¡Pilotos Deathmatch! «MINX» y más…

Es una lástima que en Cracow Monsters (O) (PO) los monsters no aparezcan más, o antes, o algo. No porque tengan utilidad o sentido o algo, sino para librarnos de la otra trama de adolescentes veinteañeros haciendo cosas aburridas y angstis. En general parece que hay una historia en algún lado pero que si te la quieres ver, o esperas enterarte, vas a tener que tragar mucho rato. Y, sinceramente, no creo que merezca la pena.

También los franceses parece que hacen stand up, o esa es la historia de Le Drôle Comedy Club (O) (FR), que tiene mucho mérito porque todo lo que tiene de stand up es tan viejo como espantoso. Yo entiendo que ningún cómico quiere ceder las partes buenas de sus actuaciones para estas series pero, yo qué sé, por lo menos puedes optar por no sacarlas o algo. En fin. Que al menos las historias de los cómicos son medio pasables, pese a que da la sensación de reciclarlas de series genéricas sobre la industria del espectáculo.

Por supuesto Dale gas (O) (MX) nos va a recordad a Fast & Furious porque competiciones clandestinas de coches, no vamos a decir que nos recuerde a Grease pese a que lleven siendo un tropo y excusa desde los ’50s. Pero hay también una parte importante de telenovela, que es algo lógico porque, de nuevo, no es que F&F viva lejos de eso. La familia, la familia va a ser algo importante y central. La de los protagonistas y las de los secundarios. Y, al fin y al cabo, es de suponer que lo que ofrece es exactamente lo que sus espectadores esperaban encontrar. O, dicho de otra manera, si no esperabas encontrar eso probablemente no seas el espectador de esta serie. Yo, desde luego, me la vería acelerando la velocidad. De reproducción.

Todo lo pesados que fueron con la adaptación del cómic DMZ (USA) para acabar estrenándolo de tapadillo. Pero es normal, su tiempo ha pasado con tanto como ha sucedido entre medias, y lo que hace solo un lustro parecía de absoluta actualidad ahora mismo lo es de una manera distinta. Sí, guerras y refugiados y decisiones difíciles y familias y un algo de distopía. Pero al final también esto hay que saber contarlo y el resultado de esta serie parece estar más en el campo de lo que se hace porque alguien tiene que hacerlo que porque alguien quiera, no digamos ya tenga algo que quiera contar.

Estoy seguro de que habrá gente a la que Eternally Confused and Eager for Love (O) (IN) le hará gracia, porque yo no la puedo encontrar más cargante. La historia de siempre de Este chico no liga ahora con extra de voces en su cabeza gracias a un ¿personaje? llamado The Wiz al que el joven escucha como una voz ajena. Sí, sí, sí, salud mental y lo que queráis. Pero lo mejor para mi salud mental es no pasar de este Más de lo mismo de piloto que se empeña en meter una voz negativa como máxima innovación.

Encantador y reconfortante, así es Holding  (UK). Adaptación de un murder mystery igualmente agradable que escribiera Graham Norton, Un crimen dormido que regresa al pueblo, un policía que no está acostumbrado a grandes sobresaltos y, sin embargo, tiene que ayudar a esclarecer el caso. No es innovador, ni especialmente original, pero sí que parece el tipo de historia -de cuatro episodios- que pueden servir para echar una tarde bajo la manta. A estas alturas creo que eso es lo que más se le puede pedir a cierta ficción.

Bueno, pues con Human Resources (USA) cualquiera diría que Netflix ha decidido dar continuidad a cierta manera de hacer la animación adulta que supongo que es la aceptación de que lo suyo está entre FOX y [adult swim]. A mí, desde luego, no me pillan en otra de estas.

En la parte buena, Life & Beth (USA) no es lo que esperaba de Schumer. De hecho, tiene menos chistes plagiados de los que esperaba. Y ella ha decidido, al menos por el piloto, estar en un casi segundo plano repartiendo juego y manteniendo un perfil relativamente bajo. En el malo está todo lo demás. Entiendo que habrá un público concreto para esto pero desde luego no soy yo, ni acabo de entender qué pinta Laura Benanti interpretando a su madre cuando tienen claramente la misma edad. Supongo que lo explicarán en el segundo capítulo que, sin duda, no veré. Cuando le den una serie a Benanti como protagonista, especialmente si no sale Schumer, avisadme.

