¡Pilotos Deathmatch!

¿Cómo es posible que en mitad de agosto tengamos diez estrenos de serie? Yo qué sé, a estas alturas he dejado de intentar adivinar cómo piensan los programadores. Porque estas son las novedades pero también están las series que estrenan temporada nueva y las que estrenan su segunda mitad de temporada. Mi sensación general esta semana es de desconcierto ante las decisiones. Por suerte AlRawabi School for Girls (O) (JR), primera serie jordana creada para Netflix, hace un poco más por que me resulte curioso el asunto. Luego resulta que es otra versión de Elite, que pare eso les funciona, por suerte esta vez es un colegio todo de chicas en el que una de las alumnas decide vengarse contra las populares que hicieron su vida un infierno. – Que no es lo mismo que pasa en la mexicana Control Z, también en Netflix, porque ahí es un desconocido. – Por supuesto la creadora Tima Shomali es de la opinión de que si haces algo malo a los que te atacaron te estás poniendo a su nivel, por algo la llaman la Tina Fey de Jordania, así que ni siquiera vamos a poder disfrutar de un buen thriller de venganza. Solo de rancho, que al fin y al cabo es a lo que se dedica Netflix, al negocio del forraje a granel: Más de lo mismo a través del mundo.

Lo más divertido que tiene Brand New Cherry Flavor (USA) es encontrarse a Nick Antosca, el antiguo asociado de Max Landis en cosas como Channel Zero, haciendo una obra sobre gentes del mundo del espectáculo que aprovechan para realizar abusos. En realidad la serie no va de eso, claro, va de una sucesión de intentos de parecer edgy como lo hubiera hecho cualquier adolescente con ínfulas que pensara que meter muchas imágenes teóricamente impactantes es lo mejor, porque ser facilón es una característica de los productos ‘de terror’ de Netflix. Supongo que al menos habrán dado de comer caliente al reparto -que hace lo que puede con lo que tiene… bueno, algunos, otros están tan instalados en pasar de ello que parecen parte de los productores de Netflix- así que supongo que si eres un adolescente edgy esto te puede gustar. Si no… ni para tenerlo puesto mientras estás planchando. La oreja o la ropa. Más rancho.

No entiendo en qué momento Channel4 decidió que era buena idea hacer Deceit (UK), supongo que quizá porque es uno de los fiascos más notables de la policía británica, en cualquier caso decidir contar la historia así, con todo eso del policía torturado y las sombras de gris y todo el resto de mierdas, acaba siendo revolcarse por el lodazal antes que… bueno… lo que quiera que sea lo que están haciendo allí. Británicos y sus cosas.

Normalmente me quejaría de que hicieran los franceses una adaptación de Harlan Coben, pero teniendo en cuenta que ya hemos tenido a los británicos, los polacos e incluso a los españoles lo más fácil fue irme a buscar qué pasaba aquí, cómo se justificaba este Disparu à jamais (O) (FR) en lugar de adaptar a alguno de los muchos y buenos autores de novela negra francesa que hay. Efectivamente, resulta que llegó a un acuerdo millonario y ahora Netflix está poniendo a hacer adaptaciones por todas partes por dos motivos, el primero es ver si el público local se las ve así, el segundo -estoy convencido- es poder repartir las pérdidas por el pastizal entre diferentes sedes para no reconocer que el modelo se les está yendo al guano. En fin. La serie. Pues lo de siempre, claro, Coben es así. Seguro que ya sabéis por dónde van los tiros. Hubiera preferido ver la adaptación de algún autor francés, no todas van a salir tan mal como Recursos inhumanos, mientras tanto… rancho.

FOX ha intentado que no descubramos el estreno de Fantasy Island (USA), estrenado en mitad de agosto, casi sin publicidad, intentando que la gente no se entere porque, además, con el espanto de película que sacaron el año pasado poco más parece que quisieran que se les relacionara entre aquella vieja serie mezcla de Hotel / Vacaciones en Mar con toques fantásticos. Pues una cosa os puedo decir, FOX. ¡NO LO HABÉIS INTENTADO LO SUFICIENTE! Lo peor de la serie original -aunque por suerte no de la película- con un presupuesto como de película de las tres de la tarde. Y nada de lo que podría haber hecho algo medianamente interesante el asunto. ¡FOX, PODRÍAS NO HABERLA ESTRENADO!

Pues en Bounce han pensado que podrían hacer una serie explorando la masculinidad afroamericana y aquí tenemos Johnson (USA) que a ratos es aspiracional y en otros drama y en general da la sensación de que querían hacer una serie como aquellas de los de grupos de amigas pero con hombres pero que no fuera la clásica sitcom. El resultado es un poco lo de siempre, supongo que habrá gente a la que le pueda interesar pero -no pareciéndome ni de lejos de lo peor de la semana porque vaya mierda de semana de estrenos hemos tenido- se me queda muy corta en cualquier cosa. Quizá porque el éxito de esas series a finales de los noventa y principio de los ’00s hubiera agradecido algún tipo de evolución en arquetipos o personajes aunque fuera solo para que oliera algo menos a alcanfor.

Lo más decente de Netflix de esta semana -tampoco echemos las campanas al vuelo- es El Reino (O) (AR), una obra basada en un guion de Claudia Piñeiro con Marcelo Piñeyro de co-creador que mezcla política y religión con una investigación de asesinato y unas elecciones. No es lo mejor que ha escrito Piñeiro, pero visto el deplorable nivel de esta semana para pasar el rato está bien.

Lo mejor de esta mala semana es Reservation Dogs (USA), una obra a la que se le ven las costuras porque se le notan por dónde van los tiros tanto como lo que van a ir haciendo. Y los actores son… bueno, aún tienen espacio para mejorar. Pero el guion intenta hacer algo un poco distinto y, desde luego, las intenciones detrás son buenas. Necesita mucho rodaje, desde luego, y esperaba más, eso también. Pero con la semana que hemos pasado este es el mejor estreno sin ninguna duda.

En la BBC se han sacado de la manga esta Skin Deep (UK) para que un grupo de niños hablen de sus problemas de autopercepción. Entre la charla y el docudrama divulgativo veremos cómo hablan de ser bajitos, del pelo, de tener pecas, eccemas, o ser de otras razas. Una gran manera de hacer televisión divulgativa positiva para los niños.

Lo único que me voy a molestar en decir de What If…? (USA) es que si conoces los cómics ya sabes que los guiones están a la altura del dibujo. Perdón, de la animación.


Deja un comentario