Hay que reconocerle a los británicos la capacidad de convertir lo que podría ser un docudrama en un drama, lo demuestran especialmente en obras como esta Black Earth Rising (UK) que ha empezado a emitir la BBC Two y que sirve para mostrar los intríngulis de los juicios internacionales por crímenes de guerra. Lo que permitirá, además, hacer más temporadas si esta funciona. Y no tendría pro qué no hacerlo, es cierto que el centrarlo en África es irse un poco a lo más cómodo para un punto de vista angloeuropeo, pero al menos lo hace mostrando desde el principio las cartas. Veremos cómo evoluciona pero, cuanto menos, Hugo Blick parece decidido a hacer una serie más sencilla -aunque igual de efectiva- que The Shadow Line o The Honourable Woman. Y eso ya debería de ser una recomendación.

Con A Discovery of Witches (UK) nos encontramos con una producción inglesa que precisamente en eso que implica la recreación, efectos y demás logra ser brillante. La adaptación de los libros sufre de, pro supuesto, los problemas que ya tenían los libros que en buena parte venían de la saturación de mercado del sobrenatural con un algo de romántico y bastante de la sensación formuláica de unir un paso a la adultez y el descubrimiento de un mundo mágico oculto a los mortales. Lo realmente sorprendente es que hayan tardado tanto en hacerlo, pero en fin. Ya está aquí. Y si te gustan este tipo de historias presupongo que también esta te irá bien. Si no… bueno… está bien hecha, claro.

Entiendo que Netflix está haciendo esfuerzos por arreglar ese espanto que tiene por programación animada, y que quizá en alguna otra presentación The Dragon Prince (USA) hubiera podido ser una solución. Pero entre la colección de topicazos desplegada, el empezar con tres minutos y medios de infodump voz en off mediante -en una de las muestras más claras de pereza narrativa que he visto en años-, la animación correcta en un día benévolo, la notable ausencia de personajes femeninos entre tantísimo personaje masculino -sin duda un efecto secundario de las cruentar luchas- y, en fin, la sensación de que esto podría haber sido realizado por un programa de creación aleatoria de entornos y tramas… pues más les vale que sigan buscando algo que les funcione. Porque aunque sea posible colarle la cosa esta que querría ser Avatar o algo similar, pero no sabe ni por dónde empezar a intentarlo a unos niveles que sólo se me ocurre compararlo con la películas de Dragones & Mazmorras excepto porque incluso esta tenía aciertos de cuando en cuando… al final acaba siendo más parecido al guión de  Avatar, la película. En el sentido de que no parece que haya nadie especialmente interesado en él pero no queda más remedio que exista para lograr hacer pasta. E incluso en eso sospecho que se van a quedar con las ganas. Aunque, quien sabe, quizá haya superfanes de este tipo de historias trilladas, masticadas e incluso algo irritantes en su torpeza ombliguista. Quiero decir, tiene que haber gente para todo. ¿No?

Lo bueno de encontrarse con una serie tan encantada de haber conocido como The First (USA) es que sabes que en realidad tú das igual, ellos han tendio suficiente haciendo esto y estando seguros de que son la caña. Qué más dará lo que opinen los espectadores. La idea de que es un producto de prestigio dentro del campo de la ciencia ficción -pero que no lo parezca- te lo dejan tan claro desde el principio que no sé ni para qué malgastar el tiempo con esto. Tienen mucho más claro ese objetivo que cómo conseguirlo y, claro, con una situación así más vale que decidas rápido si vas a aceptar su palabra. Porque si no te espera un tedio más que notable mientras te cuentan una batallita que posiblemente hubiera estado bien… contada por cualquier otra persona de cualquier otra manera.

Es curioso esto de Forever (USA). Nos cuenta una vez más la historia de un matrimonio instalado en la rutina, el intento -sobre todo por parte de ella- de darle un meneo al asunto. La crisis que eso provoca. Y lo hace usando a dos grandes cómicos que limitan su tendencia a la sobreactuación a tope. El resultado es, finalmente, un análisis sobre el matrimonio, la rutina y la vida ordenada y, en segundo, una serie agradable. No muy inspirada ni, desde luego, original. Así que lo que intentan por un lado parece ser una defensa de lo otro. No es una mala serie, ni mucho menos.

