¡Pilotos Deathmatch! The Outlaws y más…

Decir que Los 4400 fue el V de una nueva generación es menos excesivo de lo que parece. Originalmente una miniserie de 5 capítulos, pasó a ser serie con derroteros inexplicables y una cancelación cuasi-fulminante. Ahora en CW han decidido hacer reboot porque claro que toca, y aquí estamos con un 4400 (USA) que parece hecho con la mitad de dinero del de hace una década y pico. También parece que han decidido centrarlo esta vez en la diversidad racial, pero solo es un ‘parece’ porque está hecho de forma tan torpe y con tan poco acierto, tan apresurado en demasiadas cosas, que realmente es complicado saber qué intención hay detrás. Así que, bueno, quizá a alguien le pueda la nostalgia sobre la chapuza.

Es posible que no os suene la versión francesa, en ese caso Call My Agent: Bollywood (O) (IN) es más fácil de ver, porque los cambios que han hecho son mínimos. A ratos no parece que se hayan molestado ni en recordar que están ambientados en otro continente. Por lo demás, pasable, ni es Free Agents ni lo pretende, pese a los inevitables parecidos que ya tenía la versión francesa, pero supongo que tendrá su público.

Aceptable, tampoco mucho más, aunque en esta ocasión parte de la culpa puede ser mía, porque esta manía de las biografías inspiradoras y deportivas no me puede pillar más lejos, así que Colin in Black & White (USA) me parece bien hecha, pero en absoluto interesante. Podría ser peor, podría ser la serie de The Rock.

¿Os imagináis que hubieran hecho una serie de ‘animación adulta’ sobre la gente que estaba en el Hype de las cosas de internete hace como década y media? Una serie en la que se hablara de Fotolog, de MySpace y de si las News se habían quedado pasadas… Pues a algo así es a lo que suena Fairfax (USA), que como captura de un momento tecnológico puede tener un pase pero como comedia es más de lo mismo y como novedad se quedó vieja antes de estrenarse. Como un anuncio de Benetton.

A BET se le ocurrió hacer una serie sobre el maltrato dentro de la pareja, con una cantante de éxito como protagonista, y de ahí salió The Hotline (USA), una serie que puedo decir que existe pese a que parezca que no hay más información o interés por ella. ¿Para qué la han hecho entonces? ¿Por qué convertir en serie o miniserie lo que un Especial Lifetime para la hora de la siesta hubiera valido? No tengo ni idea. Pero sospecho que ellos tampoco.

No he sido capaz de encontrar ningún trailer, pero os juro que existe.
Ann Cleeves, la autora detrás de Vera y Shetland, llega ahora a su siguiente adaptación, la primera novela de la serie Dos RíosThe Long Call (UK), con un personaje central algo diferente -como de costumbre con la autora- y un misterio dentro de lo habitual de las series inglesas. Buen forraje.

Tiene tantos padres Mil Colmillos (O) (CO) y lo más notable es que con tantas cosas diferentes logra no parecer original sino, precisamente, una frankenserie. Supongo que la referencia más clara podría ser Predator, pese a que es mucho lo que los separa. Porque se mezcla a la vez dramas pseudomilitarizados y de organización criminal con el horror en sus vertientes a ratos folk, a ratos a las películas de monstruos… Un batiburrillo que se deja ver, más que te anima a ver.

Una peculiar ¿comedia? sobre salud mental y música, este The Mopes (O) (AL) que supongo que a su creador le gustará. Fuera de eso… bueno, supongo que dependerá de lo que cada uno entienda por ‘divertido’.

No tenía muy claro qué iba a encontrar en The Outlaws (UK), el punto de partida parecía indicar una mezcla de Community y Misfits, y algo hay… aunque nada tenga que ver, porque esta obra que parecía a mayor gloria de Stephen Merchant -cocreador, coguionista, codirector, coprotagonista- toma esa idea de coralidad de las series antes mencionadas y aprovecha para apoyarse en un reparto brillante. Con Merchant haciendo de Merchant y Christopher Walken haciendo de Walken, pero también con un magnífico Darren Boyd y buenas interpretaciones del resto del reparto. A la que se le nota la decisión de funcionar casi como miniserie, pero también de hablar del crimen y las pandillas (algo que sin duda viene del otro cocreador, Elgin James) y, si bien los capítulos podrían tener la mitad de duración, estos primeros capítulos se han convertido en una de las novedades más notables del año. Espero que logren concluir con bien la temporada. Y a  partir de ahí ya veremos qué nos encontramos.

Han estrenado en Nick una serie a la que han puesto Star Trek en el título como le podrían haber puesto cualquier otro nombre, se trata de Star Trek: Prodigy (O) que, al menos en su piloto, ya veremos en los demás, suena a que alguien tenía la clásica serie de adolescentes espaciales ycomo no la vendía pensó en meterla en una franquicia. El resultado es aceptable, y poco más se puede decir de ella.

Lo mejor que se puede decir de Spreadsheet (AU) es que tiene el potencial de ser el Cougar Town de Katherine Parkinson, que no me parece mala cosa. Y es que la premisa es bastante ridícula, pero al menos tiene una buena calidad de secundarios arropando Parkinson, y entre todos -aunque especialmente Parkinson, claro- que muchas veces es lo que permite que estas series tiren.

Terminamos con más serie deportiva ficción, esta vez con Swagger (USA) que trata de contarnos nosequé de los jóvenes y el baloncesto y la presión de la competición y yo qué sé qué más mierdas que no pueden importarme menos. No es que esté lejos de ser su público objetivo, es que para mitad del capítulo ya me di cuenta de que no estoy ni en el mismo plano de lograr que esto me interese. Supongo que si el baloncesto o el deporte te va le puedes dar un tiento. A mí que no me esperen, que demasiado se estrena cada semana.


Deja un comentario