Bueno, pues alguien en el HBO Nórdic ha pensado que lo mejor que podrían hacer era buscar como realizar su propio Sexo en Nueva York, y de ahí sale Lust (O) (SU) que coge casi todo lo peor de la serie americana (Falta Sarah Jessica Parker) y cuya parte buena es, supongo, darle trabajo a actrices por encima de la media de edad habitual. Es poco más lo que se puede decir sin poner los ojos en blanco, más aún cuando la misma semana…

resulta que en HBO Max USA han decidido estrenar Minx (USA) que es una de esas cosas que les gusta a los americanos de drama de época, más historia de una obra contracultural, más los problemas -fundamentalmente capitalistas- que tuvieron. Así que -con abundancia de penes en su piloto y una mayor variedad en el segundo capítulo- nos presentan a una feminista que acaba uniéndose a un editor de revistas porno para sacar una mezcla extraña. Algo que podría tener un poco de sentido pensando en PlayBoy usado no solo por el sexo sino también por los… ehm… artículos. Que esté escrito y dirigido por mujeres supongo que también ayuda a que sea una serie con todas las limitaciones de estos formatos de época, pero que la suple con el buen hacer de los actores y con un cierto encanto que habrá que ver si aprovechan o malgastan. De momento el principio parece interesante, esperemos que no se les vaya el número de capítulos.

Es curioso esto porque Soil (O) (BE) es una serie Belga pero en realidad habla de la realidad de la comunidad marroquí, partiendo de la premisa de que los muertos son repatriados para enterrarse allí. La idea de partida es una familia de enterradores en la que el padre desea retirarse dejando al marido de su hija la mitad del negocio y a su hijo bala-perdida la otra mitad. El hijo tiene la idea de traer tierra de Marruecos para que se entierren en Bélgica. Y aquí está la premisa pero también el problema: ¿Vamos a tener una serie sobre una familia de enterradores, vamos a centrarnos en la idea esta de traer la tierra y los problemas derivados, va a centrarse en las discusiones sobre enterrar a la gente en Bélgica o repatriarla? ¿Qué serie tendremos? Porque el piloto lanza muchas ideas y estilos en distintas direcciones, pero no parece molestarse en indicar -más allá del humor tontorrón y no siempre respetuoso-  si estamos ante una comedia, un drama, un melodrama, o qué. Hay ideas interesantes en este piloto, pero es inevitable decir que la mayoría de ellas quedan… enterradas.

Agradable, diversa, bienintencionada y blandita, así es Team Zenko Go (USA), una serie sin mayores pretensiones pero que parece tener muy claro que promover la bondad es motivo suficiente para justificar la existencia. Que es exactamente lo que es, así que bien por ellos.

¿Ha habido estos últimos meses una oferta para que todo el mundo haga docuseries -je, ojalá- de personas haciéndose ricas y luego hundiéndose? De verdad que no entiendo esta racha de capitalismo-ficción que estamos viviendo y que en WeCrashed (USA) vuelve a sobrevivir gracias a una actriz principal en gran forma, Anne Hathaway, pero no mucho más que vaya más allá de poner los ojos en blanco mientras esperas que llegue la serie en la que con los ricos lo que se haga sea compost.

Cinco minutos de Welcome to Flatch (USA) y queda claro que no es una serie original. La pregunta puede ser ¿de dónde sale? Diría que está claro que en su mayor parte es la británica This Country, aunque hay algunos momentos que podrían salir de -la un año anterior- canadiense Letterkenny. En cualquier caso, es una serie agradable a la que le vendría bien tener a actores cómicos tan potentes como los de sus otras contrapartidas. Pero bueno, supongo que la televisión generalista a estas alturas tiene que jugar con lo que puede tener. Y siempre habrá alguno que preferirá la adaptación, claro.


Deja un comentario