidad de Castilla – La Mancha con títulso como Así pasaron muchos años… (En torno a la literatura infantil española), o su colaboración en diferentes publicaciones sobre el tema. Posiblemente su obra más generalista sobre el tema sería la publicada por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez Libros y literatura para niños en la España contemporánea a principios de los ’90.  Así que podemos considerar este enorme volumen -en todos los sentidos, como se suele decir- una mejora y expansión. Por hacerlo dentro del catálogo de Marcial Pons y por lo que tiene de creación indispensable para hablar del tema, incluso cuando haya lugar para la disensión. Tanto el repaso, extenso, como su contenido, intenso, hace de este uno de esos volúmenes que parece mentira que hasta ahora no hayamos tenido. Comprar.

Muhammad Ali de Sybille Titeux de la Croix y Amazing Améziane, ed. Flow Press Media

De nuevo uno de esos cómics en gran formato contando una historia a la altura del mismo, en este caso la biografía de Ali. Para que luego se hable de hacer ediciones a juego con su contenido. Comprar.

El monstruo de las profundidades de Pedro Mañas y Luján Fernández, ed. SM

Sexto número de la colección, que se note que esto está funcionando a todo trapo. Comprar.

Lise Meitner de Mónica Rodríguez y África Fanlo, ed. Vegueta

¡Otro de los libros de Vegueta sobre figuras clave de la ciencia! Una de esas colecciones pensadas para ir enseñando a los más pequeños las historias de grandes genios y que, en esta ocasión, se centre en la física Lise Meitner. Puede parecer una inicitiva menos centrada en los niños que en los educadores, pero no creo que esto sea algo necesariamente malo. Comprar.

Y hasta aquí hemos llegado, una semana más. No diré que la última por una temporada porque, a ojo, creo que tendremos algo de movimiento hasta por lo menos principios de julio, pero mucho me temo que a partir de aquí va a ser todo la pedrea de lo que no ha llegado a tiempo. En cualquier caso, llega el nuevo Dicker, la recuperación del Juncal de Jaime de Armiñán, y alguna sorpresa esperable más… Pero eso será, de nuevo, la semana que viene. Mientras tanto, una vez más, centrémonos en lo que ya tenemos por aquí y, hasta la próxima ocasión, como siempre… ¡Nos leemos!


Y tras el chaparrón de la semana pasada este sólo tenemos una serie. De verdad, quien les entienda… En fin, no sólo es una serie solo sino que, además, es Strange Angel (USA). Una cosa que Ridley Scott ha perpetrado -o, al menos, producido- para la CBS (All Access, concretamente) y que tiene ese toque de algo cuidado en su producción pero cuya historia no podría ser más tostón. Probablemente porque el protagonista está cerca de lo insufrible. Hay como cinco posibilidades en este primer capítulo, la primera es la historia de este insatisfecho macho que lo que quiere es cosas de referencias vagamente fálicas y pulp, entre cohetes ¿espaciales? y exotismo de baratillo que refuerza su idea de ‘el hombre’. que nos lleva a la segunda, su insatisfecha esposa que siempre le está justificando. Si no fuera una obra de Scott hubiera pensado que nos están preparando para la revelación de que el protagonista es no-heterosexual o impotente o ambas. Pero me temo que no, que el problema es que su vida cotidiana le blablabla. Y ahí entran sus dos amistades masculinas. Eh, ya os he dicho que parecían estar preparando algo. Por un lado, su compañero de sueños espaciales, que es el que sabe de esto. Sí, el protagonista tiene ‘visiones’ de grandeza pero ninguna formación para llevarlas a cabo, ni ganas. Así que, ahora que lo pienso, quizá estemos ante una precuela no de Rocketeer sino de Elon Musk. En cualquier caso, el otro compañero es un recién llegado escritor arisco y reclusivo de obras pulp. Como no hay personajes que no sean blancos en el reparto -probablemente porque su ambientación histórica a principios del S. XX hace que aún no se hubieran descubierto otras razas- no sabemos si la idea es que sea más Lovecraft o más Howard. Me inclinaría por lo segundo pero en realidad tampoco se le ve tratar bien a ninguna mujer, así que a saber. Todo lo cuál nos lleva a la última de las tramas. Tenemos al protagonista, su mujer y sus dos amigos, el último de los cuales parece estar abriéndole a nuevas posibilidades. No, no, en serio, no va por ahí. O no lo parece. Lo que hace es llevárselo a vivir aventuras y a que se cuelen en piscinas cerradas y se den baños… ¡En serio que no tiene pinta de que vayan a tirar por ahí! La cosa es que este tipo de situaciones hace que el insufrible protagonista decida que tiene más valor y puede hacer cosas y, en una de estas, interrumpa en una especie de ritual de una secta, con sus túnicas y sus cuchillos y todo eso… Vale, quizá sí que sea un poco más del primero. En cualquier caso parece que no le da mucha más importancia al hecho, posiblemente porque le vemos alucinando la realidad en otras ocasiones. Y, oye, si llega ese nivel en el que no sabes si tienes o no un puma delante de tus narices has superado en incapacidad a Kim Bauer, así que quizá deberías preguntarte si realmente quieres vivir aventuras. Pero bueno, eso, que parece que nos van a meter algo de exotismo con la cosa rara esta. Y menos mal. Luego todo será que se pongan Sax Rohmer en su tratamiento de la diversidad, pero, de momento, es el único punto de agarre que se me ocurre puede tener este despropósito. Quiero decir, sin que lleguemos a considerarlo Serie de Culto, claro.


