¡Pilotos Deathmatch! Mostly 4 Millennials, Sacred Games y ¡Samantha!

Normalmente cuando parece una novedad de [adult swim] me limito a señalar que no soy su público y que lo que ellos llaman humor ni siquiera me interesa. Con Mostly 4 Millennials (USA) pasa otra cosa. No me gusta, pero no porque no sea su público, que sigo sin serlo, sino porque ADEMÁS se le ve la patita de lo viejo. Sí, generalmente su Bro Humor tenía un rango de edad entre los adolescentes más adultos y los adultos más adolescentes. Pero la vida sigue su curso y ahora ya son personas de mediana edad haciendo chistes sobre Esos molestos jovencitos, aiiimraait? Logran sonar más viejo de lo que probablemente sean, sus críticas son de alguien completamente desconectado con todo -en serio, tan desconectados que hacen chistes sobre cosas que se criticaban de la MTv hace ya décadas, ¡sobre Punk’d que es de hace 15 años! ¡¡¡O lo de los graffitis!!!- y, en general, lo que más logran producir es vergüenza ajena. Vergüenza por un nivel de desesperación en la crítica desde una posición establecida de poder como no recuerdo haber visto desde, por lo menos, el humor sobre los hippies hace tantas décadas ya. No tengo idea de qué pretendía conseguir el canal con este programa, pero lo que han acabado demostrando con su programa de teórico humor es que son unos carcas. Espero que al menos sean conscientes.

Que Sacred Games (O) (IN) esté vendiéndose como El nuevo Narcos de Netflix nos hace entender, de entrada, que Netflix necesita éxitos nuevos. Lo más cercano que ha tenido este año de entre sus 21 estrenos hasta hoy es Aggretsuko y no es realmente ni suya (originalmente fueron unos cortos de animación de la TBS japonesa que Netflix pagó para una nueva tanda con otro formato) Supongo que como ya hace más de un año de 13 Razones -y visto el desarrollo de las siguientes temporadas de sus series estrella- estarán nerviosos por encontrar un algo. La parte buena es que al menos esto servirá para volver a mover una novela de 2006 que en España pasó con más pena que gloria -y mira que la locura de las notas y la traducción merecía algo más de caso por el ego delirante envuelto en el asunto- y lo malo es que no deja de ser un producto correcto pero sin mucho más interés. Supongo que desde un punto de vista externo conocer así el país puede vender un exotismo que llame la atención al público occidental -que era algo que ya intentaba con éxito desigual la novela original- y al menos esta vez los hispanohablantes no vamos a reconocer los desastres de los acentos, así que eso que ganamos. Yo qué sé. Es principios de julio, si no tienes ninguna otra cosa que ver esto tampoco te va a hacer daño. Yo preferiría echarle un ojo a las películas (y alguna serie) que hay por ahí tanto de Asia central como oriental pero no voy a obligar a nadie.

Y la última idea de la semana es ¡Samantha! (O) (BR), una serie que hace lo que puede con uno de los tópicos más manidos, el del ex-niño prodigio que quiere regresar al éxito tras una vida agitada y blablabla. Porque hace unas décadas estaba en un show muy conocido, o algo así. Por supuesto al final lo que tienes es lo de siempre, alguien que era famoso y ahora es reconocible y sus locos intentos por volver a ser relevante y por llevar una vida digna. Así que no hay mucha crítica -olvidaos de Franky Banderas… o no, a saber- y tampoco mucho que añadir a los dos millones de historias similares que ya se han contado sobre el tema. Qué le vamos a hacer, quizá la próxima semana haya más suerte.


Deja un comentario