¡Pilotos Deathmatch! Diablero, Overthinking with Kat & June y The Long Song

Nueva serie de Netflix realizada en México. Lo agradecido que es esto de los estrenos internacionales. Pero, bueno, a lo que iba: Diablero (O) (MX) es la adaptación de un libro de F. G. Haghenbeck, Francisco Gerardo es lo que significan las iniciales. Quizá a los habituales de la sección de libros le suene porque es un autor que a mí me suele gustar y cuyas novedades -menos habituales de lo que serían deseables, también os diré- tienden a ser interesantes. El título adaptado en cuestión, El diablo me obligó, fue publicado en España hace unos seis años. En cualquier caso, la serie tiene un problema que el libro no. Y no me refiero al presupuesto para la producción. Me refiero a que el libro tiene 200 páginas y la serie ocho capítulos. Y se nota. Se nota que con dos o tres hubieran tenido más que de sobra y que van estirando temas y situaciones para disimular los huecos. Así que la idea no es mala -tampoco especialmente original, puestos a decir- pero el resultado está lejos de funcionar. Y no sólo por las interpretaciones. En fin, a ver si para la próxima…

Dentro de la inexplicable estrategia de YouTube para sacar contenido de pago llega Overthinking with Kat & June (USA) como comedia de esa que llaman de Humor Incómodo sobre dos compañeras de piso que son eso y poco más. La gracia, se supone, es poder escuchar los pensamientos de ambos personajes. Supongo. Lo cierto es que es un tipo de humor que nunca me ha hecho gracias y que aquí no parece que vaya a empezar a hacerlo. Las dos cómicas principales parecen tener una buena base pero la verdad es que parece que estamos antes ante una evolución de algún tipo de youtube -lo que debería haber imaginado desde el principio, por otra parte- que de una serie considerada como tal. En fin, supongo que no soy el público.

Rematamos la semana con The Long Song (UK), adaptación de la mano de Sarah Williams de la novela de Andrea Levy sobre la esclavitud y las plantaciones en Jamaica. El tipo de historia que podemos imaginarnos y que cuenta a su favor con unas interpretaciones estupendas de Tamara LawranceHayley Atwell. La primera en toda su shakespeariana tragedia, como sufriente heroína de corte clásico; la segunda disfrutando de un papel de villana bordeando pero sin caer en la caricatura del puro saberse intocable, también hay secundarios –Lenny Henry, por ejemplo- que logran bordar sus papeles. Así que supongo que esa vieja frase de que si vas a hacer algo clásico más vale que lo hagas de la mejor manera posible, vuelve a aplicarse. No sé si para alguien será una revelación pero está claro que es una magnífica miniserie. Tendrá que ir lo uno por lo otro.


Deja un comentario