¡Pilotos Deatmatch!

Una cosa buena del desastre que es Netflix es que podemos -si buscamos, porque ellos desde luego no lo ponen fácil- ver las cosas que se hacen por el resto del mundo. Por ejemplo la india Abla Fahita: Drama Queen (O) (IN) que nos ofrece una mezcla de comedia y acción con un contexto bastante ajeno. Sobre todo porque Abla Fahita no creo que sea muy conocido. Probablemente si le suena a alguien sea por la (absolutamente ridícula) discusión sobre si un anuncio suyo se había usado para pasar información a células terroristas que fue dando botes hasta llegar a que su principal acusador, un conspiranóico, pidiera la prisión para Fahita y acabaran discutiendo ambos sobre el tema en la televisión nacional (bueno, por satélite). De modo que el acabar protagonizando una serie de… Acabo de caer en que quizá tendría que haber empezado hablando de esto. Fahita es un muñeco, un títere, como podría serlo Miss Peggy o Doña Rogelia. (Más la primera que la segunda, también es cierto) En fin, que la serie en sí aprovecha también parte de esto para proponer un lío en el que se mete y que la obliga a huir buscando la verdad tras ser falsamente acusado. La verdad es que el resultado es un poco mixto, supongo que por falta de ese contexto cultural pero también porque la duración es quizá algo excesiva por capítulo (ya, bueno, claro) pero, desde luego, es un gran punto de partida.

Otra novedad más que curiosa es esta Calls (USA), que con un apoyo visual no diré que mínimo pero desde luego sí que muy limitado cuenta historias más o menos de terror (por si queremos separarlas de suspense, que hubiera sido otra posibilidad) como si estuviéramos en un híbrido entre el podcast y el salvapantallas. No sé si podría ser mejor, pero desde luego es algo distinto.

En algún momento alguien pensó que lo que necesitaba La Niñeta era un giro con música Country y de ahí salió Country Comfort (USA), una serie que ofrece exactamente lo que promete: Consuelo, sosiego, algo tradicional y conocido, sin innovaciones ni más que Katharine McPhee intentando parecer adorable o algo. Supongo que puede ser lo que busca alguien. Porque, desde luego, tiene pinta de estar diseñado desde el primer clavo al interés romántico.

Roku ha decidido ponerse con las series con Cypher (USA), que es algo así como la versión de una serie de espías que harían en el SNL. Hay momento en el piloto en los que parece increíble que estén usando tropos tan manidos en serio, pero aquí estamos. Por lo menos pueden decir que es lo primero que hacen.

En cuanto a lo último de Disney y Marvel, este The Falcon and The Winter Soldier (USA) es agradable y poco más. Da una sensación de minutos iniciales de película (sobre todo la escena con la que abren) para pasar luego a una parte más de presentación de personajes que está bien en la parte de El Soldado de Invierno pero solo correcta en la de El Halcón por esa manía de subrayar una y otra vez lo mismo, no nos vayamos a perder. Que no sean capaces ni de ofrecer algún tipo de cierre conjunto refuerza además esa sensación de que no nos han contado el inicio de una historia sino una loncha de un todo mayor. Al final el resultado es una mezcla, pero lo cierto es que no puedo dejar de preguntarme si esta presentación es una forma de aprovechar que saben que a la semana siguiente volverá la gente.

Desde Australia ha llegado Fisk (AU), una comedia que apela a los buenos sentimientos y la extrañeza, llena de personajes que podrían parecer grises pero que encuentran una manera de ir funcionando, quizá aún a tientas, porque empieza presentando los personajes y la situación, mostrándonos un mundo agradable pero poco más.

Siguiendo al detective Roy Grace (UK), de las historias de Peter James, tenemos al clásico protagonista británico de vida atormentada y blablabla. que por suerte está interpretado por John Simm, así que lo que por un lado tiene de clásico lo salva por otro gracias al reparto.

En SyFy siguen con sus cosas y han estrenado The Pole (USA), otra de esas series de animación que están sacando, como casi siempre la vertiente adulta es… en fin… lo de siempre. Y los chistes son… previsibles. Pero imagino que por lo menos están intentando algo, que para eso están estrenando la serie fuera de sus fechas habituales. Pero bueno, que me sorprendería que superara la primera temporada.

Los irlandeses nos traen más serie negra, Smother (O) (IR) no es muy original pero sí bien hecho. De estilos y maneras bastante clásicas, claro. Pero muy sólido. Que al final es lo que más importa.

La otra serie animada que ha estrenado SyFy es bastante psé, este The Summoner (USA) tiene un chiste de partida. Y no parece ser capaz de salir de tener solo un chiste. Así que al final uno se pregunta, ¿si este es el piloto qué van a hacer en los siguientes?

Parece que SyFy ha decidido que es mejor no poner trailer de esta serie. No puedo decir que me extrañe.
No sé bien cómo explicar esto pero Waffles + Mochi (USA) es un programa de viajes y comida que trata de acercarlo a los más pequeños a través de dos muñecos y con invitados especiales, apadrinado por Michelle Obama, porque esta semana lo de Netflix y los muñecos funcionan así. Resulta algo menos creíble que de costumbre los ditirambos de los que prueban la comida, a saber por qué. Pero bueno, si a los niños les vale a mí me parece bien.

La clásica historia de adolescentes que nos tiene que presentar todas las semanas en Netflix, pero esta vez Zero Chill (UK) ha cogido a hermanos mellizos, les ha contrapuesto en hockey sobre hielo/ patinaje sobre hielo y luego lo de siempre. Que si tú, que si yo, etc. Pues bueno, pues vale.


Deja un comentario