¡Libros que Llegan! Telgemeier, “Joe Shuster”, Taylor y más…

Seguimos con la actual tendencia de no sacar libros durante la Feria del Libro de Madrid. En fin, supongo que la inversión de tendencias tiene estas cosas, de ser unas semanas con mucho movimiento a la situación actual. Aunque parece que la próxima semana intentarán recuperar el tiempo perdido. Eso sí, mientras tanto siguen saliendo algunas novedades, y de ellas alguna la publican amigos:

En este caso se trata de Francisco Serrano, joven autor que nos presenta una obra corta con el tema de la Cli-Fi, es decir, Ciencia Ficción Climática, en parte aventura, en parte alerta. ¡Toda una narración! Comprar.

Pero no solo ellos, también hemos tenido nuestra habitual ración de novedades interesantes. Esas que permiten que, una semana más, diga yo aquello de…

¡Que entre la pila!

Pocas cosas merecen más la pena que recomendar cómics para jóvenes, aquí recomiendan que sea a aprtir de los 10 años pero ya sabemos que son más recomendaciones que otra cosa. Aquí con un fondo de musicales, teatro -y, sobre todo, lo que es el equipo técnico- además por supuesto del amor en los tiempos modernos. ¡Así que más de esto! ¡Mucho más! Comprar.

Un alma cándida de Elizabeth Taylor, Ed Gatopardo

Diré lo que digo siempre, ¡que bueno que alguien se esté molestando en recuperar los libros de Elizabeth Taylor para el lector actual! Aquí, por ejemplo, sobre alguien que se nos presenta como cándida, como bondadosa, dentro de un mundo que vamos viendo que parece haberse construido a su alrededor. Hasta que llega una persona con una visión -y opinión- diferente que no está dispuesta a seguir el juego. Así, mediante personajes bien cosntruidos y una mezcla de humor e incomodidad, es como Taylor crea sus historias agridulces. Comprar.

 

Joe Shuster de Thomas Campi y Julian Voloj, ed. Dibbuks

La -triste, por supuesto- historia de uno de los creadores de Superman, de toda su vida de trabajo (o trabajos, según) y sus problemáticas no sólo con la creación -que algo hay- sino, sobre todo, con el sistema que se ocupó de apartarle del dinero que reportó a muchísima gente. En fin, otra de esas historias sobre gente que cambian el medio a cambio de visibilidad. Comprar.

El consumo de patata en Irlanda de Flann O’Brien, ed. Nórdica

¡Recopilatorio! Como los tres libros que incluyen – La boca pobre, La vida dura y La saga del sagú de Slattery – me aprecen estupendos y muy variados, permitiendo ver todos los estilos de O’Brien (costumbrismo humorístico, ensayo y creación esxperimental) para comprender por qué es uno de los más célebres y celebrados, no digamos ya influyentes, autores irlandeses, resulta muy sencillo recomendarlo con entusiasmo. Comprar.

