Repaso televisivo a 2020: El Sark de Oro Tv

Es curioso cómo puedes acabar en un año viendo más televisión -porque supongo que todos hemos visto más televisión este año- y, sin embargo, que no sea tanto el nivel como el año anterior.

A favor de la evolución que llevan estas cosas debo de decir que al menos he visto más pilotos (e incluso series) de procedencia no-anglo, que siempre es una alegría, aunque poco se haya quedado en la memoria. Fundamentalmente la agradable serie taiwanesa Tai Xun Zhe -o The Devil’s Punisher– y la algo anticuada pero llena de corazón serie colombiana Chichipatos.

También ha sido el año de Quibi. No tanto porque haya durado un año como porque ha parecido la creación de algo que tenía una buena idead detrás y mucho (quizá demasiado) dinero para apoyarlo, pero que ha acabado convertida en una historia que se contará durante quizá muchos (demasiados) años. Y no es que careciera de algunos atractivos, había un poco de todo. Particularmente creo que Die Hart tenía una buena mezcla de actores e idea, aunque tuviera el problema habitual de presentar más una película troceada que series de corta duración. Mapleworth Murders era una agradable parodia de series estilo Se ha escrito un crimen llena de los mejores invitados especiales que las conexiones del SNL podían conseguir. Aunque mi favorita fue Nikki Fre$h, mezcla de comedia, musical y algo de ¿reality? en la que nunca parece claro dónde empezaba la ficción.

Lo cierto es que el año empezó con lo que parecía la normalidad. Un musical como Zoey’s Extraordinary Playlist, una continuación como 9-1-1: Lone Star, una de supes como Stargirl e incluso las dos primeras agradables sorpresas del año, las comedias Mythic Quest: Raven’s Banquet Upload por no mencionar lo nuevo de Josh ThomasEverything’s Gonna Be Okay. Y, mira ojalá. Pero no.

En animación hemos tenido un año en el que hemos podido ver Kipo and the Age of WonderbeastsThe Owl House. Incluso se ha llegado a estrenar finalmente Star Trek: Lower Decks, que no acababa yo de verlo claro, la verdad. Y series más o menos juveniles que demuestran lo bien -y lo maduro- que está el género, la cantidad de temas que se pueden tocar. Como en The Hardy Boys pero, sobre todo, con una de las grandes sorpresas del año, The Baby-Sitter Club.

Y hemos tenido también algunas propuestas interesantes, pues claro que sí. Tuvimos Unorthodox, tuvimos Out of Her Mind , tuvimos la peculiar reinvención de Perry Mason y, por supuestísimo, tuvimos P-Valley (de la que ya podemos esperar una más pulida segunda temporada) además, claro, de las dos series que podrían haber estado en cualquiera de los puestos de premio pero no ha sido así.

Queda, sin embargo, su mención como puestos de más que honor. Queden muy recomendados tanto la magnífica Betty como la muy sentida Ted Lasso.

Puede que este año no haya estado tan a tope como otros, pero no podemos decir que hayan faltado novedades que ver. -Y que podremos seguir viendo, aunque no sean novedad- Y al final eso es lo más importante. Supongo.

Así que ya está bien de dar vueltas y hablar de unos y otros y vamos a por aquello a por lo que venís. Digamos ya aquello de: Los ganadores de los Sark de Oro TV 2020 son…


One comment to this article

Deja un comentario