¡Pilotos Deathmatch! A Confession, Good Talk with Anthony Jeselnik y más…

Pues Tony Hale tiene una serie de animación en Netflix, se llama Archibald’s Next Big Thing (USA) y es… bueno… una serie de animación. No hay mucho destacable ni en trama ni casi en estilo -y eso que en estilo por lo menos lo intentan- así que espero que, por lo menos, Hale se lo haya pasado bien.

Es curioso este A Confession (UK) porque es un paso más en varios clásicos. El Basado en hechos reales, el True Crime, la historia de desapariciones de jóvenes… Pero aquí no toca un Docudrama sino una exploración de los hechos con Martin Freeman -estupendo, como siempre- en el centro pero no centrándolo en él tanto como en las víctimas. Así que sí, es una buena creación. Aunque no sé si necesitará de un cierto interés por aquello de ‘lo real’.

Creo que a estas alturas está bastante claro que Jeselnik es el que me parece más avanzado de los cómicos de la Insult Comedy, el humor negro y todas esas cosas. Así que la llegada de Good Talk with Anthony Jeselnik (USA) me parece una buena noticia. Porque le da Jeselnik a posibilidad de hablar con gente con la que se lleva bien (cómicos en su mayoría) y de hacer sus cosas de reírse de la gente. Sin entrar en que, por supuesto, se nota que Jeselnik preferiría estar haciendo otra cosa pero esto es dinero, que es uno de sus motores para la acidez. Es una creación menor, sí, pero si te interesa el cómico y los humoristas contemporáneos te interesará seguro.

En la BBC están sacando comedias de situación y todas esas cosas, así ha salido Scarborough (UK), una cosita flojita pero con cierto encanto por aquello de contar la historia de dos personas que rompieron y ahora, cinco años después, van a volver a intentarlo. Supongo que si lo que interesa es la parte más… emotiva… puede valer.

Sacha Baron Cohen tiene serie nueva en Netflix, se llama The Spy (USA) y es una de esas creaciones que deberían llevar el sello ministerial de quien haya tenido a bien pagarlo. Un artefacto plomizo, en parte por la repetición, en parte porque nadie parece estar muy por la labor, en la otra porque parece que buscan una seriedad que les de más importancia. En cualquier caso, la parte buena de que esto sea un petardo es que al menos poca gente iba a enterarse de su existencia en cualquier caso.

Resumiendo, Wu-Tang: An American Saga (USA) es una suerte de ¿biopic? sobre la creación del grupo. Con lo esperable, por supuesto. Así que, para fanes del grupo y esas cosas.


Deja un comentario