¡Pilotos Deathmatch! Carnival Row, The Gulf, Sanditon y más.

Empecemos el repaso semanal con Carnival Row (USA), una historia que se queda entre dos aguas. O tres. O cuatro. O… La idea general no es necesariamente mala. La producción en general es razonable. Pero las tramas… oh, las tramas. parece que han agitado el cajón de ‘tropos de siempre’ y, pero aún, no se han molestado en intentar que tenga algo de sentido. Sobre todo porque parece pensado habiendo visto Juego de Tronos pero sin entender que había algo que unía las tramas propuesto desde el principio. Vamos, que si en comparación JdT tiene más sentido os podéis imaginar cómo es esta. Sobre todo porque hay una trama, que podemos llamar un Paranormal Romance, que nada tiene que ver con las luchas políticas y los asesinatos de las otras tres tramas. Lamentablemente también acaba siendo la más entretenida. Es todo bastante desesperante, la verdad, y no acabo de entender cómo esto pudo ser originalmente una historia para una película. Peor aún, la idea de que vaya a ser varias temporadas hace que no se molesten ni en hacer un desarrollo razonable, solo bandazos a uno y otro lado, como si producir mucho fuera más importante que producir algo interesante. Es una lástima, porque podría haber salido algo interesante de todo esto, y al final lo que tenemos es una amalgama que se puede ver si andas con mucho mono -o si echas mucho de meno Penny Dreadful o cualquiera combinación de ambas – pero que deja ese sabor de té recalentado que acaba siendo todo regusto amargo.

Voy a ser rápido con The Dark Crystal: Age of Resistance (USA): Nunca me gustó la película original, y de esta serie solo puedo hablar bien -como de la película- de los muñecos y su aspecto. Bueno, en este caso también podemos hacer un elogio del reparto de voces. Pero vuelve a ser una historia morosa y excesivamente alambicada que, supongo, atraerá más a los amantes de la Fantasía como género. A mí no. Qué le vamos a hacer.

Es curioso como The Gulf (NZ) logra ser tan parecido a una serie policíaca inglesa. Y no me refiero -o no solo- porque vayan a ser seis capítulos. También por la forma de contar las cosas, y por el cuidado en los personajes. Al final ese es el tipo de cosas que marcan la diferencia. Y si bien el punto de partida puede sonar en exceso complicado (una policía que vuelve a la acción tras un aparatoso accidente de tráfico que le ha dejado con rastros de amnesia, para investigar la aparición del cadáver de un pequeño desaparecido cinco años ante. Todo este equipaje parece tener una finalidad, claro, pero resulta quizá un poco excesivo y, peor aún, innecesario para el buen trabajo general que realiza su reparto. Pero, en fin, seguiremos viendo su evolución.

La gente de la Factoria Bud (es decir, Air Bud, los Buddies y el resto de ‘perrerías’) han sacado en Disney Pup Academy (USA) que podría definir como la mezcla de historias de perretes con un muy leve toque a Harry Potter. Una escuela para perros con mucha magia que a ratos parece su propia parodia y, en otras ocasiones, el tipo de idea que vende millones a los más pequeños. Aún no sé cómo considerarlo desde un punto de vista comercial. Desde el artístico, creo que tiene un nicho de mercado muy concreto. Y que yo no estoy en él.

Cadenas inglesas y adaptaciones de Jane Austen. Vale, es cierto que Sanditon (UK) quizá algo menos por aquello de ser una novela inacabada por estar escribiéndola aún cuando falleció. Pero quitando eso. El caso es que la ITV se ha puesto manos a la obra y aquí estamos, con una versión que yo -que estoy lejos de considerarme experto en el tema- diré que es más adecuada que brillante. Y con eso y por tanto, dejo a otros hablar. Porque estoy seguro de que va a ser mejor avisar de que se ha estrenado que extenderme.

Pues sí, Hallmark ha hecho una serie, When Hope Calls (USA). Una de esas que parecen una extensión de sus películas. Especialmente las que salen de ellas. Como en este caso, claro. Un doblete sentimental, mucha gente encantadora, todo muy luminoso y… ahm… blanco. En fin. Parece que esta semana no soy yo el espectador ideal. Qué le vamos a hacer, así son los deportes.


Deja un comentario