¡Pilotos Deathmatch! My Life is Murder, Pearson, Typewriter y más

Estoy seguro de que podría llegar a encontrar alguna cosa digna de elogio de Human Discoveries (USA),pero no creo que hayan llegado ni a reunir a su reparto en la misma habitación. O, cuanto menos, eso da la sensación con lo desganado que parece todo. Tanto el punto de partida -que está más cerca de Year One que de Los Picapiedras – como las tramas e ideas expuestas. En fin.


Lucy Lawless estrena My Life Is Murder (AU), un muy muy muy simplón Murder Mystery australiano cuya mejor parte es que sea precisamente un Murder Mystery al estilo clásico y su mayor problema precisamente que parece entenderlo menos al modo británico que al Lifetime, con lo que el misterio en sí muchas veces va dando unas vueltas no muy necesarias teniendo en cuenta que, además, se adivina muy claramente. O quizá han empezado por el peor capítulo para ofrecer algo interesante. En cualquier caso servirá al menos como forraje de misterio.


A ratos parece que Pandora (USA) va a ponerse como opening el jingle de Hacendado, pero luego resulta que no hay presupuesto para eso. Porque lo cierto es que en este maxmix de tropos de ciencia ficción lo que prima es la marca blanca. Si cuando hablaba de The Orville decía que estaba claro que McFarlane quería hacer su propio Star Trek aquí está claro que les da igual lo que salga, necesitan una serie de ciencia ficción para rellenar el verano y aquí está. No tengo nada claro que haya alguien que realmente se preocupe por lo que ocurra en esta serie pero, quién sabe, quizá ese desinterés sirva para que alguien cuele algo que realmente quiera meter. Espero que ocurra cuanto antes, la verdad, porque La CW no se merece esto, por extraño que suene.


Esto es, según parece, un spin-off de Suits, centrado en el personaje de Gina Torres que estuvo dando vueltas por ahí durante la primera media docena temporadas. De ahí que sea su personaje, Pearson (USA), el que dé nombre a la serie. Aquí aparece como asesora especial de una suerte de Rahm Emanuel de la vida. Lo que hace que pasemos de las series de abogados a la de políticos con lo que, supongo, puede contentar tanto a su vieja audiencia -al fin y al cabo mucho de la política es el uso y creación de las leyes- como a una nueva más centrada en la parte política. Y, por supuesto, a los que quieran -o queramos- ver a Gina Torres dándolo todo.

Estoy tremendamente sorprendido con Typewriter(O) (IN) y, por esta vez, es para bien. Porque aunque los mimbres de esta serie india puedan parecer simples giros a Stranger Things no solo no tiene que ver más que ser una serie de Netflix sino que, de hecho, es casi como haber convertido en miniserie un capítulo de El Club de la Medianoche. Con una vieja máquina de escribir en mitad de la historia, múltiples personajes en más o menos grupos transitando por ellas y la decisión claramente consciente de guardar un espacio para un humor tirando a blanco, al final tienes una obra de terror que si bien es claramente generalista está ejecutada con las suficientes tablas por parte de Sujoy Ghosh y Suresh Nair -el dúo detrás de Kahaani– como para resultar no solo una sorpresa sino, además, un título recomendable para los que busquen algo de terror ‘familiar’.


Por contra The Unsettling (¿USA? ¿Nordic?) es todo lo que no debería de ser una obra de terror, perdida en sus propias narrativas sin que ninguna llegue a funcionar, sin interés en sus personajes, alejado de cualquier posibilidad de estar contando una historia, como si pensara que con lanzar cosas contra la pared algo acabaría pegándose. Y lo único que se pega es esa misma desidia que parece haber detrás de la serie. Y eso que se supone que está creada para la HBO Nordic, o algo así, porque no parecen haberse molestado ni en estrenarla en USA que es donde se supone que ha sido producida. En fin.


Por cierto, para mí la curiosidad de la semana ha sido el estreno de esta The UnXplained (USA) que juega un tanto a aquello de INQUIETAAAAAANTE, pero con William Shatner y en el canal History. Así que es una lástima que no diga más veces… ¡ALIENS!


Deja un comentario