¡Pilotos Deathmatch! Castle Rock, Cupcake & Dino: General Services, Dead Lucky y Rise of the Teenage Mutant Ninja Turtles

No me ha convencido demasiado este Castle Rock (USA). No tengo muy claro que es lo que quieren contar y, la verdad, tampoco me da la sensación de que ellos lo quieran. Hay muchas referencias y guiños a los habituales de King, sin duda, pero en una trama tan desdibujada como la que se presenta en sus primeros capítulos hacen más por distraer esperando algún giro al respecto que por lograr ofrecer una trama. No quiero saber los que lleguen de nuevas. Sobre todo porque la presentación de personajes y situaciones en el piloto resulta especialmente difusa. más interesada en establecer un tono que en contar una historia llega un momento en el que te planteas si merece la pena seguir adelante. Quiero creer que sí, que es simplemente un problema de decisiones que una vez haya puesto a los actores -que hacen lo que pueden con lo que tienen, sobre todo algunos como Bill Skarsgård, que no queda claro si está ligado a su personaje de IT o si, simplemente, no le han dado indicación alguna sobre su personaje más allá de que procure mostrarse tan comunicativo como una berenjena- a funcionar acabará saliendo algo decente. Quizá incluso bueno. Pero, la verdad, la voy a continuar ‘por ser vos quien sois’ porque esto tiene bastante peor pinta que Dead of Summer. Ya veremos.

No diré que Cupcake & Dino: General Services (USA) me haya gustado, pero sí puedo aseguraros que para los desastres que suelen ser las series de Netflix para chavales esta es aceptable. Se me ocurren, por supuesto, muchas cosas que decir de ella que no son exactamente buenas, pero supongo que si alguien busca un híbrido entre Historias corrientes y Gumball pero no quiere que sea mejor que ninguna de ellas, entonces es la serie que estaba buscando.

Más que curiosa la australiana Dead Lucky (AU), un policíaco al estilo inglés que lleva una línea principal y otras secundarias. Por supuesto parte del éxito corresponderá a si sus actores principales Rachel Griffiths -que está estupenda en el habitual papel británico de inspectora abrasiva con problemas pero dedicada a su trabajo- y Yoson An desarrollan algún tipo de química. La historia está bien, sin más, como la producción, pero estas cosas las mueven los personajes, y ya pueden ir dándose prisa, porque los secundarios pueden ir cambiando pero los policías… no.

Algo parecido ocurre con Rise of the Teenage Mutant Ninja Turtles (USA), hay buenas ideas junto a malas realizaciones, momentos que parecen muy forzados, ideas interesantes que parecen estar ahí para dar un ejemplo de lo que seguirá. En general, una obra que quizá cuando lleve una temporada estará más pulida pero que, de salida, más que un piloto tiene un batiburrillo de elecciones buenas y malas. Con un poco de suerte irá a mejor, pero de momento lo que hay es caos. Que, dentro de lo malo, es algo aceptable. A ver cómo sigue.


Deja un comentario