¡Pilotos Deathmatch! «Chucky» y más

Crear una serie para el lucimiento de una actriz tiene sus peligros, en el caso de Angela Black (UK) el problema es que Joanne Froggatt está muy bien pero todo lo demás no puede dar más lo mismo, ni el guión sobre una mujer con aparente éxito pero en realidad sufriendo de malos tratos, ni la interpretación de la mayoría de secundarios, ni nada. Y, francamente, no creo yo que esta interpretación merezca tampoco tanto sufrimiento.


Sospecho que este Aquaman: King of Atlantis (USA) iba a ser algún tipo de película animada y no hubo narices. Pero bueno, supongo que la idea de innovar con aspectos y formatos solo puede hacer bien a DC. Porque está claro que quiere ser una historia dentro de esos dibujos más o menos alternativos. Y casi agradezco qeu al menos no sea animación para adultos, claro. Otro po’fueno esta semana.

De entre las cosas que sinceramente no esperaba para esta semana era que me fuera no ya a interesar sino, de hecho, a parecer más que notable la serie de Chucky (USA). Porque son muchos años, muchas reinvenciones y porque las dos últimas obras (la película Cult of Chucky y el reboot) habían quedado muy lejos de gustarme. Además de que, claro, no parece que el formato serie fuera el mejor para el personaje. Pero resulta que funciona desde casi el principio. Porque aunque tenemos casi todo lo esperable nos tienen preparados un par de giros que incluyen, sobre todo, el poner un entorno de familia/ instituto en el que el psicópata de medio metro no parezca la peor persona. Luego mata gente y ya te acuerdas de que sí, que lo es. Pero entre medias la tensión y repulsión pueden estar más en una comida familiar que en cualquier decisión sangrienta de Chucky. Que, a ratos, parece que va a acabar más como una variación sobre Alf. Y que, desde luego, recupera la idea de canon que le ha venido bien siempre y ese humor que se explotó sobre todo en su cuarta y quinta película. No tengo ni idea de si serán capaces de mantener el nivel pero, desde luego, les felicito por este piloto.

Lo que más me cuesta de Day of the Dead (USA) es decir que es una serie sobre zombies y no OTRA, porque parece más una parte de una tendencia que algo que pretenda funcionar de manera independiente. Y tampoco es que reivindique ningún tipo de clasicismo, ni de exploit. En los últimos años hemos tenido este tipo de series con toda la variedad posible, así que a estas alturas solo puedo decir que es forraje.

Supongo que lo que buscaban con Dopesick (USA) era uno de esos dramas que consiguen premios. Me parece bien. No me interesa en absoluto, incluso entendiendo lo que Keaton está buscando. Pero no me puedo resultar más aburrido este intento de revestir un Documentos TV de gravitas porque… bueno, no tengo muy clara la estrategia fuera de que Keaton ponga caras.

Parece que lo del true crime y eso también está a tope, aunque este Guilty Party (USA) se basa en exceso en una actriz principal que no funciona en ninguno de los registros requeridos, ni logra que la comedia funcione, ni que el drama sea creíble ni, en general, mostrar ningún tipo de registro humano en sus expresiones. Y la historia, por si sola, tampoco acaba de funcionar. Es una pena porque la premisa lo mismo hubiera funcionado como en una novela de Carl Hiaasen o Janet Evanovich, pero se queda en un divertimento no muy divertido que supongo que intentaba resucitar la carrera de su actriz principal, sea quien sea.

R.L. Stine debe de estar pasándoselo en grande, porque aquí tenemos otra ‘adaptación’ de su obra Just Beyond (USA), que a todos los efectos podría ser una nueva adaptación de Pesadillas o cualquiera otra de sus series de libros pero parece que han pillado las de los cómics y aquí estamos todos. No añade nada nuevo, no se diferencia tampoco mucho de lo esperable y, en general… bueno… forraje.

Una serie bienintencionada como Karma’s World (USA) podría haber sido creada por Michelle Obama pero resulta que la ha creado Ludacris. Suficientemente agradable y menos ofensiva de lo que podría llegar a parecer, es una nada con brilli brilli que si le sirve a alguien bienvenido sea.

Para comentar todo lo que opino de la nueva I Know What You Did Last Summer (USA) tendría que abrirme un blog… Ah, espera… Bueno, la versión resumida es que Todo Mal. Igual que en Chucky saben coger la historia y darle un nuevo giro aquí parece que han decidido que lo que tenían que hacer era Pretty Little Liar para un público ‘más adulto’, que significa lamentables escenas soft, uso de drogas más como atrezo que como parte integral de nada, y una serie de asesinatos que no vienen a cuenta y se dividen entre los que suceden fuera de plano y los que no se ve nada. Es casi como si hubieran dejado a unos adolescentes hacerse los mayores escribiendo una serie en la que los giros te los telegrafían desde antes de que salga el tren. Un completo desastre a todos los niveles: aburrido, mal actuado y mal escrito. No sé en qué estaban pensando, pero el próximo verano van a estar buscando trabajo.

En su momento The Darling Buds of May no me hizo demasiada gracia, desde luego no la que debería, así que The Larkins (UK) no me auguraba nada bueno, y resulta que el paso del tiempo ha hecho que me caiga incluso peor. La parte de farsa no compensa el resto y, desde luego, no justifica que un personaje como Papá Larkin siga con sus mismos tics de siempre. A estas alturas. En fin, para muy fanes de los ingleses porque a pocos más veo capaces de pasar por alto la inglesitud y lo fuera de lugar de mucho de lo que vemos.

Resulta curioso este The Madame Blanc Mysteries (UK), de una enorme inglesidad para estar ambientado en Francia, y con un gusto por el Murder Mystery que, sin embargo, parece empeñado en hacer un arco de temporada en lugar de resolver las cosas en el capítulo. Una situación inesperada que, además, deje un piloto cojo en el que no hay una solución real más que a uno de los temas, la policía parece preferir mirar a otro lado y se apuntan tantas cosas que no tengo idea qué veré -porque lo veré, claro, aunque no sé si mucho más- en el siguiente capítulo. Para fanses de estas cosas, supongo.

Supongo que habría que considerar My Name (O) como una novela, con una estructura que va avanzando, porque lo que el piloto ofrece con respecto a lo que los siguientes capítulos van mostrando, tiene que ver regular. Por supuesto la serie es muy coreana, qué duda cabe, y con un guión ciertamente enredado. Supongo que buscando atrapar la atención del espectador, como si eso fuera a servir de algo. En fin, si tienes suficiente tiempo y paciencia supongo que se le puede dedicar a esto.


Deja un comentario