Que semana hemos tenido. Qué semana. Posiblemente la peor del año. Sobre todo para empezarla por Angelyne (USA), un pequeño desastre en Peacock que es básicamente la historia de una famosa de barrio. Pero como ese barrio está en LA pues para allá que vamos. Una mujer que se hizo famosa por poner carteles -bueno, ya sabéis, de esos grandes, no en plan «Se dan clases particulares»– con su imagen y su nombre. La lógica nos haría pensar que van a usarlo para hablar sobre la fama, o sobre la necesidad de buscarla, o se van a trazar paralelismos con otros que han llegado a esa ‘fama por la fama’. Quizá incluso a hablar de The Room. Pero no. Lo que tenemos es un piloto espantoso en una serie que parece que nunca sabe lo que está haciendo, con una interpretación principal de Emmy Rossum que parece que tiene una idea de lo que quiera, acompañada de un reparto de actores masculinos en su casi totalidad que se divide entre los que están desaprovechados y los que no dan para más. Con una de las peores decisiones de maquillaje y peluquería que he visto desde La mujer del viajero del tiempo. Se supone que en algún momento Martin Freeman va a tener que ver algo en esto. Lo siento mucho por él. Pero, en fin, al menos tiene el atractivo de la marcianada, ahora a ver si alguien de por aquí tiene narices de hacer una serie sobre… yo qué sé…

Supongo que hay un tipo de personas a las que Conversations With Friends (USA), las cosas de costumbrismo ombliguista de un cierto tipo de juventud, les puede gustar. Ni soy el público ni espero serlo nunca así que me ahorro mi opinión sobre el peñazo este.

Sospecho que hay una competición para hacer series de empresas discográficas y de empresas de La Fe, así que debieron de considerar que haciendo Kingdom Business (USA) para BET+ cubrían ambas, y así ha salido, que la parte de música queda formuláica -¿cuántos años llevamos ya desde Empire?- y la de la religión da bastante lo mismo, así que el resultado es algo reiterativo e innecesario. En fin.

Supongo que la enseñanza de Night Sky (USA) es que las cosas se estropean menos cuanto menos espacio se les dan. Porque esta serie se beneficia de Sissy Spacek y J.K. Simmons mucho más de lo que sospecho que estarían dispuestos a admitir sus creadores. Y es que el ‘misterio’ central da un poco lo mismo ante lo que tiene pinta de ser una obra de teatro que se ha venido arriba. Pues vale. A sus fanses les encantará y al resto… pues según lo que esperen encontrar. Si es a dos personas hablando – o callando- como motor de la acción -por llamarlo acción. pues adelante, todos a bordo.

Cómo es la vida, la semana pasada decía que Apple TV+ parecía la única compañía de streaming que se preocupaba por ofrecer el mejor producto posible y esta estrenan Now and Then (USA) para dejar claro que no. Que también pueden producir entretenimientos muy genéricos en los que solo los actores que interpretan a los policías – Zeljko Ivanek y Rosie Perez– parecen estar para algo que no sea cobrar el cheque. Porque esta idea del Sé lo que hicisteis necesita algo más que la idea en sí misma para funcionar. Vamos, para cagarla otra vez con Amistades Peligrosas podían haber ido por lo menos a por Motivos Personales, El Pantano o Hay alguien ahí, que por lo menos nos reímos. Vamos, una -otra- oportunidad perdidad.

Que espanto, que espanto y que horror este The Time Traveler’s Wife (USA). Vale, el libro original tenía mucho que trabajar para llevarlo adelante. Pero es que las decisiones que se toman casi parecen que son porque han visto la película y han pensado en cómo se podía hacer aquello aún más inane. En lugar de intentar arreglar los problemas lógicos o de centrarse en una manera de contar la historia -a ser posible una en la que no de asco ver a un señor con toda la barba intimando con una niña con la que luego se va a casar- para que no nos desesperemos, el responsable de esto decide que mejor liarlo todo más aún y esperar que los toques de humor disimulen. Porque parece que ya debe de haber hecho un algo con viajeros temporales intimando con niñas. Ah, espera, que es que detrás está Steven Moffat. De verdad que poco nos pasa. Porque aún Rose Leslie intenta… no sé… ¿que la miremos mientras pone caras? Pero es que el resto del reparto… virgen santa que reparto. Que desastre todo. Y el apartado de maquillaje y peluquería… las peores decisiones de maquillaje y peluquería que he visto desde Angelyne.  Lo único que se me ocurre deciros si alguna vez os encontráis con La mujer del viajero del tiempo es: Basically, run.

¿Es Troppo (AU)  una mala serie? No. ¿La recomendaría? Tampoco. Hace falta un momento muy concreto, supongo, donde ver la enésima historia de investigadores privados con una vida privada destrozada que se encuentran con alguien tan roto como ellos y eso les lleva a embarcarse en una serie de extraños momentos detectivescos para… en fin, yo qué sé, un caso que podría haber sido una película en lugar de tanto episodio. Los actores centrales hacen un poco por tirar del carro, el problema es esa sensación de ya visto que hace que parezca que es un carro robado. Pues bueno, pues vale, pues si no tienes otra cosa, pues si quieres tener algo de fondo, pues si te caen bien los actores, pues… En fin.

No se me ocurre ningún motivo razonable para estar mucho rato hablando de Vampire in the Garden (O), es un espanto que roba de todas partes sin molestarse en hacer bien prácticamente nada. Es decir, ha aprendido todo lo que sabe del Ataque de los Titanes. Solo que aquí son vampiros. Pero es todo tan estúpido y tan mal animado que, en realidad, tampoco debería de preocuparnos en exceso.