¡Pilotos Deathmatch!

Tardé un poco en caer de qué me sonaba el argumento de Dublin Murders (UK) pero acabé lográndolo. Es la adaptación de uno de los libros de Tana French y, por tanto, la declaración de intenciones de que van a seguir -si les dejan- adaptando otras de las historias de ese departamento de policía que centra la mayoría de sus novelas. Dicho esto, la adaptación es un punto por encima de lo correcto, y aunque no arregla la habitual tendencia de la autora de meter una cantidad más que discutible de páginas en todos sus libros sí que procura resumir algunas escenas. Total, que eso, que bueno, que vale.

Es una pena que este Giri/Haji (UK), con todo lo que prometía de una mirada a los bajos fondos de Tokio y Londres, acabe convertido en un batiburrillo no especialmente divertido. No diré que sea abiertamente aburrido porque entiendo que será parte de un plan o algo, pero parece mentira con los grandes ejemplos de películas de gangsters que llevamos década recibiendo desde Asia que haya salido algo tan mediocre… En fin, una lástima de oportunidad perdida.

Quiero suponer que el problema de Limetown (USA) viene de intentar adaptar de un podcast a una serie de televisión. La idea de que varias escenas sean Personaje graba a otro personaje supongo que vienen de ahí, o de unas ganas de hacer un guiño. Tanto da, ni los actores reunidos ni, desde luego, la historia que montan de fondo, parece tener mucho que aportar.Aunque supongo que es entretenido ver a Facebook intentando entender cómo funciona esto de las series en streaming tomando el relevo de no entender en absoluto cómo aprovechar su potencial de esa otra fuerza del mal llamada Amazon.

A veces uno lee comparaciones de series con «Parece sacada de X» y decide si es más o menos acertado. En el caso de Living With Yourself (USA) sospecho que se nos van a ocurrir un par de capítulos o series con una premisa similar. Por supuesto el buen hacer de Rudd y que apueste más por ser simpática que por impostar una importancia propia hace que, desde el plano de apertura, se pueda ver con agrado. No creo que vaya a revolucionar nada, pero sospecho que está muy lejos de su intención.

Es posible que no sea el espectador ideal de Looking for Alaska (USA) pero sospecho que, incluso para los estándares habituales, esta ¿comedia romántica? ¿drama adolescente? está realizado tan por acumulación de tropos y estereotipos que uno podría creer que están intentando batir algún tipo de récord. En fin.

Vistos varios capítulos de Modern Love (USA) debo decir que tengo más que clara una cosa: No sé para qué me molesto. Está muy claro que esta especie de telefilmes glorificados no son para mí, con esos temas antiguos y esa sensación de querer hacer algo trascendente y rompedor de hace casi cincuenta años. Otro en fin. Pero supongo que a los fanes de los actores les hará gracia. O algo. Yo ya no sé.

Los dramas políticos con muchos niveles suelen sonar mejor sobre el papel. En el caso de Total Control (AU) el resultado es aceptable pero le sobra un poco de relleno en todas partes, aunque al menos la promesa de una historia política con centro en la venganza y que, además, dé más importancia a los nativos australianos es ya algo. Podría ser mejor, podría ser más ágil, pero esto es lo que tenemos.

La promesa -tirando a vaga- de un spin off televisvo de Bourne acaba siendo Treadstone (USA)que es un poco serie de acción genérica con algunas referencias mínimas pero, al menos por esta vez, la suerte de que las escenas de acción no sean el confuso maremagnum de las películas de las que partían. Valga lo uno por lo otro.

Rematamos la semana con The Unlisted (AU), una agradable serie australiana de niños adolescentes vigilantes, o algo así. Quiero decir, no es que sea el colmo de la originalidad ni nada así. pero al menos es una rareza lo suficientemente original dentro de las muy obvias limitaciones presupuestarias.


Deja un comentario