Publicado anteriormente en España con el título de Naomi, en lugar de con este más fiel al original,  estamos ante la versión de lo que el autor considera de la occidentalización como moda y de las relaciones entre hombres y mujeres, por transformativas que resulten. Cosas. Comprar.

Luz perfecta de Marcello Fois, ed. Hoja de Lata

Concluye la trilogía de los Chironi con este remate de la narración tanto como de la misma familia. Comprar.

Las gafas negras de Amparito Conejo de Guillermo Roz y Oscar Grillo, ed. La Huerta Grande

Muy peculiar creación, a medio camino entre la novela negra, el cómic y el libro ilustrado. Todo ello con un humor negro muy afilado, entre los modelos antiguos de hacer los policiacos y la experimentación. Comprar.

Perversiones decimonónicas edición a cargo de Jorge Avilés Diz, ed. Albatros

La ruptura de la norma en el Siglo XIX, tanto en sus aspectos más espirituales como en otros, digamos, más… carnales ( la pornografía, el fetichismo, la homosexualidad, la pedofilia, el sadomasoquismo, etc…) que permiten hacer un repaso a todo lo que significó de quiebra y fundación de la modernidad. Comprar.

Inolvidables de Luise Berg-Ehlers, ed. Maeva

Un -tan ilustrado como ilustrativo- repaso a todas esas autoras que crearon los personajes y mundos que configuraron las lecturas de jóvenes durante años, antecediendo en muchas ocasiones a la creación de la etiqueta de literatura infantil y juvenil. Una oportunidad para el descubrimiento, la visibilización y el recuerdo. Comprar.

 

Otra de esas vueltas a historias clásicas, en este caso a la de Caperucita. Contada desde una perspectiva distinta de las infinitas posibilidades de la lectura y sus remezclas. Demostrando que siempre hay una manera nueva de aprovechar un clásico. Comprar.

Como véis, no son muchos pero son intersantes. Y,a demás, preparan el campo a la llegada del desembarco pre-vacacional que, ahora sí, llegará con un nuevo Margery Allingham y su Albert Campion, con Misericordia Auxilia -el final de la trilogía de Ann Leckie-, con el tercero de La gata Holmes, con la biografía que Mariana Enriquez dedicó a Silvina Ocampo, con novedades de Paul Tremblay, Barbara Pym o Doris Lessing, con la segunda parte de la autobiografía de Nazario o con un nuevo caso Trent de E. C. Bentley.Y alguna sorpresa más. Como veis las novedades de la semana que viene están muy a tope. Pero, una vez más, eso será la semana próxima. Mientras tanto disfrutemos de los libros que ya tenemos y, hasta entonces, también como siempre… ¡Nos leemos!


Que semana más loca, tras la sequía de las dos últimas llegan nueve series nuevas y todas estadounidenses. La primera de las cuales es esta American Woman (USA) que parte de algo tan improbable como el pasado de una de las estrellas de una de las Real Housewives. Con un trasfondo de feminismo y liberación femenina y un reparto comandado por Alicia Silverstone y que incluye a Mena SuvariCheyenne Jackson.Y el resultado, que podía haber sido una Mad Men de vía estrecha, resulta una agradable sorpresa. No es que sea una revolución, pero sí parece tener ideas claras y algo que contar, que ya es. Además de un reparto para que ilustrar lo que le interesa y hacernos pasar por alto agujeros y obviedades. Podría haber sido mejor, sí, pero es mejor de lo que apuntaba.

Por extraño que parezca hay remakes de todo tipo de obras, por ejemplo en Condor (USA) le toca turno a la película de Sydney Pollack con guion de Lorenzo Semple, Jr. y David Rayfiel Los tres días del cóndor. El resultado es tirando a rutinario, no es mediocre pero sí que suena a algo mil veces visto, y no me refiero a la propia película original. Pero supongo que para la gente que tenga mono de series de espías de corte clásico, tratadas con cierta seriedad y hechas de manera que disimule lo más posible un presupuesto limitado, será un descubrimiento.

