Repaso televisivo a 2021: El Sark de Oro Tv

Año peor en prácticamente la totalidad de los aspectos. También en la tele. Hemos tenido unas pocas series que han merecido la pena. Pero muy pocas. Para la parte joven pero no tanto estaban Kid Cosmic y The Barbarian and the Troll. Y en animación también Godzilla Singular Point,  Ideas interesantes en Hacks, BlindspottingWe Are Lady Parts. Incluso en The Bite, de aquella manera. Un punto de partida interesante que no supieron mantener en Lupin. Un giro más o menos modernos en The Pursuit of Love. Un estilo clásico que logra hacerse moderno en The Beast Must Die. Sorprendentemente funcionan muchas cosas en Ziwe. La cosa psiquiátrica funciona mejor de lo que esperaba en Too Close y en Wakefield. Y, por supuesto, las mezclas que inesperadamente funcionan bien en Gukyeongi y en The Outlaws.

Pudo ser peor, no ha sido bueno.

Así que ya está bien de dar vueltas y hablar de unos y otros y vamos a por aquello a por lo que venís. Digamos ya aquello de: Los ganadores de los Sark de Oro TV 2021 son…


Sark de Oro 2021: Los Premiados

Dicho todo esto, vamos a por lo que realmente está esperando la gente. Bueno… alguien habrá que lo espere, digo yo. Así que vamos con los premios de este año.

Golden Sark

– The Final Girl Support Group de Grady Hendrix, ed. Berkley

Grady Hendrix es muy bueno jugando con los género e insertando el humor dentro del terror, así que este slasher de corazón que de frente es una indagación entre las mujeres que forman ese grupo de supervivientes sirve a todos los muy distintos propósitos que uno pondría esperar.

Sark de No-Oro Ex Aequo

– No soy un número de Santi Pagés, ed. Applehead

Después de unos 13 años reuniendo información, escribiendo y contrastando por fin ha visto la luz este No soy un número de Santi Pagès. No os exagero si digo que llevo esperándolo esos 13 años. La importancia e influencia de El Prisionero parecía muy clara en el mundo anglo, pero en el español estaba un poco desdibujada pese a que tenemos fanses de sobra. Precisamente por ello las colaboraciones de Santi en Elitevisión fueron una buena manera de poner esos cimientos de lo que acabaría siendo un muy pormenorizado estudio no solo de la serie y su influencia, esa mezcla de surrealismo y espionaje paranoide, también de la cultura popular sesentera que lo hizo posible y que, a su vez, absorbió mucho de lo que allí se proponía. Puede que parezca un volumen enorme, pero os aseguro que es por muy buenos motivos. Y que merece muy mucho la pena.

– La anarquía de William Dalrymple, ed. Desperta Ferro

Dalrymple siempre es una buena opción, pero si además decide escribir como en este caso sobre la Compañía de Indias Orientales y todo lo que supuso para el colonialismo y, sobre todo, para La India, pues ya pasa a convertirse en un libro más que necesario que explica muchos de los problemas actuales tanto como recuerda mucho de lo que hacen las empresas cuando se las deja sueltas o los imperios si nadie los paras. Dos características de entonces que no están tan lejos de poder entenderse ahora. Como siempre con él, una gran lectura.

Sark de Plata

– Asesinato en el París-Marsella de Sébastien Japrisot, ed. Tres Puntos

Todo un clásico del negro francés. Un grupo de personas en un coche de tren nocturno, un asesinato y la posterior ronda de dudas y muertes. Una de esas historias a medio camino entre las tramas clásicas y los giros modernos. Una oportunidad para recuperar a un gran autor. Puede costar algo entrar por la manera en la que organiza la historia, pero pasado ese escollo inicial se entiende por qué ha quedado tan fijado en la memoria.

Sark de Oro

– Desaparición para expertos de Holly Jackson, ed. Cross Books

No esperaba yo que un thriller juvenil centrado en una joven detective adolescente -que sin duda ha visto y mucho Veronica Mars– fuese a ser mi libro favorito del año. Pero es que los años no salen como uno los espera. Así que con todo lo bueno y también con las cosas malas que el libro tiene, puedo decir con tranquilidad que este ha sido mi favorito y que ojalá muchos más años de que el thriller bien hecho, incluso con toques clásicos sean de hardboiled como es este caso o de mystery como en otros menos, siga produciendo lecturas interesantes.

