¡Pilotos Deathmatch! «The Beast Must Die» y más

No esperaba yo encontrarme con The Beast Must Die (UK) y menos aún con una adaptación no de la película de los setenta (o del relato de Blish de los ’50 que la inspiró) sino de la novela de Day-Lewis de los treinta (que, a su vez, ya fue adaptada al cine en los ’50 y los ’60). Pero, sobre todo, no esperaba que el giro en la adaptación fuera menos una actualización en los modos y maneras que el buscar en las interpretaciones y la forma de filmarlo, con algunos cambios, por supuesto, pero no como primer truco. Jared Harris, Cush Jumbo, Billy Howel y Geraldine James están magníficos, no porque el resto del reparto desmerezca sino porque ellos logran destacar y elevar sus escenas. Es una lástima la falta de hombres lobo, pero sigue siendo una gran mini la que tenemos por delante.

Por contra Before We Die (UK) es el intento de hacer una adaptación del policiaco nórdico al país que creó el modelo que copiaron los nórdicos. Puede no parecer que tenga mucho sentido pero no os preocupéis: Es que no lo tiene. Vamos, si no supiéramos de la serie original pensaríamos simplemente que es otra serie del montón con sus policías que sufren y sus vidas familiares rotas y blablabla con unas actuaciones tirando a lo mediocre y un título que no es el mejor cuando estás mirando el reloj pensando en cómo es posible que no se haya terminado aún el capítulo.

No tengo muy claro qué decir de Eden (O) (JP) excepto que obviamente no soy su público objetivo. Es decir, la historia está bien y tiene un mínimo de originalidad en su punto de partida y un estilo que, a continuación, parece querer ser muy moderno pero parece mucho más anquilosado o de principios de los ’00s o algo. Como decía, estoy tan seguro de que esta historia de una joven humana que parece ser la última superviviente no es mi estilo como de que ahí fuera a alguien le gustará.

Algo parecido podría decir de este Flatbush Misdemeanors (USA) que surge de la webserie del mismo nombre. Y es que entiendo las tramas de gentrificación y desarraigo que hay detrás de esta comedia, igual que creo entender por dónde quieren ir con las partes de humor. Pero me pilla no sé si muy lejos, en otro rango de racialización o dentro de una tradición distinta. El caso es que no me hace demasiado gracia y algunas de las partes me parecen incluso posibles reutilizaciones de comedias de los años noventa. Pero bueno, supongo que el no ser el público objetivo dificulta todo más siempre.

Lo primero que quiero decir de Launchpad (USA) es ¡Publicidad engañosa! Yo esperaba una serie sobre un pato piloto. En lugar e eso es una especie de agregado de cortos o algo así. Por lo visto se supone que quiere potenciar el contenido diverso y blabla. El resultado -de los dos cortos que he visto- me ha hecho recordar lo que ponían en Metropolis hace ya tantos años. Supongo que hay cosas en Lo Indie que nunca cambian. Aunque me sorprende que ninguno de ellos sea animado. Pero bueno, supongo que si de esta idea para lavar su cara y hacer buenas PRs sale algo bueno para la gente envuelta entonces bienvenida sea.

No tengo muy claro lo que he visto en Mad for Each Other (O) (K), sospecho que pretenden que sea humor. Es posible que sea una historia de enemigos a amantes y estemos en el principio. Y sospecho que en algún momento tendrán que hablar del trauma que hace que los dos personajes principales estén tan ratos. Pero lo cierto es que -y de nuevo quizá por mi culpa- no entre en nada en absoluto. El humor es tirando a lamentable, con algunas de las muestras más gastadas de humor como los golpes y la escatología, y muy poco construido a partir de ahí. Y la historia… carecer de pies o cabeza no parece lo más complicado de lograr, la verdad. Pero bueno, en caso de duda digamos que una vez más no era el público objetivo de la cosa esta.

Viendo Panic (USA) supongo que alguien vio Nerve y pensó ¿Cómo podemos hacer esto mismo pero muchísimo más aburrido? Y, claro, se les ocurrió la idea de hacerlo una películas de nisélashoas o, como se llaman ahora, series. Bien es cierto que a ratos se nos recuerda que esto sale de una novela YA, pero lo cierto es que si no han hecho cambios puede ser la novela YA más cishet-blanca del mundo. Que no digo que no lo sea porque, bueno, por algo ha acabado en la web del tipo que hace mear en botellas a sus trabajadores. Pero incluso para esos estándares, ¿no tienen a nadie supervisando?

Jamás entenderé los remakes en CGI y si bien al de Rugrats (USA) puedo concederle que al menos cambia un par de cosas no es menos cierto que el resultado final hace a los personajes no tanto parecer vivos o más animados -es decir, añadir algo a lo que la animación tradicional ya hacía- como muñequitos de regalo con el menú de la hamburguesería mágicamente traídos a la vida. Así que supongo que su público objetivo es el que ya vio la serie la primera vez pero ha perdido el gusto por cualquier tipo de atractivo visual en un trágico accidente.

Acabamos el repaso a la semana con algo agradable: Whitstable Pearl (UK) es un gran ejemplo de cozy mystery como podría serlo también de ese estilo inglés de hacer misterios sencillos pero encantadores resueltos por gente que no son policías en pueblecitos llenos de secretos. Puede que no sea la más ambiciosa de las series pero es que tampoco es lo que pretende. Solo ofrecer un buen rato de resolución de crímenes y algo de humor, un poco como una de esas series de telefilmes de Hallmark pero con actores un poco menos acartonados. Quizá no sea más, pero tampoco es menos.


Deja un comentario