Empezamos con la serie que Netflix ha estado moviendo esta semana, Behind Her Eyes (USA), adaptación de la novela del mismo nombre de la que debo decir una cosa muy claramente: Jamás en ningún momento llega a ser tan aburrida como esta serie de televisión que parece hecha para disuadir a todo el mundo de vérsela entera y pasar al último capítulo y luego a los anteriores por lo que pueda suceder. Porque sí, mantienen el final del libro pese a todo. Ya hemos dicho que toman siempre las peores decisiones de adaptación posibles. No voy ni a entrar en todos los problemas porque, sinceramente, no creo que haya mucha gente capaz de tragarse todo el rato de sexy thriller tirando a lo ridículo por ver el final que se zambulle en lo ridículo hasta sus últimas consecuencias. Por supuesto cualquier posible problema acompañándolo ha sido olvidado porque, bueno, solo llevamos como tres años discutiendo sus implicaciones y contexto, pero vaya. Netflix y sus cosas.

De ahí pasamos ya a algo que Netflix hace pero le da vergüenza. No digo que no lo comprenda, yo también intentaría que no se notara, pero yo qué sé, ya que has pagado para producir The Crew (USA) pues estaría bien que intentaras moverlo o algo. Vale, es un vehículo a mayor gloria de Kevin James, y eso significa que lo mismo está Adam Sandler moviendo hilos por ahí, porque no puede ser -ni oler- más antiguo todo desde al premisa al reparto pasando por la creación de escenas y gags. Es como si hubieran puesto Genérico de Comedia Voy a Tener Suerte.

Hablando de lo cual: Kenan (USA). La serie que parece creada para que Thompson siga en el SNL otra década. No sé en qué momento pensaron que fusilar gran parte de la premisa de Padres Forzosos era buena idea, pero entiendo que sería el mismo día que decidieron incorporar a Don Johnson. Aunque al menos espero que aquí no acabe ligando con ninguna compañera de trabajo. Aunque sea solo por la falta de personajes femeninos. En fin, que quizá alguien ha sobreestimado la posibilidad de Thompson de hacer las tres mismas cosas todo el rato que le ha valido la estima y cerca de veinte años de carrera en el SNL, pero cuando alguien que lleva desde los años noventa trabajando sin parar pensaría que es capaz de algo mejor que interpretar a un personaje con el mismo nombre y un pasado tan parecido. No parece que esta vaya a ser una buena semana para la comedia, la verdad.

Lo que nos lleva a Tell Me Your Secrets (USA) que nos demuestra que tampoco para la no comedia es una buena semana. Algo que podría habernos advertido ya Behind Her Eyes porque, en realidad, no es una comedia. Pero bueno, lo que tenemos aquí es algo menos ridículo, por suerte para ellos es solo un thriller tirando a mediocre con secuestros, asesinatos y sexo no consentido no necesariamente hacia mayores de edad (suspiro) con toda la gente haciendo cosas con pretensión de sospechosas todo el rato mientras no cuentan las cosas que podrían clarificarlas porque ‘memoria autosuprimida’ o porque no les viene bien hablar, o porque cuando les cuentas cosas que no les gustan tiran por la calle de en medio y así el tiempo que haga falta, que si no luego no se puede preparar un final de temporada que permita seguir a por la siguiente. Podría ser mejor, podría ser peor, lo indiscutible es que es.

Cuando creías que esto no podía empeorar llega Tribes of Europa (O) (AL) que a su favor tiene… bueno, que es alemana o algo así. Porque poco más bueno tengo que decir de esta especie de Genérico de Los juegos del hambre pero es Europa que han montado. Tiene su cosa de clanes diferenciados, su trama postapocalíptica pero dentro de un orden y sus momentos de El Guorbuildin No Se Hace Solo. No tengo claro para quién han podido hacer esto, pero puedo aseguraros que no soy yo.

Terminamos esta semana con Young Rock (USA), una serie que, puestos a saquear otras series, decide que aquella Me, Myself & I que se suponía a mayor gloria de Bobby Moynihan no era tan mala idea. Lo era. Claro que lo era. Pero aquí tenemos a La Roca contando desde el futuro (sospecho que solo en el piloto y el resto será en Voz en Off, pero eso soy yo) cómo fue su infancia y juventud en tres planos distintos: 1982, 1987 y 1990. En serio, poner a alguien con 3 y 5 años de distancia dice muy poco del número de temporadas que esperas que tenga la serie. El resultado es, por supuesto, más bienintencionado que conseguido. Los actores lo intentan fuerte, sobre todo los tres ‘jóvenes’ La Roca -por qué esta serie no se llamó The Rock of Ages es otra cosa que se me escapa- y buena parte del reparto, pero lo mejor que puedo decir es que la parte de la infancia es medianamente visible por lo que cuenta de las interioridades del wrestling. El resto… pues bueno, la típica comedia coming of age de época (reciente) y buenas intenciones sin una dirección detrás. Y mira que el destino parecía claro. En fin.