Ahora sí, ya hemos acabado. Esperemos que el año que viene rompa menos reglas. Y que estemos todos. Muchas gracias por vuestra atención y hasta los próximos premios.


Sark de Oro 2021: Repaso al año o

Vaya puta mierda de año. No sé ni cómo estoy escribiendo esto y, de hecho, no sé si el año próximo habrá. Lo harto que he terminado este año de tan poco churro y tanta rata. Vamos con el anarroseo anual antes de que me lo piense mejor y decida no escribir siquiera este: No sé si acabaréis de descubrir estas cosas o si seréis de los que lleváis años leyendo esto. Ahora toca toda esa pila de texto sobre la cosa de los libros de este año.

Pero vamos con el texto de siempre:

Un año más (¡más de 20 años ya, qué barbaridad, cómo pasa el tiempo! y parecía que fue ayer cuando empezamos con la tontería) aprovecho el comienzo de año para entregar el “Sark de Oro” al libro que más me ha gustado del año recién concluido

Comienzo con la clásica advertencia así que quien quiera pasar al resumen del año que se salte este párrafo. Las listas de “Lo mejor de…” acaban siendo los resultados de la intersección de los gustos personales con los libros leídos a lo largo del año. La posibilidad de que haya aparecido un libro revelador y no salga en esta lista puede deberse más a no haberlo leído que a criterios de selección. Recapitulando en estos años y para que quede constancia, los anteriores Sark de Oro recayeron en “El Hada Carabina” de Daniel Pennac“Huérfanos de Brooklyn” de Jonathan Lethem“Cíclopes” de David Sedaris,“La Disco Rusa” de Wladimir Kaminer“La Mosca” de Slawomir Mrozek“El Martillo Cósmico” de Robert Antón Wilson “Pégate un tiro para sobrevivir” de Chuck Klosterman, “Las Ovejas de Glenkill” de Leonie Swann, los “Cuentos Completos” de Connie Willis“Al pie de la escalera” de Lorrie Moore, “Mi Tío Napoleón” de Iraj Pezeshkzad, “Los amigos de Eddie Coyle” de George V. Higgins, “Hermana mía, mi amor” de Joyce Carol Oates, “Boston. Sonata para violín sin cuerdas” de Todd McEwen, “Americanah” de Chimamanda Ngozi Adichie, “La hoguera pública” de Robert Coover, “Descolonizar la mente” de Ngũgĩ wa Thiong’o, “Las Mitford” de Charlotte Mosley, «Experimental film» de Gemma Files, «Bienvenidos a Dietland» de Sarai Walker, «En un lugar solitario» de Dorothy B. Hughes. y «Calypso» de David Sedaris.

Al final tendré que crear una wiki o un algo para que entren todos. Sin contar con que debería empezar a pensar en poner también los Sark de Plata y las otras dos categorías inventadas, el premio a No-Ficción Sark de No-Oro y el premio a libro en lengua inglesa Golden Sark. Porque esto cada vez queda más largo.

Aviso, también como casi todos los años, de que mis lecturas suelen determinarse por autores y escuderías, es más sencillo que lea algo de las editoriales pequeñas y medianas a que lo haga con lo que sacan PlanetaAlfaguara Anagrama. Vamos, que no pretendo engañar a nadie: No me he leído todo lo publicado ni de lejos. Dicho lo cuál y antes de entrar en los ganadores de este año vamos a repasar lo que han hecho los editores.

En cuanto a los libros… Muchas decepciones. Sobre todo con la gente, pero no solo. Está claro que el sálvese quien pueda es ya lo que impera. Y si queréis echar un ojo a los títulos destacados y blablaba os miráis este Índice antes de que borre todo. Que ya veremos.

Así que ya está bien de tanto título y tanta cosa, ¡que tampoco habéis venido para que os aburra durante todo el día! Así que pasemos a lo que os interesa de verdad. ¡Los Sark de Oro! Y los ganadores son…