¡Pilotos Deathmatch!

El menos malo de los estrenos de esta semana es The Loudest Voice (USA), una miniserie sobre el escándalo sexual que acabó con la carrera (JA!) de Roger Ailes que aprovecha para hablar de la AltRight y La Era TRUMP! y un poco lo que le pongan por delante porque tampoco tiene mucho mejor que hacer. Empezando por la interpretación como Ailes de Russell Crowe full silicona power que debería valerle un Óscar. Al primero que interprete a Ailes en la pantalla grande y tenga la suerte de que le comparen con esto. A ratos podría pensarse que es un sketch del SNL, porque al fin y al cabo parece que hay un montón de actores conocidos y nadie del reparto del SNL. Pero falta la pretensión de que esto sea una comedia. O algo. Quiero decir, está Seth MacFarlane así que lo mismo ES una comedia pero nadie nos lo ha contado. Excepto que estemos viviendo dentro del universo de 30Rock. Vale, esto es de Showtime/ CBS pero mi explicación tiene más sentido.

Peor todavía es The Rook (USA) que adapta una novela de misterio e investigación paranormal como muchas veces hace Hollywood las cosas: De manera que parezca que todo lo que sabe del libro es el resumen de la sinopsis de Amazon. De hecho la adaptación traiciona tanto al libro que parece que no se han leído el resumen de la sinopsis sino los comentarios de los compradores. Es curioso cómo la obra logra tener puntos débiles y fallos que aquí parecen casi lo de menos comparado con todos los demás problemas que le meten al asunto. Diría que me llega a sorprender que esto haya visto la luz pero a estas alturas no voy a mentir a nadie: No lo hace. Lo único que puedo deciros es que os leáis el libro. Sí, es un tocho, pero es mucho mejor que dedicarle el tiempo a esta bastardización.

Para rematar esta semana de pasión tenemos What Just Happened??! (USA) que tiene a su favor un punto de partida interesante. Y ya. No hay nada más salvable. El punto de partida: un programa que comenta lo que ha pasado esta semana en el éxito televisivo de la temporada y hasta qué punto se toma libertades adaptando los libros. Sí, está muy claro por dónde van los tiros. Y la idea de que en el fondo sea un Talk Show supongo que debería haber facilitado el paso del gimmick al programa. Lamentablemente nadie parece tener muy claro qué es lo que está haciendo, o por qué, o cómo son estos programas. Y al final lo único que se logra es un ejercicio de vergüenza ajena tan extraordinario que es difícil imaginar en qué condiciones se pudo dar luz verde a este proyecto. ¡Menos mal que no han estrenado nada más esta semana!


Deja un comentario