¡Pilotos Deathmatch! Bobcat Goldthwait’s Misfits & Monsters, Wellington Paranormal y más

No me extraña que en Bobcat Goldthwait’s Misfits & Monsters (USA) el nombre del creador aparezca tan grande. No tanto porque tengan la intención de usarlo como gancho más que porque el propio Goldthwait paree estar intentando un arco final de redención o, al menos, de resurección. Se supone que esta sera una serie antológica con temática variable pero siempre cierta unidad en los elementos humoristicos. Puede que Goldthwait no signifique mucho como nombre para aquellos que no estuvieran atentos a la comedia USA de principios de los ’80, de hecho supongo que fuera de allí es conocido como ‘el de la voz rara de Loca Academia de Policía‘. El caso es que reinventarse como autor interesado por la comedia y la incomodidad no deja de estar en línea con su propio acto así que imagino que podemos unirlos. Empezando por esta primera historia, mezcla de dibujos animados (2D, para el que se lo pregunte) y personajes reales, con Seth Green siendo perseguido por un personaje al que puso voz y que le hizo famoso. Un inicio sólido que abre el interés por ver qué vendrá después y cómo piensa conjugar esa prometida mezcla de temas y estilos. Que ya es bastante.

Este debería ser un punto de alegría para Netflix, porque The Epic Tales of Captain Underpants (USA) es un personaje bien conocido y porque, aunque sea quedándose en lo más sencillo y efectivo, esta vez han logrado una serie infantil que es al menos aceptable. Puede que ni la animación ni el guión sean gran cosa, pero viendo sus esfuerzos anteriores al menos esta vez han logrado que no de vergüenza. Estas son las victorias a celebrar.

Es difícil saber qué se pretendía con este The Outpost (USA), voy a presuponer que una serie de fantasía que no saliera muy cara porque esos son sus dos logros más obvios. Supongo que también podría tratarse de lograr una serie de verano. Algo sencillo para rellenar las parrillas en estos días. Lamentablemente el resultado está más cerca de la programación diurna de los canales de televisión juveniles, si ese era su objetivo -y lo considero posible- diría que ha sido un éxito rotundo. Eso sí, espero que le den algo de interés al guión o no creo que los espectadores vayan a aguantar mucho rato.

Esta semana estamos en el terreno de lo aceptable. Con Sharp Objects (USA) la HBO hace una serie correcta en todos los aspectos -sobre todo teniendo en cuenta de dónde sale- en la que los actores están bien y en la que poco más se ofrece que recordar lo que un tiempo fueron las miniseries de sobremesa. Una intriga aceptable aunque no muy elaborada, unos pocos personajes y actores cumplidos. No me extrañaría que acabara emitiéndose en dos días consecutivos en un fin de semana.

Por suerte esta semana también nos ha traído Wellington Paranormal (NZ), una serie a la que aún le queda bastante que mejorar pero que ya ofrece inicios interesantes con esta mezcla de humor y suspense en una división de policía paranormal. Este piloto es poco menos que una introducción y se nota que el presupuesto es, digamos, limitado, pero al menos apunta maneras.


Deja un comentario