¡Pilotos Deathmatch! «Feel good» y más

Semana muy cargada de novedades de Netflix, que empezamos por una creación infantil, Buddi (USA) una obra que apuesta por lo sensorial para los más pequeños, fundamentalmente sin palabras pero con muchos ruiditos, con mucho movimiento y colores también. No sé qué le parecerá a los preescolares pero sospecho que esto, como el uso de iconografía para transmitir, está muy medido.

También hay hueco para un… ¿docudrama? sobre el invento o invención del fútbol (o football) que se han montado los ingleses con el nombre de The English Game (UK) que supongo que interesara a los que gusten de esas historias porque a mí me ha dejado más que frío. Entiendo la idea de creación épica y la decisión de apostar por actores más corporales pero sospecho que pocas formas más habría de que me dieran igual.

Por sueste esta semana también ha habido un hueco para el estreno de Feel Good (UK), una obra centrada en una cómica con problemas de adicción que intenta rehacer su vida. Lo que incluye su nueva relación romántica o a sus padres. Puede que no suena a lo más novedoso -casi lo contrario con lo que hemos tenido estos últimos años- pero está bien llevado, muy bien, que al final es lo que hace falta muchas veces en este tipo de series.

El siguiente punto en Netflix han sido las series juveniles, esta vez adaptando una novela de éxito -hace ya una década y pico lo menos- como es The Letter for the King (UK), que tiene más de intento que de logro. Pero bueno, se nota que había intención aunque al final sea volver a más de lo mismo. Y, quién sabe, quizá hasta se acabe dando una oportunidad a la novela.

Llegamos a Little Fires Everywhere (USA) que es Witherspoon entusiasmada con otro proyecto, esta vez con Kerry Washington a su lado en la producción y en la interpretación. Historia de dos familias, de raza, pero sobre todo, de los diferentes retos y problemas de la maternidad. Al final es un novelón de los de toda la vida, concebido como una miniserie. Ya veremos si logra ir mucho más allá porque tampoco es que ofrezca mucho más, pero bueno. Podría ser peor.

La tendencia a series de investigadores juveniles (siempre existente, ahora desarrollada) nos trae a Disney Mira, Royal Detective (USA) que aprovecha también para meter imaginería india. Son, claro, casos sencillos y alegres, porque el público es el que es. Pero que no se diga que no lo intentan.

Esperaba algo de Motherland: Fort Salem (USA) y me he encontrado casi lo contrario. Con una idea como de Fuerzas Armadas de Brujas esperaba que lo que tuviéramos fuera un transfondo fundamentalmente pulp. Pero no. tenemos la serie de siempre de fuerzas armadas, como cuando hace dos años todas las cadenas sacaron la suya porque se ve que el problema de la televisión americana es que no está suficientemente militarizada. Así que aquí vamos de nuevo, a descubrir como la hegemonía cultural conduce a una uniformidad de las propuestas que pasa por el rodillo incluso a las más interesantes versiones del exploit.

No me preguntéis como pero Tyler Perry ha sacado unspin-off de su serie política y el resultado es incluso más -involuntariamente- ridículo. En la parte buena este Ruthless (USA) da trabajo a muchas actrices afroamericanas así que alegrémonos por lo mismo porque tengan un sitio desde el que poder ganar algo de visibilidad. Para poco más dará.

Supongo que este Self Made: Inspired by the Life of Madam C.J. Walker (USA) tiene un interés documental o algo así, pero lo cierto es que se me hace más que pesado. No porque Octavia Spenser no lo intente levantar sino porque el tono que se va mezclando entre el Grandes Biografías y el Novelón-Novelón ayudan poco al tránsito.

Si alguien echaba de menos el estreno de Serie de Organización Criminal de Netflix de esta semana que no se preocupe que aquí tenemos She (O) (IN), con una mujer contra el imperio de la droga -bueno, contra uno de ellos-, y que de puro rutinario parece mentira que sea una serie localizada en La India. En fin.

Y terminamos con algo de… ¿terror? Supongo que Vampires (O) (FR) querría ser como una versión adulta de Los Originales y toda la panda, pero lo cierto es que acaba siendo una suerte de versión netflixizada de La Mascarada. Pero en aburrido. Más. Porque al final es lo de siempre oooootra vez. Estoy seguro de que hay más cosas posibles que hacer con vampiros, pero seguimos en las mismas.


Deja un comentario