En Marvel/ Disney aún no han perdido la esperanza con las series para TV,por extraño que parezca, aunque lo realmente sorprendente es que el público aún no haya perdido la esperanza. Para poner de nuevo a prueba la paciencia está Cloak and Dagger (USA) que es un compendio de las peores decisiones que se pueden tomar en una serie. Es cierto que elegir Capa y Puñal ya era una elección complicada, son unos personajes a los que es más fácil convertir en Bajona Aburrida Anti-Drogas que en héroes con problemas, pero lo cierto es que da la sensación de que los productores se vieron Runaways y tomarón notas de todo lo que funcionaba, para hacer al revés. Ni el flashback, ni la excusa para los poderes, ni los personajes nos importan lo más mímimo, la acción se presupone, los clichés eran ya aburridos en los ’70 y la incapacidad para meterse en materia hace que uno sospeche que, además, también han decidido cagarla en todo lo que Black Lightning hace bien. Todo eso y la incapacidad para reproducir las pintas de los personajes originales. Cierto es que eso es casi una mejora en el caso de Puñal, que siempre ha parecido que llevaba una capa de tipex por encima, así que el desplazar la objetivización sexual hacia Capa es casi un cambio bienvenido -aunque, la verdad, si vas a hacer eso te puedes ahorrar una escena de intento de violación, opino-  pero lo que no tiene sentido es que un personaje que se llama Capa y cuyo ‘uniforme’ es una capa que normalmente poco más que la cabecita deja ver… no lleve capa. En serio, si The Cape fue capaz de ofrecer un personaje central CON CAPA aquí no debería haber sido TAN difícil. Pero parece que ese es el destino de las series de televisión de Marvel, ser peores que The Cape.

Adaptar uno de mis libros favoritos del año tiene el peligro de las comparaciones. En el caso de Dietland (USA) logra salvarlas por el método tradicional de ofrecer algo que logra ser complementario y, a al vez, divergente. Mucho uso del humor y de las posibilidades visuales -animaciones incluidas- para dejar claro el contexto satírico -no nos vayamos a encontrar con otro caso como el de El Club de la Lucha– a la vez que nos ofrece toda la mala leche y reflexión de la obra original. Apoyado, además, por un reparto impresionante, especialmente en su vertiente femenina. Especialmente su protagonista, Joy Nash, y, por supuesto, Julianna Margulies haciendo una construcción de personaje que casi como su imagen pública -o como la versión malvada de la añorada Cat Grant de Flockhart–  pero también, y cada una en su estilo, desde la brillante Tamara Rinue a Erin Darke o Robin Weigert, Un gozo. Y uno necesario, teniendo en ceunta que el tema centrla es el peso y toda la construcción social entorno al culto al cuerpo. Es una alegría que salgan obras como esta.

Hay que reconocerle a Facebook el seguir intentando hacer… lo que quiera que sea que están haciendo. Al menos esta vez con Five Points (USA) no están haciendo un remake sino algo… ¿original? Por supuesto están intentando darle al público adolescente, que si algo ha demostrado lo de Netflix es que lo más interesante para la viraliad y esas cosas son las obras adolescentes -no hay más que ver la diferencia de sus inicios a sus actualidades- de modo que Facebook se salta esa primera época y ha tirado directamente por hacer un espantajo ya mismo. En teoría es una misma historia contada a través de los puntos de vista de distintos protagonistas que aportarán información diferente. En realidad resulta poco probable que puedan hacerlo porque contar las cosas en tercera persona tiene esto, puede ser más o menos difícil empatizar con ellos pero la narración es la misma. Claro que teniendo en cuenta que el nivel general es más de producción primeriza que de una serie creada por un gigante muchimillonario. Pero, en fin, supongo que esto es a lo que vamos ahora.

