¡Pilotos Deathmatch! Blood, Motown Magic y más

Cómo están las cosas que hasta Channel 5 se ha decidido a darle un tiento a la ficción. Sí, a estas alturas ya hay algunas que han hecho el recorrido y vuelto pero Channel 5 funciona así. En cualquier caso, lo resultante ha sido Blood (UK). Ciertamente Sophie Petzal no hubiera sido mi idea de showrunner a priori, pero supongo que parte de ese cambio es apostar por nuevas voces. El resultado es meritorio, aunque se note aún un poco verde. Un drama familiar en el que el elemento de misterio y sordidez (una mujer decidida a descubrir si, como ella sospecha, su padre mató a su madre aunque tenga que enfrentarse para ello a toda la familia.) en el que al final estamos casi más cerca de un enfrentamiento en el que es difícil saber si hay un gato y un ratón antes que una obra coral. Pero, desde luego, es un buen punto de partida.

Es curioso esto, hacer una adaptación de un podcast  y que parezca una de esas miniseries de Basado en Hechos Reales de las tardes de los fines de semana. Aunque, claro, Dirty John (USA) es un ¿esfuerzo? de Bravo que no sólo sale fatal, además malgasta una enorme cantidad de talento humano con Connie Britton y Eric Bana a la cabeza. Que Britton parezca estar en automático es tan poco habitual que sólo la estupenda Julia Garner salva un poco el desaguisado. Un poco.

 Hablando de miniseries, supongo que Escape at Dennemora (USA) hubiera sido recibida con alegría hace muchos muchos años. Ahora mismo es algo tirando a rutinario. Con todas esas ideas de grandeza y de persistencia actoral y de grandes nombres y blablabla. Pero tan entretenida como uno de esos biopics de hecho histórico. En fin, la televisión y sus cosas.

Por fin una serie infantil de Netflix que sólo da un poco de vergüenza ajena, y es que aunque Motown Magic (USA) esté muy claramente creada para aprovechar el catálogo de… bueno… la Motown… y la parte más clásica de serie animada esté como siempre en lo casi-robótico de las plantillas los pequeños esfuerzo por diferenciarla son las que al final logran que merezca le pena. Y no ya sólo por las canciones que, por supuesto, acaban siendo lo que más.

La HBO ha hecho una coproducción con un par de canales italianos -la RAI y TIMvision, vaya-  para adaptar My Brilliant Friend (USA), las novelas de Elena Ferrante, vaya. El resultado es… bueno… supongo que no soy su público o algo porque a mí esta adaptación me dice incluso menos que las novelas en las que se basan. Pero entiendo que si alguien está mucho en las relaciones de amistad que parecen intrincadas cuando no podridas estará ante su tipo de serie. Me temo que en este caso no podría estar más lejos de interesarme trama, actores y narración. Así que supongo que estamos ante un nuevo éxito.

Por contra Queen America (USA) es otra de esas series de Facebook que nadie ve que en este caso parte de una premisa de comedia negra para acabar siendo más negra y menos comedia en un aspecto fundamental: La falta de cualquier tipo de cosa (¿ambición, intencionalidad, trabajo?) de la obra choca frontalmente con una Catherine Zeta-Jones que parece dispuesta a todo por levantar el trabajo que le ha caído. Lo logra en alguna ocasión – especialmente cuando Judith Light pasa por allí- pero acaba siendo como ver la encarnación de la victoria pírrica. Zeta-Jones se esfuerza demasiado en un producto que está muy claramente por debajo de sus capacidades y talentos. Está tan claro que podría protagonizar perfectamente una gran serie como que no será esta.


Deja un comentario