Iba a decir que no esperaba yo este All My Friends Are Racist (AU), pero lo realmente cierto es que no sé qué esperaba. O si esperaba algo. En cualquier caso, bienvenida sea esta comedia sobre una influencer nativa australiana, interpretada por Davey Thompson, y su mejor amiga y cómo un evento de ‘cancelación’ la lleva a decidir ir soltando todo lo que opina. Hecha con más pasión que medios, y con algunos momentos en los que parece claro que las ganas de epatar son más fuertes que la lógica interna, podemos convenir al menos que es un buen punto de partida. Que ojalá se engrase, perfeccione y logre una mayor financiación. Porque la idea de detrás es interesante.

Cuando uno se expone a una serietos días parece que lo que espera es siempre lo mismo, por suerte Dive Club (AU) está alejado… para lo bueno y lo malo. Lo bueno es que lo que tenemos aquí es la clásica serie familiar con algo de acción gracias a un pequeño misterio que un grupo de jóvenes tiene que investigar al mas puro estilo de los ’80s/’90s. Lo malo es que al más puro estilo de los ’80s/’90s parece que aún no se ha inventado la diversidad y tenemos una historia tan blanca y heteronormativa que parece pensada para emitirla en cualquier casa juvenil parroquial. En fin.

Supongo que tras el fallecimiento de Ed Asner lo mejor que puedo decir de Dug Days (USA) es que volvemos a oírle. Por lo demás, el tipo de cortos esperables para los fanes de la película y todo eso. Sí, es exactamente lo que te puedes imaginar ahora mismo que va a ser.

Puede que sea el remake en serie de una película – Mr Hong– pero lo cierto es que Hometown Cha-Cha-Cha (O) (SC) parece más preguntarse cómo podían convertir una película navideña en una serie sin navidad. Muchos de los tropos habituales -que, al fin y al cabo, lo son también de las obras románticas- van apareciendo por la obra que trata de una joven y bella profesional que decide darle un nuevo comienzo a su vida, mudándose a un pueblecito en el que conocerá a un hombre bondadoso con el que en un principio no simpatizará. Esta sobremesa Verano en Corea del Sur. También os digo que con la racha que llevamos casi que se agradece que se hagan también comedias románticas, incluso aunque sean tan blandas como esta.

Hay dos lobos luchando en el interior de Only Murders in the Building (USA). Uno es una comedia de extraña pareja con Steve Martin y Martin Short. El otro es una serie juvenil de misterio con Selena Gómez. A ratos ves una, a ratos ves otra. Rara vez ves ambas. Entre otras cosas porque, pese a las claras cantidades de talento que hay en la serie, especialmente entre sus actores, aquello no acaba de funcionar del todo, que Martin interpretase a una variación de Kojak es solo medianamente gracioso, que Short sea un perdedor patético con sueños de grandeza funciona solo si la escena es corta y no se recrea en ello, y que Gómez sea una muchacha de pasado misterioso que sabe más de lo que cuenta… Es algo a lo que la CW nos ha acostumbrado a ver con muchísimo más locurón a su alrededor. Tampoco es que sea un desastre, por supuesto, porque el que tiene tablas flota. Pero para este viaje no hacía falta reunir a tanta gente brillante.

Estoy seguro de que hay gente que es el público objetivo de Q-Force (USA). Fundamentalmente entre los heteros. Que, al fin y al cabo, es el colectivo con más representantes en la serie. Al menos está claro que entre el primer trailer que sacaron -el teaser que tenéis abajo- y el segundo alguien debió de darles un toque. Porque creo que el juego de los estereotipos está menos claro. El que una serie teóricamente Queer y teóricamente coral acabe siendo una serie de discusiones entre un hombre gay y otro hetero supongo que no me debería de sorprender demasiado. La diversidad prometida es ilusoria, el humor no se esfuerza, la animación es ramplona y la parte de acción es inane. En un mundo en el que ya han existido Archer o The Awesomes la mezcla de humor y acción en una serie animada pide claramente más, y si la carta que juegas para diferenciarte es la diversidad más vale que realmente la pongas sobre la mesa. En fin, parece que cuando soltaron la línea «parece Citibank intentando de atraer a la comunidad queer» estaban vendiendo la premisa de la serie.

 

Una encantadora serie diseñada por plantilla esta Sharkdog (O) (SG) que nos ofrece exactamente lo que parece, un bicho encantador y muy vendible, un chaval pelirrojo que es el protagonista y que sirve para seguir la regla de 2/3 y que haya 2/3 chicos, 2/3 de piel clara y porque el resto ni se han molestado en incluirlo. En fin, un producto que supongo que si lo que importa es vender peluches va a funcionar extraordinariamente bien. Al fin y al cabo su parecido con el Jeff The Shark de Marvel es tan notable que lo raro es que Disney no les haya mandado ya un ‘cease and desist‘. Vamos, que peluches a montones. El resto ya tal.

Lo que le gusta a los británicos la recreación de hechos luctuosos… en fin, hoy nos toca Stephen (UK), que habla de racismo, desigualdad, crimen y todas esas cosas. Lo hace con la habitual pericia del bien engrasado sistema inglés de producción audiovisual. Y al final acaba dando un poco lo mismo porque, bueno, parece que las recreaciones las montan más para su propia fiesta como aquí en el que en un caso tan obvio de racismo deciden que el centro sea un policía blanco. Para el que, por supuesto, han buscado a una cara conocida. Que esto sea, además, una suerte de continuación del docudrama que se hizo en los noventa acaba resultando incluso más inexplicable en su generalidad. Yo qué sé, ingleses y sus tradiciones.

Si la serie británica de hace unos años me pareció floja mi opinión sobre este Threesome (O) (SU) sueco difícilmente podría ser peor. Parece que deben de tenerle miedo a algo porque la historia de una pareja que lleva toda la vida junta hasta que una tercera persona es incluida y eso pasa a revolucionar sus vidas y no para bien (bostezo) logrando que una película de Lifetime sobre el tema parezca progresista por comparación. Así que bueno, si te gusta pensar en lo malas que son todas las configuraciones fuera de la monogamia, o si Me You Her te pareció un exceso propagandístico, supongo que siempre te puedes ver esta serie cuando termines con Espejo Público. Bah.

Por suerte esta semana también tenemos Vigil (UK), que tiene muchas unidades de suerte encima porque a una buena idea como punto de partida -una muerte sospechosa en un submarino que lleva a una investigación dividida entre la que se produce en tierra y la que está dentro del susodicho submarino- se une un reparto capitaneado por Suranne Jones dando otra magistral lección interpretativa. Es una lástima que no todo el reparto sea igual de solvente y que el guion tenga momento en los que parece que hubiera necesitado de algún tipo de autor con más recorrido -se nota que el acercamiento de Tom Edge al tema vino adaptando Cormoran– porque si esto no está mal lo que podrían haber hecho con algo más de nervio lo podría haber catapultado a la estratosfera. Con eso y con todo, de momento es una muy buena serie. Que también nos va haciendo falta a ratos.