¡Pilotos Deathmatch! «Big Boys» y más…

No sé qué esperaba de Big Boys (UK) pero el inicio de su piloto es, sin duda, una cosa que recordar. En general la mezcla de buen fondo y temas complicados, con un humor que a veces es más esquivo no tanto por humor como por los temas que tratan: problemas mentales, diversidad sexual, tragedias más o menos cotidianas, y mucho más. Es una serie realmente encantadora, con muchísimo de eso que llaman corazón, y su mera existencia -incluso en su inglesitud- hace que recordemos historias como las de Please Like Me. Pulgares arriba para Jack Rooke.

Dicen que si no tienes nada bueno que decir de alguien que está muerto es mejor no abrir la boca. Por otra parte, mi opinión de Obi-Wan Kenobi (USA) es

Menos mal que los ingleses vienen al rescate esta semana. Porque PRU (UK) no es tan original, y a ratos resulta un tanto… un tanto. Pero resulta bastante interesante, excesiva donde debe serlo y lo suficientemente variada como para tener algo de interés dentro de esta mezcla de comedia y drama y comedia y… Ah, sí, una lasaña de sentimientos.

Pues muy encantadora esta Sea of Love (O) (TA), claramente para preescolares que quieran una de animalitos distinta de los habituales. No es que tenga mucho que rascar pero, claro, es para preescolares. Con lo bonita que es ya vale.

Hay días en los que uno tiene que ponerse la serie para creer de verdad que la serie en cuestión ha conseguido. De ahí que el estreno de Slippin’ Jimmy (USA) parezca una broma interna, un chiste, un sketch del SNL, porque esto de hacer una serie que sea precuela de Better Call Saul que, a su vez, era precuela de Breaking Bad… En fin. Por supuesto no podía ser solo una serie, es una Animación para Adultos. Y tiene la pretensión de homenajear a un género distinto en cada capítulo, que es una cosa que… bueno. El primer capítulo es un homenaje a los western. Y no pienso mirar más capítulos, que a mi esta cosa de este creador no puede interesarme menos. Pero bueno, supongo que a los completistas les hará gracia.

No sé quién recordará la particular comedia canadiense Letterkeney, pero sale ahora una versión de aquella, un spin-off basado en un personaje al que allí no se veía la cara, Shoresy (CA), que Crave estrenó hace un par de semanas pero que cumple la triste regla de que cuando se hace serie de los personajes invisibles resultan ser bastante flojas. Quizá si a alguien le van las series de mamporros de denominador común bajísimo, bastante más tirada que su curiosa serie original, pueda al menos disfrutarlo. Pero… bueno… quizá a los fanses del hockey. (Y sí, esto tenía que haber salido hace dos semanas, pensaba que lo había hecho, y no. Así de olvidable es para mí.)


Deja un comentario