Hablando de Netflix y sus cosas para adolescentes, en la novedad animada The Hollow (USA) logran algo tan difícil como ofrecer la que puede ser la peor serie de su catálogo y probablemente incluso la peor serie animada que he visto en una buena temporada. Plana en todo; desde un guión que es más estúpido de lo que podría parecer posible teniendo en cuenta lo inteliente que quiere ser, a esa mezcla de idea de mezclar Lost y una escape room  (¡ni siquiera Dragones y Mazmorras!) a unos personajes centrales que de puro esquemáticos parecen hechos con palotes a un animación que parece incluso incapaz de animar esos palotes. El nivel es tan bajo y todos los aspectos son tan insufribles que he llegado a considerar que fuera algún tpo de adaptación de las animaciones flash de un juego de puzzles. Porque no soy capaz de entender que nadie haya puesto dinero para esto. O, que habíendo lo puesto considere que es mejor estrenarlo que enterrarlo en el desierto.

Terminamos la trinidad de ‘a ver si le sacamos pasta a los chavales’ con YouTube Red y su Impulse (USA), entendiendo como tal “a ver quién saca la peor”. Lo bueno es que esta de YouTube no es tan mala como las de Facebook y, sobre todo, Netflix. Lo malo es que no es por falta de ganas sino porque la competición viene a tope. Pero, eh, es mejor también que la de Marvel. Por ejemplo, aquí los poderes los tiene todo el rato, de manera consistente y tienen una función extendida a lo largo del piloto que es, sí, expositivo de situación y personajes pero no el desastre aburrido de la otra. ¿Qué es lo que sí que tenemos entonces? Pues a una adolescente a la que una situación traumática -sí, otro intento de violación, yo qué sé, conento me tienen- desencadena unos extraños poderes de teleportación -sí, también aquí hay teleportación- pero con un trasfondo para los mismos que se va insinuando acercándola más a Jumper que a una obra tradicional superheróica. El piloto deja la sensación de que podría haber potencial aquí, pero que se han decidido por usar todos los tópicos y clichés antes que ofrecer algo realmente interesante. Pero, por suerte para ella, en el contexto de esta semana el tuerto es el rey.

La joya de esta semana es Pose (USA). Un gran programa doble con Dietland en el que, sorprendentemente, esta es la de Ryan Murphy. Posiblemente la versión más contenida que haya visto de él. Mucho más cerca de sus America Crime Story pero con un tratamiento -no exento ni de cierto humor- que si fuera posible en él diríamos que es más serio. Parece tomada más como una oportunidad para expresar la idea de todo un movimiento, educar en lo que sucedió en los ochenta y hablar tanto de grandes temas como de al gente que estuvo en aquel momento, cediendo su espacio precisamente aquellos que no suelen tenerlo (hay como media docena de intérpretes trans, la mayoría de ellos racializados y, por supuesto, queer)  y es algo que se nota también que sucede detrás de las cámaras.con Janet Mock como asesora y escritora, y la presencia de gente como Our Lady J en la escritura. Pero es que, además, el casting está estupendo. MJ Rodriguez en el papel protagonista, Dominique Jackson como su antagonista, Indya Moore en el papel perfecto para robar escenas y aquello que se suele llamar un amplio elenco que incluye también papeles -no muy agradables pero sí agradecidos- para actores blancos que atraigan a ese otro público y cuenten esa otra historia: Evan Peters, porque claro que tenía que salir en esto el actor fetiche de Murphy,Kate Mara como su mujer y James Van Der Beek como su jefe en un ejercicio de TRUMP!smo total -que nos recuerda no solo a su mentor Roy Cohn (lo que hace inevitable recordar también Angels in America, claro, sino también aquello de los polvos y los lodos)  – ofreciendo así una visión global de una época en la que los balls, lo queer, el inicio de la crisis del VIH, y mil cosas más se iban interconectando y retroalimentando. Y así, al final, Ryan Murphy ha logrado hacer una serie que aprece de las de toda la vida pese a estar hecha como nunca.

Terminamos la semana con Succession (USA), que es una cosa así, sencilla, una pequeña mini que vale para rellenar un domingo por la tarde o algo así, pero poco más. Te la pones mientras plancha, no hay que prestarle mucha atención, te cuenta una historia familiar de lujos, empresas y maniobras por el poder, sale algún actor conocido, notas el parecido con los Murdoch… Yo qué sé. No es como para prestarle atención, pero tampoco ofender tenerla de fondo.