*suspiro* God Friended Me (USA)… Creo que le he dado menos vueltas a algunos vegetales grisáceos en el plato. Es decir, sabes que no huele bien, que no sabe bien, pero que tienes que probarlo para poder quejarte con propiedad. Pues bien, con esto casi desearía haberlo dejado para desayunar, merendar, cenar de nuevo… Es todo lo que uno puede temerse de lai dea Un tipo que quiere hacer un podcast ateo recibe una invitación de facebook de Dios que le dice a quién tiene que ayudar. Lo peor de media docena de ideas distintas que ya se han hecho con mucho mejor tino antes. Y, lo peor, es que no tiene pinta ni de que vayan a poder construir algo interesante a partir de aquí en varios episodios.

Es difícil no reducir el comentario sonre Last Hope (O) (JP) a Po’fueno, po’fale’, po’m’alegro. Probablemente porque parece hecha rellenando un listado de tópicos del manga. En cinco minutos en el futuro estamos postapocalípticos y aunque tenemos la forma de hacer roboces gigantes también hay cosas que atacan a la humanidad probablemente por culpa de esta misma, por suerte el grupo de élite que se encarga de los roboces está decidido a protegerla aún a riesgo de sus propias vidas, y eso que son personajes muy distintos y con muchos problemas personales. Tan formuláica que en ocasiones parece su propia parodia -en serio, ¿qué le pasa a los pechos de los personajes femeninos?- supongo que no soy quién para juzgar esta serie porque, bueno, está muy lejos de tocar ninguno de los temas que a mí me interesan. Así que me limitaré a decir que no soy su público, pero que sospecho que tienes que estar muy metida en este tipo de esquemas repetitivos para serlo.

Muchas son las cosas que no entiendo. Sobre todo en lo que a la programación de Netflix se refiere. En concreto esta vez no entiendo Norm Macdonald Has A Show (USA), y no lo entiendo porque los últimos años se le ha dado distintas posibilidades de programa a Macdonald y no ha funcionando nunca, ninguna. Cierto es que en los noventa tuvo un buen momento, pero aquello creo que está bastante claro que pasó y que para cuando logra acertar es más por la persistencia que por la realidad. Pese a todo le han dado un programa. Y resulta que en él parece tener más libertad que en los anteriores… lo que significa que tiene aún menos idea de qué hacer o con qué finalidad hacerlo. No es que sea un mal programa, es que logra que lo tedioso de la divagación continua demuestre por qué es muy gracioso no sirve de gran cosa si no hay músculo para la improvisación detrás.

Debido a lo que solo puedo entender como una completa decisión de que todo el canal sería cerrado tras la venta a Disney y, por lo tanto, no merecería la pena esforzarse lo más mínimo en una programación mínimamente interesante, en FOX han decidido emitir Rel (USA). Que es algo así como al idea de sitcom que alguien tuvo en los ’90 con ideas de los ’70. Pero en viejo. Entiendo que si el cómico central te hace mucha mucha mucha mucha mucha gracia lo mismo puedes sufrir el piloto entero sin poner los ojos en blanco y clamar al cielo. En cualquier otro caso, no recomiendo a nadie que se acerque. Ni zapeando.

Por suerte también hay series como Strangers (UK), que sin duda confía en exceso en el carisma de John Simm y que ofrece una historia menos original de lo que podría ser deseable, pero que logra hacerlo efectivo precisamente con el manejo de esa estructura familiar y gracias en gran parte a su actor principal. Algo que en una semana como esta puedo aseguraros que se agradece. Sobre todo porque por lo menos así hay un motivo para estar interesado por cómo proseguirá la intriga de la serie. Algo es algo.

Dentro de las mil novedades habituales de Netflix llega otro de esos momentos de Parece que esto funciona fuera, fichémoslo a ver si con nosotros también funciona. En forma de Super Monsters Party (USA) Y… bueno… si te va los genéricos y no tienes demasiados problemas en soportar productos en la media supongo que puedes verlo. o algo.

Creo que lo único que puedo decir de You (USA) es que tratar de buscarle una parte buena a su estreno es toda una aventura. No es en absoluto inspirado y desde casi el principio se nos está telegrafiando lo que va a pasar. Se insiste en unos códigos de películas de ese mismo canal y, desde luego, se recalca con subrayador fosforito el problema del personaje principal… así que no hay nada mínimamente sorprendente y sí una cierta idea de que estamos viendo la adaptación de un libro que podría haber sido provocado por los telefilmes de este mismo canal dando lugar a un ciclo sin fin de autoalimentación. Así que si hay que buscar algo bueno sería… hummm… ¿que habla de una masculinidad tóxica? ¿Que demuestra un romanticismo falso que se nos vende desde los medios? Ni idea. Me cuesta, la verdad, decir algo bueno de este genérico.