Parece que la factoría Murphy no tiene intención de parar, y así tenemos ahora un nuevo 9-1-1: Lone Star (USA) que logra ser tan entretenido como su predecesora y, sin embargo, dar la sensación de que los personajes están un poco por estar. Es una lástima que tanta diversidad como ofrece luego parezca sacado de Degrassi y sus Episodios Especiales sin que haya una coherencia interna. Aunque quizá pedir coherencia interna a una obra de Murphy sea lo realmente incoherente. Eso sí, los fuegos artificiales son estupendos, y si bien la elección -y el personaje- de Lowe puede ser lo más flojo de todo el conjunto -y, a a la vez, su centro, una lástima- el resto tiene más que potencial para ser el locurón de siempre.

Es una pena que este Awkwafina Is Nora From Queens (USA) no esté a la altura de su protagonista. Porque puede ser el papel en el que menos brilla en estos últimos años y, sin embargo, parece escrito a su mayor gloria. Es difícil entender qué ha podido fallar, quizá el instalarse en una tranquilidad que no tendría por qué tener o conocer. Quizá la falta de algo sobre lo que actura, que se aparte de la rutina de estas historias cotidianas de masomenos perdedores. En fin, quizá la próxima vez tenga más suerte con el vehículo que le toque.

Me resulta complicado hablar de este Avenue 5 (USA) de una manera que no sea intentar comprender qué ha podido salir mal. Armando Ianucci es un tipo que sabe lo que se hace, Hugh Laurie tiene muy claro cómo actuar y cómo sacar humor de las situaciones, Josh Gad es… … … Ianucci y Laurie está claro que saben lo que hacen. Y, sin embargo, esta especie de fábula satírica de ciencia ficción no se aguanta por ningún lado. Quizá porque hubiera tirado mejor en segmentos más cortos, o porque esta sátira espacial se ha hecho y mejor antes, o… no lo sé. El caso es que esperaba algo -tampoco demasiado- de esta serie y está muy lejos de cualquier cosa anterior de sus responsables -excepto Gad, está muy en línea con sus series de televisión en realidad- y lo único que puedo esperar es que el tiempo permita suavizar y engrasar para que haya una evolución a mejor. Desde luego de los involucrados puede esperarse. De casi todos ellos.

Pues ya han subido otra de esas series de bajo presupuesto a Shudder. Esta vez The Dead Lands (NZ), una obra neozelandesa de zombies prácticamente indistinguible de cualquier otra serie de bajo presupuesto de zombies (neozelandesa o no).

Es una lástima el resultado de esta The Ghost Bride (O) (TW-MY) porque el planteamiento resulta bastante interesante. Y ahí se queda. Un ejercicio de exceso de información y una morosidad al presentar personajes y situaciones no hace nada bueno por el capítulo piloto. Que en el segundo se pierdan en escenas difusas tampoco ayuda, así que al final a uno le queda la duda de si tenían demasiados capítulos para poco contenido o si, simplemente, pensaron que esto les daría más empaque. Sea como sea, fue un error.

A veces parece que Netflix decide estrenar por estrenar, esta October Faction (USA) de caza monstruos no solo es uno de los lanzamientos más genéricos que han tenido (que ya es decir hablando de Netflix) sino, además, uno que parece hecho con desgana. Y la duda es, si no tenían muchas ganas ni de hacerlo ni de promocionarlo, ¿para qué se molestaron en un primer lugar?

Estoy seguro de que en la televisión generalistas estadounidense hay gente que piensa que Outmatched (USA) era algo clásico que estrenar. A mí no se me ocurre en qué momento -¿quizá ante el cierre de TBBT?- alguien decide que un padre contra hijos, en el que los hijos son muy listos y los padres no, era algo que necesitábamos ver. Poco podría importar menos.

No sé lo que esperaba de este Star Trek: Picard (USA) pero el resultado es algo en lo que podía haber caído. Una historia de fondo en la que hay menos de viaje y más de space ópera que se vale de la historia e importancia que unos personajes se ganaron ya en el pasado y cuyo éxito, sospecho, vendrá mucho de las ganas que tengas de verlos.