¡Pilotos Deathmatch! Years and Years y más…

No esperaba yo empezar el repaso semanal con un remake, pero aquí estamos, sobre todo porque 15 Days (UK) es un remake de la galesa 35 Diwrnod nada menos. Así que han recortado un poco los días. La idea es la misma: Un grupo de hermanos más o menos apartados se reúnen tras la muerte de su madre. Hay por lo menos la promesa de un asesinato, pero también más cosas ocultas -nuevas y viejas- vagando a su alrededor. Cuatro noches seguidas en las que el misterio -no tan ‘cocinado’ como debería- se ha apoyado en su reparto para salir a flote. Y, al final, un buen entretenimiento que, empiezo a sospechar, es ya algo.

Hablando de emitir una serie en días consecutivos, también The Bad Seed (NZ) ha tenido al idea -cinco noches en este caso- adaptaciones de dos libros de Charlotte Grimshaw, thriller psicológicos concretamente. Violencia, sexo, política.. un poco lo de siempre. No es que esté mal – de hecho, el reparto hace lo que puede – pero sí que es sencillo que suene a ya visto. Y, claro, en cinco capítulos de una hora es algo que se nota más aún.

Podríamos hablar de Catch-22 (USA) pero menos como adaptación de la -estupenda- novela que como Partido Homenaje o Cenorrio que se pegan a cuenta de Clooney pero no sólo. Porque está claro que clooney ha hecho esto porque ha querido y como ha querido, y que se lo ha pasado en grande haciéndolo. Pero el resultado queda tan lejos del original que el resultado final está más cerca de una pantomima como diversión de unos señores ricos que de un intento serio de reproducir todo lo que el libro daba de si. Aunque quizá pedir ese tipo de adaptación de semejante obra es mucho.

No es que este Five Bedrooms (AU) sea un remedo de Friends pero sí que está intentando capturar algo de esa mezcla de amigos, situaciones cómicas y algún momento más dramático. Porque aquí compran directamente una casa para compartir entre todos y porque hay momentos en los que el espíritu de, si no This Is Us al menos sí Treintaitantos, sobrevuela las partes más dramáticas. En fin, supongo que podría ser peor.

Por motivos que no entiendo es más fácil encontrar el episodio pirateado que un trailer
Parece que Netflix ha encontrado gracias a It’s Bruno (USA) un formato similar al de la tira. Historias cortas y sencillas con un señor paseando su perro -un chucho que parece destinado a robar la función haciendo lo mínimo posble- que son más viñetas agradables que algo con un arco y un desarrollo. Que tampoco es que sea necesario que estemos siempre en esas, a veces se agradece tener estos pequeños momentos de distensión costumbrista y más o menos cómica.

Es difícil decir si L.A.’s Finest (USA) eiste realmente o es uno de esos programas que existen dentro de una historia en la que se nos está hablando de la vida de una de sus protagonsitas. En cualquier caso, esta serie que querría que la compararan con Bad Boys -en serio, se supone que sale de ahí- pero que está más cerca de ser un NCIS de -aún más – baratillo tiene a su favor el reparto, comenzando por Gabrielle Union, a la que le toca por compañera Jessica Alba en lo que es muy obviamente una buddie policiaca.  Y bueno, eso, se puede poner de fondo mientras se plancha. La oreja, por ejemplo.

No hay mucho que decir de Sliced (UK), pero por lo menos no es malo. O, al menos, no es tan malo como Po’ fueno. Otra hsitoria de dos chicos más o menos jóvenes que intentan hacer dinero y que tienen un pasado común y esas cosas. Como mucho simpática, y sospecho que hasta esa valoración dependerá del día.

Parece que a esta no le toca tener trailer, qué le vamos a hacer
En cuanto a The Virtues (UK), posiblemente estemos ante la serie más oscura de la semana. Con el abuso infantil en su centro y una historia de parejas separadas, acusaciones y -claro- violencia. Muy bien actuada, sobre todo por Stephen Graham, que para eso le han puesto un personaje con el que dar un recital. Ahora, las ganas de ver la serie sospecho que van a depender del ánimo del espectador antes que de cualquier otra cosa. Sobre todo proque es una buena serie oscura, pero no una excepcional. Así que allá cada cual.

Me hubiera encantado unirme al furor crítico hacia Years and Years (UK), qué le vamos a hacer. Puede ser la mejor serie nueva de esta semana, sí, pero tampoco es que eso sea decir mucho -a la vista está-. Y el caso es que Russell T. Davies hace una buena historia familiar con su algo de anticipación científica, su diversidad en todos los campos que se le ocurren -que son muchos pero no todos- y alguna sorpresa por detrás. Además de eso tiene un reparto maravilloso en el que procura no desperdiciar ni a alguna estrella que parecen tener en los ratos que le dan el resto de sus proyectos. En cualquier caso me temo que todo este talento y buenas intenciones no acaba de pasar de ahí, una buena serie familiar que tira a lo autocomplaciente en cada oportunidad que tiene y que parece más decidido a convertirse en la mejor de su propia mezcla de futurismo y buenrollismo familiar que en algo que quiera contar algo. Quizá no soy su espectador pero, francamente, me gustaría saber entonces para quién se ha hecho. En fin, quizá sea simplemente que mis expectativas estaban demasiado altas, menos mal que aún no había leído las críticas o más dura hubiera sido la caída.


Deja un comentario